El Conde y el hada – Volumen 5 – Capítulo 1: El conde es la raíz de la mala suerte

Traducido por Den

Editado por Nemoné


No tenía un nombre, por eso Edgar le dio uno.

Dijo algo descarado como que quería que la llamara por el nombre de la mujer que él no podía olvidar.

La llamó Jean, y ella pareció emocionada.

Habían escapado del hombre que tenía como esclavos a muchos niños y niñas inocentes. Era un miembro del equipo de Edgar que luchaba contra Príncipe.

—Nuestro pequeño diamante negro —susurró Edgar mientras miraba el ataúd mal hecho.

El sonido del reloj a medianoche sonó por todo el cementerio detrás de la iglesia situada en una esquina de Londres.

— ¿Realmente el legendario diamante negro está en un ataúd como este?

Con quien Edgar se reunió esta noche, junto a sus subordinados más confiables, Raven y Ermine, fue con los miembros de la organización secreta “Luna Escarlata”.

El hombre llamado Príncipe, que mantuvo a Edgar como su esclavo, se hizo con el control de la sociedad clandestina de América.

Los miembros de la Luna Escarlata tenían un amargo odio hacia Príncipe. Por eso Edgar decidió unirse a ellos.

Quien acababa de hablar fue uno de los miembros principales, Slade. Con él al mando, los miembros de la Luna Escarlata miraron a su nuevo líder, Edgar, cuando se paró cerca del ataúd mientras tenían la impresión de no saber qué demonios estaba pensando este hombre en sus rostros.

—El diamante negro que Príncipe finalmente consiguió después de un meticuloso trabajo duro… Señor conde, escuché que pudiste recuperarlo cuando escapaste de su control.

Quién dijo eso fue Paul, otro miembro de la “Luna Escarlata” y un pintor con el que Edgar estaba muy familiarizado.

Era tal como él dijo. Pero para mí, robar este diamante negro realmente debe haber enfurecido a Príncipe. Al final, todos los aliados de Edgar, a excepción de Raven y Ermine, fueron asesinados.

O tal vez, ¿la razón por la que eso sucedió fue debido a la maldición del diamante negro?

Porque el diamante que desapareció de las manos de su propietario original y que se transmitía de una persona a otra, se decía que traía tristeza y desdicha a aquellos que lo poseían.

—Pero, ¿tiene el diamante guardado en un ataúd? Todos fruncimos el ceño cuando escuchamos que había dado la orden de que le enviaran un cadáver desde América.

—Ordené un cadáver.

— ¿Qué?

Quitándose su sombrero de copa, Edgar inclinó la cabeza hacia el ataúd.

Su cabello dorado, que tenía el mismo brillo que la luna, resaltaba en el oscuro cementerio.

Jean dijo que le gustaba el cabello dorado de Edgar. Durante ese tiempo, cuando se habían escondido en los barrios pobres de la ciudad, observó cómo Ermine se cortó el cabello y afirmó que él podría cortar su cabello mucho mejor que ella.

—Jean actuó como si se suicidara para que Príncipe no se llevara el diamante. Y lo escondió para que yo fuera el único que supiera dónde estaba.

Raven sacó con cuidado los tornillos que estaban clavados en la tapa del ataúd.

—Cuando nuestro escondite fue invadido por Príncipe, era la única que vigilaba nuestra ausencia, y murió después de esconder el diamante. Encontré su cuerpo y la llevé a la iglesia y solo pedí que la enterraran.

Por supuesto, no mencionó que ella se suicidó, así el pastor se compadeció por la muerte de la niña y le prometió que la colocaría en una tumba en una esquina del cementerio.

Y después de que Edgar se acostumbrara a vivir en Inglaterra, desde hace bastante tiempo estaba haciendo planes para reclamar los restos de Jean.

—Lord Edgar, hay marcas de que han abierto la tapa.

—Lo que significa, conde, ¿Príncipe no podría ya haber conseguido el diamante?

En ese momento, Príncipe buscaba el diamante negro por todos los lugares donde Edgar podría haberlo ocultado, incluyendo en las tumbas de todos sus amigos y camaradas.

Pero, él sabía que no se habían llevado el diamante negro de Jean. Estaba seguro de eso.

Finalmente, levantaron la tapa.

—Hermosas joyas corrompen el corazón de la gente. ¿Conoces sobre el diamante Regent? Hace mucho tiempo, los esclavos en las minas de hierro robaron y escaparon con grandes sumas de diamantes que encontraron. Cortaron la pantorrilla de sus piernas y pusieron la piedra dentro para ocultarlas. Le conté esa historia a Jean antes, y por eso lo pude decir inmediatamente cuando vi su cuerpo.

Y entonces Edgar pensó que la forma más segura de esconder el diamante sería enterrarla de esa forma.

—Lo encontré —dijo Raven en un tono indiferente.

El esqueleto ya no servía para el propósito de esconder el diamante. Parecía que Príncipe había sido demasiado rápido en descubrir su tumba.

Edgar se agachó y miró a la pequeña niña dentro del ataúd.

—Gracias, Jean. Y, buenas noches. No perturbaré más tu sueño.

Dejó el lirio que tenía en su mano y se levantó.

— ¿Slade, podrías devolver el diamante al collar del diseño original?

Según los registros, era un collar elaborado que tenía pequeños diamantes de decoración. Al pasar por las manos de tantos, se había vuelto un diamante negro.

—Si es el artesano de la Luna Escarlata, entonces es posible… Sin embargo…

Slade miró el ataúd y escupió como si ya no pudiera contener sus pensamientos por más tiempo.

—Es una niña.

Jean apenas había cumplido diez años.

—Conde, si es para ir en contra de Príncipe, ¿crees que está bien sacrificar a niños?

Durante ese tiempo, Raven y Ermine e incluso Edgar, eran sólo niños. Pero aún así, diez años sería demasiado joven para morir.

—Sabes que no fue como si quisiera sacrificarlos si pudiera, ¿verdad? —dijo Paul en lugar de Edgar.

—Dices eso, pero el conde da una gran impresión de líder. Tiene la apariencia y una forma de hablar que llama la atención de todos. Para un niño puro, él puede convertirse fácilmente en un héroe ideal. Si fuera por ti, entonces podrían hacer cualquier cosa, incluso llegarían a pensar que era su deber. Esta chica podría haber sido así, e incluso ahora, hay algunos en la “Luna Escarlata”, un chico joven que se ha vuelto completamente devoto a ti.

Ahora que recordaba, Edgar recordó al joven que visitaba con frecuencia la casa del conde.

—Incluso en nuestra organización Luna Escarlata, nuestros miembros más jóvenes están dispuestos y preparados para seguir sus órdenes. Pero, cuando escuchamos que todos sus antiguos camaradas lucharon y murieron, nosotros los miembros más veteranos nos preocupamos por si podría hacer algo particularmente imprudente. De hecho, soñamos y esperamos por el regreso del Conde Caballero Azul a Inglaterra para que pudiera guiarnos, pero para usted, que solo heredó el nombre del conde, no sabemos hasta dónde debemos seguirlo.

—No me importa si no creen en mí, pero si no hacen lo que digo, entonces no podrán ganar contra Príncipe.

Vio cómo cerraban la tapa del ataúd, y Edgar volvió a ponerse el sombrero.

—Pero, si todos no planean morir por mí, entonces está bien. Yo tampoco quiero seguir adelante con ese tipo de lucha.

Slade debe haber sentido el dolor de Edgar solo un poco, porque permaneció en silencio.

Echaron tierra sobre el ataúd.

Muchos de sus amigos habían muerto, y sólo Edgar había sobrevivido. Cuando se preguntaba por la razón, como dijo Slade, Edgar sentía una clase de destino envuelto a su alrededor.

Debido a que nació como un noble, podía haber crecido siendo consciente de que estaba en una posición por encima de los demás desde temprana edad. Pero, más que eso, al parecer las personas que se reúnen alrededor de Edgar ven a su “líder” ideal en él.

Quizás debido a su apariencia, o a su personalidad, o la causa podría ser porque usaba inconscientemente métodos que Príncipe implementó en él, que le permitía manipular las mentes de otros.

Sin embargo, desde el momento en que Edgar decidió escapar de Príncipe, si sus amigos necesitaban un líder que los hiciera sentir cómodos de seguir, entonces pensó que era su ideal. Pero, el vínculo creado a partir de una fuerte fe y lealtad hacia Edgar hizo que sus camaradas eligieran la muerte en lugar de huir de la batalla.

A pesar que no había nada que valiera la pena en él.

Pero, Edgar todavía estaba luchando contra Príncipe.

Incluso cuando pensó que era por el bien de sanar el dolor de aquellos que se sacrificaron, si aumentara aún más el número de sacrificios, sus acciones podrían ser contradictorias. Si pensaba en lo que debía hacer, todavía como si fuera su destino, acababa obligándose a continuar.

Porque sentía que no podía desperdiciar el diamante que le confiaron después de que Jean lo protegiera a cambio de su vida.

♦ ♦ ♦

La fiesta de té no tenía ninguna formalidad en comparación con las reuniones organizadas dentro de las familias de clase alta, por lo que fue muy fácil para Lydia acostumbrarse. Aunque Lydia sintió que no era fácil para una chica de clase media como ella, que provenía del campo de Escocia, entrar al círculo de conversación que estaba teniendo lugar entre este grupo de mujeres nobles.

Para empezar, Lydia era del tipo que no era buena al estar rodeada de gente. Era buena estando alrededor de las hadas, pero los modales y la etiqueta para las hadas y la clase alta eran completamente diferentes.

Incluso si les decías lo que querías decir a las hadas, no les importaría menos, pero para llevarte bien con la gente, mentir era justificable. Para empezar, la sociedad estaba llena de gente que pensaba que las hadas eran simplemente personajes de cuentos infantiles, y por ello, consideraban a Lydia como un molesto bicho raro.

Aún así, Lydia vino a esta fiesta de té solo para mujeres.

—No he visto recientemente a ya sabes quién.

—Escuché que se fugó.

Lydia acabó sentándose en una mesa donde estaban reunidas las jóvenes que eran de la misma edad, pero no tenía ni idea de lo que estaban hablando. No podía seguir el ritmo de la conversación en absoluto.

—Pero, sabías, cuando fue a la casa de su pretendiente, ¡la esposa ya estaba allí antes que ella!

La anfitriona de la fiesta de té era la duquesa, Lady Macefield. De entre todos los nobles de clase alta que Edgar le presentó a Lydia, ella era una mujer mayor que trataba a Lydia de la manera más amable.

La duquesa creía en la existencia de las hadas y siempre se emocionaba al hablar sobre las hadas y las historias relacionadas con ellas con Lydia. Incluso reconocía la habilidad de Lydia de ver hadas que la gente normal no podía ver ni comunicarse y ser amiga de ellas.

Lydia tenía la misma edad que la nieta de la duquesa, y se sentía noble y estimada de ser llamada amiga de la duquesa. Por eso recibió la invitación y aunque solo era una reunión de las mujeres más cercanas a la duquesa, eran treinta y era normal que Lydia no pudiera conversar con la duquesa.

Estaban en la casa de campo de la familia del duque, en una terraza que daba al exterior y al amplio jardín de la familia, y sin prestar mucha atención a la conversación de las señoritas sobre un rumor, Lydia puso una gran cantidad de crema en su bizcocho.

—Pero, entonces escuché que salió corriendo y regresó a la casa de su familia.

—Ser engañada por un hombre así, en tal ruina caerá esa mujer.

—Probablemente no podrá mostrar su cara en la nobleza.

Desde hace un momento, había una pequeña hada junto al jarrón de las lavandas que las estaba mirando con ojos ansiosos. Lydia colocó tranquilamente su bizcochito sobre la hierba a sus pies.

—Oh, ¿señorita Carlton, qué piensa?

— ¿Eh? ¿S-Sobre qué?

De repente, le dieron el turno de la conversación, Lydia se puso rígida. Las diminutas hadas se reunieron alrededor del bizcocho y comenzaron a llevárselo de debajo de su silla. Para el ojo de una persona normal, parecería que es un bizcocho de crema que se movía por la hierba, pero las jóvenes no lo notaron.

—Respecto a cómo una dama debe cortejar a un hombre. Es natural que uno tenga el matrimonio en mente, pero, ¿no podrían haber casos en que una dama podría ser engañada con la promesa de un hombre por las palabras de su boca?

—Sí…

—Entonces, supongo que eso significa que es mejor cortejar a un caballero que sea aprobado por los padres de la dama —dijo una joven dama.

—Oh, pero, el cabeza de familia de la casa de la señorita Carlton es un profesor universitario. Entonces, ¿su padre es muy estricto? ¿No le habría dicho que tenga cuidado con los hombres de la clase alta?

Era verdad que el padre de Lydia era un profesor universitario, pero era completamente diferente a la imagen normal de cómo se supone que es una persona de ese campo; la deja vivir libremente. Pero, a estas mujeres probablemente no les importaba esa parte; deben querer saber cómo pensaría una joven de clase media sobre cortejar a un noble.

Era común escuchar que un hombre, noble de nacimiento, ponía sus manos en una mujer joven e ingenua y después la desechaba. Pero incluso si no podían cometer el mismo acto descortés contra una hija de una familia acomodada, si su pretendiente era un plebeyo, entonces era una historia muy famosa.

En este círculo de mujeres jóvenes, no había nadie que mirara inferior a Lydia que fue presentada por la duquesa como “su más preciada amiga”. Pero aún así, esa pregunta deben haberla hecho porque pensaban que ella no estaba cortada de la misma tela.

— ¿Realmente está cortejando al conde?

—No… No sé a qué se refiere con eso —respondió Lydia.

—Conde Ashenbert —señaló.

Lydia era la Doctora de Hadas privada del conde, Edgar Ashenbert.

Era un joven conde extremadamente apuesto, y además de eso, era un hombre que cargaba con el extraño título de Conde de Ibrazel (el Mundo de las Hadas) y era famoso entre la clase alta de Londres.

Actualmente, a mediados del siglo XIX, un título era sólo un título, pero no era como si todos realmente creyeran que era el señor del Mundo de las Hadas, pero para esas hadas que vivían en Inglaterra, el hombre que tenía ese título, era visto con admiración y respeto como el descendiente del humano que gobernó en el Mundo de las Hadas, que estaba ubicado en algún lugar del fin del mundo y era el lugar de nacimiento de todas las hadas.

A decir verdad, Edgar no tenía sangre de la familia Ashenbert corriendo por sus venas y no sabe nada acerca de las hadas. Así que Lydia terminó siendo contratada por él, pero como ambos pasan mucho tiempo juntos, la gente los malinterpretaría pensando que podrían estar en una relación cercana.

Anteriormente, la describieron en los periódicos de la prensa sensacionalista como el verdadero amor del conde. Por eso las damas de aquí deben haber querido verificar la verdad del rumor que escucharon.

—E-Eso es imposible, él simplemente es mi empleador.

El ambiente a su alrededor se relajó. Al mismo tiempo, Lydia sintió un indicio en el ambiente como si estuvieran pensando: por supuesto.

No era como si todas las mujeres solteras de aquí tuvieran sentimientos románticos por Edgar, sino que compartían el mismo pensamiento de que no podían aceptar a Lydia, que estaba sentada ante sus ojos, como la amante de Edgar.

Tenía un cabello castaño rojizo, el cual se describía como de un color cobrizo, trenzado de forma sencilla, su peinado no estaba arreglado tan bien como el de las mujeres de aquí que eran lo suficientemente encantadoras como para asistir a un baile y también tenía la experiencia de que otros se molestaran por sus dorados ojos verdes y afirmaran que sus ojos la hacían parecer una bruja.

Incluso Lydia tampoco estaba convencida de eso.

No había manera de que la propuesta de Edgar fuera seria.

—Pero, el señor conde es tan amable y un hablador maravilloso y tan encantador que es difícil encontrar algún defecto en él, pero, ¿no estaría de acuerdo en que parece ser un hombre en quien no se puede confiar fácilmente? —preguntó una de las mujeres en el círculo de Lydia.

Sí, sí, eso es cierto, no se puede confiar en ese hombre en absoluto. 

—Parece que es igual de amable con todos. Y cuando hablas con él, comienzas a sentir que podría estar interesado en ti.

—Parece ser bastante mujeriego.

—Eso es. Escuché un rumor de que posee un harén.

— ¿Eh? ¿Un harén?

Lydia no pudo evitar inclinarse hacia delante para no perderse ni una palabra sobre lo que había dicho la joven.

—Escuché que en Londres, hay empresas que brindan esa clase de servicio. Y que es un lugar donde los hombres pueden tener amantes una tras otra y actuar como un rey pagano. [1]

Lydia había escuchado muchos rumores malos de Edgar que sus oídos se podían corromper debido a ellos. Algunos eran bastante ridículos, pero cada uno de ellos estaba relacionado con mujeres, por lo que comenzó a pensar que podría existir la posibilidad de que Edgar tuviera un harén.

—No lo sé con certeza, pero una princesa extranjera que se enamoró del conde renunció a su familia y su prometido para venir a Londres. Como era pagana, el matrimonio entre ella y el conde era imposible, por lo que no pudo enviarla de vuelta, por lo que se rumorea que la está escondiendo en su harén.

— ¿Por qué no pudo enviarla de regreso?

—Bueno, eso sería imposible porque la tocó. En un país pagano, dicen que una hija que perdió la virginidad antes del matrimonio será asesinada por su padre.

Me pregunto si eso es verdad. El cristianismo no era tan estricto, pero no había ninguna diferencia sobre cómo se convertiría en una mancha en una mujer por el resto de su vida.

Pero, si eso fuera cierto, entonces Edgar era un hombre extremadamente horrible.

Tocar a una mujer que no era alguien con quien pudiera jugar… 

Cuando Lydia pensó eso, también pensó que necesitaba tener más cuidado, pero se avergonzó de siquiera imaginar esa clase de pensamiento mientras la sangre se le subía a la cabeza.

—Incluso si era una princesa, no puede haber manera de que el conde iría en serio con una extranjera pagana.

—Qué comportamiento tan irreflexivo como mujer. Debería haber sabido y recordado mejor su lugar. ¿No cree, señorita Carlton?

“Ya que su clase y la tuya eran diferentes, simplemente serías seducida para jugar contigo. Si te dejabas llevar demasiado por llamar la atención del conde, entonces acabarás en la miseria”, podría haber sido lo que la mujer realmente quería decir, pero Lydia estaba demasiado distraída con el tema estimulante sobre un harén que el mensaje oculto se le escapó completamente.

— ¿Señorita Carlton, por qué no se nos une? Sería magnífico si pudiera dedicar un poco de su tiempo a estas mujeres mayores —preguntó la duquesa.

La duquesa debe haber llamado a Lydia porque parecía que estaba encajando completamente en la conversación de su mesa.

El tono suave de la elegante mujer mayor era extremadamente sincero y amigable y adorable como el de una jovencita. Cuando hablaba con alguien, se sentían relajados y olvidaban que era un miembro de la clase alta.

Cuando la llamó, Lydia se levantó de su asiento.

Habían calurosas conversaciones en las otras mesas, pero la duquesa condujo a Lydia lejos de la terraza.

Cuando la guió hacia otra habitación, había una figura de pie junto a la ventana y esa persona se volvió a verla.

Era un hombre joven y esbelto que tenía cabello dorado y la miraba con sus ojos color malva ceniza y sonrió alegremente.

Era la persona de la que hablaban las jóvenes.

Junto con un abrigo de noche verde oscuro, llevaba una corbata violeta. Estaba vestido con ropas de alta calidad y elegantes como de costumbre, pero alistarse para la noche era algo por lo que aparentemente los nobles se emocionarían.

No había nada negativo que alguien pudiera decir no solo sobre su apariencia, sino también sobre su ropa, pero cuando ella se encontraba con él inesperadamente por casualidad afuera, Lydia perdería la sensación de que él le estaba sonriendo y se giraría para ver quién era él que podría estar sonriendo desde detrás de ella.

—Mi Lydia, te extrañé mucho.

Esa parte de “mi” es innecesaria. 

Todavía arrastrando el rumor sobre la princesa extranjera pagana en el fondo de su mente, Lydia vio a Edgar como un hombre frívolo mucho más peligroso de lo normal.

Sabía que los rumores tendían a ser falsos pero todavía se sentía perturbada.

Dejando de lado cómo Lydia estaba haciendo una mueca desagradable, Edgar tomó su mano y la trató como una dama respetada como siempre. Antes de que su beso de saludo pudiera tocar sus dedos, se apresuró a apartar la mano.

No pareció molesto en absoluto ante la actitud abierta de disgusto de Lydia.

— ¡Edgar, por qué demonios estás aquí! Esta es una reunión para que las mujeres tomen el té juntas.

—Vine a recogerte. Y además, quería conocer a la duquesa y recibir su respuesta respecto a lo que le pedí ayuda. Si acepta prestarnos su mano alegremente, también debes asegurarte y agradecerle.

Lydia tenía un mal presentimiento.

—Gracias en…

—Está aceptando prestarnos su ayuda para que podamos comprometernos oficialmente.

Edgar siempre intentaría construir un muro alrededor de Lydia primero para que no tuviera forma de escapar y entonces, intentaría hacer que hiciera lo que él quería.

Lydia no tenía intención de seguir con su plan de “compromiso” con el que la engañó, e incluso si él sabía eso, seguía con el plan.

— ¡Espera, Edgar, deja de bromear!

—Vamos, vamos, cálmese, señorita Carlton. Tomemos asiento mientras discutimos esto —sugirió la duquesa.

Cuando la duquesa dijo algo así, Lydia no pudo permitirse volverse emocional.

Se sentaron alrededor de una mesa y en poco tiempo, una doncella entró con el té.

Como si continuaran con la fiesta de té, la duquesa sonrió agradablemente mientras miraba a Edgar y Lydia y dijo en un tono ligeramente humorístico.

—Realmente no tiene el anillo en su dedo. ¿Todavía está aplazando la respuesta a la propuesta del conde? —preguntó la duquesa.

—Eh, uh, eso es… Pero… —balbuceó Lydia.

—Lo escuché del conde. Que no ha podido conseguir una buena respuesta de ti por el momento, y que aunque se presentó con un anillo de compromiso, no hay señales de que lo uses.

Lydia sabía que este mujeriego no era realmente serio con ella. Para poder permanecer como conde, necesitaba la habilidad de Lydia como Doctora de Hadas, por lo que su motivo oculto era casarse con ella para así poder mantenerla a su lado por el resto de sus vidas.

Seguramente no estaría satisfecho con solo una mujer, así que no existía la posibilidad de que eligiera a una pareja matrimonial basado sólo en los sentimientos de amor.

Porque Lydia creía en eso, estaba resistiéndose a Edgar que siempre trataba de aprovechar cualquier oportunidad para tratarla como su prometida, y sentía miedo e ira por lo que posiblemente pudiera haberle dicho a la duquesa mientras lo miraba enfadada mientras él estaba tranquilo y compuesto.

Oh, no, se le podría haber ocurrido algo para que no pudiera negarme a casarme con él… 

—Sé que tus sentimientos son el factor más importante, así que por favor perdóname por entrometerme entre los dos. Pero, él estaba pensando seriamente en ti y vino a pedirme ayuda. Dice que hablaba en serio cuando se propuso y no tiene intenciones de deshonrarte. Por lo que está pidiendo si puedo ser testigo de ello.

A tal inesperada explicación, Lydia levantó la cabeza.

— ¿Un testigo…?

—Ya que estás trabajando en la casa del conde, no sería extraño si estuvieras en una situación en la que estarías a solas con él. Entonces, si el conde tuviera sentimientos por ti, habría gente que pensaría ideas irrespetuosas, pero declaró bajo juramento que no te trataría de esa forma. Incluso si rechazas su propuesta, te aseguro que tu futuro no será arruinado.

La sociedad etiquetaría a una joven soltera como un fracaso una vez estuviera a solas con un hombre.

Y como Lydia no era una noble, su posición era la más débil. Por eso Edgar estaba intentando conseguir el apoyo de la duquesa al hacer que se convirtiera en la patrocinadora de Lydia.

La duquesa tenía originalmente una buena impresión de Edgar y lo observaba con una buena opinión. Y su esposo, el duque Masefield se conocía muy bien con el padre de Lydia, por lo que eso podría significar que era la persona adecuada para ser la patrocinadora entre los dos.

Y con esto, a los ojos de la sociedad, parecería que Edgar había pasado por la duquesa primero y se había propuesto a Lydia. Al hacer eso, ella sería considerada una dama a la que él estaba cortejando seriamente con el matrimonio en mente, así si él fuera a tocarla sin hacer primero los preparativos para un compromiso, eso solo traería deshonra al nombre de la duquesa.

De hecho, desde el exterior, parecía que estaba pensando en Lydia.

—Y entonces, lo que quedaría, en el caso de que aceptes casarte con él, yo organizaría todo para que no tengas que preocuparte.

—Huh.

—Tu padre, el profesor Carlton, es un erudito reconocido del cual Inglaterra se enorgullece, y tú eres también una hija admirable, así que creo que no hay problema en recomendarte como un novia para la familia Ashenbert. Además de eso, si tienes miedo de convertirte en una dama, entonces te ayudaré. Incluso socializar con la nobleza no es nada una vez que te acostumbras.

Parece que él incluso le pidió a la duquesa que la educara sobre lo que se necesita para convertirse en una dama apropiada. Sabía que en el caso de este hombre, no era nunca solo por el bien de Lydia.

—Yo lo sé, pero, el matrimonio no es…

—De todos modos, solo deseo que desaparezca uno de los obstáculos que está haciéndote dudar sobre casarte conmigo —explicó Edgar.

Independientemente de lo que estaba diciendo, solo estaba actuando para que Lydia no pudiera escapar de esto.

Al menos al hacer esto, el hecho de que Edgar se había propuesto a Lydia y el hecho de que ella tenía posesión del anillo de compromiso, no acabaría “sólo entre ellos dos”.

—Pero, si esto ocurriera bajo circunstancias normales, el método adecuado sería que él primero le preguntara al profesor si podría tener tu mano en matrimonio.

— ¡D-Dije que no te atrevas a hacer eso! ¡No te perdonaré si vas con mi padre!

Le gritó como solía hacerlo, pero entonces se dio cuenta de dónde estaba. Estaba en presencia de una duquesa.

—Está bien; puedo entender que no te gustaría preocupar a tu padre mientras tus sentimientos no son seguros.

La duquesa estaba sonriendo con amabilidad y dulzura, pero Lydia se preocupó por si la duquesa pensó que no era elegante. Que no estaba calificada para ser la esposa de un noble…

Oh, no, eso no es de lo que debería preocuparme; ¡no tengo ninguna intención de convertirme en la esposa de alguien! 

Oh, Dios mío, es culpa de Edgar que tenga más preocupaciones y ansiedades que se acumulan. 

—Por eso pedí la ayuda de la duquesa. Y todo dependerá de cómo te sientas. No quiero que el profesor piense que te obligué a hacerlo usando trucos sucios.

Has estado usando muchos trucos sucios hasta ahora. 

Lydia de alguna manera logró tragarse esa réplica que estaba justo en la punta de su garganta.

♦ ♦ ♦

—Ahora puedo seducirte sin preocuparme de nada —dijo Edgar en el carruaje y luego se tomó la libertad de acercarse a Lydia.

Al final, solo le quedó la opción ser escoltada a casa por Edgar, pero Lydia soltó un suspiro, pensando que tal vez sería mejor si se hubiese negado.

Él sonrió victorioso y estiró su mano hacia su cabello y desató la cinta sin su permiso.

Luego, incluso retiró sus broches, haciendo que su cabello, que estaba recogido en un moño, cayera sobre sus hombros.

—Espera, ¡qué estás haciendo!

—Esa fue una manera un poco aburrida de recogerte el pelo. Me gusta más cuando lo tienes suelto.

—Tu preferencia no me importa.

Le arrebató la cinta de la mano y Lydia usó sus dedos para peinarse el cabello despeinado mientras se alejaba de él.

—No estaría mal escuchar la opinión de tu prometido.

Como dije, no eres mi prometido. 

Parece que no entiende sin importar las veces que lo haya dicho.

—Ya que estamos afuera, vamos a detenernos por alguna parte.

—Quiero ir a casa.

—Escuché que hay un nuevo espectáculo de globos aerostáticos que se llevará a cabo en Hyde Park.

Y su carruaje se detuvo por Hyde Park.

—Un paseo al atardecer es bastante agradable. Ayudará a hacerte sentir un poco más interesada en nuestra relación romántica.

Lydia intentó alejarse de él en el carruaje donde no tenía ningún lugar donde correr y se movió hasta el final del asiento, pero él la siguió para colocarse junto a ella.

—Le hiciste un juramento a la duquesa de que no me pondrías un dedo encima.

—Eso fue por el bien del principio.

— ¿Ehhh?

—Lo que suceda no será un problema después de que nos casemos.

—Dije que me niego…

El carruaje de repente se tambaleó. Fue lanzada contra Edgar y no pensó en no aferrarse a él.

Casi se mordió la lengua y justo cuando se preparó, el carruaje se detuvo cuando todavía estaba inclinado levemente a un lado.

— ¿Q-Qué acaba de pasar… ?

— ¡Señor, se encuentra bien!

El conductor abrió la puerta.

—De alguna manera. ¿Lydia, estás bien?

—Sí…

Se dio cuenta de que Edgar la había protegido para que no se golpeara la cabeza, pero como él la estaba abrazando con fuerza, se apartó de él lo más rápido que pudo.

—Lo siento. Un gato negro saltó de la nada, y una de las ruedas quedó atrapada en la zanja…

—Bueno, eso es bastante ominoso.

Edgar se bajó del carruaje que estaba inclinado hacia un lado y comprobó la situación, pero se encogió de hombros ante Lydia.

—La rueda está casi saliéndose. Parece que llevará tiempo repararla, por lo que vamos a caminar a casa.

Le dijo al conductor, que dijo que iría y llamaría a un taxi en lugar del carruaje, que no se molestara, y tomó la mano de Lydia para ayudarla a bajar del carruaje.

Recogió su sombrero y bastón que habían caído al suelo del carruaje y comenzó a caminar por la calle. Lydia sólo podía seguirlo, y acabó dando un paseo por el parque con él, el cual comenzaba a oscurecerse.

Se preguntaba qué era más peligroso, una joven mujer que caminaba sola a casa o que caminaba con este ligón.

Y mientras reflexionaba sobre eso en su cabeza, Edgar se adentró en el parque.

—Hay menos gente por aquí —señaló.

—Es un atajo.

Se volvió y le sonrió. Esa sonrisa suya era sospechosa.

—No te preocupes, no te atacaré.

Por eso no puedo confiar en ti. 

Por un lado, cuanto más caminaban, más se adentraban a una zona donde había parejas que se escondían detrás de los arbustos del camino de piedra en las profundidades más alejadas de los árboles y arbustos.

Pero, él posiblemente no haría algo así, se tranquilizó.

Edgar decía algunas cosas que estaban fuera de los límites adecuados, pero últimamente, Lydia comenzaba a sentir que él no haría nada que la presionara o sobrepasara sus límites. Porque estaba comenzando a dejar de presionarla por un beso.

Podría haberse cansado de intentarlo porque Lydia no cambiaba su actitud firme.

Pero, después de conseguir la aprobación de la duquesa y tener a alguien que pudiera probar que esto no era un juego para él, a Lydia le preocupaba que pudiera estar pensando que podía hacer cualquier cosa que quisiera a partir de ahora.

Incluso fue y dijo que era por el bien del principio que no la tocaría.

Lydia intentó eliminar desesperadamente esa loca ilusión en su cabeza. Cuando comenzó a caminar lo más rápido que pudo, para salir de esa zona oscura, Edgar agarró su brazo de repente.

Tiró de ella hacia la oscura sombra de un árbol donde a penas llegaba la luz de las farolas.

— ¿Q-Qué estás ha…?

—Silencio. Nos encontrarán.

¿Eh?

En la dirección hacia la que miraba Edgar, había dos personas. Una le resultaba familiar.

Ulysses…

El joven de un cabello rubio claro era quien tenía como objetivo a Edgar para asesinarlo. Tenía la misma habilidad que ella: comunicarse con las hadas.

Era el espía que envió desde América un hombre llamado Príncipe, un hombre que había matado a la familia de Edgar y lo había convertido en su esclavo. Y la misión de Ulysses era castigar a Edgar por escapar de Príncipe.

Edgar estaba profundizando su confrontación con Ulysses y debió haber estado investigando sus movimientos.

Incluso si era una coincidencia que su carruaje se hubiera averiado, supuso que la razón por la que la invitó a Hyde Park era porque sabía que Ulysses iba a aparecer aquí.

—Acércate a mí. Si fingimos ser amantes, no sospecharán de nosotros.

Es fácil para ti decirlo. 

No esperó y atrajo a la vacilante Lydia hacia él.

— ¿Qué significa esto? —interrumpió la voz de un hombre desconocido.

La voz que preguntó aquello era otro hombre que hablaba con Ulysses.

No era un joven, sino un hombre de mediana edad. Parecía un caballero, ya que estaba vestido con un traje fino y elegante.

La voz del hombre había resonado inesperadamente alrededor de ellos, y Ulysses echó un vistazo, preocupado, a su alrededor.

Lydia se apresuró a bajar la cabeza, lo que hizo que terminara hundiendo su cabeza en el pecho de Edgar.

Edgar la miró con ternura, como si fuera su amada amante y la abrazó sobre los hombros.

—Es verdad que tardé demasiado en contactarte, pero es porque Su Majestad tiene algo en mente. Preferiría que no te metieras en mis asuntos —espetó Ulysses.

Su Majestad era un título que se usaba para llamar a un príncipe. Se preguntaba si estaban hablando de Príncipe. Lo que significa que ese hombre también podría estar trabajando para Príncipe.

Lydia estaba nerviosa, pero por el momento, ella y Edgar estaban tan cerca que podían escuchar a los hombres, pero no lo suficiente para que los notaran.

Los amantes que también estaban por esta zona estaban tan absortos en sus propios pequeños mundos, que los hombres deben haber decidido que nadie escucharía lo que estaban diciendo.

—Pero, ¿no fue grosero de tu parte decirme que entregara la piedra preciosa? Cuando Su Alteza venga a Inglaterra, el plan era que yo fuera el único que se la entregara personalmente.

—Sus instrucciones fueron que yo cuidara de ella.

Lydia contuvo la respiración todo lo que pudo mientras escuchaba la conversación de los dos hombres, pero sintió que el dedo de Edgar jugaba con un mechón de su cabello sin ninguna razón.

—Detente —susurró ella, bajando la voz y proponiéndole.

—Pero, tenemos que pretender ser amantes.

— ¡No están mirando en nuestra dirección en este momento!

Cuando casi alzó la voz, presionó un dedo contra sus labios.

—Es por el bien de la seguridad. Eres consciente de que el Conde Caballero Azul apareció en Inglaterra, ¿verdad? —habló Ulysses una vez más.

Ese era otro nombre del conde de Ibrazel, en otras palabras, Edgar.

—Conde Caballero Azul… Pero, ¿ese hombre que apareció en la nobleza realmente es el Conde Caballero Azul? Escuché que el linaje de la familia Ashenbert había perecido, y el nuevo heredero no volvería a aparecer en Inglaterra.

Parecía que estaban teniendo una discusión bastante acalorada, y aún así, Edgar parecía que no estaba escuchando en absoluto, ya que miraba a Lydia con ardientes ojos.

Tenía su dedo apoyado en sus labios, luego, recorrió suavemente con su dedo sus labios, lo que hizo que Lydia se sintiera más asustada que nerviosa.

¿Realmente estoy de pie en el suelo? Se preguntó a sí misma porque sentía que el suelo bajo ella se estaba moviendo y era inestable. Su cuerpo se sentía tan débil como si estuviera siendo acunada en sus brazos contra los que se apoyaba.

—No, detente…

Solo pudo dejar salir su voz en un suspiro.

—Puede que no te hayas dado cuenta, pero cuando dices detente, me miras con unos ojos anhelantes. Y eso te hace lucir tan deliciosa para mí.

—A-Ahora no es el momento para eso…

¿Espiar a los hombres no era el propósito por el que vinimos aquí? 

Al momento siguiente, el arbusto al lado de ellos crujió. Quien salió corriendo a través de sus pies fue un animal negro.

¿Otro gato negro? Justo cuando pensó eso, Lydia fue agarrada por el hombro por detrás.

Quién habló, tiró de Lydia con fuerza como para separarla de Edgar.

—K-Kelpie…

El joven de cabello negro y aspecto impresionante que repentinamente los interrumpió era un caballo acuático, un hada Kelpie, en su forma humana.

Cuando pensó sobre ello, él vivía en el lago Serpentine que estaba en este parque.

Era un hada que normalmente vivía en las tierras altas de Escocia y era un caballo salvaje que comía gente, pero había tomado un interés por Lydia y estaba viviendo en Londres.

Debe haber olido la presencia de Lydia y vino a la superficie.

—Estás en medio, Kelpie. Ella es mi prometida. No obedeceré tus órdenes.

—Aunque seas su prometido, dice que no le gusta, así que basta.

— ¡Oigan, silencio! —pero incluso si dijo eso, era demasiado tarde.

Ulysses había puesto su atención en la dirección del arbusto donde Lydia y los dos estaban.

—Corramos.

Edgar tiró de su brazo.

— ¡Oye, tú eres el único que necesita desaparecer, Conde Caballero Azul!

Y porque Kelpie gritó eso en voz alta, la expresión de Ulysses cambió dramáticamente.

Vio que estaba punto de sacar una pistola y entonces escuchó un disparo.

— ¿Qué fue eso? —preguntó Kelpie.

— ¡Kelpie, esto es tu culpa! —gritó Lydia mientras corría por los oscuros arbustos intentando escapar de las posibles balas.

Pero, entonces escucharon gritos desde todas las direcciones. Pensó que podría haber sido por el disparo, pero era diferente.

—El globo aerostático…

— ¿Eh?

Mientras estaba siendo iluminado por la luna que comenzaba a salir, el globo aerostático blanco también empezaba a flotar en el cielo.  Era un globo aerostático que se estaba utilizando para el espectáculo en el área abierta del parque.

Lydia tenía la sensación de que el globo aerostático se estaba haciendo cada vez más grande, como si viniera en su dirección.

Las parejas que estaban escondidas en la zona salieron corriendo de sus escondites.

— ¡Lydia, por aquí!

Lydia y Edgar corrieron lo más rápido posible. Afortunadamente o desafortunadamente, ahora no era el momento para prestarle atención a Ulysses, y él tampoco parecía estar prestándoles atención, cuando acabó el tiroteo.

Lydia vio, cuando se dio la vuelta por el impulso de ver la fuente del miedo, que el globo aerostático estaba en llamas.

En cuestión de segundos, un gran incendio se extendió tanto que cubrió el cielo.

¿Esto era la premonición del gato negro?

Viéndose atrapada en otro accidente de esta noche, Lydia miró a Kelpie, que se transformó en su forma de caballo, y galopó por el cielo para bloquear su vista del incendio que los estaba alcanzando.

♦ ♦ ♦

Lydia regresó a la mansión Ashenbert en Mayfair con Edgar porque hubo un accidente tras otro y eso la dejó tan desconcertada y exhausta que no tenía ganas de volver a la casa de su familia después de eso.

La mansión Ashenbert estaba mucho más cerca de Hyde Park y había pensado que podría tomar un poco de té para calmarse, pero entonces hubo una conmoción que se produjo dentro de la casa tan pronto como llegaron.

— ¿Tompkins, sucedió algo? —preguntó Edgar.

—No es nada serio por lo que deba preocuparse, mi lord.

El mayordomo de la mansión Ashenbert movió su cuerpo corpulento bruscamente y tomó el sombrero del señor de la casa y su bastón.

—Simplemente han habido muchos gatos negros recientemente, así que le pido que por favor use la habitación en el lado norte de la casa.

El jarrón del vestíbulo estaba volcado, al igual que la escultura junto a la escalera y el cuadro que decoraba la pared del pasillo yacía en el suelo.

Las cosas no parecían normales en absoluto, pero Tompkins no parecía estar preocupado al respecto, y la reacción de Edgar sólo fue un encogimiento de hombros.

— ¿El lado norte está intacto?

—Eso parece.

—Entonces, trae un poco de té a la biblioteca.

—Gatos negros, es justo como el accidente de antes… Esto es demasiado extraño. ¿Qué demonios está pasando? —dijo Lydia.

—No es que el gato negro sea malo —murmuró una voz baja.

En la barandilla de la escalera, un gato gris, no negro, estaba sentado sobre su trasero. Este gato, que podía hablar y llevaba una corbata, era el gato hada compañero de Lydia, Nico.

—Oye, conde, trajiste algo extraño, ¿verdad? Debido a esa cosa ominosa, muchas cosas malas están sucediendo. Los gatos negros solo son premoniciones.

Nico saltó de la barandilla, aterrizó sobre sus patas traseras y se acercó a ellos. Incluso cruzó los brazos detrás de la cabeza y bufó para parecer orgulloso e  importante.

—Ahh, eso —respondió Edgar.

—Date prisa y haz algo con eso.

—No puedo hacerlo ahora mismo. Tendrás que soportar esto un poco más de tiempo.

— ¿Edgar, qué trajiste? —preguntó Lydia.

—Un diamante maldito.

Respondió como si nada estuviera mal y le dijo a Lydia que se adelantara.

Un diamante maldito, ¿qué quiso decir con eso? ¿Está planeando algo de nuevo? 

Mientras Lydia reflexionaba en su cabeza, abrió la puerta de la biblioteca.

Un lado de la pared de la biblioteca estaba lleno de libros que mezclaban en la habitación un olor particular a papel y tinta; y la habitación estaba intacta.

Alguien estaba sentado en una silla en la esquina de la habitación y miró a Lydia; era su conocido pintor de hadas, Paul.

—Oh, Lydia, hola —la saludó.

— ¿Paul, viniste de visita?

—Sí, uh, completé la composición de mi cuadro, así que pensé que podría hacer que el conde le echara un vistazo. Pero la entrada estaba inundada y me resbalé, por lo que mis papeles se mojaron y arruinaron…

El joven de buen corazón hizo una mueca de tristeza ante su golpe de mala suerte mientras intentaba sonreír a Lydia.

Al lado de Paul había un niño de unos diez años.

—Oh, sí, sería la primera vez que Lydia te conoce. Este es Jimmy, el miembro más joven de la “Luna Escarlata”.

El chico flaco, que tenía la boca llena de caramelos, solo dirigió una mirada rápida hacia la dirección de Lydia como si no estuviera especialmente interesado.

—Al parecer, está interesado en aprender a pintar. Todavía no estoy en ninguna posición de enseñarle a alguien, pero pensé que no estaría mal que observara.

— ¿Oye, Paul, cuándo vendrá el conde?

—Creo que vendrá pronto —respondió Paul.

—Viene en seguida. Llegó conmigo —dijo Lydia.

Cuando Lydia dijo eso, el joven la miró con ojos dudosos.

— ¿El Conde no salió a reunirse con su amante?

—Es ella —aclaró Paul.

Lydia estaba asombrada de que Edgar le hubiera dicho eso a Paul.

Pero el joven no ocultó su decepción.

—Queeé, ella no puede ser. La amante del conde era esa mujer realmente bonita que vimos antes, ¿verdad?

—Uhhh, creo que la hermosa mujer a la que te refieres, que está vestida con ropa de hombre, es la sirvienta del conde.

Parecía que él chico estaba favoreciendo a Ermine. Era la sirvienta de Edgar, pero porque era una mujer hermosa y seductora, el comentario del chico no fue para nada sorprendente.

—Estás mintiendo —dijo el chico.

¿Qué quieres decir con mintiendo? Lydia se sintió un poco ofendida. Bueno, sí, si me comparas con Ermine, no importa cómo nos veas, Ermine es mucho más hermosa. 

—Pero, Paul, dijiste que la amante del conde era hermosa.

— ¿Eh? Uh, eso…

—Oh, ya veo, estabas siendo amable.

—N-No, no lo estaba, uh, Lydia, no lo decía de esa forma —exclamó Paul.

Paul se había puesto completamente nervioso, y sin importar lo mucho que tratara de calmar su ira, Lydia solo se irritó más, ya que solo sonó como si él estuviera siendo amable con ella.

—Ahora, mira, pequeño, estás siendo un mocoso.

—Oh, se enfadó. Una mujer noble generalmente no se enfadaría, ¿verdad?

¿Qué pasa con este mocoso? 

—Me enfado cuando me dicen algo grosero. No creas que seré buena contigo.

—Realmente eres una dama bastante aterradora. Tus ojos verdes dorados te hacen parecer una bruja. O, ¿eres una niña cambiada?

Solo es un niño. Ponerle una mano encima no sería justo, luchó por contenerse.

Sin embargo, para Lydia, quien creció escuchando ese mismo nombre a sus espaldas desde que era una niña, era lo que más dolía.

—Uh, Lydia, lo siento mucho; es un niño de lengua afilada.

—Definitivamente creo que la otra señorita es una opción mucho mejor. ¿Oye, señorita, estás tratando de engañar al conde?

— ¿Por qué habría? ¿Por qué crees que lo engañaría?

—Las brujas se acercan a los hombres usando atracciones sexuales y entonces les dan su veneno, ¿verdad? Oh, pero, no tienes ningún atractivo sexual…

Den
Que alguien le calle la boca o se la callo yo ¬.¬

Nemoné
Que alguien le dé un puño o lo hago yo

El joven dejó de hablar porque Edgar cubrió su boca.

—Jimmy, no te perdonaré por insultar a mi amada.

Pero el mocoso no se detuvo con eso.

—Pero, conde, ¿qué vas a hacer si ese hombre llamado Ulysses ha enviado un espía? ¿Sabes qué? Creo que esta señorita es sospechosa…

Paul cubrió la boca del chico.

—Perdónele, mi lord, nos disculparemos por hoy.

— ¿No tenías negocios conmigo?

—Se ha arruinado de todas formas, vendré otro día.

Paul se marchó arrastrando al joven, a lo que Lydia estuvo sinceramente aliviada.

Sus sentimientos depresivos no se iban a recomponer tan fácilmente, pero intentó pasarlo por alto con un suspiro.

Al parecer soy la más maldita por el diamante esta noche. 

— ¿Lydia, te ofendiste?

—Está bien, no importa. Es solo una discusión sobre cómo no soy adecuada para ti.

—Es solo la conversación de un niño.

—Más importante, Edgar, respecto a ese diamante maldito.

Lydia cambió rápidamente de tema porque no quería hablar de su apariencia.

Fue un buen momento, porque Raven entró a la biblioteca.

El joven, que trajo el té y tenía una apariencia exótica, era el ayudante de Edgar. Generalmente, trabajaba como sirviente de la casa Ashenbert y se ocupaba de las necesidades diarias de su maestro, pero en realidad, tenía unas habilidades de combate extremadamente altas al igual que un luchador de un país extranjero.

—Si fueras a aceptar cosas así con tanta facilidad, te sucederán cosas malas que ponen en peligro la vida y no se pueden reparar. Podrías haberte lesionado gravemente incluso en el accidente del globo aerostático de antes —exclamó Lydia.

—Pero, en realidad, estoy ileso.

Eso era porque Kelpie los había protegido. El poder de un hada caballo era la capacidad de protegerlos de la explosión del fuego.

Por supuesto, puede haber estado protegiendo únicamente a Lydia, por lo que no debe haber sido parte de su plan acabar protegiendo a Edgar también.

— ¿Me mostrarías el diamante maldito? Dado que podría darse el caso de que un hada estuviera involucrada —dijo Lydia.

—Oh, en serio —murmuró Edgar, cuando se sentó junto a Lydia y llamó a Raven con la mano.

—Raven, trae el diamante del que estamos hablando.

—Sí —contestó Raven y caminó hacia una esquina de la biblioteca y sacó una caja negra que se encontraba sobre la repisa de la chimenea.

—Así que ahí estaba —dijo Edgar.

—Porque el Sr. Tompkins se dio cuenta que se calmaría cuando estuviera cerca de la espada de las Merrow —explicó Raven.

—Ya veo, quizás debería haberme dado cuenta antes —añadió Edgar.

Estaba el poder de la magia de las Merrow en la espada que estaba guardada cuidadosamente en una pequeña habitación en las profundidades de la casa Ashenbert. Eso debe haber contenido el poder de la maldición dentro del diamante.

— ¿Este es el diamante?

El objeto que estaba en la caja que Raven abrió, era un diamante, que era mucho más grande de lo que Lydia había visto antes.

—Es un diamante negro de cien quilates. Se conoce como Pesadilla.

A diferencia de los que normalmente tenían un brillo incoloro y transparente, este no era exactamente negro, sino más bien un negro grisáceo, como si tuviera un luz semioscura atrapada en el centro. Y aún así, era una extraña piedra preciosa que liberaba una luz color arcoiris.

— ¿E-Es real? —preguntó Lydia.

—Es real.

— ¿Qué vas a hacer con esto…?

—Ohh, simplemente lo quería.

No tienes que querer algo que viene con un rumor siniestro. 

Lydia pensó que esta era la parte de él que tenía un mal gusto, mientras tomaba el diamante de la caja con las manos.

Cuando miró el diamante grande que colgaba de una cadena de oro, la luz del candelabro se reflejó en él, haciendo que la superficie pulida pareciera como una flor en llamas con múltiples pétalos en pleno florecimiento.

Sintió una sensación hechizante y una energía tan poderosa que podría succionar su alma. Podría haber sido la obra maestra de su belleza pulida o la ilusión formada a partir del precio inimaginable, o no podía decir si era simplemente el poder natural de este mineral que había estado durmiendo en las profundidades de la tierra.

Lydia sólo podía decir si había algún rastro de un hada o no.

Las hadas y las piedras preciosas estaban originalmente conectadas. Si la leyenda era cierta acerca de cómo las razas de hadas eran originalmente los descendientes de los dioses y diosas que venían del país en el centro de la tierra, eso significaba que las hadas y las piedras preciosas eran parientes relacionados por sangre.

Había escuchado esa historia de su difunta madre, que era una Doctora de Hadas.

Las hadas eran criaturas misteriosas y enigmáticas. Los Doctores de Hadas eran humanos que solo pueden ver hadas y no pueden tocar existencias como hadas y criaturas mágicas del mundo del otro lado.

—No parece ser obra de un hada —concluyó Lydia.

—Para empezar, un nombre como “Pesadilla” es bastante siniestro. Además, no ha sido tratado con cuidado, así que cosas malas deben haberse acumulado en el núcleo de la joya —dijo Nico, metiéndose en la conversación.

Quién sabe durante cuánto tiempo había estado allí, ya que estaba apoyado en un lado y ocupó todo el espacio en la gran silla roja de terciopelo y apoyó su cabeza en una de sus patas y el codo.

—Si fuera una joya como esa, entonces el poder de la maldición que recae sobre su propietario sería increíblemente terrible —dijo Nico.

—Entonces, ¿simplemente debería darle un buen cuidado? ¿Qué tenemos que hacer para eliminar el poder de la maldición? —preguntó Edgar.

—Eso es algo inimaginable para un humano —indicó Nico.

Lydia estuvo de acuerdo.

—Edgar, pienso que es mejor que te deshagas de él rápidamente. Incluso si la espada de las Merrow puede contenerlo, todavía habrá algún tipo de efecto para su propietario.

Sin embargo, estaba bromeando y evadió su sugerencia, Edgar plantó un beso en el diamante.

—Es una pena que esté maldito. Incluso cuando es tan hermoso.

Lydia tenía la sensación de que sus ojos, que reflejaron la luz oscura y brillante del diamante, parecían algo solitarios.

♦ ♦ ♦

Esa noche, quien acompañó a Lydia en el carruaje Ashenbert hacia su casa, fue Ermine.

Si fuera normal, Lydia regresaría a casa en carruaje sola, pero ya que había visto a Ulysses en Londres, Edgar debe estar tomando precauciones extras.

— ¿Ermine, podrías preguntarle a Edgar si se deshará de ese diamante? —preguntó Lydia, mientras recordaba cómo ese niño la había comparado con Ermine.

—No es mi lugar dar mi opinión —dijo con firmeza mientras miraba a Lydia directamente a los ojos.

Dentro del carruaje, Ermine, que tenía su cabello castaño corto y estaba vestida con ropa de hombre, estaba sentada al lado de Lydia. Como Raven, ella era la sirvienta y la guardaespaldas de Edgar, por lo que debe haber preferido la ropa de hombre, ya que era más fácil moverse.

Era un alivio tener a alguien con tanta experiencia en las artes de la defensa personal a su lado, pero desde que Ermine regresó, Lydia se ha estado sintiendo un poco culpable.

Ermine estaba enamorada de Edgar. Sin embargo, actualmente Edgar estaba llamando a Lydia su prometida, y Ermine la estaba tratando como tal.

Pero Lydia se preguntaba si las cosas iban a estar bien así, por lo que aún estaba molesta por cómo la comparó el niño pequeño Jimmy.

—Me pregunto qué planea hacer con ese diamante. No puedo pensar que era simplemente algo para añadir a su colección.

Era difícil de creer que un hombre quisiera un diamante hecho en un collar. Por eso Lydia tuvo la pequeña sensación de que él podría estar planeando dárselo como regalo a alguna mujer.

—Bueno, no lo sabría —respondió Ermine, pero parecía que sabía la respuesta a la pregunta de Lydia.

—Escuché el rumor de que Edgar podría poseer un harén.

Pensó que podría intentar de sondear bajo la máscara de Ermine.

—Escuché que hay un lugar donde puedes ocultar a muchas mujeres y dejarlas vivir en secreto, lejos del ojo público.

¿Ermine estaba tratando de esconder a la princesa que huyó de su casa en un país extranjero y vino tras Edgar?

Pero, si era un mujer de nacimiento real como esa, entonces era comprensible que un hombre quisiera enviarle un diamante de gran tamaño.

Lydia quería creer que era solo un rumor, pero estaba un poco curiosa.

—Señorita Carlton, por favor, crea en Lord Edgar —le pidió Ermine en un tono indiferente y compuesto.

—Pero, cómo debería decirlo… Incluso tú sabes lo mujeriego que es, ¿verdad? Si fueras tú, ¿podrías creer en él?

Lydia sintió que ese “si fueras tú” fue algo grosero de preguntar. Oh, no, se preocupó, avergonzándose de sí misma, pero Ermine respondió como si no estuviera molesta.

—Podría creer en él.

—Oh… oh, sí, por supuesto.

—Pero, Lord Edgar me ordenó decir eso para convencerla.

Lydia no pudo resistirse, sino que estalló en carcajadas.

Ermine también rió. Las dos rieron, y Lydia llegó a la conclusión de que no quería crear ningún malestar entre ellas. Pero, se preguntaba qué estaba pensando Ermine de eso.

—Uh, Ermine. Simplemente estoy diciendo esto porque supongo que ya conoces las circunstancias, pero no hace falta que me trates como la prometida de Edgar.

El carruaje se detuvo justo frente a la casa de Lydia.

Ermine abrió y aguantó la puerta y esperó en silencio a que Lydia bajara, como si no hubiera escuchado lo que Lydia había dicho.

Y luego, de la nada, dijo:

—Señorita Carlton, nunca he tenido una relación física con Lord Edgar. Y nunca sucederá en el futuro. ¿Creerá en mí?

— ¿Eh? Oh, no, no es eso lo que quise decir. No es que esté celosa ni nada.

La forma en que Ermine dijo algo así tan directo hizo que Lydia se pusiera nerviosa y su cara se puso roja.

—Sí. Pero, dibujar un línea es necesario. Y, ya he organizado mis propios sentimientos. Si puede perdonar mi horrible acción del pasado, entonces, por favor, olvide todo. Tengo la intención de servirle con la misma lealtad con la que sirvo a Lord Edgar.

Lydia miró el rostro de Ermine ya que era más alta que ella y porque Ermine dijo eso en un tono tan solemne, envió una punzada de dolor al pecho de Lydia pero aún así tomó la mano de Ermine.

—Está bien, lo olvidaré. Pero, esa es una historia completamente diferente a que me case o no con Edgar.

Lydia no sabía la razón por la que Edgar no aceptó los sentimientos de Ermine a pesar de que se dio cuenta de cómo ella se sentía hacia él.

Pero, era un mujeriego, pero no era como si no tuviera ninguna discreción. Podría ser porque ella era alguien preciada para él que no pudo cruzar la línea tan fácilmente.

En ese sentido, Ermine era un mujer especial para Edgar, más que cualquier otra mujer.


Nota:

[1] Una persona pagana es aquella que no cree en un solo dios, es decir, que es politeísta. Y  por lo tanto, no es cristiana.

Den
He de decir que el personaje de Ermine nunca me ha llegado a gustar u.u Y que comparen a Lydia todo el tiempo con Ermine es realmente fastidioso. Lydia tiene su propia belleza; sus ojos son hermosos.

| Índice |

One thought on “El Conde y el hada – Volumen 5 – Capítulo 1: El conde es la raíz de la mala suerte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *