Decidí crear muñecas – Capítulo 23

Traducido por Gatonegro

Editado por Ayanami


El autor tiene algo que decir: Dos años atrás, hasta el día en que consiguió su cuerpo. Antes de seguir con la historia de Altirea, me gustaría que leyeran la suya, la historia de Kajero.

♦ ♦ ♦

Si tuviera que traer de vuelta sus más lejanos recuerdos, no serían más que de miedo y sufrimiento. Insultos y maldiciones, espíritus malignos de ríos y montañas. Guiando y seduciendo a aquellos como el rey de todos los demonios.

Odiado por un nombre exagerado, hacía tiempo que había renunciado a buscar el calor de cualquier cosa. Al recibir su nuevo cuerpo de tela, lo primero que alcanzó a ver fue su figura. Allí, estaba una hermosa y fascinante chica regalándole una gentil sonrisa.

—Hola, es un placer para mi conocerte. —A pesar de que lo dijo por simple cortesía, podía sentir su calidez.

Por esa razón, sintió que, finalmente, había obtenido la existencia con la que siempre soñó.

El calor que pensó nunca alcanzar, en toda la eternidad, ahora, lo envolvía por todos lados…por lo tanto, reemplazó su “hasta ahora”, con solo “de ahora en adelante” está bien. En ese momento, renació. Como un simple muñeco con una lealtad eterna a su nueva Maestra. O eso es lo que había decidido en su corazón. A partir de entonces, Kajero comenzó a existir.

♦️ ♦️ ♦️

Los avances tecnológicos en arquitectura de Malgaroid se encontraban muy por encima de los estándares del Imperio, por lo que, enormes edificios de unos cinco o seis pisos se alzan en la capital real. Sin embargo, la planificación urbana es notablemente escasa, ya que es confuso transitar por las calles y perderse es muy fácil e incluso terminar en el lugar donde comenzamos, también es algo común la vista de casas privadas de la luz natural debido a los altos edificios.

Esta tienda no está en una mala posición como otras, pero, la luz disminuye de gran manera dependiendo de la posición del sol. Justo como ahora. Yo y Kajero, continuamos en silencio cosiendo en la habitación oscura. No pensé en utilizar magia de iluminación, ya que casi acabamos con el trabajo. Entonces, Kajero me preguntó después de un rato.

<< ¿Maestra, para usted qué clase de persona es la señorita Feria? >>

Bueno, supuse que preguntaría eso.

<<Desde la noche anterior, ha estado distante en sus pensamientos.>>

El silencio continuó después de la conversación, pero el sentimiento de una respuesta flotaba en el ambiente.

—Eeh, como lo digo, vamos a ver.

<<Por favor, podría ser precisa. Desde que hemos estado con la señoría Feria, puedo suponer, por su expresión, que algo no está bien.>>

Es porque ella me recuerda mi pasado…claro que no dije eso. Si lo hubiera mencionado, también tendría que explicar mi antigua vida.

<<Discúlpeme por asumir falsas especulaciones.>>

Kajero hizo una hermosa reverencia. Luego, su voz se tornó rígida y tuve que esperar por sus próximas palabras.

<< ¿Pero la señorita Feria quizás, está relacionada con el pasado de la Maestra? >>

Seguramente, mi cara se congeló tras escuchar eso. Y, sabiendo que intente forzar una sonrisa, debió verse aún más extraño. Con lo inteligente que es, no hay manera de que Kajero no lo hubiera notado.

—Eso no es cierto, apenas nos conocimos ayer sabes. —La mentira era tan fácil de ver.

<<Eeh, es justo como lo dijo.>> De manera meticulosa y compuesta, él asintió con la cabeza. <<La señorita Feria ha estado deambulando durante dos años, pero nunca se adentró en el territorio Wisp. La relación con Altirea Wisp, a lo sumo, sería su antepasado en común.>>

No puedo evitar sentir que caigo en su trampa. Me pregunto por qué, intencionalmente, me llamó Altirea Wisp en lugar del habitual Maestra. Pronto, la razón fue revelada.

<< ¿Qué hay de usted Maestra? ¿El alma que habita en ese cuerpo ha vivido más tiempo que Altirea Wisp? >>

Me sorprendí por un momento, debido a la inevitable situación.

Tenía la intención de ocultar mi reencarnación. Mientras pensaba en las aterradoras posibilidades, decidí ocultarlo hasta llegar a una conclusión adecuada.

El conocimiento sobre la historia original puede desviarse con la previsión del futuro o la clarividencia, pero, pensé que era imposible. Kajero es mucho más despierto que yo, no es extraño que un día como este llegara.

<<Por favor, no me malinterprete, mi intención no es investigar “qué” fue usted originalmente. Solo que no podía creer que mi suposición ciega fuera correcta. Cuando mi Maestra mira a la señorita Feria, puedo ver, claramente, la nostalgia en su rostro. Como si tratara de recuperar algo que perdió hace mucho tiempo, y dárselo a alguien más, más o menos se sintió así.>>

<<Si es solo mi ilusión, entonces, no se preocupe. Pero, si es realmente la verdad, por favor, dame algún tipo de orden. No importa qué clase de existencia sea, mi vínculo contigo es absoluto.>>

<<Trabajemos juntos para hacer desaparecer su sentimiento de anhelo.>>

Soy consciente de que todo esto es puramente autosatisfacción. Al comparar mi pasado con la actual realidad de Feria, estoy intentando llenar mis deseos incumplidos…siempre quise confeccionar un vestido de cuentos de hadas que me sentara perfecto. Es por eso, que no tengo derecho de juzgar al Conde Errante o al Elstat original.

¿No soy igual que las personas “que quieren verse correctamente” o “el niño que no pudo renunciar a su sueño”? Un ego masivo atado al pasado de uno.

Porque soy consciente de eso, recuerdo mi reticencia después de haberle pedido ayuda a Kajero ¿Es correcto involucrarlo en mi egoísmo?

Tsk, que estoy haciendo, tratando de actuar como una niña buena ¿Después de todas las molestia y problemas que les causé a mis muñecas? Ellas siempre han trabajado duro por mi bien, ¿no es así?

Sin embargo, el pensar en que no quiero ordenarles directamente, qué egoísta de mi parte. Realmente, lo odio.

No me he vuelto buena en los últimos dos años. Pensar que estoy llena de remordimiento y no me había recuperado en los últimos dos días. Sin embargo, es por eso que, al menos, en este momento, con confianza y audacia, puedo decirlo directamente.

Hacer que padre me reconozca como una maestra de muñecas y repeler al Conde Errante, al igual que mis acciones de hace dos años, mientras movía mis muñecas con un objetivo claro.

—Yo, mi pasado yo, tiene cosas que nunca pudo realizar. Y quiero hacerlas posibles para Feria. Kajero, ¿me darías una mano?

Fui yo la que dijo eso, pero todavía siento que estoy siendo ridículamente egoísta.

¿Estoy interpretando correctamente los deseos de Feria? Debo ser cuidadosa y separar adecuadamente el pasado del presente, quiero llevarme bien con Feria. No convertiré nuestra relación en una donde la fuerzo a cumplir mis ideales frustrados.

Hoy, recién empieza, ni siquiera es la tarde todavía. Hablemos y sigamos conversando. Empecemos por ahí…mientras el día avanza, la habitación comenzó a brillar, iluminada con los cálidos reflejos del sol.


El autor tiene algo que decir: la primera mitad de la ronda…supongo.

| Índice |

2 thoughts on “Decidí crear muñecas – Capítulo 23

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *