Juego otome yandere – Vol 4 – Capítulo 1

Traducido por Shaey

Editado por Sakuya


Estaba deprimida por la crueldad del Dios de la Fortuna cuando me llegó la carta. Eras de apenas una página, enviada desde la residencia del duque Lilia, llegó mientras estaba en la escuela.

Era el mismo envió de siempre. Ni siquiera el sobre blanco, utilizado para ello, cambió.

No había sido sellado con cera de colza, como cuando un aristócrata envía una carta. Así que abrí el material fijo que estaba simplemente pegado en su lugar. Sé que este método para abrir el sello es de forma más limpia que usar un cuchillo de papel.

Como era de esperar, lo que salió de su interior fue una simple nota blanca.

『 Para mi única amiga 』

Ni siquiera la línea de salida, durante los últimos dos años, ha cambiado una sola vez.

La dueña de esta carta era una adorable y sería actriz de “Ópera de Títeres”. La primera vez que la conocí fue en una noche que nunca olvidaría.

Ella había estado en el escenario, y yo en el público.

Para mí, era la única actriz protagonista que actuó en esa magnífica pieza ese día. Pero, para ella, yo era uno de los muchos espectadores. Fue un encuentro que no puede considerarse como tal, sin embargo, recuerdo bien ese día.

En ese momento, me sentía muy sola porque no logré hacer ninguna amiga en la academia.

Al convertirme en prefecta adjunta en mi cuarto año, estaba emocionada de tener finalmente una buena razón para hablar con mis compañeros.

Pero mis compañeros, quizás porque estaban siendo considerados conmigo, se unieron para no darme ninguna responsabilidad, gracias a eso, mi carga de trabajo era realmente pequeña. Como quería que dependieran de mí tanto como fuera posible, me sentí defraudada y sola.

No, no es que quisiera que sucedieran problemas. Pero por un momento, me imaginé una situación en la que terminaría dando consejos personales o algo así y haría todo clase de preparativos psicológicos, eso es todo. Preparé té y bocadillos especiales por si acaso recibía una visita repentina en mi dormitorio.

Pero, al final, nadie me pidió consejo personal, así que hice las fiestas de té de una sola mujer y me comí los bocadillos… No, no recordemos eso.

De todas formas.

Como seguí pasando mis días después de convertirme en prefecta adjunta de mal humor, fui invitada al teatro por mi padre. Además, era al teatro de “La Ópera de las Marionetas” al que había querido ir antes.

Entre los varios teatros de la capital real, el teatro real, que había sido construido por el rey anterior, era el mejor en términos de posición social y popularidad. El auditorio es visitado incluso por huéspedes extranjeros y el escenario donde hacían presentaciones públicas era magnífico. Por lo tanto, teniendo la popularidad, era la “Ópera de Títeres”. No es sólo el nombre del teatro, sino también el nombre de la compañía.

Había otro nombre oficial para el teatro, pero nadie lo llama por ese nombre hoy en día.

Este teatro era famoso por ser el teatro, “No pueden aparecer vivas”.

Me enorgullece decir que conozco la historia de este teatro lo suficiente como para competir por el primer lugar entre los de mi generación. Lo encontré interesante e hice mi investigación, después de todo.

En ese entonces, escuché que solía ser un teatro bastante ordinario.

La fuerza motriz para el establecimiento del teatro fue un noble que tenía un particular entusiasmo por las artes escénicas. Había sido un gran proyecto de ganar muchos partidarios y solicitar muchos inversores con sus conexiones personales.

Aunque estaba un poco lejos del corazón de la capital, era el mejor lugar del distrito de la ciudad y era lo suficientemente espacioso también. Se queda corto como un teatro real en términos de formalidad, pero en su lugar, se le concede la libertad de hacer los programas teatrales como le plazca. Muchos actores y cantantes famosos nacieron en este lugar.

El incidente que sucedió ocurrió hace unos treinta años atrás.

En aquellos días, había una actriz que tenía el punto de venta de ser, “La joya rara que sólo aparece una vez cada cien años” en este teatro.

Sólo investigando sobre ella, esta mujer había sido realmente una persona increíble. Era famosa no sólo por su hermoso rostro, sino también por su magnífica actuación y armada con el mejor rango vocal del mundo, incluso entre la línea de cantantes de primera clase de la época, su habilidad para cantar impecablemente piezas difíciles con facilidad.

Se dijo que, con su entrada en el escenario, el estatus de “La Ópera”, en otras palabras, obras que se expresaban parcialmente con líneas o enteramente cantando, se potenció en este país de una sola vez.

Parecía que su actuación como actriz e incluso como cantante, siempre ganaba una inmensa popularidad.

Parece que había realizado innumerables actuaciones públicas en el teatro real, pero continuó actuando en el teatro incluso hasta el amargo final. En verdad, hasta el momento de su muerte.

Esa mujer murió en el escenario de este teatro. Se dijo que el incidente ocurrió en medio de la práctica.

La causa de su muerte fue oficialmente anunciada como una enfermedad, pero había sido la muerte de la actriz que, en aquel entonces, fue la sensación de toda una generación. Hay rumores que van desde el suicidio de la actriz, accidente, o hasta el homicidio, que según cuentan, aún persisten hasta hoy.

El problema ocurrió después de eso.

Después de su muerte, una serie de extrañas muertes ocurrieron en este teatro en un corto período de tiempo. Cuando sucede algo inexplicable, la implicación de la magia es en lo primero que se sospecha en este país.

Como el lugar también era la capital real, parece que la Asociación llevó a cabo una investigación exhaustiva en esa época. La conclusión fue que, “el incidente no fue causado por la magia”.

Pero eso no significaba que todo el asunto estuviera resuelto. Como en el Japón actual, donde las historias de fantasmas no desaparecen ni siquiera cuando se basan en la creencia de que todo puede explicarse con la ciencia, este mundo también tiene historias de fantasmas.

Si la Asociación lo dice, entonces no es magia. Definitivamente son fantasmas. Así es como fueron los rumores.

Cuando este tipo de relatos surgieron, hubo gente que pensó “¿qué pasa con eso?”. De hecho, parecía que había gente que intentaba disipar el inútil rumor por sí misma. Principalmente, estos eran los jóvenes actores y cantantes que habían adquirido experiencia y fama a través de este teatro.

Pero la mala suerte continuó.

Cosas como cuando la salud de la actriz principal se deterioró y la actuación fue cancelada, o cuando el telón del escenario estaba a punto de abrirse y el actor principal terminó huyendo por completo. Sin arreglar los extras y cosas así, hubo muchas escenas en las que la planificación se arruinó.

Para entonces, más que un fantasma, parecía que la mala suerte se debía a que la gente le tenía miedo. Por supuesto, cuando se sube a un escenario para cualquier arte escénico, es natural que la mentalidad de uno lleve directamente al fracaso.

Shaey
Claro, entre más miedo, más caos

Una vez que se formó la costumbre de que la gente fracasara periódicamente en el escenario de este teatro y no pudiera trabajar como cantantes, los que querían ser protagonistas aquí, pronto desaparecieron.

Al final, incluso ahora, después de treinta años, mucha gente todavía cree en el rumor del fantasma que se relaciona con esta serie de eventos.

En resumen.

Había un fantasma en ese teatro. Una joya encantadora que amaba el escenario y que era amada por el público.

Dicen que envidiaba a los vivos, y que no podía perdonarles por subir a su escenario.

Se creía que para un teatro, que no tenía más actores, no habría manera de funcionar como un “teatro”, por lo menos. Pero, aunque muchos creían en los rumores, este teatro seguía funcionando de alguna manera y continuando sus actuaciones hasta hoy.

Como una “Ópera de Títeres” en el que sólo podían aparecer marionetas.

Existió un fabricante de títeres llamado Nival Galant. La razón por la que tengo que hablar en tiempo pasado es porque él ya está muerto.

Este renombrado fabricante de títeres se había especializado en títeres automóviles. Además, en autómatas que se movían con magia. Tenía un linaje que se extendía desde la aristocracia, pero no provenía de una familia particularmente próspera.

Mientras estudiaba en la academia de magia de joven, Nival aprendió sobre su poder. Es decir, el poder de mover a voluntad las marionetas que hacía con sus propias manos. Su ocupación como fabricante de títeres fue probablemente un curso natural de los acontecimientos.

Nival Galant tallaba árboles, los pulía y hacía títeres a mano. Las marionetas que habían nacido de sus manos, sin importar el material base, tenían apariencias que realmente se confundirían con nada más que humanos.

Una marioneta que se mueve con magia.

Llamarlos títeres que no usaban cuerdas era ligeramente diferente de lo que realmente era.

Si me preguntaran cuál era el fuerte mágico del titiritero Nival, entonces, representarlo como magia para hacer robots que habían sido programados para moverse, estaría mucho más cerca de la verdad.

Estas marionetas creadas por las manos del Creador de Títeres Nival se llamaban “autómatas”, podían cantar y bailar magníficamente delante de la gente. Sin embargo, no cantaban con sus propias voces, los títeres habían sido hechos para escuchar las canciones de los cantantes y hacer algo como una grabación y reproducción.

Nival Galant hizo varios títeres con esa magia, pero la razón por la que su nombre se había difundido instantáneamente fue por la existencia de “La Ópera de las Marionetas”.

Los espectáculos de marionetas con títeres fueron originalmente muy populares en este país.

La gran diferencia entre eso y los autómatas de Nival era, en primer lugar, el tamaño de los títeres. A diferencia de los títeres de cuerda, no importaba lo pesado que fuera el autómata, aún podía sostener su propio peso y moverse. En otras palabras, un autómata de tamaño real podía bailar, cantar y moverse perfectamente como un humano en el escenario. Una ópera de marionetas, no un espectáculo de marionetas. Se convirtió en un gran auge en la capital real.

En cualquier caso, como eran títeres, no se cansaban. Pueden cantar y bailar sin dejarse influenciar por cosas como la condición física o el estado mental. Siempre actuarán exactamente como se practica.

Por supuesto, hubo mucha gente que criticó esta ópera de marionetas y dijo que el único sentimiento de tensión era el verdadero encanto de las artes escénicas.

“El escenario es espeluznante y sin vida.”

“Están usando canciones prestadas. Este escenario no tiene ningún mérito”

Incluso entre estas críticas, la actuación con altos grados de canciones y movimientos difíciles, que eran distintivos de los títeres, continuó, y se había convertido, incluso después de que el auge había pasado, en un éxito industrial.

En los diez o veinte años siguientes, la ópera de marionetas siguió siendo una empresa industrial como una de las atracciones turísticas de la capital real.

Lo que creó el auge que había dado un nuevo impulso al teatro y que superó el éxito de la ópera de marionetas en sus días de fundación, fue la existencia de la actual gran prima donna, Miria Galant.

El punto de venta durante su debut fue así.

“La mayor obra maestra del titiritero Nival Galant”

“Un autómata que seguramente tenía vida, sin duda, respiró gracias a él”

Miria Galant. Mi amiga y el remitente de la carta.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *