Decidí crear muñecas – Capítulo 17

Traducido por Gatonegro

Editado por Ayanami


He oído hablar a Taurus, sin descanso, sobre su pequeña hermanita. La belleza humana llegó a su punto, mi investigación, es acerca de cómo crear la vida perfecta. Creo que mi familia me subestimó y por eso, cada vez que el tema surgía, era dejado de lado por ellos.

—Encantada de conocerte, me llamo Altirea Wisp. —La joven que llegó, desde el Imperio del Este, era exactamente como Taurus la había descrito. Su cabello rubio brilla como si estuviese hecho de oro, y posee una piel tan blanca que uno podría pensar que no fue concebida como el resto de las personas. Bueno, aunque diga eso, ella no llega al punto de ser una belleza increíble, si se compara con sus jóvenes vecinas. Pero, si sería una de las más bonitas, diría yo. Si hablamos del caso, la más bella de todas sería la mujer Caballero pintada en cierto cuadro. Sin embargo, entre lo espiritual y la realidad, hay una línea clara.

—La razón por la cual me encuentro aquí, es para aprender alquimia. —Sus ojos eran como joyas que relucían con determinación. Mis pensamientos, hasta entonces, habían sido así ‘Ella es solo una niñita mimada que siguió a su padre, solo para distraerse un rato’, pero esas palabras me habían tomado completamente por sorpresa.

—Quiero expandir mis conocimientos, así como también mi magia de muñecas. Además, señor Phillka, usted también podría beneficiarse de enseñarme.

— ¿Qué quieres decir con eso?

Nos encontrábamos en el segundo piso de la mansión en la capital real. La suave luz del sol hace brillar el pasillo.

—Todas mis muñecas son capaces de moverse por su propia voluntad. Estoy segura de que te serán de ayuda si quieres crear vida —La joven hizo un gesto hacia la ventana —Por favor mira hacia allá.

Al ver a donde ella señalaba, mis ojos se abrieron con sorpresa. En el jardín, viven más de veinte perros mullidos, mapaches, y varias criaturas más. El patio siempre se ve como una aldea de animales sacada de un cuento de hadas. Ellos, caminan de aquí para allá, bajo la sombra de los árboles, cuando el sol calienta más. Pero, hoy era diferente.

Ellos estaban haciendo algo que nunca antes los había visto hacer. ~Swoosh, swoosh~ el sonido de los pasos sonaba en perfecta sincronía. Al otro lado del jardín estaban en líneas organizadas. Desde osos hasta conejos, grandes y pequeños animales, marchaban manteniendo el ritmo.

Qué, es esto. Pareciera como si estuviese en un cuento de fantasía. Dos perros lideran el frente. Además, algunas muñecas montan en sus espaldas. Del lado izquierdo estaba un soldado/caballero[1] que sostenía una brillante espada roja. A la derecha, estaba un señor/caballero[1] de túnica negra. En poco tiempo, la marcha se dividió en dos. El muñeco que dirigía el lado izquierdo y su compañero de túnica negra, pasaron uno al lado del otro, dando la sensación de que se estrellarían entre sí. En ese momento, el señor/caballero miró a su dirección.

 —Es algo increíble ¿No es así? —Era capaz de oír su voz.

—Pero qué es esto…

La persona que murmuró esto, no era más que la propia dueña de las muñecas, Altirea.

— ¿Hm, no fuiste tu quien les ordenó hacer eso?

—Yo solo les ordene que trataran bien a los animales para sorprenderlo señor —Altirea estaba algo desconcertada —No que marcharan como si fueran un ejército de la resistencia.

Los animales en mi casa, fueron domesticados por mí y por mi madre únicamente. Eso de por sí ya es sorprendente, pero pensar que obedecerán a las muñecas.

—Ignorar el pedido de su dueña solo para llamar su atención. Ah, hermanita, sí que tienes unos sirvientes increíbles.

Mientras hablaba en los cabales de un genio, estaba conteniéndome para no gritar de la emoción. Las muñecas mágicas, son capaces de seguir órdenes simples de sus dueños. Ellas no pueden pensar o moverse por su propia voluntad. Estas muñecas están, claramente, en un rango distinto a las demás. Podría ser que esta jovencita haya tocado, sin saber, uno de los misterios de la alquimia, la creación de la vida.

El otro día, recuerdo que el señor Solute me pido mi opinión sobre la magia de Altirea. El Imperio aplastaría cualquier talento individual sobresaliente, por lo que no hay nadie con el cual pueda comparar el alcance de este poder.

—Sobre lo de enseñarte alquimia, déjame pensarlo primero.

Me vuelvo a dar aires, que mal hábito mío. La verdad, es que quiero ponerla bajo mi tutela ahora mismo. Siempre he estado solo, incluso desde que nací. Debido a mi inmejorable talento con la alquimia, las relaciones con mi familia se desmoronaron y termine sin ser capaz de comunicarme con otras personas. Los únicos que me rodean son los animales, otros bichos raros, y todas esas mujeres que solo buscan el título de “La Esposa del Genio Alquimista”. Estaba convencido de que viviría mi vida solo y moriría de la misma manera. Ya lo acepté así. Pero, finalmente, encontré a otro genio. Alguien que es igual a mí. Estaba tan feliz, que no pude evitar jactarme de eso con mi amigo por correspondencia.

♦ ♦ ♦

Al principio, fue pura alegría. La verdad, me pregunto cuándo cambió eso. Al parecer, el muñeco señor/caballero se llama Kajero. El vino aquí porque estaba preocupado por ella.

<<Señorita, este es un libro sobre el anterior señorito Phillka, que encontré en la antigua librería, a las afueras de la capital real>>

—Gracias, Kajero… ¿A Phillka, alguna vez, le ha interesado comprar este libro para leerlo?

Yo debía hacer un trato con el muñeco o eso fue lo que me dijeron por telepatía.

—También quisiera uno para mí, si es posible.

<<Predije que diría eso. Así que ya ha sido arreglado. El pedido llegará mañana al taller.>>

—Como lo esperaba de ti Kajero. Por cierto, ¿Qué es ese punto deshilachado en tu manga?

<<Fui arrastrado a una pelea entre una niña y un perro callejero.>>

—Ven conmigo un segundo. Yo lo repararé por ti <3.

Entre mi hermanita y Kajero o incluso las otras muñecas, el fuerte vínculo que ellos comparten excede la típica relación entre maestro-sirviente. Tengo mucha envidia. Tengo a mi familia, aunque nuestra relación a sido débil, si es que existía. Soy tan envidioso, terriblemente envidioso, o eso creí…yo también, también quiero ser uno de sus muñecos.

Quiero pensar solo en ti, convertirme en el único en tu vida, y ser mimado por ti. Quiero lazos. Encerrarte en algún lugar estrecho, en donde solo nosotros dos podamos vernos, y fundirnos en uno solo para siempre.

Que sentimiento más asqueroso y egoísta. Quisiera golpear mi cabeza contra el suelo, hasta que mi cerebro quede repartido por todo el lugar. Tome unas cuantas respiraciones profundas, para ayudar a contener ese impulso.

 ♦ ♦ ♦

—No creí que fueras capaz de crear un golem el primer mes.

—Eso es gracias a que eres un excelente maestro.

Esto sucedió después de regresar del taller de la residencia Louivas. Era ya entrada la noche.

—Entonces, buenas noches.

Altirea me dio la espalda y comenzó a alejarse. De verdad, quería tomarla por sus pequeños hombros y arrastrarla a mi habitación.

<<Por favor, tenga una buena noche señorito Phillka>> Mientras esos pensamientos oscuros rondaban mi mente, Kajero estaba observándome y sentía como me penetraba con su mirada. Él se encontraba de pie tras de mí, mirando en dirección hacia la espalda de Altirea. Como si fuera un soldado real, protegiendo a su princesa. No, de hecho, era exactamente eso.

—Aah, buenas noches. Además, gracias.

Gracias a ti, me he retenido a mí mismo de cometer otro estúpido error también hoy.


Nota del Autor: Lo que sigue es la historia de su hermana, que sin previo aviso de la nada vuelve a casa

[1] Gatonegro: Decidí utilizar estos términos “soldado/caballero” para referirme a Walf y “señor/caballero” para Kajero porque no se me ocurrió otra forma de diferenciarlos, ya que en la traducción inglesa se utilizó “Knight” y “Gentlemen” para referirse a ellos. En español estas palabras se traducen igual “Caballero” pero claramente tienen significados distintos. Knight es utilizado para referirse a un título en la milicia. Gentlemen es más usado para referirse a una persona con modales. PD: perdón por la biblia.

| Índice |

2 thoughts on “Decidí crear muñecas – Capítulo 17

  1. Tato says:

    ¡¡¡Muchas gracias!!! Ahora comienzo a entender porque en la sinopsis decía que parecía un jefe final. Con todo ese poder que esta reuniendo a su alrededor. Jajajajaja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *