El Sentido Común de la Hija del Duque – Capítulo 180: Informe

Traducido por Shisai

Editado por Raine


Desde que asistí al baile en el palacio, hice todo lo posible para atender a todas las invitaciones de las otras familias nobles.

Si es posible, quería regresar a mi territorio lo antes posible pero, como mis padres no podían asistir, tenía que quedarme en la capital para ir en su representación.

Lo más importante… el territorio seguía funcionando sin problemas. La única preocupación real era lo que los seguidores de la reina Ellia y Yuri podrían hacer. Si algo sucedía en ese frente, permanecer en la capital significaba que sería más fácil para mí montar un contraataque. Esa fue una de mis principales razones para quedarme.

La atmósfera en la capital en este momento era bastante incómoda. Asistir a varios banquetes solo reforzó este sentimiento en mi mente.

En cada evento, todos parecían estar tratando de obtener la mayor cantidad información posible el uno del otro.

A pesar de que hubo comparaciones en el pasado entre la espléndida sociedad de nobles y una reunión de zorros astutos que intentaban engañarse unos a otros, nunca había sido tan cierto como hasta ahora. Aun así, nadie podía mostrar su poder aquí.

Eché un vistazo a los informes y las decisiones del territorio y di mis instrucciones desde allí. Debido a lo lejos que estaba de mi hogar, necesitaba predecir lo que podría pasar y basar mis órdenes en eso.

De repente, mi pluma se detuvo por completo.

Todo el trabajo que estaba haciendo en este momento… ¿desaparecería si me casara?

El pensamiento cruzó por mi mente.

El reino de Acacia es una sociedad patriarcal. Las mujeres probablemente no podrían trabajar.

Antes de eso, tendría que dejar mi propio territorio.

En mi propio futuro imaginado, nunca me casaría, pero me quedaría en mi territorio y trabajaría para siempre… la idea de ir a otro país para casarme era casi insondable.

Tan sólo el pensamiento fue suficiente para hacerme sentir como si un agujero se abriera en mi corazón.

Estar rodeada por Tanya y todos los demás… con Dean también a mi lado. Fue una gran responsabilidad y trabajo… pero como fue el trabajo lo que me dio una sensación de logro, seguí adelante con el apoyo de todos.

Soñé que estos días durarían para siempre.

Aunque seguía diciendo que Berne heredaría todo algún día, aún mantenía mi sueño cerca de mí.

… No sabía que enfrentaría el final de todo tan pronto.

La sangre azul de la nobleza que fluye por mis venas es mi herencia. Es algo que tendré que seguir protegiendo, desde aquí y por siempre… por eso mi madre, mi abuela y todos los antepasados ​​que nunca he conocido continuaron con dignidad en sus matrimonios políticos. ¿No es eso lo que es un noble? Las palabras de Mimosa pasaron por mi cabeza.

… Eran una amarga píldora de verdad difícil de tragar.

Cada gota de sangre que fluía por mis venas, cada centímetro de mi carne, existía por esta nación… más específicamente, para mi propia familia.

Este era mi deber como noble. Mi orgullo.

Aún así…

—…Dean.

No pude evitar decir su nombre.

No pude evitar querer verlo.

Pero al mismo tiempo, no quería verlo.

Si hablara con él, podría olvidar mis dolores, aunque sea temporalmente.

Pero si nos vemos, tendría aún más dolor.

No podía rendirme.

No había posibilidad de que tuviéramos un futuro juntos.

… Aun así, lo anhelo. Rezo por eso.

Tal como dijo Mimosa, no soy como un noble regular.

En general, estaba pensando esto y aquello sin siquiera saber sus pensamientos. Estaba bastante claro que había perdido la cabeza por amor.

Incluso si tenía autoconciencia, me hizo hundirme aún más.

Tenía el conocimiento de mi experiencia con el príncipe Edward, y mírame: cometo los mismos errores nuevamente.

Puse mi pluma sobre la mesa. Como para ahuyentar los pensamientos oscuros que me consumieron, respiré hondo.

Me dije a mí misma que no había tiempo para pensar en cosas así.

Mi corazón se calmó de nuevo.

Entonces abrí los ojos y volví al trabajo que tenía delante.

… El tiempo realmente pasa volando cuando estás concentrado. Me las arreglé para tratar todos los documentos que tenían que ser tratados hoy a tiempo.

Con un suspiro, tomé la carta de Moneda.

Los contenidos eran detalles que quería que él confirmara. El motivo de la inflación en la capital, así como las investigaciones sobre gremios relevantes.

Incluso Tanya dijo que tomaría mucho tiempo. Moneda realmente estaba mostrando sus habilidades nuevamente.

Su influencia dentro del gremio de comerciantes todavía era fuerte.

Cuando estaba mirando la nota, alguien llamó a la puerta. Tanya entró.

—Señorita, ¿es un buen momento para entregar un informe ahora mismo?

—Por supuesto.

Tanya informó sobre el proceso de compromiso de Mimosa.

La sorpresa que corrió por mi mente hizo que todo quedara en blanco.

—…¿Señorita?

Al verme callada, Tanya parecía preocupada.

—Está bien. Tanya, continúa.

Tanya todavía parecía preocupada, pero continuó.

—La señorita Mimosa quería que le enviara un mensaje.

—¿La viste?

—Sí, cuando supe de todo esto.

—¿Es eso así? ¿Qué dijo ella?

—… Ella no quiere que haga nada. No quiere su ayuda.

Apreté la mandíbula, saboreando las palabras en mi mente.

—Realmente es su estilo. —Sonreí exasperada. Tanya hizo una cara similar. —Seguro ella te dijo algo como que cuando descubra la verdad, quiere que me detengas…

Tanya se inclinó, afirmando mi suposición.

—Es tan idiota.

Eso es todo lo que podría decir sobre la gentileza de Mimosa.

Mis lágrimas estaban a punto de salir de mis ojos. Las contuve, tratando de reprimir los pensamientos caóticos en mi mente con una respiración profunda.

Si era Mimosa, no me importaba incluso si ella quería usarme para sus propios fines.

Pero pensando desde la otra perspectiva, era realmente muy difícil actuar en este momento. Aunque la reputación de la familia del duque Armelia era una herramienta poderosa, también tenía muchas limitaciones. Actuar en una situación como esta era tomar el riesgo de agravar las batallas políticas dentro del palacio.

¿Pero era esta una razón suficiente para que abandonara a una amiga? La respuesta fue no.

Para mí, Mimosa no es una existencia insignificante.

Cuando perdí mi lugar en la academia, ella estuvo a mi lado hasta el final. Ella era una amiga importante para mí.

Si no me hubiera apoyado durante toda la prueba, los rumores sobre mí habrían sido el doble de malos.

Al igual que ella siempre me tenía en mente, también era increíblemente importante para mí.

Cerrando los ojos, comencé a pensar.

—Tanya, ¿puedo pedirte un favor?

—Tu deseo es mi comando.

—Gracias. Por favor envía un mensaje al sacerdote Ralph. Por supuesto, nadie más puede saberlo.

—Sí, señorita.

—Cuando hayas terminado con todos tus informes, te diré el contenido del mensaje… —Tanya parpadeó. —Te conozco lo suficiente como para saber que ya has investigado todo lo que necesitaba que investigaras. Si no, lo habrías dicho desde el principio y te lo agradezco.

La sonrisa que floreció en el rostro de Tanya era brillante como una flor.

—Piensa demasiado bien de mí… ahora voy a informar sobre Yuri.

Cambié de humor y la escuché hablar.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *