El Sentido Común de la Hija del Duque – Capítulo 173: Vista inesperada

 Traducido por Shisai

Editado por Sharon


Todos bajaron la cabeza en señal de respeto, yo incluida.

Liderando en el frente estaba la reina Viuda, luego la reina Ellia y el príncipe Edward… Parecía que tanto el rey como el primer príncipe estarían ausentes esta vez.

Siguiendo al príncipe Edward, también apareció Yuri, sosteniendo su mano.

No pude evitar mirar con duda y sorpresa.

¿Por qué está ella allí?

Yuri solo era su prometida, no era de la realeza.

Incluso si fuera parte de la familia real en el futuro, mientras no estuvieran casados, se suponía que no debía aparecer en un evento oficial como este como si fuese un miembro de la realeza.

Como solía decir mi madre, era porque nunca sabías lo que podría pasar hasta el matrimonio real.

La reina Ellia había estado en esa posición por bastante tiempo, por lo que debería saber mejor que cualquiera la conducta que debería tener como prometida. Naturalmente, todos los nobles lo sabemos, pero ella se había convertido en parte de la realeza al final por lo que tendría que tenerlo aún más claro. Debe saber que lo que están haciendo no está permitido.

Aun así, dejó que Yuri apareciera junto a la realeza. Eso significa que se había ganado bastante de su respeto.

Más importante aún, Yuri parecía ser amada por los nobles que estaban en la facción del segundo príncipe.

Si no lo fuera, aparecer así no le estaría permitido, ni siquiera con el favor de la reina Ellia.

Aunque todavía no lo entendía por completo, al menos comprendí que se había establecido lo suficientemente bien en el mundo social como para hacer una aparición forzada como esa. Pensar en eso fue suficiente para hacer temblar mi columna vertebral. Realmente deseo que esto no sea algo premeditado.

Hoy su vestido era de color marfil con una cinta enorme en su pecho y cintas del mismo estilo pero más pequeñas en sus brazos. Los bordes estaban decorados con varias capas de encaje.

Mientras que en el pasado su ropa acentuaba su ternura, hoy también parecía incluir el glamour propio de un miembro de la realeza.

La realeza se instaló en sus asientos. Entonces la banda comenzó a tocar.

Los niños que debutaron este año aparecieron, uno tras otro. Cada nación tenía un conjunto diferente de costumbres.

En el Reino de Tasmania, todos los niños que debutaban saludaron a la realeza con respeto durante el día, uno por uno.

Y luego, por la noche, se mostraban frente a los muchos miembros de la aristocracia que estaban presentes.

Los niños llevaban flores en el pecho y las niñas en el pelo.

Era como las que había visto en mi vida anterior, pequeñas flores rosadas que parecían iris. Aunque no sabía si simbolizaba lo mismo que en ese mundo, aquí los iris simbolizaban “orgullo”… el orgullo de un noble, algo así.

Las chicas usaban vestidos blancos simples, mientras que los niños usaban trajes negros. En parejas, se separaron en el medio del pasillo.

Después de eso, comenzaron a bailar.

Cuando terminaron, los nobles a los lados aplaudieron. De aquí en adelante, se convirtió en nada más que un baile normal. Berne y yo bailamos juntos, y también bailé con algunos otros nobles que conozco de la facción neutral.

Después de un par de canciones, me alejé para descansar.

Recogiendo un poco de champán, contemplé la vista en la pista de baile.

Berne se había retirado al mismo tiempo que yo y estaba a mi lado.

De repente, el príncipe Edward y la señorita Yuri entraron en mi campo de visión. También estaban bailando.

Como miembros de la realeza que estaban comprometidos, no cambiaron de pareja.

Mimosa y Dan bailaban cerca de ellos también.

Aunque me sentía sola por haber sido dejada atrás por mi amiga cercana, me fasciné al verla bailar.

—Hermana.

No volví a mí misma hasta que Berne me llamó.

Su voz era un poco rígida. Justo cuando estaba a punto de preguntar, seguí su mirada y entendí de inmediato por qué.

A medida que la melodía cambió, el príncipe Edward y Yuri de alguna manera se estaban acercando.

No quería interactuar con ellos, así que miré alrededor para ver si había alguien con quien pudiera hablar. Desafortunadamente, no había nobles que conociera cerca de donde estaba.

Durante ese tiempo, se dirigieron directamente hacia mí con una sonrisa en su rostro.

Por su aspecto, incluso si intentara hablar con otros, no podría escapar.

Me rendí y me preparé mentalmente para la peor situación, mirándola fijamente.

Debido a que ella y el príncipe Edward ya se habían acercado bastante, las personas que nos rodeaban lo notaron y contuvieron la respiración mientras observaban y esperaban.

—Ha pasado mucho tiempo, señorita Iris, Berne.

—Lo ha hecho, señorita Yuri.

Respondí a la sonrisa de Yuri con una sonrisa.

A mi lado, Berne asintió en silencio.

—He escuchado a mucha gente hablar sobre usted, señorita Iris. Parece que siempre está trabajando duro, pero nunca viene a la capital. Supongo que es inevitable. Aunque esta vez tu compañero sea Berne, deberías hablar con todos los presentes.

—Esto es realmente… Gracias por su sugerencia. Señorita Yuri, usted es igual. Parece que ha ampliado mucho esfuerzo en la caridad. Te admiro por presentarte tan bien junto al príncipe Edward.

—Ser felicitada así por usted me da confianza en mí misma. Su vestido de hoy es tan hermoso, señorita Iris. ¿Es una pieza nueva?

—Gracias. Me siento honrada de recibir elogios de usted. Este es un nuevo producto de Madame Klager y el Conglomerado Azura.

—Ah… Quiero usar algo así también, pero no sé si podría compararme con usted… Señorita Iris, el vestido es una combinación tan buena que nadie más puede esperar estar a la altura.

—En absoluto… creo que el diseño del vestido que lleva puesto es perfecto para mostrar lo adorable que es, señorita Yuri.

—Yuri… deberíamos irnos…

El príncipe Edward interrumpió nuestro diálogo para decirle esto a Yuri. Nuestros ojos se cruzaron por un momento, y sus cejas se fruncieron como si hubiera visto algo obsceno, antes de mirar hacia otro lado.

Comparado con el extraño conflicto que tuvimos la última vez, esto fue suficientemente moderado.

—Bien, entonces. Tendremos que disculparnos.

Yuri se fue rápidamente con Edward.

—Uf…

El agotamiento me llenó y respiré hondo.

—¿Quieres algo de tomar?

—No, estoy bien. Gracias, Berne.

¿Mi cansancio era tan obvio? Hice todo lo posible por mostrarme con más espíritu.

Y luego una figura familiar entró en mi campo de visión.

—Ha pasado mucho tiempo, Rudeus.

—Me alegro de volver a verlos, Iris, Berne.

De pie allí estaba nuestro primo, Rudeus Jib Anderson.

—Es bastante raro verte aquí. Por lo general, debido al trabajo, no te presentas en este tipo de evento.

—Mis superiores dijeron que era obligatorio.

—Ah… —Me reí un poco después de escuchar su respuesta.

—Esta es una rara oportunidad. ¿Quieres ir a un esquina para descansar y hablar? ¿O tal vez bailar algunas canciones?

—Hablemos un poco.

Los tres caminamos hacia el balcón, que estaba a cierta distancia de la multitud.

| Índice |

8 thoughts on “El Sentido Común de la Hija del Duque – Capítulo 173: Vista inesperada

  1. Satsuki24 says:

    Las amo ….me encanta q traduscan esta novela…y ya espero ver a dean como el principe y al lado de iris …..TwT …esto es lo q llaman felicidad…grasias por su arduo trabajo chicas…😍😍🤗🤗🤗😁

  2. angelica lazo says:

    han escuchado la frase “entre mas conozco a la gente, mas quiero a mi perro”? creo que leyendo esta historia se adaptaria bastante si en lugar de “la gente” pusieramos “entre mas conozco a yuri” si, entre mas leo de ella mas quiero a mi perro, es una tipa de lo mas repugnante, falsa y sobretodo super cursi….pero por el bien de hacer quedar bien a iris es un excelente personaje…. ademas estoy esperando con ansias el momento de su caida, y poder carcajearme con mi sonrisa malvada de muajajajajajajaj. gracias por las traducciones esperare con ansias el proximo capitulo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *