Joven esposa del Capitán (de 62 años) – Capítulo 27: Sermón

Traducido por Robin

Editado por Nemoné


—Con esto, pues bien, Carol.

—Sí, Madre.

—A partir de ahora, es un sermón.

¡Uuh! He pensado que podría ser así. Madre es amable, pero al mismo tiempo es estricta. Las acciones que he tomado deben haber sido demasiado inmaduras.

—Hay muchas cosas que debo señalar pero, después de todo, hay una cosa que definitivamente debo resaltar.

—Sí…

—Morir al morderte la lengua… ¿Qué en el mundo significa eso?

Madre me miró con una mirada penetrante, era aterrador. Sin embargo, podría haber tirado de las fibras de su corazón más que eso.

—Intentas hacer cumplir tus deseos amenazando con tu propia muerte, eso no es algo que una dama deba hacer. ¿Quién en el mundo te enseñó algo así?

—En la novela romántica que leí en el pasado, fue escrito así…

—Qué libro tan perverso Oh, mi… Forzar a alguien a utilizar su propia muerte, qué tontería. Eso es solo para atraer los intereses de la otra parte. Aparte de eso, ¿qué hay sobre “no vale la pena vivir un mundo en el que tú y Wilhelm-sama no están casados”?

—Lo siento mucho…

—No es algo por lo que puedas disculparte tan fácilmente. Carol… Al declarar que morirás mordiéndote la lengua, fue como si hubieras traicionado a todos.

—Eh…

Traicionado… ¿Lo hice? ¿Por qué, por qué me dicen algo así?

Mis emociones me empujaron y dije eso, queriendo hacer que Wilhelm-sama se volteara hacia mí. Pero, ¿por qué, por qué condujo a la traición?

—Carol, ¿estás diciendo que eres una persona sin valor?

—Yo, yo….

—Tu madre, Gilliam, Albert, todos te amamos, pero como una persona individual, eso es. Si dices algo así, tu madre estará muy triste.

No había pensado en eso. Estaba concentrada en todo lo que ayudaría a mi propia conveniencia, no veía lo que estaba a mi alrededor.

Es verdad que apelé a Wilhelm-sama diciendo que moriría mordiéndome la lengua, y simplemente traté de dejar pasar mi propia opinión. Sin embargo, al usar mi muerte para obligar a alguien, significa que, reduciría mi valor de vida al mismo tiempo.

—Yo, yo soy… muy… Lo siento…

—Nunca más usarás tu propia muerte para forzar a alguien. Así no es como debe actuar una dama, eso es solo el camino a ser una patética mujer.

—Uu…

He reflexionado profundamente sobre ello. Lo dije tan a la ligera, que denigró mi propio valor de existencia, traicioné a mi familia y mostré una apariencia de mujer patética.

No se puede culpar a Wilhelm-sama de estar enojado con ese tipo de mujer.

—Además, la razón por la que usaste tu propia muerte también fue un problema.

—Pensé que, si sería una molestia para Wilhelm-sama, entonces…

—Al ser una molestia para alguien… Entonces puedes hacerlo todo el tiempo que quieras.

—De ninguna manera…

Al igual que las palabras que he dicho antes, no tengo la confianza de vivir mi vida sin molestar a alguien más. Por eso, haría algunas acciones que sin duda causarían problemas a Wilhelm-sama. Por lo que, mientras sea posible, quiero hacerlo para no molestarlo.

Sin embargo, mi madre negó con la cabeza.

—Cuando declaraste tus sentimientos hacia Wilhelm-sama en el banquete, ¿dijo que era una molestia?

—No…

Solo estaba confundido. Dijo que nunca me había visto de esa manera.

—Cuando de repente visitaste a Wilhelm-sama en el orden de los caballeros, ¿dijo que era una molestia?

—No…

Él estaba sorprendido al principio, pero me llevó alrededor de la orden de los caballeros. Debería haber trabajo esperando por él, pero todavía se tomó su tiempo para usarlo en mí.

—Cuando le dijiste que querías almorzar juntos, ¿dijo que fue una molestia?

—No…

Él coincidió conmigo. Parecía que no era tan positivo al respecto, pero aún así me prometió que podíamos estar juntos y no se negó.

—Cuando le serviste el almuerzo, el cual una parte que cocinaste, ¿dijo que fue una molestia?

—No…

Se lo comió todo. Él incluso dijo su opinión, dijo que estaba delicioso.

— ¿Cómo no puedes entender que todas esas cosas no fueron más que una molestia para Wilhelm-sama?

—…

Es cierto, al pensarlo cuidadosamente, es exactamente como dice Madre.

De repente, le confesé mis sentimientos frente al público y le di un beso en la mejilla sin previo aviso. Y aunque fue durante su trabajo, todavía se tomó el tiempo de guiarme en el orden de los caballeros. Además, el almuerzo que dijo que usualmente no toma, lo tomó debido a mi egoísmo.

Cada uno de ellos, podrían haber sido una molestia para Wilhelm-sama.

—.Pero, Wilhelm-sama es…

—Es un derecho del niño molestar a otras personas. Y es una obligación de un adulto ser incomodado. Wilhelm-sama es un adulto, y Carol es una niña. Por eso, Wilhelm-sama aceptaría todo de Carol.

—.Mn…

Reflexionando eso, solo puedo pensar que todas mis acciones llevan a ser una molestia para Wilhelm-sama. Y no es como si quisiera molestarlo.

—Diré esto de nuevo. Puedes molestarlo tanto como quieras.

—Pero…

—Sin embargo, no debes dejar que se preocupe por ti.

Contuve la respiración y levanté el rostro. Madre estaba amablemente sonriendo, junto con esas palabras estrictas.

Ser una molestia y ser una preocupación. Parecen similares, pero son completamente diferentes.

—Carol. A veces, cuando estás en peligro, te salvaría sin recibir nada a cambio. Justo como cuando pensó que Natalia te estaba atacando.

— ¿P-Por qué sabes…?

—Natalia es tu empleada personal, pero recibo todos los informes de ella.

Qué embarazoso.

Recordé el llanto debido a mi malentendido, por hacer que Wilhelm-sama se preocupara. Eso es correcto… estaba preocupado. En ese momento, Wilhelm-sama estaba preocupado por mí.

—Nn…

— ¿Lo has entendido? Wilhelm-sama debería haber estado muy sorprendido. Y, él activamente te protegió, ¿verdad? En los momentos en que estás realmente en peligro, Wilhelm-sama vendrá y te salvará.

—Sí…

—Bueno, entonces, si es la propia Carol quien traería su peligro, ¿cómo Wilhelm-sama te salvaría?

Moriré mordiéndome la lengua. Yo dije eso.

Esas fueron palabras que despertaron el interés de Wilhelm-sama y lo hicieron preocuparse. Esas palabras, más que una molestia, son un pecado…

—Madre…

—Sí.

— ¿Cómo… Cómo podré expiar?

No tengo tiempo para desesperarme por el rechazo de Wilhelm-sama. Ya entendí lo pecaminosa que soy. Y ya que es así, solo puedo tomar medidas.

—Es simple.

Sin embargo, al final, madre dijo lo mismo.

—Conviértete en una buena mujer.

Como pensé… Es demasiado vago, por lo que no puedo entender muy bien.

| Índice |

One thought on “Joven esposa del Capitán (de 62 años) – Capítulo 27: Sermón

  1. Mari says:

    Básicamente es deja de actuar como pendeja.

    Pero supongo que del dicho al hecho hay mucho trecho.

    En todo caso, ahora recuerdo. La mocosa lee novelas desde pequeña, también culpo a los padres, dejarle leer ese tipo de cosas… De seguro sigue creyendo que los niños vienen de la cigüeña. 😕

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *