El Sentido Común de la Hija del Duque – Capítulo 168: La mujer del duque suspira, el general exclama

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Mi cuerpo se sentía lento, así que decidí entrenar hoy.

Ese día, aquella vez… mi esposo estaba llegando tarde a casa. Me sentí incómoda, así que monté mi caballo en dirección al camino por el que pasaría cuando volviera a casa.

Cuando vi que había sido atacado, mi cerebro pareció llenarse de sangre. Desaté mi ira interna, matando a todos mis enemigos.

El hecho de que lo logré hizo, que me sintiera aliviada. Pero también avergonzada, de lo lenta que me había vuelto.

No había estado en una batalla real por algún tiempo. Incluso cuando entrenaba con mi padre recientemente, sentí mi propia falta de práctica.

…No podía olvidar.

La estabilidad de todos los días podría interrumpirse en cualquier momento.

Si no protegiera a las personas y las cosas que me importan, se me escaparían de las manos.

—Es algo que he ordenado para ti… ¿puedes volverte alguien digna de empuñar esta espada? 

Shisai
Esta frase es la misma del cap 13 del Sentido Común de una Casa Guerrera, la novela dedicada a la historia sobre Mellice

Miré mi espada, que había aceptado con esas palabras.

Por el momento, mis habilidades no podían coincidir con la espada misma. Mis movimientos no eran tan rápidos como mis pensamientos ahora.

— ¡Próximo! —Grité, levantando la cabeza.

Los cuerpos de los soldados se estremecieron ligeramente.

Nadie se me acercó.

Mirando a mi alrededor, había muchas menos personas presentes que estuviesen completamente ilesas.

De repente, dos figuras familiares entraron en mi campo de visión.

—Ah, Ryle, Dida, ¿están aquí hoy de visita?

— ¡Guau!

Dida asintió ciegamente con una cara sonrojada.

Sería grosero si me reía de él, pero su reacción fue tan linda que me recordó al pasado, cuando él todavía era un niño que entrenaba aquí.

— ¿Qué tipo de actitud es esa para tomar hacia la madre de nuestra ama?

La cara de Ryle también parecía bastante desagradable, incluso cuando advirtió a Dida.

—Tiempo perfecto. Dida, Ryle, vengan y practiquen conmigo. Cualquiera puede venir primero.

— ¡Ganaré contra usted hoy!

Al ver a Dida decir eso, como si estuviera feliz de estar en esta arena, no pude evitar emocionarme más y sonreír también….

⧫ ⧫ ⧫

—… ¿Quién es esa mujer?

—No lo sé. ¡Pero mira cómo se mueve, parece estar a la par de Dida! Y eso que él ya es una leyenda aquí.

—No, me parece que incluso ella lo está reprimiendo.

Todas las personas, a las que se les había permitido participar en las prácticas en la casa de Marques Anderson, vieron a la esposa del Duque Armelia… Mellice, luchar contra Dida. Sus expresiones fueron completamente conmocionadas.

Solo los más experimentados conocen sobre la identidad de Melly. Una gran cantidad de los soldados ni siquiera han tenido la oportunidad de ver la cara de la esposa del duque.

La mayoría de la gente aquí, en este momento, ya había sido derrotada por Melly.

Como defensa contra la dignidad de los hombres, todos comenzaron a animar a Dida… pero ¿cómo sería realmente?

Melly era un héroe nacional, después de todo. Alguien a quien el general Gazelle había elogiado como un luchador con “talento dado por Dios”.

Su poder era casi equivalente al propio general Gazelle en su apogeo.

La mayoría de los soldados mayores ya habían sufrido en sus manos antes.

Su intensa habilidad con la espada, sus movimientos tan rápidos que parecían poder predecir el futuro… durante el combate, siempre se sentía como si estuviera jugando con uno.

En el pasado, su resistencia y fuerza eran iguales que o mejores que varios de los presentes… pero ahora había retrocedido un poco.

Aun así, su velocidad e intuición lo compensaron, haciéndola tan dura como siempre en combate.

Aunque suspiró y lamentó que su cuerpo se volviera más lento, ¿qué podía decir realmente sobre su poder general? Los soldados no pudieron evitar pensarlo.

Para cualquiera que conociera su poder en su apogeo, parecía tan fuerte como un monstruo.

En el pasado, había aceptado el entrenamiento diseñado para mejorar la resistencia de un hombre sin pestañear.

— ¡El ganador es Melly! —Los vítores comenzaron en la multitud.

Parecía que Melly había ganado por un pelo. A juzgar por su puchero, Dida probablemente había dudado.

Pero no había mucho que Dida pudiera hacer al respecto desde su perspectiva. Cualquiera que tuviera alguna duda o error, no podía esperar vencer a Melly.

La única forma era abrazar por completo la idea de matarla…

—Vice General, ¿quién es esa mujer?

Los soldados que ya no podían ocultar su curiosidad corrieron y me preguntaron.

Aunque muchas de las personas que vinieron aquí y se capacitaron no conocían su identidad, estaban muy familiarizadas con su presencia. Después de todo, Melly vino y entrenó a menudo…

Pero hoy, ella estaba actuando de manera diferente. En el pasado, siempre decía que venía aquí para hacer ejercicio… aunque sostenía una espada real, en realidad no estaba luchando en serio.

Pero en este momento, estaba combatiendo sin contenerse, creciendo a una velocidad aterradora.

No, tal vez la palabra “crecimiento” era incorrecta aquí. Más exactamente, es el proceso de recuperar sus habilidades anteriores.

Recuperando el poder y el aura que incluso la mayoría de las tropas de élite en la primera línea temían.

—Entiendo cómo te sientes. También me sentí igual en el pasado.

No pude evitar sonreír amargamente, expresando los mismos sentimientos. Pero no había alivio en su rostro. Supongo que las personas que tienen confianza en sus habilidades no pueden admitirlo.

Melly era una mujer de aspecto amable, después de todo.

Nadie podía imaginar que una mujer tan hermosa hubiera caminado por un camino ensangrentado con una espada en la mano, para proteger lo que era importante para ella.

—Esa persona es el arma definitiva del Marqués Anderson, el primer discípulo del general Gazelle. El mejor guerrero que conozco en este mundo.

La forma en que ella lucha pone los pelos de punta. Es el tipo de luchador que podía inspirar seguidores desde lo más profundo de sus almas.

Todos sus logros anteriores habían caído bajo el nombre del general Gazelle. Por supuesto, nada de esto podría hacerse público.

La hija de un marqués, que debería estar viviendo dentro de un palacio de terciopelo, era en cambio un soldado lo suficientemente fuerte como para luchar contra legiones.

No solo los nobles no lo sabían. Incluso en los niveles superiores del gobierno, muy pocos sabían la verdad.

Los únicos que sabían eran la reina viuda, el primer ministro anterior que había fallecido, su esposo actual, la familia actual del marqués Anderson y los soldados privados reclutados por la familia.

Solo lo supe por coincidencia.

Desde el entrenamiento y estar en una situación similar.

¿La reina viuda una vez la favoreció?

No es sorprendente. Cualquiera que la conociera no podría olvidarla.

La reina viuda estuvo una vez enamorada de su belleza. Después de enterarse de sus logros en el campo de batalla, quería que se casara con su propio hijo.

Escuché del general que Melly declaró que, si alguien la separaba de su esposo, se iría de este país.

Esto no era más que una prueba de que ella tenía la misma sangre que el general.

—Ustedes tienen suerte. No te pediré que la imites, pero debes observar sus movimientos.

Yo también observé.

Todos los presentes la miraron.

| Índice |

2 thoughts on “El Sentido Común de la Hija del Duque – Capítulo 168: La mujer del duque suspira, el general exclama

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *