Decidí crear muñecas – Capítulo 21

Traducido por Gatonegro

Editado por Ayanami


—Hey, hola ¿Llego tarde?

Al día siguiente, Feria y yo, nos encontramos en la torre del reloj de la capital real, Malgarest.

—No, acabo de llegar.

—Que bien. ¡Oh, pero, qué pieza tan encantadora! Ese lazo en tu espalda te hace ver como un hada. —Al hablar sobre ropa, Altirea noto que Feria vestía el mismo traje que el día anterior. Aunque, si observamos con atención, hay algunos detalles que son diferentes.

—Esa bufanda roja que traes hoy, también se ve bien en ti.

—Gracias. Después de todo, se trata de una cita con una linda princesa, así que intente ponerme algo para entusiasmarme.

La deslumbrante sonrisa que mostraba Feria, provocó que todas las damas que caminaban por la calle, no pudieran evitar mirarla hasta que se perdía de su vista.

—Bien, entonces Altirea, ¿nos vamos?

—Por favor, con Alty está bien. Todos mis amigos cercanos me llaman así.

—No, dirigirme a una dama, que apenas conozco, por su nombre, incluso si es alguien menor…es…

—Está bien ¿Ambas somos mujeres, no?

Una frase casual salió de mi boca. Sin embargo, por la forma en que Feria parpadeo, notablemente sorprendida, mis palabras tuvieron un impacto superior en ella.

 —Aah~, eso es cierto, ahora que lo mencionas. —Finalmente, Feria murmuró feliz.

♦️ ♦️ ♦️ 

Mencione esto anteriormente. Que, en mis días de secundaria, solía ser una abeja reina. Ser admirada por todas esas chicas, con sus dulces voces, era algo tan placentero que no me atreví a abandonar mi papel, incluso durante la graduación.

Por otro lado, también quería ser vista como una chica normal. Tenía una personalidad complicada y, al parecer, Feria también. Es por eso, que quiero hacer algo que encuentre agradable para realizar con ella.

— ¿Vestir esto? ¿Tu no, sino yo?

En vez de visitar el famoso ‘Portal de la Fuente de Res’, entramos en una tienda de ropa. El amplio interior de la tienda, estaba lleno de vestidos, sombreros y, debes en cuando, se podía ver a elegantes señoritas circular.

—Ahora que estás en la capital real, no es necesario que te vistas como hombre ¿Cierto?

—Es verdad, pero… —Feria decía eso, aun así sus ojos la traicionaron. Su mirada no se apartaba de la túnica y la falda que sostenía frente a ella.

—Llevo tantos años vistiendo de esta forma que, simplemente, no estoy acostumbrada a la ropa femenina.

—De ninguna forma, eso no es cierto. Feria, estoy segura de que te quedara bien ya que eres hermosa, o… ¿Es que no te gusta?

Intente convencerla mostrando una mirada de cachorrito suplicante. En este momento, me siento como una burikko[1], pero, para lograr mi cometido, no me importa, seguiré adelante.

—Por favor, solo esta vez. Por esta única vez ¿Siiii~?

No tendría que rogar por mucho tiempo, a menos, que ella, realmente, no quiera hacerlo. Mi antiguo ser, también era así.

—Haa~. —Feria soltó un suspiro de derrota. —Lo haré, pero luego, no te burles de mí.

Mientras Feria se cambiaba tras la cortina del probador, me entretuve mirando los alrededores de la tienda.

Oh, el chico que conversa junto a la dependienta, creo que lo he visto antes. Aah, nuestras miradas se cruzaron. Él me saludó cortésmente, con un movimiento de su cabeza. Hice lo propio.

Empezó a caminar hacia mi posición. Me pregunto si seremos conocidos. Es un hombre joven de brillante sonrisa, tiene el cabello corto y su piel se ve algo bronceada. Otra vez, me pregunto quién es, lo tengo en la punta de la lengua.

—Ha pasado un largo tiempo sin vernos, señorita Altirea. Han sido dos años ¿Correcto? ¿Me recuerdas? Soy Hial Talbot.

¡Aah! Ya lo recordé. Él, es el hijo mayor de ese comerciante rico, el señor O’ak Talbot, el hombre que comía Karaage junto a Els en la fiesta.

Su padre dejó una impresión tan fuerte, que apenas se notó su presencia, pero, recuerdo haber hablado con él un poco.

—Nunca pensé que te vería en un lugar como éste. Conozco a la dueña de esta tienda, ya que somos socios, nosotros vendemos ropa en todo el imperio. ¿No está el Duke Wisp contigo?

—Así es, una amiga me acompaña hoy.

—Ya veo. Supongo que ella está en el provador. Hey, ¿No es esa una pieza hecha por miss Will Ridel?

—Veo que conoces del tema muy bien.

—Ese lazo en tu espalda es muy llamativo, y también es manejado por nuestros negocios. Mi hija los adora. Aah~, cierto. Entre toda la ropa que entregamos hoy, hay una prenda mezclada que fue hecha a mano por Miss Will.

El señor Hial regreso con la dependienta, dejándome atrás. Cuando se presenta la oportunidad de vender algo, un verdadero comerciante debe actuar rápido justo como él.

—Aquí está el último. Es aún mejor, porque está confeccionado con hilos mágicos… —El señor Hial regreso con la nueva adquisición. — ¿Y, que piensas? ¿No te parece exótico? —Esto sucedió, al mismo tiempo, en que una elegante señorita salió del probador.

♦️ ♦️ ♦️ 

Ambos, nos quedamos congelados en nuestras posiciones, pero, por razones completamente diferentes. El señor Hial estaba fascinado con Feria. Su, generalmente, elocuente hablar, fue sustituido por torpes palabras incompletas.

—Haa, hee, esto… —Su rostro, comenzaba a tornarse de un rojo intenso. Ésta, es la primera vez que soy testigo de alguien enamorándose a primera vista.

Feria también estaba fascinada. Sin embargo, no era por el señor Hial, la razón se debía a el nuevo trabajo de miss Will Ridel.

Es natural que se sienta atraída por ello. Está, es la clase de ropa que siempre soñé vestir en mi vida anterior, pero, jamás me lo permití, porque creía que no iba conmigo.

Una falda roja de salopette a cuadros[2], las correas se cruzan en la espalda y por debajo, un gran lazo florece detrás. Vestida de esta manera, me recuerda un poco a caperucita roja.

Pero, Feria bajo la mirada decepcionada. El vestido no se adaptaba correctamente a su estatura…bueno, el amor del Sr. Hial debe ser atendido por él mismo, como hombre. Aunque tiene un hijo, su esposa huyó y él no parece ser una persona infiel.

Dejémoslo así. Quiero concederle a Feria su deseo. Y, ahora, hay una forma.

Los hilos mágicos utilizados en este vestido, son para evitar las arrugas y suciedad, pero, el tamaño también puede alterarse usando magia.

En cuanto a por qué sé esto, en este punto debe ser obvio ya, pero, yo soy Will Ridel. Técnicamente hablando, es el seudónimo que utilizó, para vender la ropa que confeccionó, junto a mis muñecas…ésto, era para tener un seguro en caso de que, como en la historia original del juego, la casa Wisp colapsara, y así, al menos, podría sobrevivir mediante las habilidades adquiridas en mi vida pasada.

Ahora, son las muñecas en la casa Wisp las que crean las prendas conforme a los diseños que les doy, siendo entregados a Talbot por una ruta imposible de rastrear, para que nunca encuentre a Will Ridel. La verdad, jamás creí que vería mis creaciones en un lugar tan lejano como este.


El autor tiene algo que decir:

Puede que lo hayan olvidado pero el género de esta novela es romance.

Género: romance (excluyendo al personaje principal).

[1] Burikko: es un término japonés despectivo para referirse a un estilo de apariencia y comportamiento personal que se considera como infantilismo y ternura falsos.

[2] Salopette es la palabra en francés para nombrar peto, la falda roja de salopette a cuadros.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *