El Sentido Común de la Hija del Duque – Capítulo 223: Esquema (1)

 Traducido por Shisai

Editado por Meli


 —Viejo, anímate. La guerra ha comenzado.

—Ah, entonces el Reino Towair finalmente ha actuado. Hemos estado esperando esto por mucho tiempo. Son bastante lentos, ¿no? —Se quejó el anciano con una expresión tranquila.

—La situación tampoco es un monolito de su parte. Algunos de ellos están tratando de revertir el fracaso del pasado y se vengan, otros están luchando obstinadamente por la riqueza a través de la invasión, y hay quienes piensan que en comparación con el aumento de impuestos para uso militar, es mejor seguir las tácticas que enriquecerán a su propio país. Al final, todos tienen el mismo objetivo, la única diferencia es lo que cada uno va a sacrificar. 

—Je… la guerra ya ha comenzado y todavía hay mucha disidencia interna. Realmente están relajados.

—En efecto. Pero incluso saber que el Reino Towair ha actuado es valioso para mí. En dos o tres días más, mi padre también escuchará las noticias. A partir de entonces, mi diligente hermano mayor y la facción del general comenzarán a reaccionar.

Tomé la copa que me ofrecía el viejo, Hafis. Hafis Bante Marsed: el nombre que le había dado a la familia del duque Armelia era en realidad el nombre del anciano.

—Esos idiotas ofuscantes finalmente han desaparecido. Qué refrescante.

—Pero señor, aunque no puedo predecir el futuro… sin duda tendrán éxito. No puedo imaginar cómo será la escena en la primera línea.

—Estoy seguro de que tomaron el formato de voluntariado militar. El cebo no era otro que el territorio del Duque Armelia. Hace mucho tiempo se difundieron los rumores: mi padre siempre ha estado obsesionado con ese territorio y estaba dispuesto a otorgar recompensas increíbles a quien lo conquistara. Además, mi padre siempre está buscando nuevos territorios, y le gustan mucho las exportaciones de esa tierra, esto hace del rumor algo real.

—En efecto.

—Eso y el hecho de que todos tienen información sobre el territorio del duque Armelia… Esos codiciosos buscan una tierra con una riqueza increíble.

—Entonces, ¿quién fue el que dejó escapar esa información?

Me reí de la divertida pregunta del viejo.

Parecía ya tener una suposición educada sobre el asunto. Al verme estallar en carcajadas, respondió de la misma manera.

—Sin duda, mucha gente fantasea con ser quienes capturen una tierra tan rica. ¡Quizás ellos serán los que gobiernen el territorio en el futuro!

—Todos se dirigen a una trampa. Y en el momento en que desaparezcan, tendré la mejor oportunidad… eliminaré a mi padre y tomaré el trono.

—Señor, tenga cuidado. Aunque soy el único aquí en este momento, no puedo decir qué tipo de espías se esconden dentro del palacio. Es mejor ser lo más cauteloso posible…

—Tienes toda la razón. Pero sí has confirmado que no hay nadie más presente, no puede haber nada malo.

El viejo sonrió suavemente.

—Mi padre es codicioso hasta el extremo. Mi hermano no quiere nada más que seguirlo e imitarlo. Los generales pretenciosos demuestran su poder marcial, presumiendo en el nivel más alto de esta nación. A donde quiera que mire, codicia, codicia, codicia. No es de extrañar que las señales de humo se activen en todo el país. En nuestro estado actual, no podemos reírnos de Tasmeria o el Reino Towair por sus locuras.

El Reino de Acacia siempre se ha enorgullecido de sus extensos territorios y ricos recursos naturales.

Se ejecuta en un sistema diferente al de Tasmeria. Cada territorio no es administrado por un líder separado, sino directamente por la realeza.En otras palabras, el poder del rey es absoluto.

Si un rey sabio tomara el trono, la nación sería increíblemente poderosa. Pero, por otro lado, un tirano en el trono podría convertir la nación fácilmente en una tragedia.

—Mi padre solía ser un rey del pueblo también. Los registros prueban eso. Pero a medida que pasaba el tiempo, la carga lo arruinó… y ahora solo escucha las palabras de aduladores. Por eso este país está dividido.

—Quizás no sea tan diferente entre los diferentes reinos. Al igual que una fruta demasiado grande que cuelga del árbol eventualmente se pudrirá desde adentro y caerá al suelo.

—Sí…

—Por eso es la esperanza de todos, príncipe Mersid. Por ello, no deseo nada más que su salud y prosperidad.

—Así que, volvemos al mismo tema después de todo, ¿eh?

—Sí. En mi opinión, debemos tener cuidado con los pequeños detalles que pueden arruinar nuestro plan más amplio en un momento crucial.

—Realmente no soy rival para ti, viejo.

El miedo y la inquietud poseían al anciano mientras bajaba la cabeza.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *