Katarina – Volumen 5 – Capítulo 4: Una dama para Nicol (1)

Traducido por Shisai

Editado por Sharon


Como único hijo varón del Conde Ascart, después de graduarme de la Academia de Magia, yo, Nico, tuve que prepararme para suceder a mi padre mientras lo ayudaba con su trabajo. Él me había enseñado la mayoría de las cosas importantes, y mi educación como futuro conde avanzaba perfectamente… excepto por una cosa.

A pesar de haber cumplido 18 años, todavía no tengo novia. Esto es un problema porque necesito una esposa para convertirme en el nuevo jefe de la familia Ascart. La mayoría de los nobles entran en sus compromisos en el momento de su debut social, y era raro que esperen tanto tiempo.

No es que tuviera problemas para encontrar candidatas; había un número considerable de mujeres que quisieran convertirse en mi esposa. Pero la fuente del problema no era otro que mi indecisión.

Mi vacilación se basaba en mis sentimientos no correspondidos por Katarina, amiga de mi hermana menor y prometida de mi amigo de la infancia, el príncipe Jared.

La conocí por primera vez cuando acompañaba a mi hermana Sophia a la mansión Claes, donde me enamoré de sus hermosos ojos y sonrisa inocente. Cuanto más tiempo pasaba cerca suyo, más fuertes se volvían mis sentimientos. Pero no pude avanzar hacia ella, porque todavía era la prometida de mi propio amigo, quien en realidad la amaba apasionadamente.

Mi querida hermana se había dado cuenta de lo que sentía por Katarina y, como era de esperar, sugirió que hiciera un movimiento. No sabía si etiquetar a Sophia como valiente o imprudente. Traté de explicarle por qué no podía hacer tal cosa, pero ella refuta mi lógica sobre la base de que “robar intereses amorosos es algo natural”. Luego corroboraría su teoría al recomendarme una serie de libros, cuyos títulos, que siempre incluyen palabras como “amor robado”, “traición” y “esquemas románticos”, me causaron cierta preocupación.

Es por eso que todavía no estoy comprometido, atado por un amor que debo mantener en secreto.

Mis padres, ya sea porque han notado mis sentimientos o por sus personalidades pausadas, no sintieron la necesidad de presionarme a ninguna reunión de emparejamiento, como sería el estándar para un hombre noble de mi edad.

Sin embargo, después de mi debut social y mi graduación de la academia, a medida que más y más personas comenzaron a interrogarme sobre mi prometida cada vez que salía con mi padre, él y mi madre comenzaron a sentirse ansiosos por la situación. Entre los nobles que conocí durante los asuntos oficiales de Ascart, algunos ya tenían una familia e incluso hijos propios, a pesar de no ser mayores que yo.

Me di cuenta que no podía revolcarme eternamente en mi amor prohibido y comencé a tomar en serio el asunto del compromiso. Le pedí a mi padre que hiciera arreglos: quería conocer a cualquier mujer que fuera adecuada para casarse con la familia de un conde y que aceptara convertirse en mi esposa.

—¿Estás seguro acerca de esto? —preguntó con una expresión irritada.

Tomé esto como evidencia de que mis padres sabían sobre mi amor por Katarina después de todo. Pero ya me había decidido.

—Sí. Estoy seguro —respondí con determinación.

Unos días después de haber hablado de ello con mi padre, ya se habían decidido las primeras reuniones.

—¡Eres tan popular que elegir a candidatas fue la parte más fácil! —dijo en tono de broma, pero me sentí aliviado al descubrir que todavía había candidatas. Encontró algunas prometidas potenciales y organizó la hora y la fecha en que deberíamos reunirnos, para mi mayor gratitud.

Finalmente conocí a la primera. Una chica linda y tranquila, que me saludó… y luego se congeló, con la cara roja.

¿Qué se supone que debo hacer ahora?

Esta ni siquiera era la primera vez que algo así había sucedido. De vez en cuando, me encontraba con alguien que reaccionaría de esa manera al verme la cara. Normalmente pediría prestada la ayuda de uno de mis amigos mejor versado en conversación que yo… pero hoy estoy solo.

Debo hacer algo. ¿Por qué soy un orador tan terriblemente pobre?

No tengo ningún problema en hablar sobre el trabajo o recitar líneas en entornos oficiales, pero charlar en privado, y con una chica no menos, es completamente diferente y mucho más difícil. Los dos estábamos parados en silencio uno frente al otro, sin poder decir nada.

Quizás debería haber traído algún conocido que me acompañe hoy… Los sirvientes todavía están en la habitación, en un rincón lejano donde no pueden escucharnos… pero nunca entrarían en nuestra conversación.

Mis amigos, sabiendo lo malo que soy con la charla informal, generalmente toman la iniciativa y proporcionan temas para que no nos quedemos en silencio. Katarina, especialmente, tenía la más amplia gama de temas. Ella podía convertir cualquier asunto trivial en algo interesante, y solo mirarla hablar apasionadamente era suficiente para hacerme feliz.

Si tan solo ella estuviera aquí… pensé por un momento antes de reprenderme. El objetivo de estas reuniones es olvidar a Katarina y seguir adelante. ¿Qué estaba haciendo, todavía pensando en ella?

Reuní toda mi determinación y miré a la chica frente a mí a los ojos. Ella se pusó aún más roja e incluso comenzó a temblar muy ligeramente. ¿No se sentía bien? Más de una vez, cuando aún era una niña, Sophia se había visto así por la fiebre.

Empecé a preocuparme por la chica y me levanté de mi asiento para caminar más cerca de ella. 

—¿Estás bien?

Ella asintió en silencio, pero su rostro había pasado de rosado a puro escarlata. Parecía una fiebre, y una bastante mala. Levanté la mano y la puse en su frente. No estaba tan caliente como había esperado, pero era cálida de todos modos. 

Me di cuenta de lo que acababa de hacer y… 

¡Maldición! Estaba preocupado por ella y terminé descuidando mis modales. Medí su fiebre como lo habría hecho con mi hermana, pero tocar a una mujer sin permiso es inadmisible para un hombre.

—Lo siento mucho. No debería… —me disculpé de inmediato.

Ella interrumpió mi oración, no para hablar, sino cayendo ruidosamente hacia atrás, trayendo su silla. Esto me sorprendió, pero de alguna manera logré atraparla en mis brazos antes de que llegara al suelo.

—¿E-Estás bien?

Convencida de que la niña no se sentía bien, traté de verla mejor mientras aún la sostenía.

—Siiiiiii… 

Su extraño gemido fue seguido rápidamente por su pérdida de conciencia y comenzó a sangrar por la nariz.

¿La fiebre empeoró tanto? ¡Debo llevarla al doctor!

Llevé a la niña a otra habitación para que pudiera ser examinada por el médico, quien, por suerte, no encontró nada malo en ella.

Sin embargo, cuando recuperó el sentido, regresó a su casa con la velocidad de alguien huyendo del peligro. Antes de que pudiera tomar una decisión, ella ya me había rechazado.

—No puedo volver a encontrarme con él, es demasiado vergonzoso —se excusó.

Y así terminó mi primera reunión de emparejamiento, en la que aprendí lo difícil que podría ser encontrar una prometida.


Shisai
Ufff, lo va a tener difícil

Sharon
Santo Cielo, Nico… Pensé que Katarina era la reina de la ignorancia, pero te llevas el segundo puesto sin problemas

| Índice |

11 thoughts on “Katarina – Volumen 5 – Capítulo 4: Una dama para Nicol (1)

  1. Pamelita^_^ says:

    Ay Nico… yo creo que por eso Maria sería buena para ti, creo q es la única no comprometida que aguanta tu belleza embrujante, lo siento me EN-CAN-TA Nico pero no lo veo con Katarina.

  2. Myne says:

    Es triste por nicol pero a sinceridad no creo que el tenga alguna posiblidad con katarina, por como han sido las cosas hay teams a estas alturas que ya se vio que no tienen futuro de realizarse, es mejor que empiece a buscar a otra persona con la que pueda estar

  3. Rosa Quiroz says:

    Nicol hubiera tenido chances con Katarina si se hubiera apoyado en el tejo de ser senpai, pero bueno, si encuentra una prometida que soporte su embrujante personalidad habrá posibilidad de que se olvide de katarina

  4. Furum11 says:

    Jajajaja dios también lo quiero pero tampoco no te pases!!!! Esa chica tiene ojos y seguro el es bello que cualquier a se podría desmayar

  5. Lizzie says:

    cuantas no quisieran estar en el lugar de ella¡¡? mal agradecida XD

    pero pobrecito mi hermoso y encantador Nico… no tiene la culpa de ser tan, pero taaan divino UwU

    • Andy King's says:

      La verdad es que desde el primer momento en qué apareció Nicol lo convertí en unos de mis personajes favoritos, espere a que profundizaran más con el personaje pero tristemente no se ha podido y no sé si se podrá. Aún así me encanta Nicol y Katarina (no se porque) pero seguiría cualquier tema con tal de que no quede con Jeord. ;0
      Mi corazón dueleeeeee.

  6. Yinett says:

    Que??? Nunca me imaginé a Nicol con alguien más!! es cierto que creo que su team no tiene muchas posibilidades, pero por qué?!!! Le va a ser muy difícil encontrar alguien inmune como Katarina. Pero bueno, si encuentra a alguien solo espero que se quieran…. Mi kokoro 💔 😢

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *