Un día me convertí en una princesa – Capítulo 65

Traducido por Den

Editado por Sakuya


Hmm… ¿Debería hablar formal o informalmente?

—Por favor, levanta la cabeza —dije después de considerarlo.

Ejem. Soy una princesa con modales. 

¡Ah! ¡Oye, te vi sonreír! ¿Soy graciosa? ¿Hay alguna otra princesa que te diga que levantes la cabeza con tanta elegancia?

No sabía si había escuchado mal, pero creí escuchar jadeos de sorpresa cuando Lucas levantó la cabeza.

—Parece que tuvo una fiesta de té esta tarde.

Los ojos carmesíes examinaron a las damas rápidamente.

¿Hmm? ¿Por qué escucho jadeos? 

—Sí. Me divertí mucho.

—Su Majestad estará feliz de oírlo.

Ack. Parece saber que Claude me permitió celebrar la fiesta de té. Aun así, ¿tiene que decirlo en este momento?

—Lo siento, pero hay una citación de la torre mágica, así que debo irme.

—Oh, no. No puedo retener a una persona cuando está ocupada. Puedes irte.

—Gracias princesa. El honor de Obelia está en su interior.

Lo despedí como si esperara que se fuera.

Eek. Lucas es como una bomba de tiempo. Actúa con buenos modales y con calma frente a los demás, pero siempre siento que va a hacer algo.

Mientras miraba la espalda de Lucas alejarse…

—P-Princesa, ¿quién era esa persona?

Me volví hacia la persona que me preguntó. Vi a la chica lirio sonrojándose.

¿Ehhh? Ahora que lo veo, ¿por qué están sonrojadas?

—Uhh, umm. Es Lucas, el mago imperial —respondí sintiéndome rara.

—¡Sir Lucas! ¡Incluso su nombre es genial! —La chica lirio se llevó las manos a las mejillas y gritó.

¿Qué…? ¿Qué acabas de decir? 

Miré fijamente a la chica lirio, pensando que había escuchado mal. Pronto me quedé sin palabras ante las reacciones de las damas.

—D-Dios mío. ¿Realmente hay hombres guapos en la torre negra?

—Ahh. ¡El de cabello negro me recuerda al cielo nocturno y sus brillantes ojos carmesíes son como el rubí!

—¡Sentí que me cayó un rayo cuando nuestros ojos se encontraron!

B-Bueno Lucas es guapo y no puedo negarlo. También es un mago genio.

—Es un mago realmente lindo.

Incluso la heroína Zenit estaba impresionada por él. Pero dijo lindo en lugar de guapo debido a su joven rostro.

No recuerdo mucho ya que fue hace tiempo cuando lo vi como adulto, pero sabía que tenía un rostro solitario y perspicaz, y seguramente es más grande de lo que es ahora.

De todos modos, me quedé atónita ante sus reacciones. Parece que me acostumbré al rostro de Lucas y por eso soy la única que mantiene la calma.

—Esos ojos brillantes, el aura indescriptible alrededor de él… ¡Mientras camina de espaldas muestra su profunda soledad! —dijo la chica lirio con sus ojos fijos en él.

Jadeé.

¿E-Esto es quizás…? 

—¡Es como un lobo solitario que vaga por la naturaleza! Ahh. ¡Nunca antes me sentí de esta manera!

Ahh, Lucas… Te acabas de convertir en el rey celestial de estas chicas… 

Miré de forma lamentable el cabello negro que se alejaba.

♦ ♦ ♦

—Princesa, es peligroso si camina tan rápido. Vaya un poco más des…

—Pero el caballero sangre escarlata vendrá y ¡tada!, me salvará, ¿verdad?

No dijo nada.

—¿Cierto? ¿Señor caballero sangre escarlata?

Félix estaba sin palabras.

Han pasado unos días desde la fiesta de té con las otras damas. Y me he estado divirtiendo burlándome de él.

—Es un honor que el caballero de sangre escarlata sea mi guardia privado. ¡Kyaa! ¡Los fuegos artificiales en tu corazón son aún más oscuros que la sangre! ¡Y el ardiente que es tu corazón con esos rasgos fríos…! Seguiré creyendo en ti de ahora en adelante, señor caballero.

Se puso más pálido cuando dije esa clase de palabras. Parecía estar sorprendido, era inusual para él.

Pero no podía parar.

Jejeje. Burlarse de Félix es demasiado divertido. 

—Princesa, esto no es… —Murmuró resentido.

No me importaba lo que hiciera, así que seguí caminando mientras tarareaba.

Me sentía muy bien con el dulce aroma del ramo que tenía en brazos. La oficina de Claude siempre era muy sosa, así que iba a poner estas flores por el bien del aura de su oficina.

—Parece que está descansando.

Sin embargo, no estaba en su oficina. Esto pasa a menudo, así que caminé para buscarlo, no era una sorpresa.

Caminé por el pasillo del palacio Gannet. Este palacio siempre es silencioso. ¡Todavía recuerdo la vez que intenté convertir este lugar en mi escondite para mis preciosidades! Kuuuck.

Me detuve frente a la puerta de su habitación y llamé.

—¿Papá?

Entré en la habitación para comprobar, ya que no contestó cuando llamé a la puerta. Félix esperó afuera como siempre.

Encontré en el sofá a la persona que estaba buscando y caminé hacia él.

Está durmiendo aquí otra vez. ¿Por qué duermes aquí? Dejando atrás esa hermosa cama. Cada vez que vengo, siento que no te preocupas por si alguien entra o no. ¿Qué harás si mueres así? 

Ahora que lo pienso, no recuerdo cuánto tiempo ha pasado desde que Claude me asignó a Félix como guardaespaldas. Una persona que se dice que es el emperador, tiene menos gente sirviéndole que yo.

Claude parecía realmente cansado, lo suficientemente agotado como para ni siquiera moverse un centímetro ante mis pasos.

Está profundamente dormido. 

Pensé si hoy debía despertarlo o no. Especialmente ya que vine aquí sin ninguna razón.

No me sentía a gusto despertar, sin una razón importante, a una persona que trabaja todo el día.

Hmm. Estos días parecía más cansado de lo habitual. Podría estarlo debido a mi debut, el tiempo que pasamos en el bote y las otras veces que estuve con él. Siempre está ocupado, pero siempre tiene suficiente tiempo para estar conmigo.

Lo llamaré una vez más y si sigue dormido, no le molestaré por hoy. 

—Papá.

Llamé a Claude en voz baja. Era extraño escuchar mi voz resonando en la habitación.

No se despertó, así que decidí dejarlo tranquilo. Sin embargo, no me fui de inmediato, sino que me agaché frente al sofá donde estaba tumbado. Apoyé la cabeza en las rodillas y comencé a examinar su rostro.

Se ve amable y puro como un ángel cuando está dormido. 

Estaba mirando a Claude hasta que recordé algo. Acerqué mi mano al ramo, tomé la flor más bonita y se la puse en la oreja.

¡Wow! ¡Aquí también hay un hombre más hermoso que una flor!

Me emocioné ante el Claude con una flor en su cabello.

¡Una flor más hermosa que una flor! ¡La brillante belleza ante la cual incluso la Diosa de la Primavera inclinaría la cabeza! 

¡¿Estás viendo, hijo flor del vizconde Irein?! ¡Claude aspira al título del hombre flor al igual que Lucas se ganó el título de lobo solitario! 

Me emocioné y le puse una flor mucho más grande y hermosa en la cabeza.

¡Kyaa! ¡Así de peligrosa es la belleza de Claude! Ese joven ni siquiera puede compararse con… 

Justo en ese momento, una mano salió disparada desde debajo y me agarró de la muñeca.

 —¡Ahh!

¡Me asusté! 

Cuando moví mi mirada ante el movimiento repentino, me encontré con los ojos de Claude.

¡Ahh!

Me asusté una vez más.

¡¿Por qué abre sus ojos tan repentinamente sin avisar?!

Pero sus ojos, los cuales se encontraron con los míos, mostraban una mirada completamente diferente a la que me dirigió ayer.

Jadeé. ¡Parecía estar enfadado por la flor que le puse!

—No, es solo que la flor era bonita. Si la tienes puesta, te convertirás en el ho… Quiero decir, en una hermosa joya perlada… ¡No! Espera, ¿qué estoy diciendo?

Sudé ante la mirada fría que estaba clavada sobre mí. ¿Cuánto tiempo ha pasado desde que vi esa mirada? Pero en ese momento, su mirada cambió repentinamente cuando escuchó mis excusas.

—Athanasia.

—¿S-Sí?

—¿Eres tú?

¿Ehhh? Por supuesto que soy yo, ¡quién más podría ser! ¿Tal vez pensaste que era alguien distinto porque no estás completamente despierto? 

Como si tuviera razón, Claude parpadeó un par de veces antes de levantarse y frotarse los ojos.

Jadeé. ¿Te estás frotando los ojos en este momento? Esa linda acción… no te queda… pero… es lindo… 

Nuestros ojos se encontraron mientras no estaba bien mentalmente. Entonces, sus cejas se arrugaron un poco antes de que sus ojos se aclararan. Ya no parecía estar medio dormido. Su relajada aura pronto se volvió fría y rígida.

—¿Por qué me miras así?

No… Es solo que eres extremadamente lindo con una flor en cada lado de tu cabeza mientras te frotas los ojos. 

Por supuesto, si decía eso en voz alta, mi vida podría peligrar un poco.

No, pero… esta es una ternura inesperada de tu parte. ¿Eras una persona que encajaba tan bien con una flor rosa?

—¡Papá, eres genial incluso cuando te acabas de despertar!

—Tonterías.

Jejeje. ¿Por qué actúas así conmigo? 

—Félix.

Llamó a Félix. La puerta se abrió de inmediato.

—¿Me llamó, Su Majestad?

Félix tiene buen oído, ya que viene al instante cada vez que Claude lo llama sin siquiera alzar la voz.

—Diles a los trabajadores que traigan un poco de té.

—Entendido, Su Maje… —Jadeó.

Félix, que saludaba a Claude, se estremeció.

—¿Qué pasa?

¡Ah! ¡Olvidé que Claude tenía una flor en la cabeza!

Los ojos de Félix temblaron al ver a Claude con una flor a cada lado de su cabeza. Pero él, que estaba siendo un caballero leal, tosió un poco antes de comentar casualmente:

—Las flores… son bonitas.


Den
Jajaja XD. Ay Athanasia, tienes memoria de pez

| Índice |

5 thoughts on “Un día me convertí en una princesa – Capítulo 65

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *