Joven esposa del Capitán (de 62 años) – Capítulo 32: El Capitán de los Caballeros está confundido

Traducido por Bee

Editado por Sharon


Igual que los días anteriores, Wilhelm Aibringer estaba manejando el trabajo restante en la oficina de la Orden.

Los miembros de la Orden de Caballería ya habían regresado a casa y solo quedó Wilhelm. Llegar más temprano que nadie, y retirarse a casa más tarde que nadie. Esa era su vida cotidiana.

El día de hoy hubo una patrulla de la Orden local (aunque no demasiado lejos), así que regresó un poco tarde y el trabajo se había acumulado. Aunque este tipo de tareas son asignadas a los caballeros jóvenes, todavía había muchos documentos que Wilhelm, el Capitán, debía revisar.

El documento que se amontonaba como una montaña sobre el escritorio fue revisado cuidadosamente uno por uno.

Sin embargo…

He hecho algo terrible.

Algo pesaba profundamente en su corazón.

“No te preocupes, no te preocupes”, se decía a sí mismo. Pero, al igual que una cortada en la punta de los dedos, mientras más tratas de ignorarlo, más lo sientes.

Y ese algo era la conversación de ayer por la tarde.

La conversación con Carol.

La intención de Wilhelm era rechazar la propuesta de matrimonio con Carol.

Casarse con un viejo hueso sin más futuro era igual a cerrar el futuro de Carol. Quería que se case con un hombre de la misma edad si es posible, y construir una familia feliz. Ese era el deseo de Wilhelm, y el de su amigo, Dukeridd.

Aunque ciertamente se sentiría solo, como si su propia nieta se casara, Wilhelm quería eso. No había duda.

Nunca había considerado a Carol como una mujer. Incluso pensó en ella como su nieta. Y si alguna vez se convirtiera en un pensamiento serio, no sabría cómo enfrentarlo.

Por eso, lo hizo a un lado.

Pero aún así…

Era extraño que él mismo se preocupara por Carol de esta manera.

Quería que tuviera un matrimonio feliz. Y Wilhelm lo bendeciría desde el fondo de su corazón. No había nada de malo en eso.

Sí, no había nada malo.

A pesar de eso, ¿por qué se turbó su corazón?

Dio un pequeño suspiro.

El contenido del documento no entraba en su mente, sino que presionaba el sello a varias hojas a modo de hábito, pero salió de sus pensamientos con una exclamación de sorpresa. Vio que el documento que ya estaba marcado estaba sellado una vez más, lo que significaba que había hecho lo mismo con los demás hasta ahora.

Por Dios, se sintió un poco enojado con su falta de atención. Pero debido a que fue su problema lo que le costó su concentración, Wilhelm no sabía con quién enfadarse.

¿Por qué su corazón estaba tan afectado?

Él sabía por qué. Carol todavía era una niña de dieciséis años. Y él era un anciano de sesenta y dos años.

Con tal diferencia en su edad, el matrimonio estaba fuera de discusión.

Por lo tanto, Wilhelm había explicado cuidadosamente en detalle qué tipo de deberes tenía y cuál era su posición.

Él le dijo a Carol que ella no sería feliz si estuviera casada con él.

Pero aún así, Carol no se rindió. Y como resultado…

¿Ella me añora tanto como para elegir la muerte?

La felicidad de Carol no estaba al lado de Wilhelm.

Aun así, Carol no se rendiría.

Pero esto nació porque Wilhelm era demasiado indeciso. Si realmente hubiera pensado en Carol, debería haberlo interrumpido desde el principio.

Si realmente hubiera pensado en Carol, debería haberse negado desde el principio. Y sin embargo, Wilhelm no lo hizo.

Él simplemente la persuadió con palabras amables.

Escogió sus palabras para no lastimar a Carol.

Eso fue todo.

Porque Wilhelm no quería hacerle daño a Carol.

Soltó un suspiro más largo que el anterior.

—Ve a casa.

La había despedido sin rodeos. Había pensado que era la forma más rápida, para hacerle creer que no tenía sentido estar involucrado con él.

Sin embargo…

Carol, al otro lado de la puerta, había estado llorando.

Si pudiera, había querido disculparse dejando la puerta abierta.

Pero Wilhelm también había sido herido.

Se había convencido a sí mismo de que todo era para Carol. Había obligado a Zack, que había estado descansando en la enfermería, a seguir a Carol.

No es bueno, no es bueno.

Sus pensamientos habían divergido una vez más.

¿Cuántos papeles ya habían pasado mientras estaba perdido en sus pensamientos? Tuvo que comprobar de nuevo.

Se preguntó por qué su corazón estaba tan turbado de esta manera.

Repentinamente oyó pasos desde el otro lado de la puerta.

¿Hm? 

A esta hora, todos los caballeros ya deberían haberse ido a casa. La fecha también estaba a punto de cambiar, por lo que solo quedaba Wilhelm.

La última persona que se retira tendría que dejar cerrado con llave, por lo que no sería sospechoso. Si fuera un intruso, no debería sonar tan descarado como estos pasos.

Por lo tanto, Wilhelm esperó, ya que de alguna manera identificó a la persona.

La puerta de su oficina fue golpeada dos veces.

—Entra.

—Con su permiso.

Era quien estaba esperando.

La hija de su hermano mayor, la sobrina de Wilhelm, la Capitana de la Orden de la Nieve: Anastasia Aibringer.

Aunque relacionado con Wilhelm, esta conexión no tenía nada que ver con que ella fuera la Capitana de la Orden de las mujeres, la Orden de la Nieve. Ella era una mujer que se abrió camino hacia la cima a través de su propia habilidad. Sobre todo, porque lo conocía desde que era joven, también era alguien con quien Wilhelm podría trabajar fácilmente.

—Ha pasado un tiempo, Anastasia.

—Me disculpo por pasar tan tarde, tío. Pensé en ir a casa, pero vi las luces de su oficina cuando pasé, así que vine aquí.

—No me importa. Simplemente estaba un poco estancado con mi trabajo.

La razón principal por la que Wilhelm estaba atascado era porque estaba preocupado y había estado perdiendo el tiempo. Pero él no diría eso.

Bee
No te preocupes, nadie dice la verdad cuando es esa.

—Entonces, ¿qué necesitabas?

—Hay algo que me gustaría informar. Hoy, en la Orden de la Nieve, dos personas participaron en la prueba de ingreso.

—No es necesario que vengas a reportar tal cosa. Dejo los asuntos de la Orden de la Nieve a su cuidado.

—Pero sentí que era necesario hacerle saber.

—Hmm.

Ante las palabras de Anastasia, la frente de Wilhelm se arrugó.

Solo porque un recién llegado se unió a la Orden, Anastasia no necesitaba venir e informarle verbalmente. Debe ser algo importante para merecer una visita en medio de la noche.

—Déjanos escucharlo.

—Muchas gracias. Uno fue probado como un caballero espada. No tengo nada en particular que decir al respecto. Pero el otro solicitante es el asunto.

— ¿Qué quieres decir?

—Ella es un caballero médico.

—¡Oh!

La voz de Wilhelm estaba llena de alegría.

Los caballeros médicos eran valiosos. Primero, como su condición necesita de un excelente conocimiento de la medicina y la farmacia, debían graduarse en una escuela donde solo la nobleza podría ingresar y aprender conocimientos especializados.

Por lo tanto, a diferencia de la espada común y los caballeros arqueros donde el límite de edad para los nuevos entrantes se fijó en treinta y cinco, para los caballeros médicos no había restricción. La Orden del Hierro Negro supervisada por Wilhelm tenía solo dos caballeros médicos, y ambos dirigían una clínica. Y habían venido porque habían legado sus posiciones a sus hijos. Su edad no diferenciaba mucho de la de Wilhelm.

Por otro lado, no había ningún caballero médico en la Orden de la Nieve.

Las mujeres tenían pocas oportunidades para aprender medicina o farmacología. E incluso si estuvieran estudiando, a menudo estarían más inclinadas a entrar en un hogar.

Por lo tanto, era necesario enviar a uno de los caballeros médicos de la Orden del Hierro Negro a la Orden de la Nieve.

—Sin embargo, hay un pequeño problema con sus antecedentes…

—¿Qué tipo de problema?

—No hay ningún problema en particular con la persona, pero… el estado de su casa es demasiado alto.

Si estudiaban medicina y farmacia, probablemente lo sería. Pero esto es algo raro.

Desde el principio, un caballero médico era una ocupación impopular.

Si bien era un trabajo que requería conocimientos especializados en medicina y farmacia, el salario era solo un poco más alto que el de un caballero promedio. Además, no solo debían realizar tratamientos médicos, sino también participar en la capacitación.

Aunque era básicamente un soporte trasero en caso de emergencias, su entrenamiento era obligatorio porque podrían involucrarse en una batalla.

En otras palabras, abrir una clínica en la Capital Imperial o convertirse en médico eran claramente trabajos mucho más fáciles, además de que el salario era más alto.

Si tal caballero médico se había unido, entonces era más que un motivo de celebración.

—Al principio, tenía la intención de negarme porque su estatus es demasiado alto. Pero…

—Hmm.

—Dado que la prueba de ingreso estaba fuera de mi área de especialización, envié a buscar al caballero médico Julius de Hierro Negro. Y, como resultado… Me di cuenta que era alguien que estudiaba medicina mucho más avanzada que Julius. Me gustaría un talento sobresaliente en la división si es posible. Pero, teniendo en cuenta el estado de su casa, tampoco puedo pasarla tan fácilmente, por lo que la puse en suspenso por el momento. Si ocurre un incidente desafortunado durante la batalla o en el entrenamiento, se convertirá en un problema político, así que pensé en consultar con el tío…

—Ya veo… Los caballeros médicos son básicamente apoyo. Si se asigna un acompañante según sea necesario, se puede evitar el riesgo tanto como sea posible. Además, durante el entrenamiento en el que participa el caballero médico, los accidentes pueden reducirse considerablemente si Anastasia se hace cargo.

—Entiendo… Aquí está el documento. Tío, decida si lo aprueba o no.

Wilhelm aceptó el documento de Anastasia.

Lo que estaba escrito allí era la historia personal del recién llegado. No mostraba ninguna cara, pero Anastasia había resumido todos los detalles.

—Hmm, dieciséis años es bastante joven. Hay mucho que esperar en el futuro…

Dieciséis años.

El nombre escrito debajo era…

Carol Ambrose.

—¡¿Ah?!

Ante las acciones inesperadas de la hija del duque, Wilhelm solo pudo gritar.

| Índice |

8 thoughts on “Joven esposa del Capitán (de 62 años) – Capítulo 32: El Capitán de los Caballeros está confundido

  1. Mildred De la fuente says:

    Me encanta esta novela, la encontré por equivocacion pero es tan genial. Me encanta, ¿Para cuándo la actualización?

  2. Emihud says:

    Jaja
    La razon por la que recien lo leo…es por que mi gato estuvo en estado cariñoso…lo que muy raramemte se ve….mi hijo es especial 😍😍…y me olvide completamente
    Me imagine su cara jajajaja
    Espero que esten juntos….pero tamien se me hace un poco raro…pero si es feliz 😄

  3. GRISELDA LOZANO MARTINEZ says:

    Leí esta o ela en un día y no saben cómo estoy sufriendo por esta acción.
    Gracias por la novela espero con ansias y expectación el siguiente.

  4. says:

    ❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤ Ah~~~ Quiero que comiencen logo las escenas calientes 🙈🙉🙊🔥🔥🔥🔥

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *