Burikko – Capítulo 76: ¿Recuperándose? – Q de Corazones (3)

Traducido por Maru

Editado por Ayanami


—Ooooh. El pueblo se está desmoronando.

El pueblo que estaba mirando desde los cielos estaba más destruido de lo que había imaginado.

En especial, las áreas alrededor de la mansión del señor de este territorio, el vizconde Wazzurri, que estaban extremadamente desordenadas.

La finca estaba medio destruida y las áreas de la ciudad, a su alrededor, también estaban quemadas y ennegrecidas, con montañas de escombros aquí y allá.

Había poca gente en la ciudad, parecía que los habitantes habían huido a otro lugar.  Después de todo, este ya no era un lugar donde la gente pudiera seguir viviendo.

—… ¿Estos rebeldes extremistas son idiotas?

Achille maldijo en silencio a mi lado. Parece que tenía alguna queja sobre esto.

— ¿El escondite de los rebeldes extremistas se encuentra en algún lugar de esta ciudad?

—Sí, ya lo hemos encontrado. Las personas responsables del secuestro de esta ciudad deberían estar allí, pero…

Parecía que la unidad de espías había sido enviada para investigar lo que estaba sucediendo en esta ciudad. Los soldados se movieron bajo un líder y entraron a la ciudad.

—Camille, ¿qué hacemos? Este edificio está completamente destrozado, y aunque tenemos órdenes de esperar, creo que permanecer en el aire es demasiado visible.

Una mujer que es una de mis compañeras de trabajo rojas me llamó. Es una de los magos que fueron enviados a rescatar la ciudad como yo.

Un número de magos rojos flotaban en el aire, en plumas, como nosotros. Esta era, por supuesto, la magia que volví popular.

A diferencia de los soldados del castillo, nosotros los magos somos tratados como una “Unidad de Incursión”. Era por eso que, hasta cierto punto, podemos actuar de manera algo libre.

—Mmmm…Achille. ¿Qué hacemos?

Le dejé todo el problema a Achille.

Cuando se trata de problemas difíciles, no había nada mejor que preguntarle. Un prodigio como él, debería ser capaz de encontrar una respuesta mejor y más inteligente que yo.

Además, a Achille se le habían otorgado algunos de los derechos de comando en la batalla en esta ciudad…bueno, los subordinados que puede usar son solo los de nuestra unidad de ataque.

Achille, normalmente, trabaja como funcionario, pero debido a que también está la cuestión de ser el hijo del Soleil del Edificio Mágico Número Dos, los magos seguían sus instrucciones con relativa obediencia.

—Veamos…los soldados del castillo están atacando la ciudad desde las cuatro direcciones y, en este momento, los extremistas también estarán en una desventaja abrumadora. Creo que está bien, incluso si no haces nada en particular, Camille.

Aquí está, su sobreprotección. Pero, eso no responde mi pregunta.

—Vamos, no esquives la pregunta.

Durante nuestra misión de recuperación de la ciudad, esta vez, Achille estuvo haciendo todo lo posible para no involucrarme en las batallas.

Estaba totalmente claro por su actitud.

En este momento, no habíamos visto a nadie bajo la influencia de las artes prohibidas, por lo que podría estar bien, pero…de alguna manera, no podía estar de acuerdo con esto. Después de todo, vine por orden de Royce-sama.

Después de todo, como podría ser así, cuando la ciudad en el territorio de la familia Jade fue atacada, y los soldados estaban en apuros…

Los extremistas podrían ser detenidos al final, incluso si no los ayudaba directamente, pero aunque solo fuera un poco, podría reducir a las víctimas de nuestro lado.

—Camille.

— ¿Qué?

— ¿Puedes prometer que no te moverás sola? ¿Que no te irás de mi lado?

¿Eh? ¿Podría ser esto un permiso para actuar? No importa lo que diga, parece que, al final, Achille es dulce conmigo.

—No lo haré, no lo haré. Me quedaré a tu lado.

Por si acaso, contestaré obedientemente. Simplemente, permanecer en el aire en espera para reducir el riesgo para los soldados es un poco patético.

— ¿Puedes ver ese edificio allí?

Achille señalaba un edificio con una pared plana. Si bien todos los edificios a su alrededor estaban destruidos, solo ese edificio se mantenía limpio y ordenado.

—Aparentemente, ese edificio es el escondite de los secuestradores y su comandante.

— ¡Oooh!

Entonces, todo lo que tenemos que hacer es cargar y arrestarlos, ¡eh! capitán Achille!

— ¡Apresurémonos y vamos!

De repente, me llené de motivación.

—Después de todo, si nos quedamos flotando en el cielo, sin duda destacaremos. Por ahora, intentemos encontrar un lugar seguro para aterrizar.

Elegimos un lugar donde los soldados y los extremistas no luchaban.

Las personas que quedan, en esta base de extremistas, no parecían ser muchas. Todos los enemigos estaban fuera de la base teniendo una gran pelea con los soldados.

—Incluso si las personas que parecen ser ciudadanos normales se nos acercan, no bajéis la guardia…puede haber enemigos entre ellos.

—Lo tengo.

Bajamos a un callejón cerca del escondite enemigo.

—Hora de atacar…

—No vamos a atacar de inmediato. Primero tenemos que revisar la situación…aunque, probablemente, haya menos gente allí, todavía no sabemos cuántas personas son. Atacaremos después de que llegue información precisa —anunció Achille con decisión.

¡Este maldito tipo prudente!

♦ ♦ ♦

— ¡Señorita!

Desde la esquina del callejón, escuché la voz de un niño. Cuando me di vuelta, descubrí que una niña pequeña estaba parada allí.

—Eh…

El cabello largo de la niña estaba atado en dos coletas, y sostenía un juguete de felpa en una mano…así, vino corriendo hacia nosotros.

—Oye, oye, ¿puedes ayudarme? ¡Da miedo!

La niña habló con una sonrisa y estaba, claramente, fuera de lugar en esta ciudad que se había convertido en un campo de batalla.

—Hey, ¿me ayudas?

Que un niño esté solo aquí…es extraño.

Además, a pesar de que la situación es así, ¿por qué, esta niña, está sonriendo?

—Oye, oye, ¿no me ayudarás? Me separé de mamá, sabes…así que, ¿me ayudas?

¿Qué pasa con esto? Tenía un mal presentimiento. Sin embargo, el porqué de esa sensación me era desconocido.

Pero, incluso Achille dijo que no relajara mi guardia, aun si una persona normal se nos acercaba.

De repente, pude escuchar un sonido algo mecánico que provenía de la niña. Un tictac continuó.

Observé con cautela a la niña. Los sonidos venían de…dentro del peluche en su mano derecha.

— ¡Deja eso!

Probablemente, al darse cuenta de lo que hice, Achille le arrebató, rápidamente, el peluche a la niña y lo arrojó lejos.

Al momento siguiente, el juguete de felpa brilló y explotó con un violento vendaval, un rugido increíble resonó por la estancia.

Los edificios circundantes fueron destruidos por la onda expansiva de la explosión y grandes agujeros se abrieron en el suelo.

— ¿Qué fue eso?

La muñeca… ¿explotó?

Inmediatamente, nos protegimos con magia para que todos saliéramos ilesos. Achille cubrió a la niña, por lo que no resultó herida. Una maga roja estaba buscando en la ropa de la niña para ver si no había nada más oculto.

—Probablemente, pusieron pólvora dentro de la muñeca. Parece que le aplicaron magia para poder encenderla desde la distancia —me explicó Achille con una expresión de disgusto.

— ¿Los extremistas hicieron esto?

—Probablemente.

—Esa niña es…

Para que un niño tan pequeño deambule con una muñeca que era, básicamente, una bomba…

—Probablemente, una de ellos. ¿No está siguiendo las instrucciones de los adultos? Aunque no creo que le hayan contado sobre la pólvora…

— ¡Qué demonios! ¡Eso es asqueroso!

Significaba que hicieron que esta niña sostuviera explosivos peligrosos sin que ella lo supiera.

A pesar de que había una buena posibilidad de que ella también hubiera explotado si las cosas salían mal, tal vez, no tenía la menor idea.

—Imperdonable… ¿Eh? Ah, ¡Achille mira! ¡En el cuello de esa chica!

Estaba señalando un moretón negro en la parte inferior del cuello de la niña.

—Magia prohibida…incluso a una niña como esta. Es posible sea un hechizo similar al que intentaron lanzarme.

¡Es increíble!

—Achille. ¿Crees que hay otros niños además de esta chica a los que han controlado con magia negra? Si los hay, entonces, tenemos que salvarlos.

En el peor de los casos, incluso podrían morir por una explosión.

—Usaré magia de comunicación y advertiré a los soldados también. No podemos dejar que entren en contacto con niños con muñecas explosivas y que se vean atrapados en la explosión.

—Sí, y mientras lo haces, después de que terminen de lidiar con los explosivos, diles que protejan a los niños para que podamos disipar la magia prohibida también.

De inmediato, enviamos magia de comunicación.

Mientras enviábamos una advertencia, llegó un hechizo de comunicación de una persona que parecía ser miembro de la unidad de espías.

—Mmmm…

—Achille, ¿qué dijeron los espías?

—Parece que solo hay unas diez personas en la base extremista. Los demás están afuera.

—Entonces, incluso si cargamos contra…

—Entre ellos hay una persona que parece ser un mago poderoso…él podría ser el tipo que está lanzando los hechizos prohibidos en este momento.

—Entonces, es peligroso, ¿no? Tenemos que darnos prisa y atraparlo.

—Camille.

Achille me miró directamente con una expresión seria.

Ugh, no tienes que preocuparte. No voy a atacar yo misma o hacer nada que no sepas.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *