Herscherik – Capítulo 8: Príncipe, mayordomo y trampa (2)

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


El “banquete modesto” que el conde Grimm había preparado para Herscherik, se parecía más a un “banquete extremadamente extravagante” para sus invitados.

Los platos alineados frente a sus ojos fueron preparados con ingredientes de la más alta calidad, y su cantidad era tan grande que incluso Herscherik no podría comerlos todos.

El príncipe se sentó frente al conde en la larga mesa, agradecido por la distancia entre ellos.

Simplemente mirando la forma en que este metió vigorosamente la comida presentada en su estómago, Herscherik sintió que su barriga también se llenó pronto. El hombre también estaba comiendo con la boca abierta, haciendo que cualquiera que estuviera a su lado perdiera el apetito.

E incluso sin que eso sucediera, los platos grasos eran más dañinos para el estómago cansado de Herscherik que deliciosos. En realidad, le había dado algo de ello a Kuro para detectar si estaba envenenado, pero como era de esperar, Kuro no pudo soportarlo y rápidamente dejó de comer.

Después de terminar la comida, Herscherik y los demás fueron recibidos y conducidos a sus habitaciones preparadas individualmente en la villa.

La villa estaba compuesta por tres pisos con la habitación más extravagante en el tercer piso. Mientras que el tercer piso sería solo para el príncipe y su mayordomo, los guardias imperiales usarían los otros dos. También se decidió que los Guardias Imperiales se turnarían para vigilar durante toda la noche.

Aunque era mediados de otoño, todavía hacía frío, por lo que se preparó un fuego en la chimenea, haciendo que el interior de la habitación estuviera cálido.

En el instante en que Herscherik miró el reloj de bolsillo, acababa de dar la vuelta a las 11 en punto, y la mansión del señor local se podía ver desde la ventana. Casi todas las luces de esa mansión estaban apagadas.

Después de confirmar esto, el pequeño príncipe se levantó vigorosamente y se paró frente a la chimenea.

—Bueno, entonces, me voy.

—No, espera ahí. ¿A dónde crees que vas?

Herscherik se puso el abrigo tan naturalmente que Kuro tuvo que replicar sin perder un momento.

— ¿Eh? Ya sabes, ¿voy a reunir pruebas?

Él inclinó su cabeza de una manera linda, haciendo que su sirviente mirara hacia el cielo.

Sobra decir que Kuro quería presionar a Herscherik con preguntas, el príncipe posiblemente tuvo la idea de salir solo sin tener en cuenta la presencia de Kuro aquí con él.

— ¿Por qué crees que estoy aquí? Solo espera aquí pacientemente.

—…Eeeeeh.

Aunque Kuro pensó que podía ver rastros de insatisfacción en el rostro de Herscherik, silenciosamente puso su mano sobre la cabeza del niño.

—No te vayas, bajo ninguna circunstancia. De hecho, solo ve a dormir.

—Ow, owowowow.

Kuro agarró el cráneo del pequeño tan dolorosamente que una vez que el príncipe fue liberado, se agachó y se sujetó la cabeza.

—Sabes que ahora soy más o menos tu jefe, sheesh.

En respuesta, se escuchó una risa sarcástica ante los murmullos del príncipe, y después de una reverencia perfecta, el experto en espionaje salió de la habitación. Naturalmente, lo hizo sin hacer un solo ruido con sus pasos.

Supongo que estará bien ya que es Kuro…

Era un antiguo espía maestro después de todo. Herscherik creía que todo saldría bien. Pero todavía había cierta inquietud.

Le dijeron que descansara un poco, pero decidió esperar hasta que su mayordomo regresara mientras tomaba la manta de su cama. Aunque la habitación estaba algo cálida por el fuego, todavía hacía frío.

No quiero resfriarme.

Con la manta envuelta alrededor de él, se sentó en el sofá y observó las llamas parpadear en la chimenea. Pero no logró mantenerse despierto.

Estaba cansado por el viaje y se quedó dormido después de sólo unos minutos.

 ⧫ ⧫ ⧫

— ¡Ryouko, te resfriarás si te duermes en el kotatsu!

Su cabeza… no fue abofeteada. En cambio, la patearon para que despertase.

Parecía que de alguna manera regresó a la casa de sus padres, entró al kotatsu mientras jugaba un juego móvil y luego se durmió. Después de patear la cabeza de su hija mayor, su madre se dirigió a la cocina y lanzó quejas.

Fue una suerte que hoy fuera el cumpleaños de Ryouko, por lo que no le dijeron que ayudara. Esa fue también la razón por la cual, aunque su familia vio el comportamiento perezoso de Ryouko después de llegar a casa justo después del mediodía como problemático, nadie lo señaló.

Cuando reinició el juego en el punto donde lo había dejado antes de dormir, el hermoso objetivo de captura al que apuntaba esta vez apareció en la pantalla.

—Mufufu.

La risa apagada que salía de su boca haría temblar a cualquiera que la escuchara.

¡Tenía razón al comprar este juego otome!

Ryouko verificó las estadísticas del protagonista en la pantalla del juego. Mostraba el estado del protagonista insertado por el jugador y el progreso actual hacia el objetivo de captura.

El juego otome de hoy tenía una gran cantidad de rutas que tomar, por lo que, como jugadora, Ryouko se sintió un poco molesta.

Bueno, esto sería justo para aquellos que solo quieren reponer su cantidad de moe.

Como tal, este juego otome fue una combinación perfecta para su insatisfacción.

Después de elegir y criar a una de las tres heroínas como protagonista, trabajas para intimar con el objetivo de captura. Si sus estadísticas no son suficientes, no puede activar eventos y lo mismo si toma las decisiones equivocadas.

Había 20 objetivos de captura. Los actores de voz iban desde grandes peces gordos hasta novatos prometedores en el mundo de los juegos otome. Además, había tres finales posibles para todos y cada uno de los objetivos de captura. Mirando estas características, podrías echar un vistazo a la sinceridad de la compañía de producción del juego otome.

Ryouko había escuchado que aparecería un objetivo de captura secreto después de capturar a todos los demás, por lo que jugaba cada vez que tenía tiempo.

—…Hermana mayor, asqueroso.

—Ah, bienvenida a casa~

La hermana del medio miró a Ryouko, harta de que su hermana mayor estuviera hirviendo dentro del kotatsu.

— ¡Tía!

—Oh, bienvenida~

La sobrina de Ryouko, todavía en la escuela primaria, asomó la cabeza por detrás de su madre y agitó la mano.

El esposo de la hermana también estaba detrás de ella y le hizo una rápida reverencia. En respuesta, Ryouko rápidamente arregló su postura sentada y le devolvió una reverencia.

—A pesar de que vinimos aquí para felicitarte, ¿por qué estás tirada como un león marino…?

— ¿Eh, ya es hora?

Cuando miró el reloj en la pared, ya eran más de las 3:30. El plan era cenar temprano y comenzar la fiesta a las 4 en punto.

En ese momento, una voz que gritaba: —Estoy en casa. —Resonó desde la entrada.

—Chicos. ¡No es ‘Estoy en casa’, sino ‘Hola’! ¡Se han casado y ya no viven aquí! —Se podía escuchar la voz de su madre respondiendo. Al parecer, la hija más joven también había llegado.

—Estoy en casa, hermana. ¡Vine a celebrar tus 3 décadas y media!

—Callate.

La hermana menor se echó a reír. También se podía ver a su esposo corriendo detrás de ella.

La hermana menor, cuya edad estaba bastante lejos de la de Ryouko, se había casado dos años atrás. Su esposo era solo un año menor que Ryouko. Esta pareja con bastante diferencia de edad estaban realmente incómodos por el matrimonio, y esto era un poco preocupante.

—Ustedes dos, ¡ayuden! Yernos, siéntense como en casa.

Ante la llamada de la madre, todos comenzaron a moverse simultáneamente.

Cuando solo quedaba la sobrina, Ryouko la llamó con la mano. El niño obedientemente se acercó y entró en el kotatsu.

—…Entonces, ¿te has estado llevando bien con tu papá y tu mamá?

La sobrina le respondió con silencio.

Ryouko esbozó una sonrisa amarga ante el comportamiento de su sobrina. Parecía que los años rebeldes han llegado antes en esta generación. Cuando ella tenía alrededor de esa edad, era la niña de mamá, se quedaba muy cerca de su madre como un cachorro.

Cuando nació su media hermana, ella había seguido las palabras de su madre: —La hermana mayor tiene que proteger a la menor, ¿de acuerdo?

Pero de hecho, fue el pensamiento de ‘Hermana mayor’… Ah, ¡eso suena bien! que recordaba haberse emocionado.

—…Mamá se enoja de inmediato. Y papá es molesto.

—Oh, dios mío.

Ryouko se encogió de hombros. ¿Era así como hablaban los niños de hoy?

—Oye, tu madre se enoja porque te quiere. Si no te quisiera, ni siquiera se molestaría. Por supuesto, sabes esto más que yo, ¿verdad? Además, no es bueno llamar a papá molesto. Está trabajando muy duro para ti, para que puedas comer, ponerte ropa bonita e ir a la escuela.

Cuando intentó persuadirla, su sobrina frunció el ceño. Incluso si se dio cuenta de todo esto, todavía estaba en una edad rebelde.

Ryouko agitó su mano rápidamente, haciendo señas para que se acerque más. Cuando la niña se acercó, sostuvo su rostro entre sus manos. Miró directamente a su sobrina, cara a cara, para evitar que se girara.

—Tu mamá y tu papá son humanos, así que hay cosas que no les gustan. Habrá momentos en que estas cosas también te afectarán fuertemente. Por eso sé más madura, y te ayudaré con esos dos. Oye, promete algo a tu tía. No llames molesto a tu padre y a tu madre, ¿de acuerdo?

Debido a que Ryouko intercaló la cara de la niña entre sus manos, no pudo escapar. Finalmente, su sobrina renunció y asintió después de reflexionar un poco.

—Uh huh, qué buena chica. Como se esperaba de mi maravillosa sobrina. —dijo Ryouko cuando la soltó.

—…Desearía que tía fuera mi madre…

—Oh, no, no, porque soy tu tía, puedo decir esas cosas. Las tías tienen el privilegio especial de que pueden adorar a sus sobrinas. Pero es diferente para los padres. Tienen el deber de criar a sus hijos. Si fueras mi hija, me preocuparía, me enojaría todos los días y te regañaría.

No hay responsabilidad puesta en ella.

En lo que su sobrina se convertirá en el futuro recaerá completamente en los hombros de los padres. Por eso lo único que podía hacer era adorarla. Más bien, si fuera más lejos, estaría metiendo su nariz donde no debería estar. Las palabras de predicación que acaba de dar también se pueden considerar entrometidas.

—Ve y pregúntale a tu mamá. Pregúntale cómo era tía cuando era pequeña. Estoy segura de que ella diría que era realmente asquerosa.

Era el deber de Ryouko dar una conferencia a sus hermanas sobre cada pequeña cosa que hacían.

Sus padres los regañarían, pero la existencia de una hermana mayor que les enseñaba repetidamente durante horas, era más probable que fuera molesta para las hermanas más jóvenes.

Además, esta hermana mayor mezclaría sus propias experiencias, repetiría la historia una y otra vez, luego, sin saberlo, se desviaría del tema de la conferencia y, al final, se rompería a llorar.

Recordando eso ahora, ella era muy molesta. O más precisamente, esta era una historia oscura y preocupante que deseaba sellar.

—Muy bien, voy al baño por un segundo.

Dejando a su sobrina en el kotatsu, Ryouko se levantó y entró en el pasillo. Ahí, sus cuñados estaban escuchando a escondidas. Cuando sus ojos se encontraron, los dos hombres soltaron una risa amarga.

—…Lo siento por mi hija.

—Criar a un niño es un trabajo duro, ¿eh? Si pasa algo, avíseme. Ella es mi linda sobrina, y como ustedes son familia y mis hermanos menores ahora, no duden en confiar en mí.

El esposo de la hermana del medio la miró en tono de disculpa, por lo que Ryouko le dio una palmada en los hombros. A su lado, el esposo de la hermana más joven abrió la boca.

—Vamos a tener un hijo pronto. Todavía no sabemos el género, pero… mmm, estoy bajo tu cuidado.

— ¡Oh, hey, felicidades! Ahora no es el momento de celebrar mi cumpleaños, ¿verdad?

Mientras ocurría esta conversación, los llamaron desde la sala de estar. Parecía que los preparativos estaban completos. La sobrina apagó el kotatsu y al doblar la esquina del pasillo, se topó con su padre e hizo una mueca incómoda. Sin embargo, Ryouko le dio unas palmaditas en la cabeza a su sobrina y la apresuró. Sus cuñados la siguieron mientras intentaba hacerse la última en entrar en la habitación. Ahí, su padre la esperaba con una copa de vino en la mano.

—Aaha, este es el paraíso.

Ryouko murmuró exactamente cómo se sentía.

Ella no tenía ninguna relación, pero fue bendecida con una familia en crecimiento y poder pasar tranquilamente cada día. Ella pensó: Seguramente este tiempo relajante nunca terminaría.

Cuando por cierto miró al jardín, su amado perro Kuro estaba meneando la cola. Tendría que llevarlo a caminar más tarde.

—…… ¿Kuro?

Sin embargo, el cuerpo de Kuro se transformó en el de un joven en un segundo. Un joven de ojos rojos oscuros como rubíes.

Con eso, Ryouko se dio cuenta de que esto era un sueño.

Este era el futuro que ella había deseado antes de reencarnarse en este mundo cuando murió.

—Lo sé, Kuro.

Se miró a sí misma.

Su cuerpo ya no era el de Hayakawa Ryouko, sino Herscherik Greysis, Séptimo Príncipe del Reino de Greisis.

Herscherik se dirigió hacia la entrada, pasando directamente por la sala de estar.

Ello se debe a que estaba esperando.

Cuando Herscherik abrió la puerta, el hombre estaba ahí esperándolo, sonriendo. Le dio a Herscherik una elegante reverencia.

—Estoy listo para salir.

Justo antes de que Herscherik saliera de la entrada, se dio la vuelta.

Toda la familia de Ryouko estaba ahí y lo despidieron con una sonrisa.


Shisai
Solo lo suelta y sigue adelante

| Índice |

One thought on “Herscherik – Capítulo 8: Príncipe, mayordomo y trampa (2)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *