Decidí crear muñecas – Capítulo 12 (3)

Traducido por Gripe

Editado por Ayanami


Según el juego Otome, el hecho de que se consulte a Elstat no tiene nada que ver conmigo. Sin embargo, es extraño que un objetivo de captura se encuentre con un evento tan importante sin encontrarse con la heroína.

Sin embargo, este no es el juego. Es la realidad.

No existe un “objetivo de captura” que no pueda crecer sin la heroína.

Creo que éste, es un asunto tan importante que, si pudiera, habría ido a mi cuarto oscuro y lo habría pensado cuidadosamente.

—Alty, Kajero…tengan cuidado, ya viene. (Els)

Cuando Els notó un poco de movimiento, los tres nos quedamos en silencio.

La noble sonrisa natural de Els se transformó, instantáneamente, en una sonrisa firme e impecable.

— ¿…? Esto es extraño. Es la misma presencia de esta tarde pero, el aura oscura ha desaparecido

【Las muñecas de afuera no lo vieron entrar. …¿Es algún tipo de interferencia visual mágica?】(Kajero)

En el lugar de la fiesta, sólo la zona que nos rodea está llena de tensión.

—Wahaha, ¿están disfrutando de la fiesta?

Sin saber nada, el Duque Rozerem vino y preguntó con una voz y expresión suaves.

—Sí, es muy interesante, hay mucha gente que no conozco.

Respondí con una expresión rígida, mientras mostraba, desesperadamente, una sonrisa falsa.

—Eso es maravilloso…después de todo, un encuentro predestinado es más precioso que cualquier tesoro. En realidad, cuando me perdí en la calle antes, conocí a una persona famosa. Esto debe ser una guía de Dios, sólo tenía que llamar, después de todo…tener un encuentro tan sorprendente como este es, realmente, adecuado para una fiesta sorpresa. Creo que debería ser la hora…

Eeto*, ¿puede ser que el Duque Rozerem no sepa que el Conde errante ha vivido durante mil años?

Antes de que tuviera la oportunidad de preguntar.

—Aquí viene. He estado esperando.

Se abrió la puerta sin hacer ruido, como si alguien se deslizara a través de ella, era el Conde

—Haber sido invitado a celebrar el cumpleaños de una princesa tan bella demuestra que vivir los meses y días de los mil años valieron la pena, después de todo.

Era un hombre de ojos negros y pelo largo, condensado por la oscuridad de la noche.

Su piel, por otro lado, es blanca como la nieve perpetua, pero el contraste sólo hace más fuerte su presencia.

—Encantado de conocerte, Doll Princess. Mi nombre es Christophe du Vergennes o The Wandering Earl como deberías haber oído.

**Vestido con una vieja túnica violeta, mostró una forma de saludo de los viejos tiempos y se arrodilló frente a mí.

Sus gestos, completamente, elegantes y gráciles hacían que uno no pudiese evitar suspirar con admiración, son prueba suficiente de que es alguien que ha vivido durante más de mil años.

Ahora, el papel principal de la fiesta, ha cambiado de mí a él. Las demás personas no podían apartar la vista de él. Tampoco fui capaz de apartar mis ojos. Sin embargo, no es por interés. Es por el shock.

Nunca hubiera imaginado que haría una gran aparición y me encontraría cara a cara con él.

Mis planes, aquí y allá, alrededor de Spiril fueron completamente destruidos.

¿Podría ser que quiera hacerme parte de su colección delante del público? Sin embargo, su distorsionada y codiciosa colección de talentos debería estar, completamente, oculta en el hielo. Al menos, así era en el juego.

Los cambios son como una tormenta absoluta de cero grados que enfría mi corazón.

Mi cabeza no puede seguir el ritmo de este desarrollo.

El Conde seguía inclinando la cabeza y sosteniendo, suavemente, mi mano izquierda con sus largos dedos.

—Puede que, algo tan inesperado te confunda, pero ¿puedo oír tu nombre, princesa? (W.E)

Todavía estaba inquieta por todo esto, tanto que no reconocí que sus palabras estaban dirigidas a mí.

—….Alty, ¡despierta! (Els)

El que me trajo de vuelta fue Els.

Si Els no hubiera tirado suavemente de mi mano, probablemente, seguiría aturdida hasta el fin del mundo.

—Sí, Els, estoy un poco aturdida…mis disculpas por mostrarte algo antiestético. Conde, mi nombre es Altirea Wisp, también conocida como La Princesa Muñeca, como deberías haber oído. (Alty)

Mientras decía eso, en mí mente, estaba pensando, desesperadamente, en una solución.

Esta es la realidad, no el mundo del juego. Hay muchas cosas que difieren de mi conocimiento. Lo importante es enfrentarlos uno por uno.

【….parece que finalmente te has calmado.】

Finalmente empecé a recibir mensajes de telepatía de Kajero de nuevo. No puedes recibirlo si no estás tranquilo.

【Finalmente, somos capaces de cambiar nuestra estrategia. Todas las muñecas de la ciudad están reunidas aquí. Por favor, no te preocupes por la seguridad de tu padre y de los invitados.】

Mirando un poco a mi alrededor, puedo ver que todos los miembros de la familia Rutia están en guardia y listos para moverse en cualquier momento. Hay dos gatos cerca de la pierna de mi padre. Son los que traje conmigo en el carruaje. Sus siempre soñolientos ojos están abiertos de par en par, y tenían una sonrisa descarada y divertida en sus caras.

【Ojou-sama, no estáis sola. Aunque el mundo cambie completamente y todos quieran tu vida. Seguiremos siendo sus aliados hasta el final. Por favor, no te olvides de eso.】

【….. Gracias】(Alty)

Eso es correcto. No estoy sola. Eso es obvio.

Sin embargo, ponerlo en palabras, de alguna manera, realmente me calienta el corazón.

Me paré frente al Conde.

El Conde estaba tan imponente como una torre. Es incluso una cabeza más alto que el gran Duque Rozerem, así que no tuve más remedio que dar un paso atrás, ya que todavía tengo la estatura de un niño.

Como si fuera a perder contra él.

Le di un fuerte abrazo a Kajero, que aún está en mis brazos.

Volví a mirar sus oscuros e interminables ojos de abismo, que hacen que otros sientan que su alma está siendo chupada, mientras él mira hacia mí.

Quería huir. Sin embargo, la mirada de Els me dio valor.

Si no sé qué hacer, puedo confiar en los demás.

Pero, esa es una razón más para dar lo mejor de mí.

Primero, U-n, averigüemos las intenciones de la otra parte.

—Viniendo aquí por alguien como yo, le estoy agradecido al Conde.

Empecemos por tener una simple conversación.

—No, no. Soy yo quien debería estar agradecido. Por favor, déjame adorar tu belleza y permíteme dedicarme a tu magia. (W.E)

El Conde cambió el anillo de ágata blanco y brillante de su mano izquierda a su mano derecha.

Probablemente, es una herramienta mágica, ya que comenzó a emitir una luz deslumbrante.

Esperando que ocurriera algo, les di órdenes a las muñecas.

—No, no es eso. (Els)

Después de escuchar las palabras de Els, me detuve.

No emite malas vibraciones como durante el día. Como era de esperar, es exactamente así.

—Ésta, es una magia antigua para blandir, una magia de hace mucho tiempo, hecha para mi amada princesa de la parte reformada de una maldición. (Conde Errante)

Diciendo esto, el Conde empezó a cantar.

No era una voz baja ni espeluznante o una voz pesada y aplastante, sino una voz sonora y ligera que era, realmente, agradable de escuchar.

Dando la ilusión como si estuvieran escuchando una gran ópera, la magia en sí misma es demasiado pura y bella.

Entonces, se reveló un milagro.

—Nieve…

Alguien expresó.

Eso es correcto.

La nieve blanca estaba bailando alrededor. Cayendo suavemente al suelo.

Ahora mismo, sin saber cuándo, ya no estamos en el [Hatoba Inn] sino en un mundo de plata blanca.

Sólo hay llanuras blancas en todas partes, hasta donde nuestros ojos alcanzan a ver.

—Increíble… (Els)

Incluso Els, cuyos pelos han estado parados contra el Conde, está completamente asombrado…

El sol se está poniendo, coloreando el mundo de naranja.

Después de que el sol poniente se fue con un poco de melancolía, la noche vino a visitarnos.

Un meteoro azul cruzó el cielo. Una aurora flota en el cielo nocturno, cambiando gradualmente de color, emitiendo un suave resplandor.

La expresión del Conde es orgullosa pero, de alguna manera, hay cierto descontento.

Moviendo ligeramente la boca, aunque era débil, pude oír su voz.

— ¿Cómo está, mi princesa? Esta es la nieve que querías ver.

Qué línea tan familiar.

Aah~, ese CD de ****drama. La que tiene la historia del joven Conde.

Hace mil años, cuando el Conde era sólo un caballero de un imperio…por el bien de su princesa encarcelada, usó artes prohibidas y se convirtió en un demonio.

Eeto, ¿cómo respondió la princesa entonces?

¿No escuché ese CD con más atención que cuando estudiaba para el examen?

Recuérdalo.

Seguramente, fue…

—No, es diferente. Después de todo, no hace nada de frío.

Con esto, debería coincidir.

Vamos a ver qué pasa.

Los ojos del Conde estaban abiertos de par en par…

—Por favor, perdóname. Si te dejo sentir el frío, me temo que me cortaran la cabeza.

—Qué amable de su parte. Bueno, ¿me prometes que un día me llevarás allí?

Este fue el detonante. Entonces el Conde se dirigió hacia el lado de los rebeldes y la revolución fue un éxito que dio lugar al país hoy, pero esa es una historia diferente.

—Definitivamente, lo juro por mi alma.

La voz del Conde está temblando.

Bueno, no puedo culparlo por eso.

Las palabras de la princesa que no deberían haber sido conocidas por nadie, han sido bellamente reproducidas.

Después de que el Conde se sorprendiera una y otra vez, estoy un poco contenta, ya que por fin puedo volver a verlo, aunque sea una victoria tan pequeña.

¿Fue demasiado?

Los hombros del Conde temblaban y ambos ojos estaban bien cerrados.

Nononono, no está al punto de llorar…creo…

Incluso en la historia, la mayoría de los giros son a menudo sobre los sentimientos de la difunta princesa.

Parece que mis tonterías han estimulado la herida sentimental del Conde.

Eso es correcto.

¿Se irá a casa así de desanimado?

Bueno, ese es un avance que espero.

Me pregunto si el que yo piense en una cosa tan dulce está mal.

—Altirea-sama (Conde)

El Conde está arrodillado.

Era diferente de antes.

Su cabeza golpea el suelo.

Esta postura es como si estuviera lamiendo mis pies.

—Como era de esperar, eres la reencarnación de mi princesa. Las palabras que acabamos de pronunciar lo han confirmado. Aunque tengo este cuerpo que ha caído hacia el Netherworld Magic, ¿puedo tener el honor de servirle una vez más?

| Índice |

2 thoughts on “Decidí crear muñecas – Capítulo 12 (3)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *