Juego otome yandere – Vol2 – Capítulo 5

Traducido por Aleksei

Editado por Sakuya


Me encontré con ella inmediatamente frente a frente, aunque era algo que no podría resultar extraño ya que ambas asistíamos a la misma escuela.

Dado que la lección sobre modales era impartida combinando todos los grados escolares, ella y yo llegamos a estar en la misma clase. Incluso en el juego, esto había sido así.

Debido a que no existieron modificaciones en los años anteriores, podía reconocer a simple vista a los alumnos que provenían desde el segundo hasta el sexto año. Lily comenzó con su auto-presentación inmediatamente después de que los estudiantes de primer año se presentaron.

—Mi nombre es Lilium Valley. Por favor, tengan la bondad de tomarme bajo su cuidado.

[Nota Trad. Inglés: su nombre proviene de la flor llamada lirio de los valles]

Sus modos al mostrar una reverencia, eran incluso más torpes que el de los estudiantes de primer año, y debido a ello las miradas se concentraron en ella. El hecho de que era una plebeya era bien conocido por casi todo mundo en la escuela.

Su voz, la cual escuchaba por primera vez, otorgaba una sensación de melancolía en contraste con su encantador aspecto. Casi sin aliento, me esforcé en devolverle una respuesta en una voz que fuera fácil de escuchar mientras me sentí intimidada.

♦ ♦ ♦

El tema para la lección de etiqueta del primer día fue determinado de acuerdo al nivel de etiqueta de los principiantes al saludar.

A pesar de que el profesor de etiqueta parecía ya encontrarse por encima y ser alguien bastante instruido, se expresaba relajadamente cuando explicaba sobre los saludos en cuestión de modales. Cosas como no hablar descuidadamente cuando otras personas están dando su propia presentación, y, después de hacer un recordatorio sobre las cuestiones básicas concernientes a los procedimientos de la presentación, terminó con el punto más importante – tener constantemente en mente, el no permitirnos albergar pensamientos desagradables hacia otras personas.

A pesar de que entre los profesores de etiqueta solo había algunos que trataban los ademanes de sus alumnos como no más que torpes y sin esperanza, las lecciones de este profesor eran populares entre los estudiantes ya que eran más afables. Por supuesto, podría haber importancia en el método estricto de enseñanza, pero, para mí el que llegara a pensar “quiero llegar a convertirme en toda una dama” significaba que tenía la metodología de este profesor en alta estima.

“La acumulación de la práctica diaria, dará lugar a que realicen una bella expresión. Por favor, observen de cerca la forma en que sus compañeros de grados superiores se expresan y tómenlo como una referencia, ¿de acuerdo? Especialmente de la señorita Líder de Dormitorio quien también asiste a esta clase.”

Y así, terminé sintiendo la presión cuando consideré esas amables palabras.

Por supuesto, ya que no podía ignorarlo, mientras recitaba en mi mente “no seas impaciente, hazlo despacio”, recogí el dobladillo de mi vestido y con un – Hare lo mejor para satisfacer sus expectativas – le mostré mi gratitud.

Lo que hicimos después de eso fue “fingir presentarnos”, “fingir un saludo” por así decirlo.

Creo que el propósito para esto era calmar el nerviosismo de los nuevos estudiantes, y parecía tener éxito. Cada chica parecía estar divirtiéndose con este juego ligeramente embarazoso de fingir, lo estaban disfrutando.

Ellas aun no lo saben, pero, este maestro era el tipo de persona que, sin perder esa sonrisa como la de Buda, irá haciendo solicitudes cada vez más difíciles hacia sus alumnos. Nunca olvidaré que fui obligada a realizar un pseudo-entrenamiento de pesas todos los días por “el bien de realizar una bella expresión”. ¡Ah! no, en serio lo respeto. Lo juro.

Esta cuestión no era algo que se limitaba a esta persona, así que no podía evitar pensar que los profesores de etiqueta tenían la sangre orientada fundamentalmente a lo atlético.

Concluyendo en un punto apropiado a lo que podía llamar reflexión, traté de participar en las lecciones también.

Fue justo en ese momento.

A poca distancia de donde el profesor y yo nos encontrábamos, varias personas levantaron sus voces en carcajadas. En esta lección, saludamos a nuestros compañeros cuando estábamos situados en una mesa con un “es un gusto conocerte”.

Ciertamente era un espectáculo que invitaba a reír. De hecho, escuché a algunos que no podían contener sus risitas.

Pero en ese momento, de alguna manera u otra, las risas parecían haber sido matizadas en desprecio hacia alguien. Terminé ocultando el ceño que involuntariamente fruncí después de escuchar tales risas. Por esa razón, mis pies me dirigieron ahí.

En el lugar al que me dirigía, había una joven de cabellos dorados que lucía inquieta con la cabeza agachada, Lily.

—No estás muy acostumbrada a hacer reverencias, ¿verdad? Que extraño.

La persona que había dicho esto estaba en el mismo año que Lily, una de las estudiantes de quinto año. Hablando como si estuviera recordando una broma divertida, no estaba claro si tenía o no una mala intención hacia la persona misma.

Pero las chicas del mismo grupo habían terminado riendo una vez más siguiendo su ejemplo, esto era definitivamente un acto de acoso.

Antes de que la risa se propagara más, pensé que debía detenerlas.

—Sí —empecé un poco más fuerte que de costumbre. —…si, el ser inexperto es motivo por el cual uno puede reírse, entonces supongo que cada uno de nosotros seguramente seremos motivo de burla en la alta sociedad después de esto, ¿no lo creen?

Diciendo esto, bajé la mirada con mi cabeza ligeramente agachada.  

Aunque las palabras que pronuncie eran inconfundiblemente mis verdaderos sentimientos, cuando hice contacto visual con la chica que habló, mi mirada fue capaz de forzarla a pedir una disculpa. Incluso sin eso, quería creer que ella había llegado a entender.

Ya que, mientras no existiese ningún motivo especial, los estudiantes de la academia mágica debían integrarse a la alta sociedad después de la graduación de la escuela, el albergar inquietudes hacia lo desconocido tenía que ser lo mismo para todos.

—U-uhm… Yo… ¡lo siento!

Afortunadamente, empezando por ella, las chicas que se habían reído de Lily compitieron desesperadamente en pos de disculparse. Con un destello de alivio, sonreí a esas niñas quienes incluso dirigieron una disculpa en mi dirección. En su corazón no eran malas chicas.

Con la intención de aparentar despreocupación mientras miraba la condición de Lily, la cual mantenía en mi mente, sus ojos, que poseían unas pupilas de un verdor como el de las hojas jóvenes, se encontraron con los míos.

Misteriosamente, la mirada en su rostro era fascinante.

Si no incluyo a Wolf o Shade, era justo el decir que casi nunca había recibido una mirada tan sincera de otra persona. Probablemente fue por eso.

—Venga ahora, todo el mundo, no olviden que aún estamos en medio de nuestras lecciones

Con la voz tranquila y resuelta del maestro, la atmósfera del aula regresó a la normalidad. Sin embargo, las siguientes palabras, por más apacibles que pudieran parecer, no pudieron detener el golpe.

—Oh, es cierto. Tal vez sería una buena idea para la señorita Lilium ser instruida por la señorita líder de dormitorio por un tiempo.

El maestro sonrió ampliamente de manera tal que estuviera proponiendo una estupenda idea.

¿Qué? ¡Ese tipo de desarrollo ni siquiera estaba en el juego!

♥ ❤ ♥

               

| Índice |

10 thoughts on “Juego otome yandere – Vol2 – Capítulo 5

  1. Shion93 says:

    Cielos! Hay personas que solo quieren ver el mundo arder, y ese profesor es una de ellas!
    Esto podría terminar en una amistad entre la heroína y la villana?? O tal vez podríamos aplicar la fase de Ten a tus amigos cerca y a tus enemigos mucho más cerca”??
    GRACIAS POR EL CAPITULO 9

  2. Paola says:

    Siempre que leo esta novela me dan ganas de gritar como una fangirl. Cada capítulo es espléndido y me duele mucho la espera pero es seguro que vale la pena.

  3. Aliciauwu says:

    😭😭😭😭graciassssssss pensé que lo abandonaron 😁😁😁😁 ya Hiba a perder las esperanzas y de repente….. Apareció una luz😭😭😭😇😇😇❤️❤️❤️❤️

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *