El Conde y el hada – Volumen 5 – Capítulo 2: Sueño y pesadilla

Traducido por Den

Editado por Nemoné


Lydia no tenía intención de casarse con Edgar.

Quería quedarse al lado de su padre por un poco más de tiempo y, porque quería continuar su trabajo de Doctora de Hadas en el Reino Humano, aceptó el anillo de compromiso de Edgar para poder poner la promesa con Kelpie, que quería a Lydia como su novia, sobre el estante.

Si podía mantener a Kelpie a raya, entonces pensó que podría devolverle el anillo de compromiso a Edgar, pero no se le ocurrió un buen plan.

Sacó una caja pequeña que había guardado en un cajón de su recámara y tomó el anillo de piedra lunar para examinarlo. Era una piedra lunar extraña que tenía un brillo en su interior, que podía crecer y decrecer como la luna real. Esta noche, en una noche brillante de luna llena, la luna de un blanco lechoso parecía brillar con toda su superficie.

—Tan hermosa…

Sorprendentemente, Lydia se sentía bastante atraída por esta piedra lunar. Nunca se cansaba de verla, y extrañamente la calmaba.

Incluso si era la culpa de esto que las cosas iban como Edgar quería, la piedra preciosa no tenía la culpa. No era como si quisiera poseer una joya, sino más bien la sensación de que quería llevarse bien con él.

—Parece que ambas suenan muy bien.

Lydia saltó sorprendida por la voz que vino de ninguna dirección en particular y miró a su alrededor en busca de la fuente.

—Su brillo no se ha apagado en absoluto. Es un alivio.

¿La voz de un hada? Pero, no podía verla por ninguna parte. Lydia supuso que debía ser un hada bastante pequeña, y comenzó a mirar bajo la mesa y la cama.

—Oh, perdón. Me mostraré ahora mismo.

Y en ese momento, de un agujero salió una mano. Después salió un sombrero, luego probablemente una cabeza y un cuerpo redondo, y cuando el hada finalmente se puso de pie en el suelo, mostró que, en comparación con el agujero, era más grande, del mismo tamaño que una liebre salvaje.

El hada estaba vestida con un pequeño traje muy parecido a un obrero, y tenía la cara roja y la nariz como un botón, con un cabello desgreñado y despeinado, lo que la hizo suponer que era quien vivía en las minas de hierro.

— ¿Eres un Coblynau? [1]

—Sí, lo soy. He estado administrando las piedras preciosas durante un largo período de tiempo. Resulta que mi compañero es esa piedra lunar, y la había perdido de vista y la estaba buscando por todas partes.

Los Coblynau sabían todo sobre las piedras preciosas y eran hadas buenas que mostraban y hablaban a las personas sobre minerales.

Estaban estrechamente relacionados con los minerales o, en otras palabras, las joyas que desenterraban. Lydia sabía solo eso sobre ellos.

— ¿Cada uno de los tuyos vigila cada joya?

—Solo aquellos que tienen circunstancias especiales. Hay piedras que resultan ser bastante particulares, pero si nos piden que las vigilemos, nos encargaremos de ello.

La pequeña hada subió al regazo de Lydia cuando se arrodilló, y miró la piedra lunar.

— ¿Estás bien, Arco? Me alegro por ti, que pudiste encontrar a tu reina.

— ¿Qué? ¿Reina?

—Esta piedra lunar es un regalo que el Conde Caballero Azul le entregaría a su reina. Si está satisfecho, significa que eres la reina, ¿no es así?

—Espera un momento…, ¿esta piedra tiene esa clase de significado?

—Sí, ya que la piedra lunar era de la reina del primer Conde Caballero Azul, Lady Gwendolyn.

No lo sabía. 

¿Cómo podría adivinar que esta piedra tenía una historia tan larga y distinguida? 

Si podía recordar, según la historia sobre el Conde Caballero Azul, quien se decía que era el padre de la familia Ashenbert, tenía una esposa que era un hada. Y si este anillo era suyo…

Lydia tenía una fuerte sensación de que no iba a poder escapar de Edgar, y ese pensamiento la mareó.

A este ritmo, podría haber una posibilidad de que las hadas que vivían en las propiedades de la familia del conde la reconocieran como “reina”.

—Uh, para aclarar las cosas, en este momento, resulta que tengo el anillo bajo posesión temporal. Así que realmente no hay ningún significado profundo detrás de…

Como temía, el Coblynau no estaba escuchando a la negación de Lydia en absoluto.

—Lady Gwendolyn le pidió personalmente a mi antepasado que vigilara y cuidara esta piedra lunar. La llamo Arco, y puedo comprender lo que le está sucediendo como si fuera una parte de mi cuerpo. Por favor, siéntete segura bajo mi cuidado.

Tomó el anillo que estaba en la palma de la mano de Lydia con ambas manos y lo revisó desde todos los ángulos. Cuando pensó que el hada parecía haber acabado, lo colocó de vuelta en el dedo de Lydia.

—Ahh, ahora encaja perfectamente.

¡¿Qué?! Pensó y levantó la mano para ver que el tamaño del anillo, que debería haber sido demasiado grande para ella, ahora descansaba cómodamente alrededor de su dedo. No sólo eso…

— ¡No sale! —jadeó Lydia.

—No podemos permitir que lo deje caer y lo pierda.

—Ese no es el punto, por favor, quítalo.

—El único que puede quitarlo es el conde. No debería tener sentido quitárselo frente a otro hombre.

¡Oh, tienes que estar bromeando!

Lydia intentó con toda la fuerza de su cuerpo quitarse el anillo, pero el hada se sentó en la mesa, se puso una pipa en la boca, hizo una expresión satisfecha y comenzó a fumar, por lo que no pudo convencerlo de que cambiara esto.

—Por cierto, mi lady la reina. Me gustaría saludar al Conde Caballero Azul, ¿puedo preguntar dónde podría estar exactamente?

— ¡No está aquí!

—Oh, ¿el conde está viviendo separado de mi lady la reina y haciéndola vivir en una casa tan pequeña y descuidada como esta?

—Lo siento porque sea pequeña y descuidada. Ese no es el punto; no estamos casados, ¡no vivimos juntos! ¡Así que no me llames tu reina!

Lydia finalmente estaba comenzando a irritarse.

—Ohh, entonces todavía están en su periodo de compromiso. No es de extrañar que este lugar no parezca la gran mansión del conde. Pero, aún así, su trato es bastante pobre. Si ambos estuvieran comprometidos, necesitaría la cantidad adecuada de vestidos y joyas. Oh, sí, ya sé, iré a dar mi consejo en ese asunto.

— ¡No necesito eso!

Edgar se emocionaría demasiado y definitivamente se dejaría llevar.

—No vayas a hacer algo sin que yo lo pida. O sino, si eres el gerente de la piedra lunar o no, ¡te echaré! ¡Porque soy una Doctora de Hadas!

Cuando estuvo a punto de lanzarle un majuelo [2], el Coblynau desapareció con un poof.

No podía salir al público con el anillo de compromiso en su dedo anular. También sería demasiado complicado si su padre lo notaba.

Desde la mañana, Lydia estuvo escondiendo su mano izquierda y desayunó, pero por mucho que lo intentara, no pudo sujetar su tenedor como de costumbre, así que terminó bebiendo solo té.

— ¿Lydia, no te sientes bien?

Cuando fue la más rápida en dejar la servilleta, su padre le preguntó con una expresión preocupada.

—N-No, estoy bien. Solo quería irme temprano hoy.

— ¿Hay tanto trabajo acumulado que tienes que hacer?

—Bueno, más o menos.

Quería irse antes de que se diera cuenta del anillo, así que Lydia se levantó rápidamente, pero su padre habló para detenerla.

—Sobre el conde Ashenbert…

—Eh, ¿qué?

—No, uh, acabo de escuchar un rumor. Que el conde y tú estaban cortejando…

—Ohh, sí, está rodeado de esos rumores. Cada mujer que conoce, se rumorea de que la corteja, eso demuestra que los rumores sólo son problemáticos y realmente desconfiables, ¿no es así?

Lydia se apresuró a inventar una excusa.

—Tienes razón… No podría haber tal cosa.

—No hay tal cosa —repitió ella.

—Bueno, cómo lo dirías… Estoy seguro que hay muchas mujeres aptas para el conde, pero un cortejo que no acaba en matrimonio es solo una deshonra para la mujer. Sé que puedes valerte por ti misma y pensar por ti misma, así que no creo que seas engañada, pero…

El padre de Lydia soltó un suspiro y se acomodó sus anteojos y continuó con su conversación.

—Pero, en el caso de que tuvieras algún problema, quiero que vengas a pedirme consejo. Puedo ser un padre que te da libertad y no interfiere y no sea confiable, pero sigo siendo tu padre.

Oh, sabía que lo estaba preocupando. Pero, no podía permitirse confesar sobre el compromiso. Y, no era como si realmente quisiera casarse, eso sólo lo preocuparía aún más con el malentendido de que podría haber sido engañada.

—Padre, a quien elegiré es un hombre serio y sincero como tú.

Por supuesto, Lydia hablaba en serio al respecto. Por eso, aunque no odiaba a Edgar, él no era su tipo de persona que podría ser su compañero matrimonial.

Necesito darme prisa y hacer que me quite el anillo. 

Lydia se apresuró a salir del comedor.

Sin embargo, no había forma de que el Edgar que conocía fuera honesto y aceptara quitar el anillo.

♦ ♦ ♦

—Lydia, finalmente decidiste ponerte el anillo por mí.

Esa fue la respuesta que recibió Lydia después de llegar a la mansión Ashenbert un poco más temprano de lo habitual, y se esforzó por explicar su situación y suplicó a Edgar, que se estaba relajando en la sala de la mañana.

— ¿Estabas escuchando lo que he estado diciendo? —preguntó Lydia.

Si no me tranquilizo, estaré haciendo exactamente lo que él espera, sin embargo, aunque sabía eso, un ceño fruncido se deslizó por su rostro.

—Sí, un hada Coblynau te lo puso en el dedo, ¿verdad? Y dice que soy el único que puede quitártelo.

—Entonces… —insistió Lydia.

—El hada tiene razón. Quitarse el anillo de compromiso frente a otro hombre es invitar a la infidelidad.

¿I-Infidelidad? Ante una palabra tan indecente, fue llevada más allá de la ira y sintió que su cabeza se mareaba.

Y sin embargo, había una parte tranquila de ella que buscó en la habitación y se aseguró de que Kelpie no estuviera escondido en ninguna parte y bajó la voz junto a Edgar.

— ¡N-Nuestro compromiso es falso! Es tu culpa por no admitir eso, ¿entonces por qué tengo que ser yo quien tenga que pasar por esto?

—Si reconocieras nuestro compromiso, entonces todos nuestros problemas se resolverían.

—Deja de ser tan egoísta.

— ¿Mi lady la reina tiene algo de lo que esté disgustada?

Oh, aquí está otra vez. 

Lydia se sintió cansada de repente cuando se giró.

El Coblynau de cara roja trotó por un lado de la silla en la que estaba Edgar.

—Dije que no me llames reina.

—Oh, sí, por supuesto, mi lady.

Pensó: sí, eso es mejor, pero se dio cuenta que ese no era el problema, sino que el hada se arrodillara rápidamente frente a Edgar.

—Es un honor conocer su presencia, mi lord, Conde Caballero Azul.

—Uhh, ¿eres el cuidador del anillo de Gwendolyn? Puedo escucharte pero no puedo verte.

No podía ver el cuerpo del hada porque la mayoría de los humanos normalmente no podían. Pero, para llamarse a sí mismo el Conde Caballero Azul y no poder ver hadas era ridículo.

No obstante, no pareció molestar al Coblynau, y se subió a la mesa y sacó una flor Cosmos [3] del florero.

— ¿Esto ayudaría?

Al ver el Cosmos flotando en el aire por sí solo, Edgar asintió.

—Ahora, en cuanto a mi visita, mi lord. Mientras estoy aquí para saludar, me gustaría dar un consejo: su trato respecto a las condiciones de vida de mi lady es bastante lamentable. Debe tratarla como el Conde Caballero Azul trató a una princesa hada en el pasado.

—Dije que pares, Coblynau.

—Ya veo, pero, ¿qué debo hacer? —preguntó Edgar.

Solo ignoró a Lydia y se inclinó hacia la dirección del hada.

—Más que nada, el atuendo de mi lady es demasiado simple.

—Es cierto. He estado tratando de hacer algo al respecto periódicamente, pero ella sólo dice que está aquí para trabajar y obstinadamente viene vestida así.

—No se está esforzando lo suficiente. Debe tratarla de manera tan especial que se canse de ello.

Intentémoslo, dijo Edgar y se levantó para caminar enérgicamente hacia Lydia que había intentado huir.

—Oh, Lydia, no importa lo que uses, siempre eres encantadora, pero creo que podré darte una mano para convertirte en la mujer más hermosa del mundo. Por ejemplo, un diamante brillaría aún más solo cuando se corta metódicamente para reunir su luz todo lo posible. Deberías buscar a la Lydia que está calificada para tal brillo.

No era como si no fuera suficiente, sino que el trato especial de este hombre siempre era exagerado.

—Entiendo lo encantadora que eres más que nadie, así que si me permites ocuparme de todo, puedo transformarte en una princesa que todos admirarían y envidiarían. Ya sé, ya que este es un buen momento, vayamos a comprar algunos accesorios para nuestra fiesta de anuncio de compromiso.

— ¿Anuncio de compromiso? —desconcertó a Lydia.

— ¿No necesitamos hacer esa declaración oficial al final? Cuando llegue el momento, me gustaría que llevaras los regalos que te di, y preferiría preparar lo mejor para ti, así que necesitaría hacer los pedidos lo antes posible.

No sabía si solo estaba exagerando en su actuación o si realmente hablaba en serio.

Pero, si Edgar estaba exagerando o no, era el tipo de persona que realmente podría hacer esos pedidos.

El Coblynau asintió satisfecho, así que no había nadie que la respaldara.

— ¿Qué te gustaría para tus joyas? Conseguiré todo lo que quieras.

En ese momento, Lydia de repente recordó el diamante de ayer.

Quería asegurarse si realmente era un regalo para la princesa del harén.

No era algo muy importante para ella, pero quería darle algunos problemas a Edgar.

—E-Entonces, el diamante de ayer, ¿me lo darías?

Si realmente se lo diera, entonces haría el anuncio del compromiso inmediatamente. Sin embargo, Lydia no pensó en ese peligro.

—Es un diamante maldito, no quiero ponerte en la miseria.

Cuando Edgar retrocedió, Lydia sintió una sensación aún más fuerte de querer molestarlo.

Como pensó, tal vez realmente era un regalo para una mujer. 

Era un hombre rastrero y frívolo, que tenía varias amantes mientras intentaba coquetear con Lydia. Se merece estar en problemas.

—Si fuera el Coblynau, entonces podría ser capaz de contener el poder de la maldición.

Cuando dijo eso, recordó que eso en realidad era cierto. Era un hada que tenía el poder de cuidar las joyas. Nico dijo que el diamante maldito no había recibido ningún trato adecuado hasta ahora. Entonces se le ocurrió la idea de que quizás el Coblynau podría regresar la piedra a su estado original.

— ¿Es eso cierto? —preguntó Edgar, girándose.

El Coblynau inclinó la cabeza hacia un lado mientras sostenía la flor de Cosmos sobre su cabeza como un paraguas.

—Los diamantes no son mi especialidad, así que no puedo decirlo con exactitud. Son joyas que son las más especiales y difíciles, por lo que necesitaría hablarlo con mi clan. Si va a ser un regalo para mi joven dama, entonces definitivamente necesitaré hacer algo al respecto.

Uh, oh, quizás esto se está saliendo de control. 

Lydia finalmente se dio cuenta de que si se lo diera, estaría en el punto de no retorno y un sudor frío comenzó a bajar por su cuerpo, pero Edgar soltó un pequeño suspiro.

—Pero, Lydia, no puede ser ese.

—Oh, p-por supuesto… es muy caro. Además, posiblemente no podría igualarlo.

Se sintió aliviada, pero al mismo tiempo se sintió servil.[4]

Lo sabía, solo estaba hablando. 

—No es eso. Si quieres diamantes, encontraré los diamantes más grandes que hay y podrás tener todos lo que quieras. Pero el diamante que quieres ya no está aquí.

—Eh. ¿Por qué?

—Se lo di… A alguien que no se vería afectado por la maldición.

¿Esa persona es la princesa pagana? 

Si esa mujer fue tan lejos como para desear un diamante maldito, entonces debe conocer una forma de levantar la maldición.

—Ya sé. ¿Por qué no vamos a la joyería en la calle Bond?

Le sonrió como si estuviera tratando de arreglar las cosas, pero Lydia no tuvo esa clase de intención desde el principio, y de repente se deprimió.

Rápidamente sacudió la cabeza.

—Estaba mintiendo, es una mentira que quería ese diamante. Porque siempre te estabas burlando de mí y jugando conmigo, solo quería darte algunos problemas. Porque, bueno, esa clase de diamante increíble no es algo que se pueda entregar fácilmente. Pensé que estarías en problemas.

—Lydia, si es por ti, no hay nada de lo que me arrepienta.

Edgar dijo eso, pero de hecho parecía estar preocupado.

—No me importa. Además, no tengo intención de casarme contigo.

Dio media vuelta y salió corriendo de la habitación.

Al final, pudo causarle problemas a Edgar. Sin embargo, solo la dejó con un sabor amargo.

Cuando entró corriendo a su oficina, Nico estaba tomando té de una taza con gracia.

A este gato hada le había gustado el té caro que servían en la casa Ashenbert, y últimamente no había mostrado ningún interés en el té que se servía en la casa de Lydia.

Las hadas son criaturas de espíritu libre y egocéntricas, debe ser fácil la vida para ellas, ya que hacen lo que quieren. 

Mientras Lydia pensaba eso, pasó junto a Nico y se sentó frente a su escritorio.

Terminó sin poder quitarse el anillo después de todo.

—Hmm, bueno, bueno, esta es realmente una joya rara —llegó la voz del Coblynau al oído de Lydia, mientras descansaba su cabeza en la mano con el codo sobre la mesa.

—Eso es un caramelo, y qué eres tú —dijo Nico.

Nico observó con curiosidad al hada de cabello desgreñado que apareció repentinamente sobre la mesa.

—Aparentemente es el cuidador de la piedra lunar —respondió Lydia.

Lo que significa que mientras Lydia no pueda deshacerse de esto, esta hada la estará siguiendo.

—Así que Nico, sé amable con él.

Nico entrecerró los ojos como si eso sonara como demasiado trabajo para él, pero resopló como un hada superior y orgullosa, y luego abrió la tapa del bote de cristal y le ofreció un caramelo.

—Te doy uno. No es una joya sino algo para comer.

—Gracias. Por cierto, ¿eres el amigo de la señorita?

El Coblynau sacó la mayor cantidad de caramelos de color ámbar que podía cargar con ambos brazos y los metió con aprecio en sus bolsillos.

Por alguna extraña razón, todos los caramelos encajaron en los bolsillos del tamaño de una cuchara del pequeño hada.

Lydia no sabía cómo estaban hechos sus bolsillos, pero al parecer las hadas eran libres de esconder y cargar cosas que eran mucho más grandes que su cuerpo.

—No tanto amigo, más bien, soy su guardián.

¿Oye, qué parte de ti es mi guardián?

—Aún así, señorita, ¿de qué está disgustada? El conde dijo que le regalaría diamantes o cualquier cosa que quiera. Parecía ser del tipo generoso a mis ojos.

No hay forma de que pueda aceptar casarme con alguien solo por recibir regalos de esa persona. 

— ¿Qué? ¿Lydia, quieres diamantes? —dijo otra voz.

Oh, no, aquí está de nuevo. 

Quién entró, mientras se metía en su conversación, fue un Kelpie de cabello negro y ondulado.

Esta hada Kelpie siempre parecía despreocupada, pero Lydia se dio cuenta de que las causas de sus dolores de cabeza eran provocadas por él.

—Los diamantes no te quedan bien. Siempre has estado cubierta de tierra y despeinada en la hierba cuando estabas en Escocia, pero desde que llegaste a la ciudad, ¿no estás comenzando a actuar un poco presumida?

—Eso no tiene nada que ver. No hay ningún lugar aquí que me cubra de tierra.

Una hija lo suficiente mayor no podía permitirse rodar sobre el césped del parque. Por supuesto, si tuviera que seguir adelante  y tumbarse en algún lugar al azar en la ciudad rural donde creció, las personas la mirarían con las cejas levantadas, pero mucho más allá de la ciudad, en los campos de hierba abiertos y vastos, Lydia podía jugar y mezclarse con las hadas en los caminos de las hadas y en los vastos campos de tréboles sin tener que preocuparse de que la gente la observara.

—Oye, deberías volver a pensar sobre casarte con el conde. Si dices que quieres quedarte en el Mundo Humano por un poco más de tiempo, entonces puedes vivir en Escocia. O, ¿quieres regresar al otro lado conmigo? —ofreció Kelpie.

Para Kelpie eso era un gran acuerdo. Y eso en realidad no era una mala concesión[5] para Lydia.

Ya no sería mangoneada por Edgar y no tendría que ser arrastrada a situaciones peligrosas que sucedieran a su alrededor y podría vivir en paz y tranquilidad.

Pero, lo único que la preocupaba era la existencia de Ulysses, quien intentaba matar a Edgar.

Ulysses tenía el poder de un Doctor de Hadas y Edgar no podría hacer nada solo. Puede que no haya tanta diferencia incluso si Lydia, con poco experiencia, fuera en su contra, pero si Ulysses estaba utilizando la magia de las hadas para propósitos malvados, entonces, por el bien de las hadas y como una Doctora de Hadas, Lydia sentía que necesitaba quedarse aquí.

Pero, eso sonaba como una excusa.

No, no, quiero convertirme en una Doctora de Hadas como mi madre. 

Mientras se repetía eso a sí misma, Lydia acarició inconscientemente la piedra lunar en su dedo anular.

— ¿Realmente deberías hacer tal promesa? Incluso si volviera a Escocia, podría encontrar a alguien más de quien me enamorara —preguntó Lydia.

—Acabarás con el corazón roto.

— ¿Huh? ¿Qué se supone que significa eso?

Kelpie se sentó en su escritorio y miró a Lydia desde su altura.

—No hay forma de que un Doctor de Hadas pueda llevarse bien con los humanos. Porque desde la perspectiva de unos humanos comunes, un Doctor de Hadas sólo parece un loco. Como esa es la realidad, no confíes en los hombres humanos.

Los ojos de Kelpie tenían la magia para encantar y atraer a los humanos, y la tenue luz de sus ojos negros perlados confundió la mente de Lydia.

—Mi madre se enamoró de mi padre y se casaron.

—Bueno, tu padre está obsesionado con las rocas y los guijarros [6], por lo que no es normal.

Él es un mineralogista. Pero, incluso si lo corregía, Kelpie no lo entendería.

Lydia soltó un suspiró mientras pensaba: Sin embargo…, Lydia no creía que Edgar estuviera enamorado de ella, sino que sentía que él entendía bien su habilidad como Doctora de Hadas.

Quizás porque consiguió ganar el título honorable de Conde Caballero Azul y porque necesitaba una Doctora de Hadas, podría no haber tenido más remedio que entender.

Den
En volúmenes más adelante, ya sabrán si entendió porque debía o porque realmente la entendía.

O, se preguntaba si era alguien raro que podía entender a las personas como ella que vivían en el límite de los dos mundos vecinos.

Se preguntaba si fue una oportunidad extremadamente rara para poder conocer a alguien como él, que era un personaje tan peculiar que elegiría casarse con una Doctora de Hadas y apoyarla, incluso si era para su propio beneficio.

Una vez que se alejara de Edgar, se preguntaba si nunca sería seducida por un hombre o tratada con tanta amabilidad como ahora.

Cuando lo pensó de esa forma, se sorprendió y se horrorizó al darse cuenta de que había una parte de ella que no le disgustaba su trato abierto, cálido y de buena voluntad.

Bueno, cualquiera se sentiría contento cuando los elogiaran, incluso si no es desde el corazón. 

Bien, eso es todo… 

—En primer lugar, he oído que los hombres humanos son infieles. Incluso ese conde estaba hablando sobre cómo le entregó un diamante a una mujer; ¿pretendes casarte con un hombre así?

¿Una mujer? Lydia levantó la cabeza.

— ¿Kelpie, por qué sabes algo así?

—Cuando me estaba bañando en la fuente del jardín de aquí, estaba hablando de eso con el pintor. Dijo que era una mujer en un harén. ¿Qué es un harén?

Eh, espera, ¿realmente está escondiendo a una princesa en un harén? 

¿No era solo un rumor? 

— ¿Kelpie, ni siquiera sabes algo así? —dijo Nico de forma orgullosa mientras se peinaba los bigotes.

—Así que sabes lo que es.

—Por supuesto que sí. Estoy terriblemente bien informado. Es un nuevo tipo de comida.

—Ajá, realmente hay muchos nombres de comidas en Londres de los que las hadas nunca hemos oído hablar.

Quién dijo aquello fue Coblynau.

—Oh, sí, ¿quién es este pequeño de aspecto horrible? —preguntó Kelpie señalando a Coblynau.

Junto a Lydia, que había comenzado a pensar las cosas nuevamente en su mente, la conversación despreocupada entre las hadas, que sólo estaban interesadas en la comida, continuó.

♦ ♦ ♦

El nombre de la tienda era Palacio de Madam Eve. Se rumoreaba que era un edificio donde los nobles podían esconder a sus amantes, pero los únicos que sabían la verdad eran los clientes.

Era un negocio en el que un cliente actual debía recomendar a los recién llegados para poder unirse, y Edgar tenía su nombre en la lista de clientes, y cuando salió de su carruaje frente a la entrada de la tienda, inmediatamente lo escoltó hacia el edificio uno de los sirvientes que prácticamente salió corriendo.

A pesar de que era de día, las habitaciones tenían las cortinas cerradas y el candelabro que colgaba, iluminaba la habitación con tanta luz que casi cegaba a la vista.

Caminó a lo largo de la alfombra carmesí oscura que se extendía por el pasillo hasta la parte trasera del edificio y llegó hasta donde lo miraba una estatua de mármol femenina que estaba alineada de forma uniforme.

El humo que llenaba levemente el aire hacía que la mente de las personas se nublara y cayeran en trance. Ya debía haber alguien que haya caído bajo ese dulce aroma y estaba disfrutando de un sueño sobre su propio harén que siempre lo estaba esperando más allá de esas silenciosas puertas.

Quién lo guiaba había cambiado por otro antes de darse cuenta, desde el sirviente que también actuaba como un guardaespaldas hasta una mujer que llevaba una fina tela sobre la cabeza.

Finalmente, él y su guía llegaron ante una puerta doble al final del pasillo y la mujer abrió la puerta al girar los pomos dorados por él mientras inclinaba la cabeza humildemente.

Edgar cruzó la puerta.

La habitación estaba decorada con adornos de oro y plata y estaba iluminada por una tenue lámpara que dejaba la habitación oscura. La alfombra persa de diseño colorido se extendía en el suelo decorando el espacio bajo sus pies y la habitación tenía unas elegantes sillas y mesas de ébano que congeniaban con la habitación de manera agradable y tranquila.

—Al fondo de la habitación, colgaba una cortina de chintz [7] estampada con calicó [8], que hacía de una pared temporal y dividía la habitación. Podía ver a través de la fina tela transparente, y vio que había un sofá alto y esbelto en el otro lado.

También pudo ver que había alguien sentado.

Edgar se acercó a esa persona, que tenía el cabello largo y una figura esbelta.

— ¿Cómo te encuentras hoy, Jean-Mary?

Edgar levantó la cortina y se inclinó para besar la mano de la dama.

— ¿Estuviste satisfecha con el diamante? Luce encantador contigo.

La mujer vestía ropa extranjera, lo cual la hacía parecerse a una princesa árabe, y se sentó mirando dulcemente a Edgar con una leve sonrisa en sus labios.

—Lord Edgar, él vendrá pronto.

Quién apareció en la puerta fue Raven. Edgar asintió e hizo un gesto con la cabeza a la dama frente al dobladillo y soltó la cortina.

—Jean, te prometo que te vengaré, por favor, déjame todo a mí.

Luego, entró en una pequeña habitación junto con Raven que estaba detrás del espejo grande en la misma habitación para esconderse.

— ¿Raven, cómo estaba Paul? ¿Pudo adular al duque Barkston?

—Parecía que lo estaba manejando de alguna manera.

—Bueno, lo hicimos practicar mucho. Como el duque conoce mi cara, le pedí a Paul que hiciera esa parte por mí.

La pequeña habitación en la que se encontraban estaba separada por un espejo mágico incorporado en la pared, hecho para que pudieran mirar a través del espejo la otra habitación.

Al mismo tiempo, Edgar se inclinó junto al espejo, la puerta que daba a la otra habitación se abrió y vio entrar a dos hombres.

—Lo entiendo. En este lugar, no hay nada que no sea imposible.

La pipa que el duque estaba fumando ya lo había puesto en un sueño.

Un negocio que vende sueños: el Palacio de Madam Eve. Aquí, cualquiera podía olvidar la dura realidad y sumergirse en el mundo de su propia imaginación.

Den
necesito algo así…

Nemoné
Seguramente MUCHOS necesitan algo así...

—Sí, tiene toda la razón. Y luego, ella me reveló el otro diamante que es la pareja de esta Pesadilla.

— ¿Se refiere al diamante blanco “Sueño” que se dice que desapareció al mismo tiempo?

— ¿Alguna vez has oído hablar del mito de que quien posee los dos diamantes, tanto el blanco como  el negro, se convierte en un rey que puede conquistar el mundo?

—Sí, por eso la Familia Real de Inglaterra ha seguido buscando los diamantes perdidos. Se decía que cayeron en manos de Napoleón, pero incluso si fue así, parece que los diamantes deben haberlo abandonado.

—Por el crecimiento y la expansión de Inglaterra, la Familia Real debe querer recuperar los diamantes. Pero, esta dama de aquí afirma que el diamante blanco “Sueño” ya ha regresado a las manos de su rey.

— ¿No a Su Majestad, su reina…?

—Está bien, la dama desea conocer al que posee el “Sueño” y a quien puede confiarle el cuidado y el destino de la “Pesadilla”. Si se trata de alguien así, pensé que podría tener una gran oportunidad, así que prometí que ayudaría de cualquier manera que pudiera. Entonces, Lord Barkston, debido a su petición más urgente, le he traído esto porque es posible que conozca al propietario del “Sueño”.

— ¿Yo, dices?

— ¿Tiene alguna idea de quién podría ser?

El duque parecía que estaba tratando de pensar incluso cuando su mente no estaba funcionando con claridad.

— ¿Le importaría mostrarme la “Pesadilla? Si pudiera verla, podría recordar algo.

Edgar prestó atención a la expresión en el rostro del duque Barkston.

Era crucial a partir de este momento.

Paul se giró hacia la cortina y se arrodilló frente a los pies de la dama mientras ella estaba sentada en el sofá. Pero, estaba tan rígido e incómodo que se tambaleó un poco.

— ¿Le prestaría atención al duque? Señorita Jean-Mary.

Lo dijo en un tono monótono, pero no fue un problema. Porque como Edgar anticipó, el rostro del duque se puso rígido. Y parecía que sus labios se movieron para susurrar el nombre de Jean-Mary.

Paul abrió la delgada cortina.

Los ojos del duque Barkston se ensancharon. La pipa de su mano congelada cayó al suelo, pero no se molestó en recogerla.

Paul se apresuró a recogerla porque podría haberse preocupado de que la alfombra persa pudiera quemarse, y esa era en realidad una reacción de los plebeyos, pero para el duque y para Edgar, eso era algo que no importaba en absoluto.

—Está atrapado —susurró Edgar.

— ¿Por favor, Su Gracia, podría ayudarla?

—Ah, sí —respondió, en un tono un tanto aturdido.

La mujer que amaba y anhelaba profundamente estaba delante de sus ojos. El duque seguramente no rechazaría su deseo.

En su sueño en el Palacio de Madam Eve, seguro fue atrapado en el sueño sobre su pasado y por el brillo del diamante negro. Ese era otro plan hecho por Edgar para poder conseguir el diamante más legendario, “Sueño”. Estaba seguro que el duque Barkston tenía la joya escondida en algún lugar.

Pero, Edgar no sabía cómo el duque llegó a estar conectado con Príncipe.

Edgar todavía no sabía cuáles eran las intenciones o el objetivo principal de Príncipe, y ni siquiera sabía el motivo por el que estaba involucrado en ello.

Y una de las pistas que tenía era la pareja de diamantes de la Familia Real.

El diamante negro aparentemente había absorbido el poder de una maldición al pasar de una mano a otra que no lo merecía. Pero, se podía sentir que eran las intenciones de las personas más que la joya en sí lo que era más poderoso como una maldición.

Quién sabía lo que Jean-Mary estaba pensando mientras miraba al duque.

Parecía un tanto demacrada y vacía y parecía que se había olvidado del hombre frente a ella, a quien supuestamente odiaba.

Eso podría estar bien. Esto ya no era por el bien de Jean, sino que podría ser una venganza personal por el bien de Edgar. Si pudiera sentir algo ahora mismo, podría sentirse llena de dolor por el plan de Edgar.

Incluso si eso era así, Edgar no podía detenerse.

—Raven, ahora el duque Barkston no podrá evitar traicionar a Ulysses después de esto. Se asegurará de sacar el “Sueño” de su escondite para poder dárselo a ella. Dile a la “Luna Escarlata” que se asegure de vigilarlo.

—Entendido.

Edgar dejó a Raven solo en la pequeña habitación y utilizó la puerta trasera para salir al pasillo.

El Palacio de Madam Eve, un lugar privado y maravilloso que prometía un momento de placer. Más allá de las puertas cerradas y fuertemente vigiladas, esperaba un mundo ilusorio que sólo existía para los clientes.

Era un lugar donde los clientes podían convertirse en un rey, como un gobernante sultán [9] en su harén. Las mujeres que esperaban el regreso de su amo eran amables y leales que nunca se negarían a nada.

Incluso si se llamaba un harén, no había mujeres vivas aquí que tuvieran voluntad propia. Porque solo era un palacio con mujeres que existían para representar los sueños y las fantasías de los hombres.

Incluso Jean-Mary, sin relación a lo que ella pensaría, existía aquí por el deseo de Edgar.

Y, sin embargo, quería pensar que esto era lo mejor para ella en lugar de continuar siendo utilizada como el objeto de consuelo para este hombre.

Edgar pudo colarse en la habitación que estaba llena de ese hombre, el amor excesivamente injusto del duque Barkston y los retratos que cubrían toda una pared de la habitación lo hicieron sentirse envuelto de una oscura y monstruosa emoción.

La habitación secreta del duque. Incluso Ulysses no sabía sobre este lugar.

No sería fácil para Ulysses, que acababa de llegar de América y tenía la apariencia que lo hacía parecer joven en la flor de su vida, para poder entrar en este mundo aislado de la nobleza para recuperar información que quería. Por eso Edgar decidió usar este lugar como el escenario de su trama.

En todas las innumerables imágenes enmarcadas, era la misma mujer sonriente retratada.

Por supuesto, Jean-Mary.

—Su Gracia, si tanto quiere soñar, entonces me aseguraré que tenga una pesadilla que nunca olvidará.

♦ ♦ ♦

Edgar había salido de la mansión Ashenbert por la tarde y regresó por la noche.

Lydia quería asegurarse que le quitara el anillo antes de que tuviera que irse a casa, así que se invitó nuevamente a su salón.

— ¡Edgar! Eh…

Perdió su momento porque la expresión en su rostro, que se reflejaba en la ventana de vidrio donde estaba, era una mirada severa casi aterradora.

Era el lado cruel y despiadado de Edgar que Lydia no podía entender.

—Um, si estás ocupado, volveré más tarde…

—Lydia, sabes que no hay tal cosa como estar tan ocupado que tengo que apartarte.

El hombre que se dio la vuelta y dijo eso era el Edgar habitual con su sonrisa irrespetuosa y despótica.

— ¿Viniste a echar un último vistazo a la cara de tu prometido antes de irte a casa?

— ¿Cuántas veces tengo que decir que te equivocas? Más importante aún, el anillo…

— ¿Puedo abrazarte?

— ¿Ehh?

Edgar ya estaba frente a Lydia y no mostraba ningún signo de estar bromeando o jugando, y simplemente la miró con anhelo en sus ojos color malva ceniza.

—N-No, no puedes.

Lydia se vio obligada a decir eso por acto reflejo.

—Solo un minuto —él negoció.

—Eso es mucho.

—Entonces treinta segundos.

Sorprendentemente, no parecía tener ganas pero sintió que solo quería abrazarla como un niño pequeño y eso hizo que Lydia respondiera algo que la sorprendió incluso a ella misma.

—Si son diez segundos, entonces…

No se le permitió un momento para retirar su respuesta, ya que fue arrastrada a sus brazos.

Me pregunto si pasó por algo doloroso. 

Mientras pensaba eso, deseó que pudiera ser de alguna ayuda, pero al final, Lydia no pudo liberar la tensión en ella y permaneció rígida, por lo que eso no debe haber ayudado a consolarlo de ninguna manera.

No estaba segura de si habían pasado los diez segundos o no, y Edgar no mostraba ningún signo de que iba a soltarla, y lo que hizo que Lydia se moviera para insinuarle que la soltara fue el débil olor a un aroma oriental.

— ¿Dónde fuiste?

—Al estudio de Paul.

Eso es una mentira. 

Siempre lo estaba rechazando y no podía ser de consuelo para él, por lo que no tenía derecho a preguntarle sobre el paradero de su amante.

Y, sin embargo, se sintió decepcionada por alguna razón, y no se dio cuenta de que había dejado escapar un suspiro.

—Lord Edgar, escuché que estaba herido —dijo Ermine, quien entró al salón llevando un botiquín.

— ¿Qué? ¿Herido? ¿Es eso cierto, Edgar?

Cuando echó un buen vistazo, había un corte en el hombro de su abrigo por donde salía sangre.

—Oh, solo un poco. De repente me cortaron con un cuchillo en un callejón, pero esto no es nada. No sé quién era la persona, pero esa persona debe haber conseguido una herida mucho más seria.

Raven debe haber sido quien hizo eso.

Si era para proteger a su maestro, entonces liberaría sus instintos guerreros y atacaría.

— ¿Oye, el poder de la maldición del diamante todavía te sigue afectando? —preguntó Lydia.

—Ahora que lo dices, creo que vi un gato negro —recordó Edgar.

— ¿Edgar, por casualidad te encuentras con frecuencia con… uh, la persona a quien le diste el diamante?

—Si es así, ¿la maldición todavía se quedará conmigo?

Entonces, ¿admites que te estás reuniendo con ella? 

Lydia no estaba relacionada con eso, sin embargo, se irritó.

—A este ritmo, será muy peligroso.

—Si te preocuparás por mí, entonces no es tan malo ser maldecido.

Eres tan bromista.

—Lord Edgar, me gustaría desinfectar su herida, por favor, quítese la ropa —dijo Ermine secamente y lo hizo sentarse en una silla.

— ¿Lydia, me echarías una mano?

— ¡Qué!

— Sería útil si me desabrochas esto. Me duele tanto el brazo que no puedo moverlo.

— ¡Lo estabas moviendo hace un segundo!

¿Por qué una joven en su juventud tiene que ayudar a un hombre a quitarse la ropa? 

Dio media vuelta mientras echaba humo.

—Si sigue bromeando, echaré una cantidad nefasta de antisépticos. [10]

Lydia miró a Edgar de reojo cuando Ermine lo regañó y respondió: —Sí, sí, está bien —e hizo lo que le dijo, y salió de la habitación con eso.

Me pregunto si Ermine no está avergonzada de hacer algo así. 

Ermine parecía estar acostumbrada a tratar heridas, así que lo más probable es que no le importe si Edgar se quita la ropa o no justo delante de ella.

Incluso si estaba en la posición de sirvienta de Edgar, parecía que Ermine podía decir lo que quería, y eso hacía parecer que había un ambiente más relajado y amigable entre ellos.

Lydia cargaba con esa sensación desde la primera vez que los conoció.

Para poder escapar de Príncipe, Edgar fue un líder frente a sus camaradas y amigos y Ermine dijo que esa posición solitaria lo dejó solo. Pero, si tenía amigos o aliados a los que podía expresar su debilidad, supuso que ese alguien sería Ermine.

Durante el tiempo en que sufrió más dolor y angustia, quien probablemente apoyó a Edgar fue Ermine.

Cuando pensó en eso, Lydia tuvo la sensación de que se estaba deprimiendo.

Edgar le preguntó si podía abrazarla, pero ella sintió que su trato era despreocupado y rudo.

Si se trataba de Ermine, entonces ella le respondería abrazándolo.

En este momento, en la habitación de la que Lydia salió corriendo, imaginó la escena de ambos acurrucados uno al lado del otro, y corrió hacia su oficina.

Soltó un suspiro después de darse cuenta de que perdió la oportunidad de pedirle que le quitara el anillo.

♦ ♦ ♦

—Lord Edgar, tengo malas noticias —dijo Ermine mientras envolvía una venda alrededor de su hombro y brazo.

—Jimmy ha desaparecido.

Edgar inmediatamente imaginó algo malo en su mente.

— ¿Qué quieres decir? —preguntó.

—Al parecer estaba escuchando a escondidas la conversación entre los adultos. Estaban planeando colarse en la residencia del duque Barkston como sirvientes para poder obtener información sobre sus movimientos, pero Jimmy siguió adelante sin decirle a nadie.

—Entonces, ¿fue capturado?

—Eso parece. Había un objeto parecido a una uña que les enviaron, muy probablemente desde Ulysses. No hay forma de determinar si es suya o no —añadió Ermine.

En un segundo drásticamente rápido, por la mente de Edgar pasaron numerosas ideas diferentes. Pero, lo primero, quería comprobar algo.

— ¿Esa conversación fue lo único que Jimmy escuchó?

Preguntó eso mientras pensaba que si Slade escuchara esto, diría que Edgar no tenía corazón.

—Quién conocía la información más importante no estaba en el grupo que Jimmy escuchaba, por lo que no debería haber escuchado nada sobre el plan.

Pero, aún así, debe haber descubierto que Edgar era quien tenía la “Pesadilla”.

—Lo que significa que el problema que tenemos en cuestión sería cómo Ulysses utilizará a Jimmy a partir de ahora.

Eso podría ser un problema que podría causar conflictos entre Edgar y los miembros de la “Luna Escarlata”.

Si bien había un niño que se pondría en peligro por su devoción a Edgar, por otra parte, había miembros mayores que estaban preocupados por eso. Tal y como Slade había estado diciendo, podría haber disputas dentro de la organización. O eso también podría haber sido la intención de Ulysses, por lo que aún existía la posibilidad de que matara brutalmente a Jimmy para agrandar la brecha entre la “Luna Escarlata” y Edgar.

—Ermine quiero rescatarlo de alguna manera.

—Recopilaré información sobre dónde podía estar recluido.

Pero, en un rincón de su mente, había una sensación de que no habría esperanza de que el niño estuviera vivo después de caer en manos de Ulysses.

Y, sin embargo, Edgar se sentía disgustado y se odiaba a él mismo por no ponerse histérico o preocuparse por eso.

Cuando fue la vez con Jean, o cualquier otra persona, incluso el accidente con Ermine, se preguntó si había algo mal con él por no ser capaz de entrar en caos o perder la calma.

Rápidamente al terminar de envolver el vendaje, Ermine desabrochó una camisa nueva y limpia. Mientras la tomaba, Edgar recordó, de la nada, cómo le preguntó a Lydia si podía abrazarla.

No fue suficiente. Ella no se estaba abriendo a él tan fácilmente.

Al principio, solo planeaba mantenerla a su lado sin prestar atención a sus sentimientos. Si Edgar tenía a Lydia con él, entonces podría continuar siendo con éxito el Conde Caballero Azul.

Pero, Lydia dijo que su “seriedad” no era amor en absoluto.

Consideraba sus sentimientos como amor, así que no podía entender lo que ella quería decir.

Y, sin embargo, si forzarse sobre ella parecía que estaba siendo infiel [11] desde su perspectiva, entonces llegó a la conclusión de que no debería presionarla para que le diera un simple beso.

Con respecto a Lydia, era verdad que estaba comenzando a perder su confianza, pero no tenía intención de darse por vencido. No había necesidad de apurarse.

Era solo que estaba molesto por no estar satisfecho, y eso lo hizo perder la firmeza en su corazón, y luego, comenzó a sentir que todo no iba a salir bien, y eso lo deprimió.


Notas:

[1] Los Coblynau son criaturas míticas parecidas a gnomos que se dice que rondan las minas y canteras de Gales y áreas de asentamientos galeses en América. A menudo ayudan a los mineros a llegar hasta las vetas más ricas de mineral u otros tesoros por su peculiar sonido de golpeteo. Aparecen vestidos con trajes mineros en miniatura, trabajan constantemente pero nunca terminan su tarea.

[2] Un majuelo es un espino rosáceo de hojas cuneiformes y dentadas divididas en tres o cinco segmentos, flores blancas muy olorosas y fruto rojo dulce y de un solo huesecillo redondeado.

[3] Una flor Cosmos, también conocida como girasol púrpura, es una especie de la familia Asteraceae nativa de México.

[4] Servil significa ser arrastrado, sumiso. En este contexto, Lydia se sintió muy sumisa porque aceptó con facilidad la respuesta de Edgar.

[5] Concesión es también privilegio.

[6] Un guijarro es una piedra pequeña, redondeada y lisa formada por erosión del agua.

[7] El chintz fue en su origen un tejido calicó fuerte y brillante, procedente de la India, estampado con flores, frutas, pájaros y otros diseños en diferentes colores, típicamente sobre un fondo liso claro, su lustrosa apariencia se debía a la finísima capa de cera que lo recubría para proteger el tejido y el dibujo.

[8] El calicó, también conocido como “percal”, es una tela de algodón de poca calidad.

[9] Sultán es un título dado a los soberanos o gobernadores de países islámicos.

[10] Un antiséptico es un medicamento que impide el desarrollo de los microorganismos patógenos causantes de las infecciones o los mata, como el alcohol.

[11] En este contexto la palabra infiel no hace referencia a no ser fiel a la pareja, sino a ser alguien en quien no se puede confiar. Por lo tanto, Edgar quiere decir que a la perspectiva de Lydia, él parecería poco confiable.

Den
En mi vida había visto tantas notas en un mismo capítulo o.o

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *