Diario de observación – Capítulo 3: Bertia, 10 años

Traducido por Kiara

Editado por Raine

Corregido por Sharon


—Bienvenido, muchas gracias por venir de visita… Ha pasado un tiempo Su Alteza, Cecil.

—Gracias por la invitación. Si ha pasado mucho tiempo, Señorita Bertia.

Es el décimo cumpleaños de la señorita Bertia.

A diferencia de la rutina que había llevado durante los últimos tres meses, sumido en el más profundo de los aburrimientos, ella se veía bastante… desgastada.

He estado ocupado en estos meses y no pude encontrar el tiempo para verla, pero ahora su semblante parece apagado…

—¿Qué pasa? ¿Se encuentra bien?

Los preparativos para su fiesta están en marcha en este momento, aunque sólo un pequeño puñado de amigos de la familia van a asistir. Justo después de esto, ella será la estrella de la fiesta.

Incluso utilicé mi condición como su acompañante para visitar la mansión  Nochesse antes de lo previsto, pero cuando llegué, ya se había preparado para la fiesta.

Llevaba un vestido de color de amarillo dorado, más parecido al color del té con leche, como a mi propio color de pelo. A simple vista parecía un poco maduro en una niña de diez años. En contraste directo con su encantadora ropa, su expresión nublada lucía cansada.

A pesar de esto, el fuego arde en sus ojos mientras me mira con resentimiento, como si quisiera atravesarme con cuchillos.

Inmediatamente después de saludarnos nos sentamos en el salón y ella estalló con resentimiento

—¡Su Alteza, usted es una persona terrible!

—¿Qué?

Soy técnicamente el príncipe heredero, por lo que normalmente si alguien me dice algo así, todos los adultos a mi alrededor se volverían blancos como fantasmas… pero las únicas personas en esta habitación aparte de nosotros, son dos criadas de la casa del marqués, Zeno y la Señorita Bertia, y supongo que están acostumbradas ya que continúan tranquilamente preparando el té para nosotros.

Naturalmente, el zorro negro acurrucado en su regazo sigue balanceando su cola a un ritmo uniforme.

—Señorita Bertia, ¿hice algo para hacerte retorcer tu preciosa cara de esa manera? —preguntó, inclinando mi cabeza hacia un lado.

—¡Argh! Argh! ¡Argh! — grita de repente.

Ella coge un cojín a su lado, con ambas manos y comienza a golpearlo contra el sofá. Es una manera simple de dejar salir su genio, de una manera que no daña a otros. Es además una manera increíblemente fácil de demostrar su ira.

Aunque la mirada del pequeño zorro en su regazo no parece muy feliz por el giro de los acontecimientos.

—Ahem. Disculpa.

Bebo un poco de té negro preparado por sus criadas, esperando que se tranquilice. Luego de unos treinta segundos, ella se calma, devuelve el cojín a su posición original, muy torpemente claro está, y se vuelve para enfrentarme. Ella tose.

—P-Pero, Su Alteza, usted está enterado también. Tal como lo prometimos, no he hablado del “pasado” con nadie más. Así que… la única persona con la que puedo hablar de la situación de mi madre es usted, ¡pero no he podido verle por tres meses! ¡Hoy es mi cumpleaños! ¡Originalmente, mi madre habría muerto ya! Te he escrito tantas cartas, mientras esperaba tu respuesta, pero todo lo que dijo fue “Estará bien”, mientras yo estaba aquí sin saber qué hacer.

Sus criadas y Zeno están escuchando lo más que pueden, pero al parecer no cuentan como “la gente escuchando la conversación” en su mente.

Bueno, una doncella lo suficientemente buena para ser empleada en la Casa del márquez Nochesse probablemente no revelaría los murmullos y secretos de su maestro a otros, y mi “sirviente” me ha informado que de hecho nadie ha revelado tales cosas, así que probablemente si alguien lo hiciera sería regañado.

Mientras reflexiono sobre tales cosas, escucho un gruñido. Ella finalmente comenzó a llorar, y grandes lágrimas caen de sus ojos.

Incluso noto un poco de pánico en su mirada.

Después de colocar mi té en la mesa con cuidado para no hacer ningún sonido, me dirijo a su lado con rapidez y coloco mi mano sobre su espalda suavemente.

Siento que estamos más cerca de lo que deberían estar un hombre y una mujer solteros, pero ella es mi novia, así que probablemente está bien.

Y lo que es más importante, necesito consolarla.

—Señorita Bertia, lo siento. No había pensado que te preocuparías tanto por esto. Todo saldrá bien, por eso escribí eso en mis cartas. Sólo estaba un poco ocupado, tratando de limpiar algunos accidentes y la planificación de cómo utilizar mejor algunas sobras y cubrir las cosas y así sucesivamente. Además hacer tu regalo de cumpleaños me llevó demasiado tiempo…

Para ser honesto, las cartas que me envió no contenían ninguna información que aún no hubiera procesado, así que en realidad no tenía nada que decir que además de “estará bien”, pero por su reacción, he causado que se preocupara un poco debido a mis cortas respuestas.

No es la primera vez que hago que la gente se preocupe así porque sólo digo que estoy bien si pienso que el futuro parece estar bien. Me olvido de que la gente no puede ver el mismo futuro que yo.

Creo que es bastante fácil ver el futuro si haces algunas deducciones lógicas basadas en varios trozos de información… pero parece que dependiendo de la persona, no es tan fácil deducir esos trozos de información.

Siempre descarto eso como algo que ya conozco y lo resumo en unas pocas palabras sencillas. A veces todavía tengo que comunicarme más.

Esto parece ser uno de mis malos hábitos. Necesito tener cuidado.

—¿Qué quieres decir con “bien”? Ya que estamos cambiando el tema de todos modos, traté de obtener la mayor cantidad de hierba Ruona como sea posible con el fin de salvar a tantas personas como pudiera, pero no tengo ni cerca de lo suficiente… Y fue difícil para mí cultivarla o preservarla, por lo que hay muchos brotes que ni siquiera se puede utilizar con fines medicinales. Y también, el brote de la enfermedad que debería haber estado sucediendo no está, y mi madre, que debería haber muerto por mi cumpleaños, está perfectamente bien. Simplemente no sé lo que está pasando… ¡No sé qué debo hacer!

—Ah, eh, Señorita Bertia. No llores tanto. Está bien.

—¡No está bien!

—Está bien. El brote de la enfermedad ocurrió, como dijiste… Es sólo que desde que me diste información, pude deducir qué tipo de enfermedad era y qué tipo de medicina debía hacer, así como dónde empezaría a propagarse. Tuve la medicina de antemano y pude entregarla antes de que ocurriera el estallido, y cuando lo hizo, coloque en cuarentena a los pacientes en la fuente para el tratamiento, por lo que casi no hubo muertes ni heridos.

—No hay manera de que estuviera bien si tuvo que hacer todo eso… ¿eh? ¿Medicina? ¿Cuarentena en la fuente? ¿Tratamiento?

—Está bien. La enfermedad ya se ha puesto bajo control, así que es poco probable que infecte a su madre. Oh, pero por si acaso, aquí está la medicina. Pensé que sería una buena idea traerlo para estar preparado para el peor de los casos.

Tome la medicina de Zeno, que había estado esperando a mi lado el momento adecuado para darmela. La coloco en su mano, y ella la agarra en un estado de sorpresa.

—¿Medicina? ¿Qué? ¿Huh? ¿Qué? Espera, no entiendo…

—Mira, por eso dije que estaría bien. De esta manera, no hubo muchas muertes debido al brote en la capital, ni tu madre morirá.

—¿Huh? ¡¿Qué-aaaa-en?! —grita Bertia, abriendo sus ojos llenos de lágrimas.

Oh, una de las criadas se dirigió silenciosamente al pasillo para tratar con la gente que sin duda llegaría por el sonido del grito de Señorita Bertia.

—Sí, verdaderamente una excelente limpieza.

—¡Espera un momento, Alteza! ¡¿Qué significa esto?! ¡Por favor explique!

Mirándome sorprendida o tal vez aterrada, ella agarra mis hombros y me sacude de un lado a otro violentamente.

Nunca me habían tratado así antes, pero mi cabeza está girando. Esto no es una experiencia muy agradable.

—Ya lo entiendo, así que vamos a calmarnos por ahora. —Con una sonrisa brillante, agarro sus dos muñecas y evito que continúe sacudiendome

—¡Como si pudiera calmarme! ¡Date prisa y explícate!

Parece que está a punto de morderme.

Le cuento lo que pasó después de que me hablara de la futura muerte de su madre.

♦ ♦ ♦

Después de su historia,hablé con mi padre con el fin de recibir el permiso para usar el invernadero y las hierbas de Ruona.

Como era aparentemente difícil de cultivar, leí libros que describen cómo hacerlo. Además, usé algunas de mis propias ideas basadas en las peculiaridades de la hierba Ruona como una planta y creció increíblemente bien.

Desde que había crecido tan fácilmente, pensé que podría tratar de hacer la medicina también. Le pedí a mi padre que contratará médicos de farmacia y medicina para aprender de ellos. Mientras tanto, leí cada libro que podía poner en mis manos en la biblioteca real.

Le pedí a la Señorita Bertia que me contara todo lo que pudiera recordar de los síntomas que tenía su madre cuando murió, así como cualquier peculiaridad de la enfermedad a fin de reducir lo más posible mis deducciones.

Aunque aparentemente ella sólo me había pedido consejo sobre ello durante el té, no había pensado que empezaría a hacer mi movimiento seriamente.

Después de pensar mucho acerca de esos síntomas junto con las enfermedades infecciosas con mayor probabilidad de producción en función del clima y el clima que tendremos para esa fecha, este año, finalmente lo redujé a una sola enfermedad.

Y por sus comentarios, era una forma evolucionada de una enfermedad conocida. Como la hierba de Ruona era necesaria para la medicina, traté de hacerla a través de ensayos y errores.

Es mucho más sencillo invertir en la producción de una solución conocida que determinar una sola respuesta de un gran número de posibilidades.  Así que llegué a la solución notablemente fácil.

Aunque no pude verificar si estaba en lo correcto o no hasta que el brote ocurriera.

De todos modos, el punto es que con tan poco tiempo y siendo un simple príncipe, no un científico, no creía que pudiera llegar tan lejos, pero las cosas fueron bastante bien hasta entonces.

Eso es correcto, hasta entonces…

Aunque tuve más o menos la determinación de la enfermedad y cómo hacer su medicina, mis deducciones dependían de creer o no en la historia de la Señorita Bertia.

Había hecho mi movimiento por curiosidad, pensando que realmente no me importaba si era verdad. Pero los adultos que me rodeaban no harían nada por una razón así.

Yo no tenía las herramientas necesarias ni las agallas para convencerlos.

Y así por desesperación, decidí crear algunas coincidencias.

Afirmé coincidentemente estar interesado en las enfermedades infecciosas y visité a un médico dedicado a investigarlas, bajo el pretexto de aprender de él.

Allí, hablé apasionadamente sobre los efectos potenciales de la hierba Ruona y su uso, hierba que yo tenía coincidentemente en crecimiento.

El doctor escuchó atentamente mi historia, quizás en parte porque yo era el príncipe heredero.

De vez en cuando, entramos en discusiones de ida y vuelta para intercambiar ideas. Sin embargo, era difícil avanzar desde allí.

Era mucho más difícil de lo que había imaginado crear las pautas que lo llevaran de forma indirecta hacia la respuesta sin revelar que yo ya lo sabía.

Experimenté lo dolorosamente difícil que era manipular a alguien a donde quisieras sin que se dieran cuenta.

Perdí la cuenta de cuántas veces me preguntaba cómo no podía notar algo tan simple.

A pesar de todo, continué obstinadamente nuestras discusiones hasta que de algún modo logré darle toda la información necesaria para hacer la medicina. Todo lo que tenía que hacer era asegurarse de que él haría la conexión entre la medicina y la enfermedad cuando llegara el momento, y que pudiera terminar con todos los preparativos iniciales. Después de todo, la enfermedad infecciosa que era más probable que se extendiera esta vez se había convertido en su especialidad. Suponía que identificaría la enfermedad correcta ante un paciente, aunque sus síntomas fueran ligeramente diferentes.

La enfermedad tenía mayor probabilidad de entrar a la capital a través de las puertas principales, que también podrían ser llamadas el acceso a la ciudad. Y así, le pedí a mi padre hacer una casa temporal cerca de las puertas, de manera que pasaron a ser coincidentemente una habitación vacía, donde se revisaba conscientemente quien entraba y quién salía.

De está manera, tenía todo preparado para el momento en que la Señorita Bertia había dicho que el incidente ocurriría. Había logrado una situación en la que todo lo que tenía que hacer era ver cómo mi plan se desarrollaba.

Bueno, podría ser un poco extraño decir esto después de todo lo que hice, pero para ser honesto, en ese momento ni siquiera creía a medias las historias de la Señorita Bertia del futuro.

Sólo había pensado que, incluso si la posibilidad de que una enfermedad infecciosa entrara a través de la capital fuera delgada, sería una buena idea estar preparado. Pude aprender mucho a través de este incidente, así que una parte de mí estaba satisfecho con eso, incluso si la enfermedad no sucedía.

Es por eso que me sorprendió cuando visité su casa para ver a alguien sufriendo de lo que parecían los primeros síntomas de la enfermedad. Me había metido con el pretexto de querer ver sus textos médicos, empuñando mi inocencia infantil como un arma.

Cosas como esta realmente suceden, pensé; pero como ya había hecho todos los preparativos, no me entró el pánico.

Todo lo que tenía que hacer era conectar los puntos coincidentemente y manipular los eventos para hacer que sucediera un “milagro”.

El médico realmente trabajó duro una vez que se dio cuenta de que había aparecido un paciente con una nueva copa de enfermedad infecciosa.

Naturalmente, le proporcioné mi gran cantidad de hierba Ruona que había hecho crecer coincidentemente como un pasatiempo.

De esta manera, todo se desplegó como yo había planeado.

Esto sucedió hace dos o tres meses.

♦ ♦ ♦

—¡E-E-Espera un segundo, por favor! ¡Tu historia es extraña en muchos lugares!

—¿Es así? ¿En qué lugar?

Después de contarle sobre todo lo que pasó después de que me contó sobre la enfermedad infecciosa, sobre cómo descubrí a un paciente, sobre cómo había hecho que el médico se diera cuenta de cómo hacer el medicamento efectivo y que lo hiciera realmente, sobre cómo poner en cuarentena la enfermedad antes de que pudiera realmente esparcirse y tratarla, ella gritó mientras sostenía su cabeza entre sus manos.

Está diciendo que mi historia es rara, pero las cosas se desarrollaron justo de la manera que planeé.

No creo que sea realmente tan raro.

Por cierto, obviamente no mencioné que no le había creído hasta que apareció la primera víctima.

Dejando a un lado mis creencias personales, al final empecé a moverme basándome en su historia y logré proteger a los ciudadanos de este reino de la aterradora enfermedad que ella había predicho.

No hay razón para que me salga de mi camino para ser estúpidamente honesto y revelar todo. Eso sólo la haría pensar menos de mí.

—¿P-Por… por qué harías tal cosa, Alteza?

—¿No he dicho que te ayudaría?

—Has dicho eso. Sin embargo…

—Además, no tengo ninguna intención de ignorar las preocupaciones de mi propia novia, ni pasar por alto la posibilidad de que la mujer que se convertirá en mi segunda madre podría morir, no importa lo delgada que pueda ser esa posibilidad. Especialmente si puedo lidiar con el problema con poner un poco de esfuerzo en ello.

—Eso definitivamente no fue un pequeño esfuerzo. Normalmente, un niño de once años no sería capaz de hacer algo así.

La Señorita Bertia me mira con una expresión complicada, como si no pudiera decir si debía ser feliz o no.

—¿Hm? Tengo casi doce años, ¿sabes?

—¡Un niño de doce años tampoco podría!

—Bueno, un niño normal probablemente no podría. Sin embargo, recuerda que soy el príncipe heredero. He recibido bastante educación y puedo usar los libros de la biblioteca real como me plazca… En cierta medida. Ha pasado tiempo desde que pasé días enteros absorbido en mis libros, pero eso fue beneficioso y divertido. Oh, y también puedo pedir prestado la ayuda de otras personas si consigo el permiso de mi padre, aunque no es como si pudiera usar a la gente a mi gusto.

Aunque bien, puesto que hubo demasiadas “coincidencias” esta vez, papá probablemente está sospechando un poco, ya que conoce toda la situación. Pero si insisto en que “sólo es una coincidencia” con una sonrisa, probablemente lo dejará ir, felicitándome por el buen trabajo con una expresión cansada.

—¿Es cierto? —pregunta lady Bertia, mirándome con expresión asombrada.

Respondo con una sonrisa brillante.

Detrás de mí, siento que puedo oír a Zeno murmurando alegre como de costumbre, que incluso un joven príncipe heredero normal no podría hacer algo como esto. Pero decido ignorarlo.

—¿Es posible, tal vez? Es posible que las cosas funcionaran tan bien, quizás, pero no debería ser así, ¿verdad? ¡No debería ser pero lo es! Espera, pero para el Príncipe Robot, que es la personificación de un genio, ¿tal vez es posible? Pero…  —murmura la Señorita Bertia delante mío con la mano en la barbilla mientras empieza a preocuparse.

—¿Qué quiere decir con “Príncipe Robot”?

Como esperaba, todavía no puedo entender lo que está diciendo.

—Bueno, no te preocupes por los pequeños detalles, ¿de acuerdo? Parece que el Señor y la Señora Nochesse están bien y el daño a la capital fue minimizado. ¿No es eso bueno?

—¡Eso es cierto! ¡Es bueno que Madre y todos en la capital hayan podido escapar de la mala fortuna de la enfermedad!

Decidió dejar de pensar. Tal vez pensó demasiado y alcanzó su límite.

Sí, esto es más conveniente para mí también.

Después de todo, incluso si alguien me pregunta por qué pude hacer algo así, la única respuesta que puedo dar es que puedo hacerlo cuando lo intento.

—Oh, es cierto. Señorita Bertia, estoy planeando darle su regalo oficial de cumpleaños de parte del rey y el príncipe heredero más tarde, pero tengo algo para usted que no está relacionado con eso.

Aunque decidió dejar de preocuparse, parece que algunas cosas todavía la están molestando. Le sostengo una caja cuadrada cubierta de terciopelo.

Era del tamaño de mis dos manos juntas. Naturalmente no encajaba en mi bolsillo, así que Zeno me lo dio a mí justo antes de que se lo diera.

—¿Qué es esto?

Ella mira la caja que le sostengo con cautela, con una expresión como si tuviera algo pegado en los dientes.

Su expresión me hace parecer que está a punto de estallar, diciendo “¿Todavía tienes más sorpresas para mí?”

—Es mi regalo de cumpleaños personal para ti. Aunque es hecho a mano, así que no es nada especial —le digo, abriendo la tapa de la caja y mostrándole el interior.

—¡Oh mi Dios! ¡Es… es espléndido!

Es un collar exquisitamente diseñado con unas lianas que más bien parece hiedra de plata que se enredan en forma de un collar. Está adornado con una piedra en forma de corazón azul ultramar, el color del cielo nocturno en un día claro.

Aunque bien, en realidad no es una “piedra”, sino más bien una botella de vidrio cuidadosamente cortada que contiene un líquido ultramarino azul.

—Es uno de los restos de la cura para esa enfermedad.

—¿Qué? ¿Sobras de la cura?

Confundida, la Señorita Bertia inclina la cabeza casi horizontalmente hacia un lado.

—Está bien. Mientras estaba investigando la hierba Ruona con el fin de hacer la curación, me enteré de que tiene la capacidad de aumentar la eficacia de otros medicamentos. Sin embargo, si lo usas como es, no es muy adecuado con algunos medicamentos, mientras que puede mejorar son limitados. Al parecer, la medicina de base para la que usamos esta vez era muy adecuada con la hierba Ruona, por lo que el medicamento resultó bueno.

Al explicarle, ella escucha mientras asiente con la cabeza como una forma de decirme que está de acuerdo. Sin embargo, es un misterio para mí si está asintiendo porque realmente entiende lo que le estoy diciendo.

—Pero mientras miraba a través de los libros de la biblioteca real para ver si podía usar la hierba de Ruona para otras cosas, encontré un libro que era un poco interesante. Utilizando la técnica de refinamiento única de ese libro, pude extraer los componentes medicinales de la hierba con los que podría aumentar la eficacia de diversos tipos de remedios. Así que con esta traté de hacer un antídoto de veneno universal con ella.

Aunque digo que es un libro interesante, en realidad lo encontré en una habitación oculta donde estaban todos los libros prohibidos.

Un cierto lugar en la biblioteca real me había molestado desde hace tiempo, debido a la estructura del mismo. Cuando lo investigué por si acaso, encontré la habitación oculta.

Estaba cerrada con un extraño mecanismo que me obligaba a moverme alrededor de los números en una esfera de reloj. Realmente me sentí como si fuera una habitación que no debería abrir, así que naturalmente terminé abriéndola.

Los seres humanos son criaturas que naturalmente quieren hacer cosas que les están prohibidas, ¿no? Especialmente niños como yo, ¿no?

En una nota lateral, el código de acceso para abrir la puerta era el cumpleaños de mi madre.

Estoy seguro de que padre lo puso así para que no se le olvidara, por ser el cumpleaños de su amada esposa, pero todo el país celebra extravagantemente el cumpleaños de la reina. ¿Soy el único que piensa que es bastante arriesgado establecer un número que todo el país conoce como código de acceso?

—¿Eh? ¿Qué? ¿Antídoto universal?

—Está bien. Aquí, lo que parece una piedra azul ultramarino es una botella de vidrio que contiene el antídoto. Extraje los componentes desintoxicantes de varias hierbas que funcionan bien como antídotos junto con extracto refinado de hierba Ruona para aumentar su efecto. Está garantizado que funcione.

A veces bebo una cantidad no letal de veneno para crear una inmunidad. Cuando llegó el momento, bebí un poco más de lo habitual y en secreto también bebí mi antídoto. Funcionó, por lo que el antídoto es un éxito.

Por supuesto, si les contara a los demás definitivamente se enojarían conmigo, así que es un secreto que he experimentado en mí mismo.

—Como mi futura esposa, siempre existe el peligro de que seas blanco de muchas personas diferentes. Para asegurarme de que no te pase nada, ni siquiera en el peor de los casos, te hice esto para que estés protegida. Lo aceptarás, ¿verdad, Señorita Bertia? —le sonrío brillantemente mientras ella se preocupa. Tomo el collar de la caja y suavemente lo colocó en su delgado cuello.

Sus mejillas arden de rojo en un instante, casi como si alguien le hubiera lanzado un hechizo.

—Mm, te queda bien.

—M-Muchas… gra… gracias.

Mientras mira al suelo, con las mejillas rojas como una manzana, el collar le acaricia el cuello delicadamente. Verla así me hace sentir satisfecho.

El medicamento que quedó después de que el incidente de la enfermedad terminó se había convertido en una molestia.

Me lancé en mi trabajo por curiosidad, pensando que sería bueno si algo útil fuese creado a partir de eso. Pero fue aún más divertido de lo que esperaba y fui demasiado lejos.

El extracto de hierba Ruona ya no tenía la limitación de sólo ser utilizable con una medicina que se adaptara a ella. Sin embargo, esto tenía sus pros y contras.

En el lado positivo, la medicina mezclada con el extracto de la hierba de Ruona obviamente se hizo más eficaz.

Por el otro lado… si se mezcla con veneno o narcóticos, sus efectos empeoran, creando venenos definitivos.

Es una gran ayuda si se utiliza para las cosas buenas, pero devastador si se utiliza para las cosas malas. Teniendo en cuenta los riesgos frente a los beneficios, decidí no revelar este medicamento al público.

Y así, en lugar de revelarla , la convertí en una de las medicinas secretas de la familia real. Entonces decidí comenzar con dársela como regalo de cumpleaños a la Señorita Bertia, que probablemente estaría en peligro debido a su lugar a mi lado.

Así que se podría usar como un escudo contra aquellos que intenten destruir a mi preciosa novia… juguete.

—Señorita Bertia, el secreto que esconde este collar es algo que quedara entre nosotros dos, ¿de acuerdo?

Sería un dolor de cabeza si la existencia de esta medicina se hiciera conocida… mi padre podría terminar descubriendo que entré en la habitación oculta.

En el peor de los casos, si otros se enterasen querrían robarla, por lo que sería inútil como un escudo.

Por la forma en que actúa, no sé cuánto creerá la gente que la rodea, pero la mantendré callada por si acaso.

—Yo… ¡Te lo prometo, definitivamente!

—¿Hm? Señorita Bertia, esa frase terminó extrañamente, ¿sabes?

Inmediatamente me sentí mal por lo fácil que me resultó amordazarla para que no hablase.

Mientras me distraje pensando en que fue lo que pasó para que aceptara tan fácilmente durante un buen rato, la Señorita Bertia agarra el collar que le había dado con ambas manos y tiembla, mirando hacia abajo con un rostro rojo brillante.

Pero inmediatamente después…

—¡Príncipe Cecil! —grita de repente, mirándome con ojos muy decididos—. ¡Para pagarte esta deuda, arreglaré la trama y me convertiré en una espléndida villana, una noble flor del mal! ¡Yo, Bertia Evil Nochesse, lo juro en nombre de este collar!

—¿Qué?

—Para hacer esto, comenzaré con mi padre, que estaba destinado a comenzar su camino hacia el mal debido a este incidente, ¡Lo haré magníficamente malvado!

—No, realmente no necesito que hagas eso.

El marqués Noches es bastante bueno en su trabajo, así que probablemente sea mejor para él servir al reino en lugar de cometer crímenes.

—¡Por favor, no hay necesidad de que te detengas! ¡Así es como tú y la heroína seréis felices! ¡Voy a dedicar mi corazón y mi alma a convertirme en una villana!

—No, ¿no te vas a detener?

—¡Solo mírame! ¡Caminaré magníficamente por el camino de la ruina!

Mm, no parece que me esté escuchando.

Esto es un problema… pero bueno, el marqués Nochesse es muy inteligente, no creo que se deje llevar por su ritmo tan fácilmente, por lo que probablemente estará bien si dejo las cosas de la manera que son.

Parece interesante, después de todo.

Si parece que las cosas se están poniendo mal, puedo intervenir y detenerla, ¿verdad?

Mientras me mira con ojos brillantes, haciendo una especie de voto incomprensible, decido ignorarla con una sonrisa silenciosa.

| Índice |

16 thoughts on “Diario de observación – Capítulo 3: Bertia, 10 años

  1. Isrla says:

    Hay me encanta esta historia!!!!!!
    Bettina es jodidamente tierna
    Esta es la segunda historia que leo en este sitio por lo que soy casi nueva
    Me gustaría que recomendaran historias😃

    • Kiara says:

      Berta es hermosa, tierna, preciosa y unica, me encanta. gracias por leer
      y con respecto a la recomendacion ¿De que genero? ¿Cualquiera te va bien? todas nuestras novelas son fantasticas, entre las que traduzco japonesas estan:
      Vivire con humildad y confianza como mi lema, ¡No me convertire en un enemigo!
      Despues de la sexta ronda el modo automatico se apago.

      si te gusta el genero +18, estan ¡No quiero ser la princesa heredera! o soy la problematica hija del duque ¿por que mi prometido no para de acosarme?

      y aun hay mas, asi que feliz lectura.

  2. Vilenis says:

    Gracias por la traducción T-T
    Esto está sanando mi Alma después de “mi prometido esta enamorado de mi hermana menor”
    Gracias desde el fondo de mi kokoro <3

  3. Shion1993 says:

    wow definitivamente un niño que esta por cumplir 12 no podría hacer todo eso XD Pero estamos hablando del increible principe Cecil asi que esta bien. La prota quiere la felicidadad del principe a costa de la ruina de su familia?? Creo que quiere terminar en la ruina pero con dignidad…es eso posible??

  4. Marcus says:

    jajajajajajajajaja en seriiiooooooooo??????????? o por dios que prota chica màs tierna y kawaiiiiii intenta ser mala para que el principe y la heroina sean felices T.T realmente es una chica desinteresada jejejejejejejejeje ojala sea feliz con lo que se proponga, muchas gracias por esta bella historia

    • kiarasama says:

      Hola!! Muchas gracias por leer. Nos alegra que te guste. Es que Bertia es un caso extremadamente especial😄
      Espero que recapacite y no quiera entregar el príncipe a la heroina

      • martinhomuhomu says:

        yo creo que el príncipe no va a querer a la heroína y se va a interesar mas en bertia incluso me huele a que la heroína terminara como su amiga ayudando a la pobre pero sincera y torpe bertia algo como´´ella es algo torpe así que se bueno con ella principe´´ le dirá la heroína

    • Holow says:

      Ya cambiaron la trama ,el padre de Bertina se volvía malvado porque su esposa moría y culpaba al rey por no darle la hierba para la cura ajajan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *