Herscherik – Capítulo 4: Alfabeto, magia e intruso (2)

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


En esta noche, el castillo del Reino de Greysis fue gobernado por la oscuridad.

La luna de la tarde estaba escondida detrás de las nubes y la oscuridad del exterior se filtraba hacia el castillo, ocultando todo. Un intruso se coló, suprimiendo completamente su presencia. Evitó fácilmente la guardia nocturna y entró silenciosamente en la habitación del objetivo.

Este intruso trabajó como espía para el gremio clandestino ilegal.

Al no poseer ningún maestro en particular, este espía cumplía el contrato de su empleador dentro del plazo a cambio de un alto precio, muy conveniente para aquellos de fondos sombríos que quieren algo hecho en silencio.

El contenido de sus trabajos incluyen: recopilar información sobre las partes opuestas, buscar pruebas incriminatorias y, a veces, incluso asesinar. Todos los trabajos que le llegan son ciertamente ilegales y difíciles, pero siempre completó su trabajo.

‘Colmillo de la Sombra’

El intruso no tenía nombre ni dio uno. Como tal, los que lo rodeaban le dieron el nombre, por miedo.

Era una “sombra” que se acercaba silenciosamente y, cuando la víctima se daba cuenta, ya era demasiado tarde para evitar que el “colmillo” le corte el cuello.

Pero no todos podrían contratarlo. Esto se debe a que el costo de la contratación en el gremio clandestino crece en proporción a las habilidades del solicitante.

Para contratar a alguien lo suficientemente poderoso como para ganar ese apodo, se requirió un acuerdo apropiado. El precio fue aún mayor considerando que, a través de sus grandes habilidades, obtuvo el derecho a elegir sus trabajos.

Esta vez su tarea fue recuperar el informe presentado por cierto aristócrata al castillo real. El aristócrata había mezclado el documento que quería entregar en lugar del que quería ocultar. Como tal, este trabajo solo podría describirse como “limpiar el desorden de un idiota”.

Simplemente infiltrarse en este lugar ya era bastante molesto. Este fue el castillo real de poder imperial. Los guardias no eran tan laxos como los de las mansiones de otros aristócratas, y se empleaban barreras de primera clase en todas partes. El invasor llevó tal apodo por una razón, por lo que le fue posible infiltrarse en este lugar; Pero si pudiera, preferiría mantenerse alejado de aquí.

Tch, elegí el trabajo equivocado.

El intruso chasqueó su lengua dentro de su cabeza.

El trabajo que le presentaron en el gremio no parecía tan difícil. Además, la compensación era grande en comparación con el contenido del trabajo y, considerando el hecho de que necesitaba dinero para pagar algunos gastos, decidió aceptar el trabajo. Pero después de firmar el contrato, su empleador declaró que el lugar en el que se infiltraría sería el castillo real.

Por eso nadie más aceptó, a pesar de ofrecer una recompensa tan grande.

El intruso sintió que el dicho “Las historias más atractivas siempre tienen un problema” se filtró profundamente en su mente. Más tarde escuchó de la recepcionista del gremio que ese aristócrata repetidamente había hecho lo mismo una y otra vez, resultando en odio hacia él por parte de todos los miembros clandestinos.

Todos se quejaron, diciendo que no debería haber aceptado ese trabajo.

—Pero igual, el cargo de mediación del gremio también es mucho, hum~ .

Él respondió, de una manera atípica de un miembro del gremio clandestino.

Su rasgo de no relacionarse con la gente, también fue contraproducente para él. Si hubiera tenido algún compañero, podría haber recibido alguna advertencia de ellos; De cualquier manera ya era demasiado tarde.

Pero incluso si hubiera juego sucio involucrado, podría ser perjudicial para sus futuros trabajos si él rompiera un contrato que había aceptado previamente. Puede ser ilegal, pero es un trabajo remunerado, y conseguirlo dependía de su credibilidad.

Por lo tanto, se infiltró en el castillo real a pesar de su agravación, apresurándose hacia su objetivo. Miró alrededor de la habitación.

De acuerdo con la información, esta debería ser la habitación con mi objetivo… pero, ¿qué diablos es este lugar?

La habitación era grande y probablemente ocupada por unas 20 personas. Pero prácticamente todos los escritorios estaban cubiertos de pilas de documentos, haciendo que la habitación se sintiera opresiva y estrecha. La búsqueda del documento deseado en este lío probablemente requeriría un esfuerzo considerable.

Por el momento, se dirigió hacia el asiento que pertenece al que tiene la posición más alta.

Probablemente, este era el asiento del jefe de departamento y, con suerte, a partir de ese momento, podría captar la distribución del trabajo en la sala. Pensó que haría su trabajo más rápido para obtener primero una disposición de la tierra.

Comparado con los otros escritorios, este fue ordenado y hecho con la más alta calidad. Comenzó a buscar en los documentos de la parte superior del escritorio, pareciendo muy familiarizado con el proceso.

*Bump* Escuchó un sonido.

El sonido sorprendió al hombre, y dejó de moverse. Sacó el cuchillo que tenía escondido y miró a su alrededor.

Pero no había nadie alrededor. Permaneció como el único ser en ese espacio oscuro rodeado de montañas de documentos.

…. ¿Fue mi imaginación?

Pensando aquello, guardó su arma. Estaba a punto de extender su mano para tomar otro documento, pero detuvo todo movimiento.

Su mirada se encontró con una cara que estaba situada debajo del escritorio que estaba a punto de revolver.

—Uhhh… ¿buenas noches?

Una voz idiota e infantil hizo eco a través de la habitación.

El dueño de la voz inclinó la cabeza hacia el intruso con una expresión avergonzada en su rostro.

Era Herscherik, que había estado agazapado debajo del escritorio para evitar ser descubierto. Estaba desafiando la montaña de documentos nuevamente esta noche, esta vez con una luz.

Ya había pasado un mes desde que comenzó su auditoría interna no oficial. Acababa de comenzar a comprender la estructura y los rankings en la organización y la distribución de sus trabajos. Debido a que estaba demasiado absorto en los documentos, ni siquiera notó al intruso hasta que escuchó el sonido de un susurro sobre su cabeza… en otras palabras, no fue hasta que hubo un ruido encima del escritorio directamente encima de él.

Sin embargo, él era el único que venía a este lugar alrededor de esta hora, por lo que esperaba estar solo. Y cómo el intruso era tan silencioso, lo que no se puede evitar, no se puede evitar.

Probablemente no sea una persona de este castillo. Ya que está completamente vestido de negro y todo…

Herscherik miró a la persona y sus ropas negro puro que parecían camuflarlo con la oscuridad de la noche. También vio que se cubría la boca con un paño negro y tenía una capucha negra. Lo único que uno podía realmente ver de él eran sus ojos.

En esta noche con la luna oscurecida por las nubes, sus ojos, iluminados por la tenue luz, se veían oscuros. No obstante, en una inspección más cercana, uno podía ver un color rojo como la sangre. Herscherik pudo ver claramente cómo se congelaron esos ojos ante esta situación inesperada.

Incluso Herscherik se congelaría si viera a un niño al azar salir de debajo de un escritorio.

—Um, ¿está mal que este aquí?

Herscherik preguntó mientras miraba su reloj de bolsillo. Era casi la hora de que llegue el guardia nocturno.

Mientras comprobaba la hora, oyó pasos que se acercaban. También vio que los ojos del hombre frente a él se ponían nerviosos.

Herscherik dudó, pero sólo por un momento.

Rápidamente devolvió la pila de documentos que había estado leyendo, de vuelta al escritorio. Luego se deslizó por delante del intruso y se dirigió hacia el pasillo.

El intruso vio que Herscherik comenzaba a irse y recobró sus sentidos. Normalmente, él sería capaz de manejar tal situación, pero la inesperada desaceleración de su cerebro causó que bajara la guardia.

Sabía que sería malo si alertara a los soldados, así que trató de capturar al niño. Pero, debido a que sus movimientos fueron lentos debido al shock, Herscherik ya había salido corriendo hacia el pasillo.

…….Incluyendo al niño, ¿debo deshacerme de la patrulla?

Matar a un niño al azar desconectado de su trabajo le dejaría un mal sabor en la boca, pero no podía evitarlo. Con un ágil movimiento de muñecas, el intruso tenía sus cuchillos entrelazados en sus manos.

Miró por la puerta hacia el pasillo. En ese momento, vio al niño y al soldado conversando en medio del camino. O mejor dicho, vio al guardia regañando al niño.

—Su Alteza Herscherik, ¡¿cuántas veces debo decirle que deje de tener estas “pruebas de coraje”?!

—Yo…. ¡Lo siento~!

El niño, al que el guardia se dirigió como “Su Alteza”, estaba inclinando su cabeza en disculpa. A pesar de que el soldado era solo un retenedor, regañó al niño como si el niño fuera suyo. El intruso se congeló de nuevo, presenciando otra escena extraña.

— ¡Bien! ahora, te acompañaré de regreso esta noche, así que por favor, vayamos. Y la próxima vez que te encuentre aquí en medio de la noche, informaré esto a Su Majestad, ¿entiendes?

— ¡Entendido! ¡Me aseguraré de que no me encuentres la próxima vez!

—Su Alteza Herscherik… santo cielo.

El soldado dejó escapar un suspiro y se llevó al niño. Su tono era como el de un padre, y aunque su expresión facial no podía verse, no había duda de su resignación, su risa era tensa.

Herscherik observó al soldado delante de él antes de darse la vuelta. Agitó ligeramente la mano y sonrió al intruso que había estado esperando y observando desde el interior de la habitación. Luego, Herscherik corrió hacia el soldado y despreocupadamente comenzó a charlar con él de una manera jovial. Con eso, el soldado se fue, completamente inconsciente del intruso en la habitación detrás de él.

El intruso se congeló, estaba rígido ante los inesperados escenarios que se acumulaban uno encima del otro. Todo lo que podía hacer era mirar al guardia nocturno y al príncipe alejarse. Aunque insatisfecho por su falta de progreso, se vio obligado a retirarse.

  ♦ ♦ ♦

[Traducido por Reino de Kovel]

Herscherik: el séptimo príncipe, el príncipe más joven del Reino de Greysis, por quien el Rey tiene más afecto.

En el banquete de principios de primavera para celebrar su tercer cumpleaños, se descubrió que cierto Conde había estado cometiendo traición a la nación. Esto se había hecho público, convirtiéndose en un tema común de discusión dentro del país.

El nombre de Herscherik se presentó al público solo dos veces: a través del anuncio de su cumpleaños y de ese incidente. Sin embargo, los ciudadanos no prestaron mucha atención a las noticias. Esta ya era la séptima vez que celebraban el cumpleaños de un príncipe. Y si uno tuviera que agregar a ese número las celebraciones para las princesas, uno se quedaría sin dedos para contar. Además, las noticias sobre la corrupción en el país ocurrían todos los días. En lugar de preocuparse por problemas tan distantes, los ciudadanos estaban más preocupados por cómo iban a vivir su futuro.

Cuando el intruso se enteró de esa historia al día siguiente, estaba lleno de confusión.

— ¿Ese era el príncipe?

Pero ¿por qué se estaba escondiendo en medio de la noche para mirar un montón de documentos?

La respuesta del intruso apareció ante él esa noche.

—Buenas noches, umm, ¿señor intruso?

Cuando se infiltró nuevamente en el palacio y regresó a la misma habitación, encontró al niño sentado y esperando junto a la ventana. A diferencia de la última vez, los rayos de luna iluminaron la habitación. Su cabello rubio se veía mágico ante la luz, y sus ojos azules emitían un aire aún más fantástico.

El intruso no percibió ninguna hostilidad en esos ojos, pero la escena en sí era tan extraña y poco realista como antes, debido a la presencia del joven príncipe aquí en medio de la noche.

El intruso desenvainó instintivamente sus cuchillos, pero Herscherik entró en pánico y agitó las manos delante de él, demostrando que no tenía mala voluntad.

— ¡Espera un segundo! No hay nadie más aquí aparte de mí. Por cierto, el guardia nocturno no vendrá hasta dentro de una hora.

—….. ¿Qué deseas?

El intruso habló en voz baja, vigilante.

Herscherik tomó esto como una señal de que el hombre estaba dispuesto a escuchar, y se sintió aliviado.

—Tengo algo que quiero preguntarte.

Hercherik dijo mientras le ofrecía un documento. Sin bajar los cuchillos, el intruso miró la página. En ella había una lista de alimentos y muebles comprados para usar en el castillo.

El intruso inclinó la cabeza, perplejo, y Herscherik preguntó con cara seria.

— ¿Los costos de estos son caros? ¿O son baratos?

La extrañeza de la pregunta paralizó la mente del intruso, de modo que respondió sin pensar.

—Es tres veces mayor que el precio más bajo.

Tienen calidad, pero es una pequeña estafa.

Cuando no tenía trabajo, se mezclaba y vivía entre la gente común. Incluso salía al mercado en alguna ocasión. Los precios que figuran en ese documento harían que las cejas de alguien se fruncieran con desconcierto.

Herscherik esperaba tal respuesta, soltando un suspiro y rascándose la cabeza.

—Eso es lo que pensé… aunque es algo que no se puede evitar.

Herscherik había empezado a murmurar para sí mismo. Dejó escapar otro suspiro y se enfrentó al intruso.

—Gracias. La gente en el castillo no me lo dijo, así que me ayudaste. Ah, soy Herscherik. ¿Su nombre es?

—…..No tengo uno.

Respondió el intruso. Más tarde, se preguntó por qué había respondido tan obedientemente. Es solo que, en esa situación, no sintió hostilidad ni nada que temer. Encontró ridículo desconfiar de Herscherik, quien sonrió y se dirigió a él como a un viejo amigo.

—…..Entonces te llamaré Sr. Kuro, ¿de acuerdo?

Ese era el nombre del perro de la familia de Ryouko. Era un perro grande y negro, con una cara aterradora, que había hecho llorar a todos los niños del vecindario. Pero en realidad, era una criatura amigable que casi nunca ladraba a la gente. Cuando Herscherik vio la figura del intruso, completamente vestido de negro, recordó a su querido perro, Kuro.

—Sr. Kuro, ¿por qué estás aquí? Ya que me ayudaste, quiero agradecerte.

—Oi, soy más o menos un intruso, ya sabes.

Kuro, el intruso no podía entender por qué estaba siendo abordado tan casualmente. Herscherik sintió los sentimientos de Kuro y gruñó mientras miraba hacia el techo.

—Aah, cuando te infiltraste en el castillo, sabía que eras una persona muy hábil. Además, si ibas tras mi vida, probablemente hubieras terminado tu trabajo la última vez. Como todavía no estoy muerto, eso significa que tienes otro motivo, ¿verdad?

Si él hablaba en serio, mi cabeza habría sido enviada volando.

Herscherik era consciente de que sus propias habilidades combativas eran prácticamente inexistentes. No obstante, necesitaba a alguien que supiera lo que estaba pasando afuera.

A pesar de que le preguntó a Meria, ella no le daría una respuesta.

Su padre estaba ocupado, por lo que no quería molestarlo. Todas las demás princesas consortes eran celebridades, por lo que dudaba en hacerles preguntas.

Además, si él, un niño de 3 años, preguntaba, era dudoso que le respondieran correctamente.

—Por eso te ayudaré. Valoro mi vida, y si te doy rápidamente lo que quieres, te marcharás rápidamente; esa es mi verdadera intención.

Herscherik dijo y sonrió ampliamente. Estaba destinado a ser una sonrisa refrescante, pero para Kuro, parecía audaz.

Pero una persona clandestina usaría cualquier cosa que pueda ser útil.

Kuro reveló los detalles de su tarea, el tipo de informe que estaba buscando y cuándo fue presentado, sin revelar a su empleador. Cuando terminó, Herscherik pensó por un par de segundos y luego señaló hacia una pila de documentos en uno de los escritorios.

—Aah, podría estar en ese montón de allí. Hay un montón de documentos incompletos.

Ante esas palabras, Kuro buscó en el paquete de documentos, medio convencido y medio dudoso. Pero justo como el chico había dicho, pudo encontrar su objetivo.

—Eso es todo, ¿verdad? Había un montón de números extraños en el informe, así que me molestó, pero querías reemplazarlo, ¿correcto?

Para Kuro, parecía que Herscherik ya había revisado el contenido del documento. Esto hizo que la mirada intensa de Kuro cayera sobre él, pero el chico simplemente se encogió de hombros.

Más tarde, Kuro se enteró de que este príncipe lo había revisado y decidió entregarlo como un adulto. De hecho, si el niño no supiera sobre el documento, probablemente habría intentado ganar algo de tiempo. Definitivamente, habría tratado de engañar a Kuro y presionarlo sobre el documento correcto, dependiendo de la seriedad de su contenido.

Estos pensamientos vagamente pasaron por la mente de Kuro. Miró con ojos dudosos, y Herscherik sonrió dulcemente y continuó.

—No se lo diré a nadie, así que no te preocupes. Incluso si un niño pequeño como yo dijera algo, nadie se molestaría en escuchar… bueno, al menos por ahora, je.

Esa definitivamente no era una sonrisa que perteneciera a un niño.

 ♦ ♦ ♦

Más tarde, Kuro abofeteó con el documento la cara de su cliente y cumplió su contrato. Aun así, la reputación de su habilidad creció y con frecuencia comenzó a aceptar solicitudes para infiltrarse en el castillo real.

Kuro había pensado que nunca querría volver a hacer algo así, pero al final estaba intrigado por ese príncipe. Cada vez que se infiltraba en el castillo, se encontraba con el príncipe en lugares donde uno no esperaría encontrar un niño.


[Shisai: Kuro ♥]

♥ ❤ ♥

               

| Índice |

4 thoughts on “Herscherik – Capítulo 4: Alfabeto, magia e intruso (2)

  1. Mery (@Sumiri01) says:

    Con la ayuda de Kuro nuestro lindo principe está viendo lo que el pueblo del ministro no quiere que los demás descubran.Sin querer él está siendo util. Cuando la hora llegue, va a conocer las evidencias correctas para derrocar al ministro.
    Herscherik está necesitando a alguien con sentido común, fuerte, abilidad para ayudarle. Cuando él se convierta en alguien peligroso él no va a tener cómo protegerse. Ahora como él tiene solamente 3 años, no creo que ellos van a intentar matar.Por cuando llegue a los 10 … o un poco antes va a empezar a ser vigilado por el minitsro tambien.Principalmente siendo el favorito del Rey.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *