Baño de la Diosa – Capítulo 10: ¿Un fantasma?

Traducido por Endgame

Editado por Sakuya

Corregido por Maru


Su posición era inestable. La arena continuó oscilando. A su lado, el ruba que había aguantado el carro se había derrumbado por el peso.

Sohv desesperadamente estimuló al ruba que montaba mientras extendía un poco la mano al otro. Sus dedos lo rozaron. Pero eso fue lo más lejos que fueron.

Después de un sonido extraño, el suelo bajo sus pies comenzó a derrumbarse. Junto con el carro de equipaje, Sohv estaba siendo tragado por la arena. La arena cayó rápidamente. Antes de que lo supiera, Sohv había sido arrojado de su ruba.

Se sentía como si innumerables manos agarraban sus piernas, y lo arrastraban a las profundidades del infierno. ¿Le esperaba algo ahí? Sólo de imaginarlo, un temblor bajó por su espina dorsal.

La nube de arena bloqueó su visión. Para protegerse y evitar tragarlo, Sohv movió frenéticamente sus brazos para tirar de un paño y colocarlo alrededor de su cuello hasta su nariz.

Después de quien sabía cuántas oraciones al Dios de la Tierra, Karan, la arena finalmente detuvo sus movimientos. Aunque fue enterrado hasta el pecho en la arena, apenas logró liberar su brazo derecho. Pero eso no lo liberaría de la tierra. Luchar para salir, simplemente lo había enviado más abajo.

Ahora que la nube de arena se había asentado, el carro era inmediatamente visible. Había sido tragado a medias en el tumulto anterior, pero la parte del equipaje cubierta por el dosel, estaba ilesa. En cuanto a la parte delantera de la carreta, el ruba que estaba ahí, estaba dando todo para arrastrarse fuera de la arena. En cuanto a su otro ruba, estaba paseando inquieto a su lado.

Un suspiro de alivio dejó su boca.

Mirando alrededor para examinar la situación, encontró una pared de arena a su alrededor. Pero cuando miró hacia arriba, encontró un cielo azul. Sohv estaba en el fondo de un mortero hecho de tierra.

¿Cómo saldría de aquí? ¿O sería mejor esperar a que alguien lo notara y lo rescatara?

Mientras corrían estas ideas a través de su cabeza, el ruba con la carreta, logró colocar un pié por encima de la arena.

Sohv respondió agarrando inmediatamente una rueda, justo cuando el ruba se arrastró fuera de la arena. El ruba tiró de la carreta, y el cuerpo de Sohv comenzó también a salir de la tierra. De alguna manera logró salir hasta las rodillas. Pero eso fue cuando el carro dejó de moverse.

¿Qué está pasando?

Mirando hacia arriba, descubrió que la ruba estaba sobre sus rodillas, la sangre saliendo de su cuello. Un grito débil llegó a sus oídos. ¿Qué había pasado en la tierra? Sohv simplemente observó aturdido mientras la vida del ruba se extinguía.

Fue sólo el otro día, que un nuevo rey fue coronado en Yohk’Zai. Con el respaldo del primer ministro Teo Keh, la nación que había estado al borde de la guerra civil fue tomada en un abrir y cerrar de ojos por el nuevo rey. Incluso a pesar del gran número de aquellos que estaban insatisfechos por su aparición repentina, y los que cuestionaron sus orígenes.

Tan pronto como el rey Huuron ascendió al trono comenzó a reformar el ejército. Él dio el foco a aquellos con verdadera capacidad. Aquellos que se negaron a obedecer fueron reemplazados por la fuerza. De esta manera, extendió su influencia en todos los rincones del ejército, y con este ejército como su apoyo, él colocó una tapa en la disidencia hacia él.

Tan sorprendente fue su ascenso al poder, que incluso hubo bromas sobre él siendo la segunda reencarnación del Rey Fundador Tenuhg. En el lapso del año, arregló los problemas con los otros candidatos sucesores. Y al final de ese año, justo cuando Yohk’Zai había vuelto a ganar un rey fuerte, y finalmente parecía volver a haber un futuro, llegó un mensajero del vecino li’Jibro.

Esa nación li’Jibro había tenido una vez fuerte comercio e intercambio con Yohk’Zai, pero como Yohk’Zai alcanzó su declive, así también sus intercambios.

El mensajero trajo consigo una carta de la Reina. Ella felicitó al nuevo rey por su ascenso, y declaró sus deseos de comenzar a cooperar nuevamente. Con el fin de resolver los detalles, ella deseaba conocerlo en persona. Aunque sería descortés pedirle que viniera, como mujer un largo viaje sería duro para su cuerpo, por lo que deseó firmemente que viniera a li’Jibro. Así decía la carta.

Su nación producía tantas piedras lunares que su luminosidad rivalizaba con el cielo nocturno, y era un país grande que gobernaba la mitad de las llanuras centrales. No había razón para retrasar la diplomacia con ellos.

Sin embargo, como un país recién renacido, no sería bueno que el rey de Yohk’Zai estuviera ausente. Así, el Primer Ministro Teo Keh insistió en que él mismo iría. Fue detenido por el rey Huuron sin embargo, y al final Huuron fue el que se dirigió a li’Jibro.

En este momento, su tropa estaba en medio de su viaje. Raro para la época del año, no se encontraron con tormentas de arena y avanzaron a buen ritmo. Era probable que llegaran un día antes a las fronteras. Dado que sería la primera vez de Sohv en otra nación, se estaba preparando para cualquier cosa.

Cuando habían pasado las fronteras de li’Jibro, descubrieron que era un desierto como Yohk’Zai. A medida que continuaban, justo cuando meditaban sobre las zonas rocosas que estaban empezando a ver, estas áreas se volvieron más y más grandes, y al mediodía las rocas gigantescas eran lo suficientemente grandes que tenían que inclinar el cuello para mirar.

Por otra parte, era todavía más desierto bajo sus pies, y Sohv se preguntaba sobre el misterio de por qué esas piedras no se hundieron con el tiempo.

Fue justo cuando estaban pasando por algunos de estos megalitos que algo anormal ocurrió.

Aunque no hubo viento, la arena comenzó a moverse. El sonido de la brisa que pasaba por las rocas sonaba como los gritos de los condenados. Alguien exclamó. La inquietud se extendió a través de los soldados, y el orden empezó a colapsar. Uno de los carros al final de la línea se movía con mucha lentitud, y cuando Sohv se dio cuenta, había empezado a correr. Y entonces, Sohv fue tragado por la arena…

La sangre fluía sin cesar del cuello del ruba y teñía la arena roja. Incluso olvidándose de sacar las piernas de la arena, Sohv, que había estado enfocado en el ruba, repentinamente notó que se retorcía en la arena cercana, y sacó su espada en preparación.

Se escuchó un desagradable sonido de rejilla, seguido por una muesca en la arena. Sohv tragó saliva.

Del agujero apareció un enorme insecto. Desde su cabeza se bifurcaban dos grandes cuernos, y sobre su lado interior, proyectaba una serie de picos afilados. Estar atrapado entre ellos, equivale a la muerte.

Con su espada todavía blandida, Sohv trató de sacar sus pies de la arena, justo antes de que el insecto enfocara su atención del carro a él.

Sintió un sudor frío correr por su espalda. Repentinamente…

Un ruido agradable sonó detrás de él, y el vapor caliente fluyó a través del aire. Con la espada todavía apuntando al insecto, Sohv volvió la cabeza hacia atrás y sus ojos se ensancharon. ¿Era esto un sueño despierto causado por su miedo? ¿O esto era un fantasma de algún espejismo?

A cualquier ritmo, era imposible que fuera realidad. Porque la escena que tenía frente a él, era aún más increíble que el enorme insecto. Fue la aparición repentina de una mujer desnuda.

—¿Qué diablos es eso…?

Y finalmente la ilusión estaba completa con alucinaciones auditivas.

—Diablos, si lo supiera.

Aunque sabía que era un fantasma, se encontró respondiendo por lo real que sonaba la voz de la mujer.

—Es un poco… insecto-so, ¿eh?

—Sí, pero el tamaño es ridículo.

—¿Estás siendo atacado?

—Parece como si estuviera siendo atacado.

—¿No sería mejor que corras?

—No puedo. Estoy protegiendo el carro. Son los regalos que nosotros reunimos con esmero para Ii’Jibro. No podemos perderlo.

—¿Crees que puedes ganar?

—¡Diablos, si lo supiera! —respondió áspero a la pregunta de la mujer algo despreocupada.

Este no era el momento de responder a las preguntas idiotas de una alucinación. El insecto movió sus seis piernas multi-articuladas para acercarse.

—Ugh, eso es grotesco. —murmuró la mujer de detrás.

Poco a poco, lentamente, el insecto continuó acortando la distancia, antes de detenerse. O así pensó, cuando de repente cerró la distancia restante de un salto y lo atacó.

—¡UWAAAAAAAAAAH!

—¡GYAAAAAAAAAAH!

Sohv gritó, y la ilusión lo imitó. Mientras gritaba, balanceó su espada de abajo hacia arriba. Sin embargo, fue demasiado pronto. La espada solo cortó una sola de sus piernas, y aterrizó justo delante de él.

—¡NOOOOOOOOOO! —Una vez más, gritó el fantasma desde la parte trasera.

Algo pasó por su oído. Era una bola hecha de un paño de colores vivos. La bola de tela dio en el clavo, golpeando al insecto y desde dentro había salido algún tipo de polvo.

Y aunque no sabía por qué, cuando el polvo se dispersó, el insecto soltó un grito de angustia de su cuerpo, como si estuviera a punto de morir.

—¡A-Ahora! ¡Ve ahora! ¡Termínalo!

Volviendo a sus sentidos, Sohv empujó su espada en su espalda. Después de pasar a través de una cáscara dura, podía sentir la carne suave desde la punta de su espada. El insecto comenzó a retirarse. Sohv trató de retirar su espada, pero fue demasiado lento, y el agarre se separó de sus manos.

—Ahhhh… ¡Qué demonios estás haciendo! —reprendió la ilusión.

Sintiendo un tipo extraño de injusticia sobre esta situación, dio un paso adelante para tratar de recuperar su espada. Fue en ese momento cuando, desde el borde del enorme agujero en el que estaba, un paño azul ondeó en el aire, alguien saltó a la derecha.

Aterrizando en el interior, y deslizándose por la arena hasta la base, el recién llegado corrió mientras sacaba su espada, y cortó al insecto por detrás.

—¡Rey!

Junto con el grito, soldado tras soldado descendieron en el agujero. Cuando unos diez de ellos entraron, el comandante en el borde detuvo al resto de los soldados.

En cuanto a los que estaban adentro, ya habían apuñalado al insecto moribundo, y finalmente se terminó.

El hombre azul que había sido el primero en saltar volvió su mirada hacia Sohv. Sohv tragó sonoramente. Ante la mirada aguda del hombre, Sohv no pudo mantener la calma. El hombre se quitó el abrigo azul marino que adornaba su espalda, y se acercó. Pero él pasó de Sohv, y siguió más atrás.

—Ha pasado un tiempo. Muy bonita como de costumbre, pero por desgracia es malo para los soldados después de una pelea.

—Ha pasado un tiempo… No es como si estuviera desnuda porque quiero.

Cuando Sohv se dio la vuelta, se encontró con que el hombre de azul, El Rey Huuron, había cubierto a la ilusión con su abrigo… o más bien, a la mujer que había confundido con una ilusión.

—Gracias.

La mujer dio un ligero arco.

—No, soy yo quien debería estar agradeciéndote. Parece que me has ayudado de nuevo.

—Rey, um, esa mujer… quiero decir, ¿quién podría ser este personaje?

El rey sonrió maliciosamente ante la pregunta de Sohv, antes de responder.

—Una Diosa.

En el momento en que esas palabras salieron de su boca, la sonrisa de la mujer, introducida como una diosa, parecía interminablemente preocupada.

—Sé que Teo Keh te llamó una mística o algo así, pero ¿no crees que eres digna de una ‘diosa’?

—Caramba, haz lo que quieras. Hahaha —rio la diosa con una cansada resignación, pero de repente la rígida sonrisa se convirtió en una expresión de sorpresa.

—¡Detrás de ti!

Después de que la Diosa gritó, sus brazos se dispararon por debajo del abrigo del rey, y agarró dos paños pintorescos como el que había lanzado antes. Colocando el paño en su boca, ella lo desgarró con fuerza con sus caninos antes de lanzarlo a Sohv. Sohv inclinó su cuello para evitarlo, y dio la vuelta con su espada lista.

Como él pensaba, había otro insecto allí. Estaba a punto de desgarrar el dosel del carro con sus dos cuernos largos cuando la bola de tela lo golpeó en su costado. En ese punto, un poco de polvo negro se dispersó desde el interior.

El insecto balanceó todo su cuerpo.

Después de la primera bola, la Diosa lanzó otra. Los soldados lanzaron sus espadas hacia el insecto que empezaba a excavar. Cuando sus piernas volaron, y dos espadas perforaron su vientre, el insecto dejó de hurgar. Contrayendo sus piernas restantes, un líquido verde fluyó del insecto, y sus movimientos se detuvieron.

—Tsk, cuántos jodidos hay.

El Rey chasqueó la lengua con irritación.

—Ummm… Hay algo que me gustaría preguntar, pero ¿ha llegado el mapa de li’Jibro del mensajero?

—¿Qué?

El Rey se giró hacia la diosa, con las cejas levantadas. Su actitud era un poco grosera de tomar, hacia alguien introducida como una diosa.

—La reina Akka de li’Jibro los invitó deliberadamente aquí, debido a los peligrosos insectos. Y así llegó un mensajero de li’Jibro, a cambio del rescate de su príncipe atrapado en una torre. Entregaron un mapa con paso seguro a Teo Keh, aparentemente.

El rey soltó una risita corta.

—¿Eres omnisciente, Diosa?

—No, no, no del todo. Una vez, conocí a uno de los chicos que debían entregarte el mapa el otro día. Su ruba colapsó y no podría hacer su trabajo, pero él dijo que había otros cuatro como él. No parece que llegarán, aunque, huh… —ella murmuró.

—El viento estaba tranquilo, ¿sabes? Por eso estamos más adelantados.

La Diosa puso su mano sobre su frente, y bajó la cabeza. Parecía estar pensando en algo, ni siquiera notó que el abrigo se deslizaba suavemente de su hombro derecho. Su mano derecha parecía estar apretando su pecho, y por lo tanto nada más estaría expuesto, pero Sohv había conseguido sudar frío.

Después de un rato, al final levantó la cabeza y miró directamente al rey.

—¿Tienes un mapa?

—Bueno, sí, lo tengo.

El Rey asintió como si fuera natural.

—Bueno, tengo este mapa aquí, tú ves…

La Diosa se inclinó y estiró la mano en algún lugar invisible más allá del marco. De algún misterioso paño claro, ella produjo un pequeño papel plegado, y lo agitó burlonamente.

—No parece… como si lo dieras de forma gratuita, huh.

—Dijiste que sería de mala suerte para ti, ¿verdad?

La Diosa sonrió ante las palabras del Rey.

—Es fácil. Si antes de que termines, el príncipe Hinoki todavía está atrapado dentro de la torre, quiero que lo ayudes.

—¿Qué parte de eso es fácil…? —murmuró el rey con asombro.

Sohv era de la misma opinión. Un gran suspiro escapó del Rey.

—Pero supongo que no puedes escapar de una crisis sin sacrificio alguno. Yo aceptaré esa condición tuya. Puesto que piensa que he sido comido por estos insectos, dudo que la reina Akka me espere.

La Diosa sonrió en respuesta.

—Gracias por los negocios como siempre.

Ella era una Diosa que se sentía lejos de ser divina.

Después de que el Rey aceptó el mapa de ella, lo abrió antes de fruncir el ceño.

—El nombre de este insecto es el arrijighock. Alégrate mucho. Al parecer cada nido sólo tiene de tres a cuatro de ellos.

Sohv y los otros soldados formaron un anillo alrededor de él. Aún quedaría uno o dos. Tal vez estaban al acecho cerca.

—Si no acabamos con el insecto, no parece que podamos agarrar la carga, ¿no?

Sohv miró a la arena para captar incluso los movimientos más pequeños. Los soldados que estaban abajo con él, así como los soldados en la parte superior de la llanura, contuvieron la respiración y lanzaron miradas fijas.

Debido al viento, la arena cayó de los lados de la pared.

La Diosa fue quien rompió el silencio.

—Heyy, ¿Qué hay dentro de ese carro?

—Vino y pólvora.

La respuesta del Rey sonó de alguna manera decepcionante. Como diciendo: “¿Qué pasa con la carga?”.

—Ese insecto, el arrijighock quiero decir, ¿sabes qué tipo de cosas le gustan?

El Rey frunció el ceño. Y Sohv respiró hondo al darse cuenta.

—¿El arrijighock está apuntando a la carga?

A pesar de que había un ruba sangrante allí, el arrijighock había ido para el carro. Sohv se precipitó sobre el carro y miró por debajo de él.

Algo estaba goteando.

—¡Rey! ¡Es el vino! ¡Parece que el arrijighock fue atraído por el vino!

Los soldados cerca del carro retrocedieron en shock. Y donde estaban mirando, la arena de repente formó una concavidad.

—¡Está aquí!

Sohv apuntó al suelo donde sospechaba que estaba escondido. Sintió un corte al final de su espada. Pero era demasiado superficial.

—Mis sinceras disculpas. Escapó.

Bajando su brazo con la espada, Sohv volvió a unirse al grupo, y sintió la mano del rey en su hombro. La tela alrededor de la mano y los dedos estaban sucios de arena. Sohv estaba orgulloso de la razón del por qué.

—Usando el vino para atraerlo, eh… pero sería una gran vergüenza dejar que nuestra carga tuviera más daño, ¿eh?

El vino era transportado en barriles. De la cantidad que se había filtrado, el daño no parecía demasiado. Pero el tiempo que necesitaban para moverlos, el arrijighock podría aparecer de debajo del carro de nuevo.

—Entonces te daré algo. Vino, eso es.

Sohv escuchó un pequeño murmullo. Cuando miró a la Diosa, de quien provenía el sonido, tenía dos cilindros lisos en su mano. Estiró sus brazos fuera del rectángulo.

—Estos son mis últimos dos, pero tómalos.

Qué expresión tan trágica tenía.

A pesar de que es sólo vino…

El mismo Sohv estaba asombrado por su actitud, pero tal vez el vino era simplemente muy importante para los dioses. El Rey comenzó a abandonar el cerco.

—¿Qué deseas a cambio?

—Sólo la promesa de antes es suficiente.

Después de recibir los cilindros de la diosa, se dio la vuelta y gritó:

—¡Bajar las tablas!

Después de eso, uno por uno, miró las caras de los soldados aquí abajo con él.

—Construir un anillo con los tablones. Derramaremos vino por el medio. Escucha, apunta en el momento en que sale de la arena.

Los soldados de arriba comenzaron a bajar tablones con cuerdas. El Rey volvió una vez más a la Diosa.

—Vamos a exterminar al insecto ahora. Podría ser mejor si salieras primero, Diosa.

Colocando su mano sobre el marco rectangular que albergaba a la Diosa, el Rey sacó su brazo de derecha a izquierda. Los ojos de Sohv se ensancharon en shock.

A pesar de que hace un momento la Diosa había estado allí con el abrigo, ahora había desaparecido. No era simplemente la Diosa. Incluso el marco que había agarrado, ya no se veía en ninguna parte. Era como si la Diosa nunca hubiera estado allí para empezar…

| Índice |

One thought on “Baño de la Diosa – Capítulo 10: ¿Un fantasma?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *