¿Hay posibilidad de un final feliz? – Capítulo 5: Castillo Vaxwald

Traducido por Kiara

Editado por Sharon


Aparte del enfrentamiento en la frontera, el resto de nuestro viaje transcurrió sin incidentes. De vez en cuando veía a alguno dragonantes curiosos mirándonos desde el costado del camino, pero no intentaron acercarse ni se opusieron al matrimonio. Tal vez no eran lo suficientemente valientes como para decirlo en presencia del príncipe Darius. De cualquier manera, llegamos a salvo al castillo de Vaxwald sin demoras.

El edificio en sí era una un deleite para la vista. Construido detrás de un muro gris opaco, también sirve como una fortaleza, un contraste bastante grande de nuestro encantador y pequeño castillo blanco en casa. Una mirada y supe que podría perderme en algún momento.

—Nnnn… Todos en el castillo me odian, lo sé… —gimió Patricia. Se las había arreglado para poner una cara valiente frente a Darius, pero evidentemente lo que había pasado la afectó.

—Oh no, princesa no seas tonta. ¡Estoy seguro de que todos están felices y emocionados de que seas parte de la familia real! ¿Ves?

Cuando nuestro carruaje pasó por las puertas del castillo, señalé fuera de la ventana a las multitudes, donde muchas personas estaban sonriendo y aplaudiendo. Claramente no todos habían aceptado los rumores.

Las dos salimos del carruaje y seguimos al príncipe Darius al castillo. Nuestro destino: los cuartos personales de Patricia.

—Estamos aquí. Esta será tu sala de estar —explicó cuando llegamos—. Puede parecer oscuro ahora, pero eso es solo porque el sol se ha puesto. Mañana por la mañana verás que es bastante luminoso y aireado. Ahora, si el sol de verano es demasiado fuerte para ti, puedes abrir la puerta del balcón para que circule el aire.

Hay un contraste enorme entre la austera estética del exterior y el interior del castillo.  El diseño de la sala de estar de Patricia era francamente adorable, con un papel tapiz estampado de flores, alfombra y muebles de colores brillantes. Cuando el príncipe Darius explicó que lo había personalizado para satisfacer sus gustos, ella miró positivamente a la luna.

—Al lado tenemos tu habitación; considero que es mejor dormir por separado durante el próximo mes o hasta nuestra noche de bodas. Ah, y tu vestidor está aquí, al otro lado del pasillo. Más allá de eso, tenemos muchos cuartos libres, y puedes usarlos como mejor te parezca.

—Gracias, alteza.

—Me imagino que debes estar exhausta por el largo viaje. Haré que mis sirvientes te cocinen una comida. Luego, siéntase libre de descansar un poco. Podemos encontrarnos con mis padres mañana.

Los sirvientes se pusieron a trabajar de inmediato, prepararon la comida y llevaron las muchas pertenencias personales de Patricia a sus habitaciones. Uno de ellos me tocó el hombro y me llevó a la habitación designada para mi. A diferencia de los otros criados, que dormían todos juntos en un dormitorio, me habían asignado una habitación propia, presumiblemente como una cortesía a la princesa. Por suerte, no estaba tan lejos de la suya, así que no tuve que preocuparme por perderme.

—Comerás todas tus comidas en la sala de los sirvientes. Está en el ala norte, primer piso. No tenemos horarios fijos para comer, por lo que puede ir en cualquier momento, pero tenga en cuenta que es posible que no quede nada para usted si se presenta muy tarde. El baño también está cerca de allí.

—Gracias.

Habiendo terminado su explicación, el criado me entregó un candelabro repleto de velas, luego se dio la vuelta y se fue. Eché un vistazo alrededor; no era grande, pero estaba amueblada con un sofá de dos plazas y un escritorio,  la cama estaba recién hecha. En general, estaba agradecida.

Dicho esto, el armario está obviamente vacío. Tenía que ir a buscar mi…

—Este equipaje es tuyo, ¿verdad?

La repentina voz a mi espalda me hizo saltar en mi propia piel. Me di la vuelta para encontrar a Raye parado en la puerta, llevando dos baúles de cuero y un bolso grande. Detrás de él, en el pasillo, había una pila de cajas familiares.

En la oscuridad de la noche, su cabello dorado y sus ojos estaban iluminados solo por la luz del candelabro.

—¿Cómo lo supiste…? —pregunté pero él simplemente se encogió de hombros—. Bueno, gracias.

A decir verdad, no me sentía exactamente cómoda estando a solas con él, y sin embargo, por alguna razón, se demoró en irse, examinando todo, desde las ventanas hasta la alfombra y la chimenea.

—¿Qué estás haciendo?

Él no respondió. Cruce la línea cuando comenzó a hurgar en mi cama.

—¿Puedes irte ahora? —pregunté con el ceño fruncido.

Ante esto, Raye finalmente se volvió y reconoció mi presencia.

—¿Planeas quedarte en Vaxwald permanentemente?

—No,  solo hasta que Su Alteza se haya adaptado a su nueva vida aquí.

—¿Y cuándo será eso exactamente?

—No podría decírtelo. Estábamos pensando un año más o menos, pero realmente depende de ella.

—¿Un año?

Él frunció el ceño, y le imité en respuesta. Tal vez no estaba emocionado ante la perspectiva de pasar el próximo año a mi lado, pero yo tampoco estaba feliz de estar cerca de alguien que me odia. De todos modos, ambos necesitábamos asimilarlo y hacer nuestro trabajo.

—Solo vete, ¿quieres? —Con un suspiro, aparté la cara y extendí la mano para darle un pequeño empujón, pero antes de poner un dedo sobre su armadura, me agarró por la muñeca.

—No, te vas a ir —gruñó, dando un paso hacia mí.

 Sorprendido por esta repentina proximidad, intenté dar un paso atrás, pero no pude librarme de su agarre.

—Sal de Vaxwald, Maya —la llama escarlata del candelabro bailaba en sus ojos—. Un año es demasiado tiempo. Incluso seis meses serían demasiado. No, te vas a ir en un mes, tan pronto como termine la ceremonia de la boda.

—¿Por qué debería…?

—Un mes. ¿Lo entiendes? —Y con eso, liberó su agarre de mi muñeca y salió de la habitación.

Una vez que se fue, agarré lo primero que encontré, que resultó ser mi bolso. Lo pensé mejor y lo solté. En cambio, caminé hacia la cama, agarré una almohada… y la tiré con toda mi fuerza hacia la puerta.

—¿Quién murió y te hizo mi jefe?


Kiara
aaaah que molesto y ¿se supone que es el protagonista? jajajja autor no se como me vas a hacer amarlo xD ¿que opinan ustedes de este insoportable prota?

| Índice |

4 thoughts on “¿Hay posibilidad de un final feliz? – Capítulo 5: Castillo Vaxwald

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *