El Sentido Común de la Hija del Duque – Capítulo 153: Trabajo (1)

 Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


—…Hemos progresado mucho en términos de preparación contra desastres naturales dentro del territorio, todo gracias al abuelo.

Shisai
Se refiere a su abuelo paterno, no al General Gazelle Daz Anderson, padre de Mellice.

Escuchando los informes de los comerciantes que se habían hecho cargo de estas medidas, hojeé los archivos.

Para el territorio de Armelia, que da al mar por un lado y tiene varios ríos y lagos en el medio, las medidas preventivas contra las inundaciones eran muy importantes.

Qué hacer para promover el desarrollo saludable de la propia tierra… aunque algunos podrían considerar políticas como esa, muy pocos realmente piensan con anticipación ante catástrofes raras pero posibles que podrían ocurrir en diez, veinte, treinta e incluso cientos de años, especialmente en este mundo.

Fue especialmente así con el tema de los desastres naturales. La mayoría los veían como inevitables.

Ante una fuerza tan grande como la naturaleza, los humanos no tienen poder.

En ese sentido, enfrentarse a cosas que pueden o no suceder… no, aquellos que ni siquiera piensan en lo que podría suceder, se retrasan cuando tienen que lidiar con el problema.

Mi abuelo, quien pensó por adelantado para ver qué podía hacer por la gente, realmente amó esta tierra.

Y luego, mi padre tomó los mismos ideales. Ahora era mi turno.

—Y ese es mi informe completo.

—Gracias. Después de revisarlo enviaré más instrucciones.

—Lady Iris, ¿puedo preguntarle algo?

— ¿Qué ocurre?

—Aunque es una pregunta estúpida de hacer, cuando alguien acepta un trabajo… ¿es realmente necesario este proyecto?

— ¿A qué te refieres?

—Nunca he oído hablar de que ocurriera una inundación en alguno de los dos ríos en los que estamos trabajando actualmente. En comparación con hacer un proyecto de río, podría ser un mejor uso de nuestro dinero el abrir más tierras en el norte, o aumentar la financiación para los muelles. Parece más práctico de esa manera, al menos, y podría ayudar a aumentar el bienestar de nuestro territorio de una forma más realista.

Cuando dijo esto, llamaron a la puerta. Rehme entró.

—Se ha inundado, en realidad. Hace ciento cincuenta años y hace cien años.

Al escuchar estas repentinas palabras de un tercero, el comerciante miró a Rehme con sorpresa.

—Perdóneme. Milady, estoy aquí para decirte que el espacio está listo.

—Gracias, Rehme.

—…Señorita Rehme, ¿verdad? Lo siento, pero ¿de dónde supo todo eso?

—Las notas de los jefes de familia anteriores, especialmente informes. También tienen un registro de cuán grande fue cada desastre, y la forma en que hicieron el trabajo de recuperación en cada situación. Es muy inspirador.

—… ¿Lees informes de hace ciento cincuenta años? ¿Y hace cien años? ¿Cuánto has leído?

—No solo eso. Desde que el primer Duque Armelia, que recibió esta tierra, todos esos registros… los he leído todos.

— ¿Cómo es eso posible…?

Shisai
Tiene mucho tiempo libre.

No es de extrañar que estuviera tan sorprendido.

Aunque fueron solo los registros los que sobrevivieron hasta ahora, todavía eran siglos de material.

Incluso solo de pensarlo, parecía una cantidad vertiginosa. Solo alguien como Rehme podía leerlos todos felizmente.

—El que tuvo el mayor alcance devastador fue la inundación de hace ciento cincuenta años. Dos aldeas enteras se ahogaron, y todas sus cosechas se perdieron. Pero con la ayuda del país y otros territorios, logramos superarlo… eso es básicamente lo que sucedió.

—No estás equivocado. Si ponemos ese dinero en tierras en desarrollo, podría impulsar la economía de nuestro territorio. Pero, ¿quién puede decir qué tipo de desastres se presentarán en el futuro?

—Eso…

No pudo responder mi pregunta.

—No sucederá en esta generación, quizás. ¿Pero qué hay de tus hijos? ¿Tus nietos?… Si esperamos hasta que haya sucedido, será demasiado tarde. No quiero tener el arrepentimiento de “si solo nos hubiéramos preparado en ese entonces”. Si hay algo que puedas proteger, simplemente actuando sobre eso ahora, ¿realmente lo ignorarías?

—Reducir el riesgo futuro, eh. Entiendo entonces. No soy un funcionario, pero aun así hice una pregunta tan insolente sobre la política del territorio. Lo siento mucho.

—No te preocupes por eso. Soy la única culpable. Debería haber comunicado mejor el significado detrás de nuestras tareas actuales. Si hay algo sobre lo que quiera saber más en el futuro, no dudes en venir a preguntarme.

—Por supuesto.

| Índice |

One thought on “El Sentido Común de la Hija del Duque – Capítulo 153: Trabajo (1)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *