Katarina – Capítulo 10: Me invitaron a una fiesta de té

Traducido por Kaori

Editado por Kaori

Corregido por Sharon


Con el cambio de las estaciones, finalmente se volvió verano. Yo, Katarina Claes, tengo nueve años.

Para mi cumpleaños, padre me regaló un vestido precioso, y Keith me consiguió un ramo de flores. En cuanto a mi madre, me regaló una montaña de libros de etiqueta.

El príncipe Jared me trajo un collar que se veía algo caro por alguna razón… Debido a que no puedo aceptar algo tan costoso, me negué con todas mis fuerzas. Sin embargo, el príncipe insistió en darme algo, así que pedí semillas de sandía. Quería algunas frutas en mi campo.

Cuando lo pedí, se congeló durante bastante tiempo, pero me envió unas espléndidas semillas al día siguiente. Inmediatamente las puse en el campo. Cuando la sandía esté madura, voy a compartirle algunas.

Por cierto, mi adorado Padre parecía haber querido celebrar una gran fiesta de cumpleaños para mí, pero… Realmente odiaba la idea de hacerla, y Madre también le dijo:

—Por favor, no lo haga, ya que solo expondrá aún más nuestra vergüenza.

Sin embargo, parece que la fiesta de “debut social” al cumplir 15 años, era inevitable, especialmente por ser la hija de un duque.

—Ya se me ocurrirá algo antes de esa fecha —dijo madre con entusiasmo, y esa espartana impulsó aún más las terribles lecciones de etiqueta.

Mi muy buscado profesor de magia por fin llegó, y el entrenamiento de magia comenzó.

Mi tutor mágico me enseñó que “interactuar con su propia fuente de poder mágico no significa interactuar con la tierra”. Aparentemente hacer un campo no fortalecería mi magia después de todo.

Sin embargo, puesto que ahora se convirtió en un pasatiempo, continuaré con ello.

Pocos meses después de comenzar el entrenamiento mágico, Keith mejoró considerablemente su control.

En cuanto a mí… Bien, mejoré “Tierra ruidosa” y la expandí de dos o tres centímetros hasta siete u ocho. Para mí, esto ya es un gran avance. A este ritmo, debería ser capaz de controlar pronto un golem de tierra tan libremente como Keith.

Y de esta manera, a pesar de que no puedo decir que todo fue viento en popa, mi vida cotidiana continuó a su manera, pero…

—Hmm. Me pregunto qué es.

Solté un enorme suspiro y me agaché en el campo.

De pie a mi lado, estaba mi perfectamente lindo hermanito, al que me traje conmigo, y el príncipe Jared quien estuvo viniendo por los últimos tres días a ver a su prometida.

—¿Qué pasa, hermana?

—¿Qué pasa, Katarina?

Me preguntaron Keith y el príncipe Jared.

Les mostré una esquina del campo.

—Miren esto.

Las verduras que señalé estaban completamente marchitas. A pesar de que es casi la hora de la cosecha… Esto no parece que dará frutos.

—Esto, es algo que he plantado y cuidado…

Estaba desanimada. ¿Por qué… sólo el lugar donde yo planté…?

En la vida anterior no era muy buena en el cuidado de las plantas. Desde la maceta con una “gloria de la mañana” a la planta de “esponja vegetal” que todos tenían en la escuela, todo lo que cuidé se marchito.

Pero, he sido reencarnada. Esta vez, ¡sin duda seré capaz de criarlas bien…! Es lo que pensé. Miré tristemente las verduras marchitas.

—Hermana, ¿no estás cansada de trabajar demasiado? Hagamos una pausa por ahora.

—Es verdad. Katarina, debes descansar un poco.

Fui consolada tanto por Keith como por el príncipe Jared, y ambos me tendieron las manos para ayudarme a levantar.

Se miraron el uno al otro mientras con las manos extendidas.

—Príncipe Jared, voy a cuidar de mi hermana. ¡Estará bien aunque no la visites todo el tiempo!

—Katarina es mi prometida, yo la cuidaré. Keith, ¡no tienes que pegarte tan cerca de ella todo el tiempo!

Dos personas que casi no tenían contacto en el juego, ahora se llevaban muy bien. Ambos se reían entre sí, y parecían divertirse mientras hablaban.

Y así, después de mirarlos desde al lado, volví a mirar a las verduras marchitas y di otro fuerte suspiro.

♦ ♦ ♦

—Katarina, te han invitado a una fiesta del té, ¿te gustaría darle una oportunidad e ir?

—¿Una fiesta del té?

Escuché a mi Padre mientras le hablaba con mi boca llena de pan. Madre me fulminó con la mirada, así que me tragué el pan a toda prisa.

—Así es, una fiesta del té. Ya tienes nueve años, ¿qué tal si tratas de asistir a una?

Las fiestas del té aquí parecen ser comunes para que los niños nobles de alrededor de nueve o diez años se preparen para su debut social a los quince. Se realizan para que los niños nobles de edades similares interactúen unos con otros.

—Uh…

—¡Imposible! ¡Katarina no tiene modales en absoluto!

Mi respuesta fue interrumpida por mi madre.

—Bueno, incluso si es así, puede ser beneficioso para ella aprender con algo de práctica de vez en cuando. Y esta vez, son nuestros parientes quienes nos invitan en vez de otra familia. Creo que será perfecto como su primera vez.

Padre me miró brevemente. ¿Huh? ¿Qué dijo Padre? ¿Por qué está mirando a otro lado?

—De hecho, tal vez si tiene alguna experiencia real, podría aprender algo de etiqueta…

Madre me miró con ojos vacíos. ¿Por qué tiene esos ojos?

—Oh, sí, ¿qué te parece dejar que Keith la acompañe? Si él va, voy a estar aliviada.

—Sí, de hecho. Estaré más tranquilo si Keith va también.

Madre estuvo de acuerdo con lo que ella considera que era una buena idea de Padre.

En los pocos meses desde que Keith vino aquí, su evaluación ha sido bastante excelente, a diferencia de su hermana mayor.

—Keith, ¿irías con Katarina a la fiesta del té?

—Sí, estaré más que feliz de acompañarla.

A la pregunta de mi Padre, Keith respondió con una sonrisa.

¿Huh? ¿Aunque soy la hermana mayor? ¿Por qué estoy siendo acompañado por Keith, como si fuera una inútil?

Aunque había muchos puntos que me costaban tragar, juntos asistimos a mi primera fiesta de té.

♦ ♦ ♦

Tras el entrenamiento muy estricto de etiqueta por parte de Madre, acompañada de un montón de regaños, el día de la fiesta finalmente llegó.

Padre me compró un nuevo vestido hecho especialmente para la ocasión, y al igual que Keith, juntos llegamos al lugar del organizador de esta fiesta, la familia del marqués Hunt.

—Señorita Katarina, joven Keith, muchas gracias por participar en la fiesta de té de nuestra familia hoy.

La persona que nos saludó era la hija mayor de la familia Hunt, Lilia Hunt. Es una niña de catorce años de pelo y ojos de color miel, este es el año en que se espera que haga su debut social.

Había tres niñas de pie detrás de Lilia. Probablemente eran sus hermanas menores, puesto que la familia Hunt tenía cuatro niñas, incluida Lilia.

Ellas comenzaron a saludarnos en orden. La segunda y tercera hijas nos recibieron mientras sonreían. Ambas tenían pelo y ojos que eran muy parecidos a los de su hermana mayor, de color miel.

Les devolví sus saludos con tanta gracia como recordaba de las lecciones de mi Madre.

Y luego, después de que las dos terminaran sus saludos… Por detrás de ellas, una chica más salió nerviosa.

—E-Encantada de conocerte. Soy la hija más joven… M-Mary Hunt.

Dio su nombre con una voz que apenas se podía oír, y sus cabellos castaños y sus ojos no eran como el de sus hermanas.

Sin embargo, sus grandes ojos y sus agradables labios rosados la hacían una belleza muy linda. Mientras tanto, la saludé elegantemente como a los demás. Y luego, en cuanto terminé, Mary inmediatamente se retiró detrás de ellas.

¿Me pregunto si tiene miedo de mi rostro malvado? A pesar de que esta cara dice “Villana”, desde luego que no voy a intimidarla. Mientras estaba un poco triste, vi a las hermanas Hunt saludar al siguiente invitado.

Por cierto, sobre la fiesta del té de esta vez…

Le prometí a madre que trataría de hablar lo menos posible, y sólo sonreiría. No tengo permiso para llenarme de dulces. Debo beber té poco a poco. No debo enrollar mi falda ni siquiera por error. Mamá me dijo todo esto mientras se pegaba a mi oído tan cerca como un pulpo

Por lo tanto, como se me permitió, me limité a sonreír con gracia, y tomar mi té.

El formato buffet de esta fiesta imita perfectamente los bailes de la alta sociedad.

Las hermanas Hunt estaban continuamente saludando a varios nobles que seguían viniendo, sin darles tiempo para tomar el té. Repetían los saludos, caminando por la habitación varias veces. Antes de darse cuenta, finalmente habían terminado. Estaban muertas de cansancio cuando pudieron tomar el té.

En cuanto a mí, intentaba controlar mi mano lo mejor posible para sólo tomar unas galletas.

Oh, cielos. Son deliciosas. Sí, tendré una más… Voy a tener otra. Oh, hay un panecillo en un lugar como este. Voy a tomar uno.

De todos modos, seguro que quedan muchos dulces. Dado que la mayoría de los invitados estaban conversando unos con otros, estos dulces preparados apenas han disminuido en absoluto. Un desperdicio… Si hay algún recipiente para guárdalos, quiero llevármelo a casa. Me pregunto si puedo tomar prestado cualquier recipiente de la Familia Hunt.

—Hermana.

—¡¿K-Keith?!

De repente, me levanté de un salto involuntariamente cuando mi hermanastro apareció desde atrás. Había estado detrás mío, imperceptible, mientras observaba los saludos.

—Me sorprendiste. Keith, ¿terminaste de saludar a todos sin incidentes?

—Sí, casi he terminado. Aparte de eso, ¿por qué el espacio de aquí?

—Uh…

—No podrías haber pensado en llevar los dulces extras a casa, ¿verdad?

¡Keith es increíble! ¿Qué es este niño, un adivino? Tan genial. ¿Por qué es que sabes lo que estoy pensando?

—Asombroso. ¡Me conoces tan bien!

—Te conozco tan bien… No es lo que deberías decir, hermana. Si haces tal cosa, la dignidad de la Familia Claes será puesta en sospecha. Y si mamá se entera, te prohibirán comer dulces por un tiempo, hermana.

—Ugh. Por supuesto.

El otro día, cuando comía una galleta que cayó junto a la cama durante el entrenamiento de la etiqueta utilizando la regla de tres segundos, me prohibieron comer dulces durante tres días completos como castigo. Si me descubren tratando de traer dulces a casa en un recipiente, probablemente me prohibirán comer dulces durante una semana. Eso sería muy preocupante… Aunque es lamentable, supongo que no hay nada que hacer.

Y puesto que no puedo tomar nada de esto conmigo… Más y más dulces de repente terminaron en mi boca. La promesa con mi madre se fue al olvido.

Keith dijo varias veces “Ya es suficiente, hermana” e intentó detenerme, pero seguí devorando los dulces.

Quiero decir, sería un desperdicio ya que todavía queda mucho. Además, todo es tan delicioso.

Oh, esto también es delicioso. Ese también, y éste de allí… 

Como resultado, me dejé llevar comiendo demasiados dulces y me dolió el estómago.

—Estoy bien —le dije a Keith, que se preocupó por mi extraña apariencia, y caminé lentamente en busca de un baño.

Le pregunté a un sirviente donde estaba el cuarto de aseo, y se ofreció a guiarme, pero lo rechacé y corrí por mi cuenta. Si me guían allí mientras trato de actuar con gracia, no lo haré a tiempo. Y de alguna manera, apenas lo logré…

Había estado corriendo tan desesperadamente que ni siquiera sabía cómo volver.

Aunque la mansión Hunt no era tan grande como la mansión Claes, ya que pertenece al marqués, es bastante espléndida. En pocas palabras, no parecía probable que pudiera regresar a la fiesta del té por mi cuenta. Si pudiera encontrar a un sirviente y pedirle el camino de regreso…

De esta manera, mientras caminaba distraída… Una hermosa imagen entró en mi vista. Había flores repartidas por todo el lugar, que era como una especie de patio.

Eran tan hermosas que corrí hacia ellas por reflejo. Entonces, vi a una niña de pie cerca de las flores, sola. Después de haberme escuchado, la chica me miró confundida y me habló.

—S-Señorita Katarina, ¿por qué está en un lugar como este?

Oh sí, pensándolo de nuevo, esta chica parece ser la hija más joven de la Familia Hunt que saludé antes, Mary.

—Uh, sólo un pequeño cambio de ambiente.

No hay manera de que pudiera decirle que me dio dolor de estómago después de comer demasiados dulces, e incluso que me perdí y no pude encontrar el camino de regreso. Ya que no hay modo de que pudiera decirlo, le dije una adecuada mentira blanca.

—¿Qué está haciendo aquí, Señorita Mary?

Poniendo lo que me paso de lado, ¿no estaría mal que la hija del organizador de la fiesta estuviera aquí?

—No soy muy buena con los lugares muy animados —dijo con una voz tranquila, como cuando me saludó, y bajó la cabeza. A pesar de que es una chica tan hermosa, es un desperdicio cuando pone la cabeza así.

De todos modos, debe tener miedo de la cara villana… Sin embargo, si yo uso este rostro para decirle “definitivamente no te intimidaré”, es muy probable que asuste a esta belleza aún más. Por el momento, tengo que hacerle saber que no quiero hacerle daño.

—E-Este jardín bastante lindo. Todas estas flores son realmente hermosas.

Por ahora hablaré con ella haciendo mi mejor esfuerzo para sonreír sin desprender ninguna vibración de villana. Sin embargo, lo que inmediatamente salió de mi boca fueron mis verdaderos sentimientos.

Este jardín era realmente hermoso, incluso más asombroso que el que de la Familia Claes Las flores eran todas hermosas y estaban en plena floración. El jardinero debe ser realmente bueno en criar plantas.

¡¡Está bien!! Tengo una gran idea. La persona que trajo estas increíbles flores, seguramente podrá revivir mi marchitado campo. Tan pronto como pensé en ello, le pregunté a Mary.

—Oye, Señorita Mary , ¿sería posible que me presentaras al señor jardinero responsable de este jardín?

—¿Eh…?

—Me encantaría consultarle a la persona que puede cultivar flores tan hermosas sobre algo —le supliqué a la desconcertada Mary mientras respiraba con dificultad. Entonces, oí su voz suave otra vez.

—Es, soy yo…

—¿Eh?

—Yo soy la que está cuidando este jardín.

¡¿Qué es esto?! ¡¿Mary está cuidando de todo por sí misma?!

—¡¿La Señorita Mary se encarga de esto?! ¡¿Todo este jardín?!

—No, no todo, sólo las flores y las plantas que ves aquí.

Así que, las maravillosas flores que florecen en este lugar son toda obra de Mary…

—Asombroso.

—¿Eh…?

—¡Es increíble que puedas crear un jardín tan bonito! ¿Cómo conseguiste que todas las flores florecieran maravillosamente? ¡Debe haber alguna técnica secreta! ¡O algún secreto para el suelo!

—Uh, uh, Señorita Katarina.

Estaba tan emocionada que me había acercado a ella instintivamente.

Entonces noté que la belleza había sido completamente asustada por mi excitabilidad y respiración áspera. Oh no… me emocioné demasiado. Respiré profundamente, e intenté sonreír lo más elegantemente posible.

—Bueno, de todas maneras, me gustaría solicitar una consulta con la Señorita Mary, la creadora de un jardín así.

—¿Una consulta?

—Sí.

Le conté acerca de mi campo que se marchitaba antes de la cosecha de verano. Al principio, me preguntó si yo mismo hacía el campo, y estaba muy, muy sorprendida al oír que lo había hecho, pero me escuchó seriamente. Me sentí aliviada al ver que su expresión ya no estaba tan asustada como antes. Luego, ella terminó de escuchar la historia.

—Ya que estás poniendo tanta confianza en mis habilidades, me encantaría ser de alguna ayuda, pero… Nunca he cultivado verduras antes, así que, no puedo decir nada solo escuchando tu historia. Siento mucho no haber sido de ninguna ayuda.

—Bueno, ¿qué te parece venir a mi casa?

Mary inclinó su cabeza con tristeza.

—Eso, pero…

Para la desconcertada Mary, argumenté con vehemencia que ella sin duda sería muy bienvenida a venir. Esta es una cuestión de vida o muerte para mi campo. No quiero que tenga una vida como la de mi “gloria de la mañana” o mi “esponja vegetal” de nuevo.

Y luego, como la persuadí desesperadamente hasta el punto de ruptura, por fin obtuve la promesa de que vendría a ver el campo ella misma. Sin embargo, cuando le dije que tuve suerte de conocerla, me rechazó…

Bueno, soy feliz de conseguir su promesa, y Mary me guió sin problemas de regreso a la fiesta.

Entonces, Keith, quien había estado preocupándose por mí porque desaparecí durante mucho tiempo, me regañó preguntándome exactamente dónde había estado. De alguna manera, se siente como si la posición de hermanos se hubieran invertido completamente.

Por lo tanto, completé mi primera fiesta del té de forma segura y sin echarla a perder de alguna manera.

| Índice |

7 thoughts on “Katarina – Capítulo 10: Me invitaron a una fiesta de té

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *