Katarina – Volumen 4 – Capítulo 3: Valientemente hacia el enemigo (6)

Traducido por Shisai

Editado por Raine


Era un lugar frío y oscuro. Me quedé absolutamente callado, y muy quieto. Porque así era como debía ser.

Mi primer recuerdo fue exactamente haciendo lo que dijo mi madre, abrazando mis rodillas en una habitación oscura.

—¡Cállate y quédate allí!

Me daban comida a intervalos irregulares. Comía lo que me dieron, poco a poco. Si me lo comiera todo de una vez, no me quedaría nada. Al racionarlo, podría soportar el hambre un poco más.

Cuando comencé a adquirir un sentido de mí mismo y a aprender un poco más sobre el mundo, aprendí que era una existencia innecesaria en los ojos de mi madre.

Muy pronto, tenía tres años. Alguien que decía ser mi padre me dijo que me mudaría con mis hermanos, aparentemente de una madre diferente. Pero allí no fui deseado ni necesitado.

Al principio, me decían nombres como “hijo de prostituta” y “bastardo”. Y cuando lastimé a mis hermanos con mi magia, me llamaron “monstruo”. Pasaba mis días solo en mi habitación, haciendo tan poco como pudiese, fingiendo que no existía.

Sí, así era como había vivido. Vivía solo, en esa habitación, sin darme a conocer a nadie. No fui deseado. Nadie me necesitaba. Y por eso no me importaba si desaparecía en este lugar frío y oscuro.

Tenía miedo de la oscuridad al principio. Me estremecí y lloré. Las lágrimas corrían por mis mejillas. Pero ahora… casi se sentía reconfortante. Calmante. Sentí que no me importaría en absoluto si fuera a disolverme en la oscuridad sin un sonido.

No fui deseado y era innecesario, ¿verdad? ¿Para qué vivo? ¿Para ser abusado? ¿Para aguantar actos extremos de violencia…? No valdría la pena vivir para eso. Justo cuando ese pensamiento cruzó mi mente…

—Keith.

Sentí como si alguien estuviese diciendo mi nombre. Era mi nombre, supongo. El nombre que me fue dado. Pero pocos me llamaron por él…

¿Quién podría ser, me pregunto? Era una voz tan familiar.

Miré a mi alrededor… y, sin embargo, no había nada más que una extensión infinita de oscuridad. Tal vez sólo estaba imaginando cosas.

Sí… debe haber sido nada más que mi imaginación. No había nadie en este mundo que tan gentilmente dijera mi nombre.

Me acurruque una vez más. Calmé mi respiración. Desaparecería, me derretiría en la oscuridad, así.

—Keith.

Esa voz, una vez más. Podía escucharla mucho más clara, ahora.

—¿Quién es…? —Respondí a la voz invisible en la oscuridad.

Miré a mi alrededor otra vez. Como esperaba, no había nadie allí. Sin embargo, pronto escuché esa voz de nuevo.

—Keith, ¡despierta!

Era una voz que había escuchado antes… en algún lugar. Era una voz muy, muy familiar. Y sin embargo… no sabía a quién pertenecía.

—¿Quién? ¿Quién eres? —pregunté de nuevo.

—¡Keith, soy yo! ¡He venido a buscarte!

Viniste a… ¿buscarme? Disparates. Nadie haría eso por mí. Después de todo, todos ellos me maltrataron. Mi madre, mi padre, incluso esos hermanos míos, nacidos de una madre diferente.

¿Quién es esta persona…? No es bueno. No puedo recordar nada.

Sostuve mi cabeza en una mezcla de confusión y frustración. De hecho, me maltrataron. Me maltrataron. Me echaron a un lado como basura. Y sin embargo… sentí que estaba olvidando algo muy importante cada vez que escuchaba esta voz. Justo cuando pensé que recordaría… la oscuridad me arrebató ese pensamiento.

—Keith… hey. Abre los ojos… —Esa voz me llamó desesperadamente, una y otra vez.

Ah… ¿tengo a alguien así también? ¿Alguien que diría mi nombre de tal manera…?

Quiero recordar. Quiero saber… Pero la oscuridad entorpeció mis pensamientos. Me tentó. Que estaba bien no recordar nunca, que estaba bien simplemente hundirse en la oscuridad. Sería mucho más fácil rendirse, en lugar de pensar en todo… o eso pensé.

—¡Keith!

Esta voz. Simplemente no se detendría. Como si me estuviera diciendo que no vaya allí. Que no entrara en la oscuridad.

¿Debo rendirme a la oscuridad… o debo escuchar a la voz? Yo no lo sabía. Estaba confundido.

Fue entonces cuando apareció un solo punto de luz en este mundo de oscuridad.

¿Qué es eso? 

Seguí mirando a la luz. Mientras lo hacía, se expandió lentamente. Lento pero seguro… los recuerdos volvieron a mi mente.

—Hola, eres Keith, ¿cierto? Bienvenido a la familia Claes.

La primavera cuando cumplí ocho años, eso fue lo que me dijeron cuando me llevaron ante una mujer y una niña de ojos azul agua.

—¡Llámame ‘hermana mayor’! —La niña había dicho, sonriéndome. Y luego me sacó de la casa y me enseñó muchas, muchas cosas.

Aun así… terminé lastimándola accidentalmente con mi magia. No pude controlarlo. Estaba seguro de que ella me iba a odiar después de eso. Sería maltratado y lastimado una vez más, estaba muy seguro de ello.

La niña, sin embargo… me perdonó. Con una sonrisa en su rostro. Y luego me dijo las palabras que más quería escuchar.

—¡Sigamos juntos de ahora en adelante!

Ahh… ¿cómo podría haberlo olvidado?

Con eso, lo recordé. Todo, todo, todo a la vez.

Mi padrastro noble y capaz, y mi madrastra amable y amorosa. Los gentiles y atentos sirvientes también… mis queridos amigos, que me aceptaron con todo su ser. Y la persona que más amo en el mundo… mi hermana adoptiva, Katarina Claes.

Eso era cierto. Hasta esa primavera, cuando cumplí ocho años, no significaba nada para nadie. Pero ahora era diferente. Ahora, tenía muchas personas que se preocupaban por mí. Gente importante. Si desapareciera… seguramente los haría llorar.

También había decidido quedarme al lado de Katarina y hacer todo lo posible para protegerla. Por esa razón, no podía simplemente desaparecer. No podía simplemente ser tragado por la oscuridad.

Levanté la cabeza y, antes de darme cuenta, me envolvió una luz cálida y relajante. La oscuridad en la que me había perdido antes… ya se había ido.

Mientras abría los ojos lentamente, despertado por ese suave sentimiento… su rostro apareció a la vista. El rostro de la persona que más amaba. Sus ojos azul agua miraban directamente a los míos. Grandes lágrimas caían de sus ojos.

Me encontré acunado en los brazos de Katarina. Ella fue la primera en sostenerme de tal manera… desde siempre. Sucedió cuando hice lo posible por atrapar a Katarina cuando se cayó de un árbol y luego perdió la conciencia por el impacto. Ella me abrazó tan fuerte. Y, al igual que ahora, las lágrimas brotaron de sus ojos mientras ella seguía preocupándose por mí.

Fue entonces cuando entendí por primera vez la bondad y la amabilidad de los demás. Mi pecho se sintió caliente, entonces.

Ah… estoy soñando con mi infancia. 

Aunque Katarina lo hizo mucho cuando era niña, mi madrastra era algo estricta con ella cuando nos hicimos un poco más grandes. A medida que pasaba el tiempo, ella finalmente dejó de abrazarme tan casualmente.

Sin embargo… Katarina era mucho mayor en este sueño. De hecho, se veía igual a como yo recordaba. Incluso la suave sensación de su piel se sentía diferente. No era nada como cuando éramos niños.

¿Es ésto solo un sueño de mis deseos, entonces? Después de todo… siempre sentí una envidia increíble de cómo el Príncipe Jared tocaba a Katarina siempre que lo deseaba sólo por ser su prometido.

—Hermana mayor… —dije.

—¡Keith! —Katarina sonaba feliz. Ella me abrazó fuertemente. —Estoy tan contenta de que estés bien… ¡tan contenta…! —murmuró, enterrando su cara llena de lágrimas en mi pecho.

Katarina nunca creció muy alta. Pensar que estaríamos abrazándonos así, a tal distancia…

Ah… qué sueño tan maravilloso. 

No había tenido sueños tan agradables últimamente.

—Keith, ¿estás bien? —Tal vez Katarina encontró extraño mi maravilloso silencio. Ella me miró con una expresión de sorpresa. Sus brillantes ojos azules… tan hermosos. ¿De qué otra manera los describiría?

Si esto fuera real, no podría manejar la vergüenza. Seguramente la habría rechazado. Sin embargo, esto era sólo un sueño… y por eso supuse que un poco más de contacto no dolería. Para compensar lo que no pude hacer en la realidad…

—¿Keith?

Puse una mano en el rostro de Katarina, antes de colocar mis labios contra su mejilla manchada de lágrimas. Mientras ella me miraba, congelada en su lugar… lentamente moví mis labios hacia los de ella.

Muy pronto, mis labios estaban contra los de ella… sus hermosos, rosados y adorables labios. Eran más suaves de lo que había imaginado.

Por un tiempo, disfruté mucho la suavidad de sus labios, antes de finalmente alejarme. Su cara estaba enrojecida, y estaba congelada en una de sus divertidas expresiones.

Ahh… Katarina realmente es adorable, como siempre he pensado. De hecho, ella era probablemente más adorable de lo que había imaginado, o era capaz de imaginar.

—Ah… qué lindo sueño en verdad… —murmuré cuando sentí que mis párpados se volvían increíblemente pesados.

Fue un poco extraño para mí tener sueño, teniendo en cuenta que ya estaba en un sueño… pero no había mucho que pudiera hacer para evitar la sensación. Muy pronto, me sentí hundiéndome en un sueño profundo…


Shisai
O.O ... ¡¡¡LA BESÓ!!!

Raine

| Índice |

13 thoughts on “Katarina – Volumen 4 – Capítulo 3: Valientemente hacia el enemigo (6)

  1. Missuny says:

    Inhala*

    Hyaaaaaaaaaa hyaaa hyaaa hyaaaaaaa
    (ノ≧∇≦)ノ ミ ┻━┻ dije hace unos caps que quería un Sophia × Keith pero…. ¡Inicialmente yo era team Keith así que no puedo evitar emocionarme ¿okay?!

    ¡No puedo imaginarme la reacción de Jared!

    Real- real- reaaalmente les agradezco por su arduo trabajo traductora y editora-sama (☞^o^) ☞

  2. Aku says:

    AAH. ESTE KEITH AJAJAJAJ♡♡ Vió la oportunidad y la aprovechó, aplausos para este hombre ★ No puedo evitar reír, y aún más, pensando en la expresión de Jared xDDD

  3. Henyume says:

    La pregunta es…Bakarina lo olvidara o pensará que es algo que hizo confundido pensando era alguien más (quizá María) o debido a la niebla oscura…en últimas instancias podría recordar el beso de Jared…pero no creo…de que manera olvidará todo Bakarina esta vez para volver a la casilla uno del final de amistad

  4. rocego says:

    ¡No jodas, no jodas, no jodas, no jodas, no jodas! ¡Finalmente pasó!. Uwaaa, ¡quiero ver cómo pasó todo desde el punto de Katarina!

    ¡Muchas gracias por traducir el capítulo!

  5. Ayanami says:

    Ahhhhhhhhhh no puedo creer lo la besoooo!!!! Ah es tan hermoso había estado esperando tanto por que se volvieran a encontrar no creí que su reencuentro fuera a ser tan increíble ¡Keith es demasiado hermoso! Lo adoró .Les agradezco enormemente por el capítulo gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *