Katarina – Volumen 7 – Capítulo 1: Comenzando a trabajar en el Ministerio de magia (1)

Traducido por Shisai

Editado por Sharon


—Buenos días, señorita. Por favor, despierta… Oh, ¿ya estabas despierta? —dijo Anne, mi doncella, con un toque de sorpresa en la voz.

—Si. Hoy es mi primer día de trabajo real en el Laboratorio de Herramientas Mágicas. Tengo que actuar como un adulto —respondí con orgullo.

Había ingresado al Ministerio de magia en la primavera y luego tomé el examen de recién llegado para saber en qué departamento estaría trabajando. Terminé en el Laboratorio de Herramientas Mágicas, donde comenzaría a trabajar hoy. Estaba muy emocionada.

Finalmente soy un adulto que trabaja… creo que podría emocionarme.

Después de todo, mi vida anterior había terminado cuando aún era estudiante. Fui criada en el campo, hija de un simple oficinista, y cuando estaba en la escuela secundaria, disfruté poco tiempo como otaku antes de mi prematura muerte. Recordé todo esto cuando, a la temprana edad de ocho años, me caí y me golpeé la frente en el jardín del castillo. Así comenzó mi nueva vida como Katarina Claes, hija de un duque.

Mis ojos azules rasgados se veían un poco amenazantes, pero al menos mi sedoso cabello castaño y mi nuevo rostro, algo más atractivos que el de mi vida anterior, no eran tan malos. O eso pensé, hasta que mi repentino compromiso con el príncipe me hizo darme cuenta de que estas características pertenecían a Katarina, la malvada antagonista de Amante Afortunado, el juego otome al que había estado jugando poco antes de morir.

Una vez que llegara a los quince, tendría que ingresar a la Academia de Magia, donde, en el juego, Katarina intimidaría al protagonista y estaría destinada al exilio con un buen final o una ejecución como uno malo. Un desastre de cualquier manera.

Pasé los años antes de unirme a la Academia ideando contramedidas para estos finales de condena. Pero después de mi inscripción, me encontré con la protagonista, María, y me hice amiga de ella…

Tuve que superar algunos desafíos, pero el juego llegó a su fin pacíficamente con un final de amistad. ¡Por fin podría pasar el resto de mis días en paz y libertad!

Después de graduarme, conseguí un trabajo en la organización más importante del reino: el Ministerio de Magia. Pensé que ya no tendría que preocuparme por el futuro, pero luego descubrí que era el escenario de la secuela de Amante Afortunado.

Los intereses amorosos de la precuela volverían, junto con algunas caras nuevas, para fomentar el romance de la protagonista. No tenía ningún problema con esto, lo problemático es que Katarina Claes, después de ser exiliada, volvería otra vez para ser la villana. Estaba lista para hacer más travesuras y arriesgarse a más malos fines.

¡¿Por qué haría eso?! ¡Déjenme en paz! ¡Ya evitamos la perdición una vez!

Y aquí estaba una vez más, teniendo que prevenir una catástrofe mientras trabajaba en el Ministerio. Y por sobre todo, tenía aún menos información con la que trabajar.

¡Pero no dejaré que todos estos años de esfuerzos se desperdicien! ¡Cumpliré mi sueño de una jubilación tranquila!

¡Voy a vencer a esas banderas de destrucción por segunda vez!, me juré a mí misma, apretando los puños con determinación mientras estaba sentada en mi cama.

—Señorita Katarina, hoy te las arreglaste para levantarte temprano. No pierdas esta rara oportunidad. Deja de perder el tiempo, no sea que llegues tarde —dijo Anne, dándome una mirada significativa.

Oh, rayos. Estaba tan ocupada recordando cosas y jurando cosas para mí misma que me había olvidado de la hora.

—¡Voy a hacer mi mejor esfuerzo! ¡No perderé! —dije, saltando de la cama.

—Sí, por favor haz tu mejor esfuerzo. Deberías empezar por cambiarte de ropa —dijo Anne, ayudándome a ponerme mi atuendo de trabajo con sus hábiles manos. Así empezó otra mañana como todas las demás.

♦ ♦ ♦

—Cuento con usted para enseñar a los recién llegados —dijo mi jefe.

—Sí, señora —respondí, pero en realidad tenía mi parte de dudas.

Este año, dos nuevos empleados fueron enviados al Laboratorio de Herramientas Mágicas, el departamento donde yo, Guy Handerson (conocido como Laura) trabajo. Uno de los dos ya había entrado como aprendiz, pero el otro era… un recién llegado muy problemático.

Hija de un duque y prometida del tercer príncipe. Nadie con títulos tan importantes como esos trabajaría para el Ministerio, razón por la cual ella fue objeto de muchos rumores incluso antes de poner un pie aquí.

Uno de ellos decía que esta chica noble supuestamente malcriada le había pedido a su padre o a su prometido que le dieran un trabajo aquí para matar el tiempo hasta su matrimonio, y la gente ahora asumía que esto era verdad.

De hecho, no era así. Era muy diferente de lo que decían.

Pasé unos días con ella para supervisar el examen que decidiría a qué departamento sería asignada, y rápidamente me di cuenta de que no era una niña noble malcriada ni estaba aquí para matar el tiempo. E incluso llegué a conocer la verdadera razón por la que estaba en el Ministerio… poderes ocultos de magia oscura.

No me sorprendió que la asignaran al Laboratorio de Herramientas Mágicas. Ella era una buena chica de corazón, pero difícil de tratar para el Ministerio por una variedad de razones. Y todas las personas difíciles de tratar terminaban en nuestro departamento.

Lo que no esperaba era que me nombraran su mentor junto con otro colega.

—¡Haré mi mejor esfuerzo! —dijo con ojos brillantes mientras inclinaba la cabeza. Ella era una chica realmente buena. A pesar de ser la hija de un duque, no despreciaba a las personas y siempre hacía todo lo posible.

Era demasiado peculiar. Por supuesto, yo mismo lo era… pero durante el examen, descubrí que mi peculiaridad era relativamente mansa. No podía compararse con alguien que intentaría luchar contra un enorme dragón con un palo.

Katarina Claes me miró con anticipación sobre lo que haríamos a continuación, y yo, en el fondo de mi corazón, suspiré.

¿Cómo voy a guiar a esta chica?

♦ ♦ ♦

Hoy fue mi primer día de trabajo en el Laboratorio de Herramientas Mágicas.

—¡Haré mi mejor esfuerzo! —dije, haciendo una reverencia a los dos colegas que me dijeron que serían mis mentores.

Uno de ellos tenía un cuerpo enorme y musculoso detrás de ropa linda con volantes y mucho maquillaje, el otro tenía un par de gafas gruesas detrás de su largo flequillo. El primero, en particular, parecía lo suficientemente único como para sorprender a cualquiera a primera vista. Pero después de viajar juntos durante unos días y conocernos, ya no estaba tan sorprendida.

Eran Guy Handerson (que prefería ser llamado “Laura”) y Nathan Hart, las dos personas que supervisaron nuestro examen.

Para ser honesta, al principio estaba un poco ansiosa por este departamento que estaba lleno de bichos raros, así que me sentí aliviada de que mis mentores fueran los dos que ya conocía. No es que no fueran raros, pero…

Por supuesto, uno de ellos era un macho musculoso y de barba azul que se vestía, hablaba y actuaba como la más linda de las chicas, y el otro era un hombre fácilmente olvidado y fácil de perder que nunca podría encontrar el camino de regreso… Pero durante el examen, me di cuenta de que en realidad eran colegas muy talentosos y cariñosos, por lo que me sentí aliviada.

—Hagamos todo lo posible.

—Te enseñaremos lo mejor que podamos.

Los dos se dirigieron a mí, y una vez más respondí con energía que haría todo lo posible.

—En primer lugar, permítanme presentarles brevemente a los demás del departamento —dijo Hart, señalando a los colegas en la sala.

Estaban los dos que nos habían guiado durante nuestra orientación: la mujer que solo habla a través de su títere de mapache y el hombre narcisista con el uniforme reluciente. Luego había otro con una bata blanca de laboratorio y agarrando un vaso de precipitados humeante, y otro con una camiseta sin mangas sosteniendo una mancuerna. Casi no hay gente normal. Casi ninguno de ellos vestía el uniforme estándar. Como se esperaba de un departamento que se ocupaba de cosas peligrosas, estaba repleto de personas únicas.

Después de que me presentaron a algunos de mis nuevos colegas y me mostraron las zonas peligrosas en la habitación, Laura entró en la montaña de papeles en el centro de la habitación y regresó con alguien, llevándolo frente a mí. Yo conocía muy bien a esa persona.

—Raphael —murmuré.

—Bienvenida al Laboratorio de Herramientas Mágicas. Soy Raphael Wolt, el subdirector —dijo con una sonrisa.

—Así que trabajas aquí, Raph… Señor Raphael —le dije, dándome cuenta de que debería hablarle con respeto ahora que era mi superior. Mi corrección de último minuto le hizo reír.

—Sí, la señorita Lahna me trajo aquí para trabajar con ella —explicó.

Raphael, quien entonces estaba usando un nombre falso, había sido el presidente del Consejo Estudiantil en la academia. Estuvo involucrado en un incidente relacionado con la magia oscura y tuvo que irse antes de graduarse, renunció a su nombre falso y comenzó a trabajar en el Ministerio. Debido a sus complicadas circunstancias, tuvo que ocultar su identidad. Su pelo rojo todavía estaba teñido de marrón, pero su rostro había vuelto a su atractivo habitual. Sin embargo…

—Tienes algunos círculos muy oscuros debajo de los ojos. ¿Estás bien? —pregunté, notando las enormes manchas arruinando su hermoso rostro.

—Oh, últimamente no he tenido mucho tiempo para… —comenzó a explicar con una expresión cansada, momentos antes de ser interrumpido.

—Señor Raphael, nuevos documentos —dijo un empleado antes de dejar caer una nueva pila de papeles sobre su escritorio, lo que hizo que su expresión empeorara aún más.

—Entendido. Señorita Claes, nos vemos —dijo antes de desaparecer dentro de su montaña de trabajo amontonado.

Nuestra breve reunión fue suficiente para comprender que Raphael estaba muy, muy ocupado.

Luego me presentaron a algunas personas más y terminé saludando a la mayoría de mis nuevos colegas en el departamento.

—Eso es todo para las personas que están aquí ahora mismo. Hay algunos colegas que están fuera ahora mismo, pero se los presentaré cuando regresen —dijo Hart antes de suspirar—. Bueno… ya es hora de que explique el esquema de nuestro trabajo aquí —dijo con expresión seria.

—S-Sí. Por favor, hazlo.

Se decidió que estaría escuchando esa explicación junto con Sora, el chico que había conocido durante el incidente en la Academia. Originalmente huérfano de otro país, saltó de un trabajo a otro hasta llegar a este reino, donde comenzó a trabajar en el Ministerio justo antes que yo. Él era uno de los posibles intereses románticos para AA2 y, como tal, no solo era talentoso sino también increíblemente guapo, con su cabello del mismo tono azul claro que sus ojos.

—¿Por qué Sora necesita esta explicación después de trabajar aquí durante meses? —pregunté.

Resultó que justo después de mudarse al departamento, entre Lahna fuera de servicio y todos los demás colegas terriblemente ocupados, se le dio la más simple de las instrucciones, se le pidió que solo las siguiera, y luego más o menos lo dejaron solo con algunos dispositivos.

Eso es… un poco triste. Sin embargo, eso explicaba por qué estaba allí conmigo, escuchando ese informe.

La descripción de Hart de nuestras tareas fue… sorprendente.

El departamento se llamaba “Laboratorio de Herramientas Mágicas”. Antes de nuestro examen, nos mostraron un almacén lleno de herramientas basura desarrolladas aquí, lo que me hizo adivinar que estaríamos trabajando con, bueno, herramientas mágicas.

Pero Hart dijo que la mayor parte de lo que hacíamos era llevar a cabo las tareas domésticas que a otros departamentos no les importaba. Verificar informes de las sucursales del Ministerio local, archivar documentos, distribuir suministros e incluso mantener y limpiar el edificio. Las tareas domésticas están bien. Solo estaríamos investigando herramientas mágicas en el tiempo libre entre ellas.

Al ver mi sorpresa, Hart explicó por qué las cosas habían resultado de esa manera.

Nuestro director de departamento, Lahna, había alcanzado un rango considerable a una edad muy temprana y tenía el talento extremo para demostrarlo. Esto, sin embargo, hizo que a muchas personas de otros departamentos no les agradara, razón por la cual la obligaron a realizar todos los trabajos aburridos y triviales.

Tenía tanto talento que simplemente se le ocurría una herramienta mágica para hacer el trabajo y, como resultado, obtener más trabajo en su camino. El Laboratorio de Herramientas Mágicas puede haber estado lleno de gente extraña, pero eran personas brillantes y extrañas.

Con el tiempo, la gente empezó a pedirle ayuda, no para molestarla, sino porque sabían que podría ayudar. Ahora ya no podía negarse a nadie. Y desde que el departamento consiguió su nuevo subdirector, Raphael, hace unos años, su eficiencia aumentó aún más, lo que provocó que aún más personas pidieran ayuda.

Entonces, por un lado, este departamento tenía que ocuparse principalmente de las tareas domésticas de otras personas, pero por otro lado, nos respetaban como personas que podían hacer las cosas.

—Otros departamentos están más involucrados con la investigación y la experimentación, pero la investigación con herramientas mágicas es un campo muy joven, así que…

—Para resumir, mientras aún eres nuevo y no podemos confiar en ti con documentos importantes, tendrás que lidiar con el trabajo manual. ¿Está bien para ti? —dijo Laura, retomando donde Hart se había detenido.

¿De acuerdo conmigo? En todo caso, no tener que usar mi cabeza sería…

—¡Perfecto! ¡Déjame el trabajo manual! —respondí con energía.

Esto puede sorprenderte, pero en realidad no era tan inteligente… De vuelta en la Academia, hice que los estudiantes más inteligentes se turnaran para darme clases particulares, y eso fue suficiente para que mis calificaciones fueran promedio. Estaba muy feliz de hacer trabajo manual en lugar de investigar. Incluso me preocupaba no hacer suficiente ejercicio ahora que el trabajo me quitaría un tiempo de cuidar los campos.

—Es bueno saberlo —respondió Laura, perpleja, mientras los hombros de Sora temblaban.

Una vez terminada la explicación, salimos de la oficina del departamento para reunirnos con nuestros colegas y ver qué implicaría realmente nuestro trabajo.

Laura sería la que nos guiaría, mientras que Hart se quedaría con Raphel, ayudándolo a leer todos esos papeles. Eso fue en parte para ayudar al ocupado subdirector y en parte para evitar que se perdiera mientras estaba afuera. Me dijeron que, en general, Hart rara vez salía de la oficina para ir a trabajar.

—¡De acuerdo, vamos! —dijo Laura con entusiasmo, sonando como la presentadora de un programa de televisión que solía ver en mi vida anterior.

Dado que sería difícil encontrar a nuestros otros colegas, que se movían por el edificio, Laura simplemente nos guiaba y nos decía más mientras encontraba uno, como durante la orientación.

—Señorita Katarina —dijo Laura, dándose la vuelta antes de comenzar a caminar—, escuché que durante la orientación, perdió el conocimiento a la mitad y no pudo ver todo el lugar. Definitivamente necesita ver dónde está todo, en especial porque nuestra gente a menudo va a otros departamentos para trabajar.

Se refería a ese lamentable accidente de mi primer día.

—Gracias —le dije con una sonrisa, feliz de que ella hiciera eso por mí. Laura fue una colega muy amable. Cuando me preguntó qué lugares ya había visto, le dije—: He visto la biblioteca y el Departamento de Biomagia.

—Oh, el Departamento de Biomagia es impresionante, ¿no? —dijo con una sonrisa amarga—. Su departamento no está completamente lleno de bichos raros como el nuestro, pero su director, Delius, es único en su clase. En particular, tiende a olvidarse de todo lo demás cuando está frente a criaturas raras. Será mejor que tengas cuidado.

Luego explicó que el Laboratorio de Herramientas Mágicas llevaba el alimento a las criaturas que se mantenían allí, y que, debido a que nuestros dos departamentos estaban cerca, estábamos en términos generalmente amistosos.

—Esta es la hora habitual de alimentación de las criaturas. Sé que ya has visto el lugar, pero está tan cerca que bien podríamos pasar por ahí —dijo Laura, llevándonos allí—. Aquí estamos. Me pregunto si el alimento ya llegó —dijo mientras estaba de pie frente a una puerta etiquetada como “Departamento de Biomagia”, que fue rápidamente abierta por alguien, quizás un empleado del Ministerio, que gritaba e intentaba huir.

¡¿Qué está pasando aquí?!, pensé dentro de mí. Miré por la puerta y encontré el departamento en el mismo estado en el que estaba durante mi primera visita: un campo de batalla. Papeles, vasos y platos rotos estaban por todo el suelo. La única diferencia era que la batalla parecía continuar hoy.

—¡Ah, Elizabeth! ¿No te dije que no siguieras allí? Sé buena chica y baja ahora —dijo Delius con calma, mientras miraba al mismísimo mono que, en mi primer día en el Ministerio, había arrancado una planta extraña mientras cabalgaba sobre mi hombro y me hizo desmayar.

Todos, excepto el director, estaban haciendo todo lo posible para intentar atraparlo. Eso fue suficiente para adivinar lo que había sucedido: Delius probablemente había dejado que el mono escapara de nuevo por error, y ahora estaba arrasando el departamento y rompiendo cosas.

—¡Elizabeth! ¡Vuelve! —dijo el director sin moverse mientras sus subordinados correteaban con redes y bolsas… Este tipo de escena dejaba claro por qué, después del nuestro, este era el departamento al que los recién llegados querían que se les asignara menos.

Me alegro de no haber sido asignada aquí.

Mira a esa pobre gente peleando… pensé, y luego mis ojos se encontraron con los del mono.

Antes de que tuviera tiempo de procesar mi sorpresa, el animal ya había comenzado a correr hacia mí a una velocidad increíble. Saltó sobre mi hombro una vez más, dónde estaba cuando los empleados lo siguieron.

Sobresaltada, traté de esquivarlos, pero mis piernas no se movieron a tiempo.

¡Me van a pegar!, pensé, cerrando los ojos… pero no chocaron. En cambio, me sentí envuelto por algo cálido.

Abrí los ojos y vi el brazo de Sora a mi alrededor. Me estaba envolviendo, protegiéndome de los nuevos empleados cazadores de monos. Y lo que es más, usó su mano libre para atrapar al mono. Los intereses amorosos en AA2 también tenían reflejos increíbles…

—Gracias, Sora —le dije, y me liberó de su brazo de inmediato, apartando la mirada de mí.

—Seguro —respondió brevemente.

Esta no era una reacción típica de él, así que traté de preguntarle qué le pasaba. Lo intenté, porque antes de que pudiera abrir la boca, Sora fue rodeado por los empleados del Departamento de Biomagia.

—¡Ahhhh, lo siento! ¡Y gracias! —dijo alguien, disculpándose por casi chocar contra nosotros y agradeciéndole por atrapar al mono. Sora les entregó el animal, y colectivamente sonrieron y suspiraron de alivio.

—Oh, gracias, lo siento mucho —dijo una voz detrás de ellos. Pertenecía a Delius, cuyo rostro no lucía bien en lo más mínimo. Luego explicó lo que había sucedido, confirmando mis sospechas, mientras ignoraba por completo las miradas enojadas que le enviaban sus subordinados.

—¡Oh, ya ves, me distraje y dejé que Elizabeth se escapara! ¡Es tan difícil de atrapar! Ustedes son recién llegados, ¿verdad? Soy Héctor Delius, director del Departamento de Biomagia. Encantado de conocerte —se presentó con indiferencia, probablemente olvidando que ya nos habíamos conocido.

—Soy Katarina Claes. Es un placer —dije.

—Soy Sora Smith. Es un placer —siguió Sora.

—El placer es… ¿Katarina Claes? ¡¿La Katarina Claes?! ¡Perfecto! ¡Quería preguntarte un par de cosas! ¿Te importaría? —dijo Delius con sus ojos brillando de repente mientras se acercaba más a mí.

¡¿Qué es lo que quiere de mí?!, pensé con miedo, y luego noté que había dejado de moverse. Al mirar más de cerca, vi que una empleada lo había agarrado por el cuello por detrás.

—¡Me quedo fuera por un segundo y tú causas otro accidente! ¿Y por qué estás molestando a los recién llegados ahora? ¡Por favor, vuelva al trabajo!

Por su voz aguda, la reconocí como la mujer que, después de desmayarme durante la orientación, arrastró a Delius con ella para disculparse conmigo.

—Ah, bienvenida de nuevo. No te preocupes, no la estaba molestando —respondió, sonando como si estuviera poniendo excusas. En respuesta, la mujer lo tiró dentro de la puerta antes de disculparse profundamente con nosotros y cerrar la puerta detrás de ellos.

—Me pregunto qué quería de mí —murmuré para mí.

—Delius se ha interesado por ti —dijo Laura con un toque de lástima en su voz.

— ¡¿Interesar?! ¡¿P-Por qué?!

¡Casi nunca interactué con el chico! ¡¿Por qué?!

—Él es locamente apasionado por las criaturas mágicas —dijo, confundiéndome aún más, hasta el punto en que bien podría haber tenido un signo de interrogación flotando sobre mi cabeza.

—Algunos de los directores se han enterado de tu mascota —dijo con un suspiro.

—¿Mascota? ¿Te refieres a Pochi?

Pochi era un familiar oscuro, específicamente un cachorro negro que vivía dentro de mi sombra. El hecho de que yo fuera su dueño tenía que permanecer en secreto.

—Sí, Pochi… Como puedes ver, Delius ama a las criaturas mágicas. Lahna dijo que ha estado obsesionado con investigar un poco al respecto.

—Ya veo… Pero creo que Pochi ya ha sido objeto de mucha investigación —dije. Siendo el primer Familiar Oscuro, el Ministerio había pedido prestado a Pochi por un tiempo para investigarlo. Como no encontraron nada problemático, me lo devolvieron y ahora vivía a mi sombra.

—Sí, pero cuando se hizo esa investigación, Delius estaba de servicio y sólo leyó el informe una vez que regresó. Luego comenzó a molestar a Lahna para que lo dejara investigar.

No lo sabía. Sin embargo…

—Pero no puedo enviar a Pochi solo…

Solo se queda a mi sombra o justo a mi lado. Podría ser forzado a alejarse de mí, pero tan pronto como se diera cuenta de que no estaba cerca, se convertía en una sombra y regresaba a mí.

—Sí. Cuando le dijeron eso, pidió un préstamo para todo un año.

—¡¿Qué?! ¡¿Un año?!

—Dijo que quería ser minucioso en su investigación… Trató de conformarse incluso por medio año, pero Lahna simplemente lo regañó, así que no te preocupes. Pero recuerde que si Delius te involucra en su investigación, no podrá irse hasta que él haya terminado. Ten cuidado con él.

—Lo tendré.

¿No podría irme durante un año? ¿Y qué tipo de investigación haría en primer lugar? Todo esto da miedo. ¡Será mejor que tenga cuidado!

Luego seguí a Laura fuera del Departamento de Biomagia y hacia un pasillo, donde vimos una caja enorme.

¿Esa caja… está volando?, pensé, entrecerrando los ojos.

—Oh perfecto. Ese es el alimento para el Departamento de Biomagia —dijo Laura.

Oh, eso es lo que era. Espera, lo más importante…

—Disculpe, pero… ¿esa caja está volando sola? —le pregunté a Laura.

—Sí. La caja es una herramienta mágica voladora, que facilita el transporte. Pero no vuela sola. Siempre debe haber alguien detrás, moviéndola.

Eché un segundo vistazo y noté que el empleado del Laboratorio de Herramientas Mágicas con la tapa del tanque que había conocido antes estaba detrás de la caja. Nos vio y se detuvo a saludarnos.

La caja, incluso de cerca, parecía normal y anodina. Pero desde atrás pude ver algunos palos conectados a él. Laura dijo que se usaban para controlar la dirección en la que volaba la caja.

—Eso es increíble —dije, asombrada por cómo nuestro departamento aparentemente también fabricaba herramientas útiles; las que nos mostraron antes del examen eran todo lo contrario.

—Lo sé, ¿verdad? Muchas de nuestras herramientas se utilizan en todo el Ministerio —dijo Laura con orgullo.

—Bueno, por eso, poco a poco nos estamos convirtiendo en el Laboratorio de mantenimiento… —dijo el hombre de la camiseta con una expresión cansada en su rostro.

Sora y yo ladeamos la cabeza inquisitivamente, y Laura explicó lo que había querido decir.

El Laboratorio de Herramientas Mágicas asumió las tareas de los otros departamentos para probar la eficacia de las herramientas de nuevo diseño. Estas hicieron que la realización de estas tareas fuera más eficiente, por lo que los otros departamentos pidieron que siguiéramos usándolas. En particular, las herramientas mágicas eran muy útiles para tareas pequeñas y triviales, lo que llevó a que nos pasasen más y más.

Así que la envidia hacia Lahna no era la única razón por la que el departamento estaba tan ocupado. Después de esta explicación, dejamos al hombre con musculosa y comenzamos a caminar hacia el siguiente departamento.

De todos modos, ¿por qué solo lleva una camiseta sin mangas? Todavía es primavera… en todo caso, hace un poco de frío…

Seguimos caminando un rato y luego Laura se detuvo.

—Este es el Departamento de Poderes Mágicos —dijo, señalando la elegante puerta negra frente a nosotros.

—Oh, aquí es donde se asignó a Maria y Dewey —dije, recordando cuando se asignaron los departamentos de recién llegados.

—Sí. Este es uno de los departamentos más populares dentro del Ministerio, y las personas más talentosas generalmente terminan aquí —dijo Laura.

Bueno, María era una poderosa usuaria de la magia con excelentes calificaciones, y escuché que Dewey aprobó el examen de ingreso al Ministerio con la puntuación más alta, por lo que tenía sentido que fueran asignados aquí.

—Este departamento no suele pedirnos ayuda… pero —decía Laura cuando la puerta negra se abrió con un chirrido y un hombre increíblemente apuesto salió por ella.

Tenía cabello castaño y usaba un par de anteojos sin montura sobre sus ojos verdes. Era Cyrus Lanchester, uno de los intereses románticos de Amante Afortunado II.

Todo lo que sabía de él era lo que había aprendido de la nota sobre AA2 que encontré en el libro que pedí prestado: tenía una personalidad estricta, era un poderoso usuario de magia, director de departamento en el Ministerio, y era bueno en su trabajo pero no tan bueno en el trato con las mujeres.

Me quedé helada de sorpresa al ver a Cyrus, quien luego se fijó en nosotros.

—¿Guy Handerson? Entonces todos deben ser del Laboratorio de Herramientas Mágicas… —dijo, haciendo una mueca visible.

¡¿Qué pasa con esa cara ?! ¡¿Primero Dewey, luego él?! ¿Él también me odia desde el principio? ¿Pero por qué…? Nos conocimos durante la orientación, pero ni siquiera hablamos… Estaba pensando para mí misma cuando Cyrus empezó a hablar, metiéndose las gafas en la nariz.

—Dígale a la mujer tonta a cargo de su departamento que tal vez este año debería asegurarse de que sus subordinados estén capacitados como se debe —dijo antes de desaparecer como el viento.

¿Qué quiso decir él? La mujer tonta… ¿Lahna?

Miré a Laura en busca de respuestas.

—Lanchester, el director del Departamento de Poderes Mágicos… realmente no le agradamos, o más bien, no le agrada Lahna —dijo abatida, llevándose una mano a la mejilla. Como siempre, sus gestos (y solo esos) se veían muy lindos.

De todos modos, la “mujer tonta” era, como había pensado, Lahna.

—Es una persona muy seria que sigue estrictamente las reglas, por lo que no se lleva bien con Lahna… Ella es una muy buena jefa, pero puede ser excéntrica. A menudo se salta las reuniones de directores y, cuando está interesada en algo, simplemente sigue adelante sin pensar en nada más… Lanchester deja muy claro que no le agrada.

—Pero en este momento parecía que no solo le disgustaba Lahna, sino todos nosotros —dijo Sora, sacando las palabras de mi boca.

—Sí, exactamente… No le gustamos ya que nuestro departamento está lleno de personas únicas que no siguen las reglas —dijo, luciendo aún más abatida que antes.

Miré con cuidado su maquillaje extravagante y su uniforme modificado con volantes. El libro de reglas que habíamos recibido antes de ingresar al Ministerio decía que los uniformes modificados y el maquillaje excesivo estaban prohibidos, lo que significa que Laura estaba rompiendo las reglas.

Para empezar, me pregunto si el travestismo va en contra de las reglas… Ahora estaba tan acostumbrada a verla que había olvidado lo peculiar que se veía. Y luego estaban todos los demás colegas de mi departamento, casi ninguno de los cuales vestía uniforme. No era de extrañar que una persona tan estricta como Cyrus nos odiara.

Sin embargo, como uno de los nuevos intereses amorosos de AA2, era probable que me llevara a la perdición. Tenía que entablar amistad, como hice con Dewey, y aprender más sobre él… pero odiaba a todo mi departamento. Dejé escapar un gran y triste suspiro dentro de mi corazón.

Nuestro recorrido continuó y terminó sin ningún otro evento notable. Como el edificio era tan grande, Laura solo nos mostró los lugares más importantes (como durante la orientación).

—Este lugar es enorme, pero solo necesitas recordar algunos puntos de interés. No caminen de un lado a otro, o se perderán. Un colega de nuestro departamento se perdió hace unos días —dijo, levantando el dedo índice en tono de regaño. Por supuesto, estaba hablando de Nathan Hart.

Así terminó nuestro recorrido, la explicación de nuestro trabajo y mi primer día en el Laboratorio de Herramientas Mágicas.

—A partir de mañana, estarán haciendo un trabajo real —dijo Laura, y volví a casa sintiéndome emocionada por el día siguiente.

El Ministerio en realidad tenía un dormitorio, donde se alojaban María, Dewey y Sora, pero no me dejaron quedarme allí. La razón, me dijeron, era que no había lugar para la hija de un duque. No es que me importara la habitación en la que me quedaba, pero mi rango requería que lo hiciera, así que tendré que viajar de casa al trabajo y viceversa.

El carruaje me devolvió a casa, donde mi madre me había estado esperando (aparentemente con impaciencia).

—¿Hiciste algo inapropiado? —me preguntó.

—¡De ningún modo! Las cosas salieron a la perfección —respondí animada.

Keith y mi padre, por otro lado, apreciaron mi arduo trabajo.

A partir de esta primavera, por cierto, Keith se había convertido en una especie de secretario de padre para aprender sobre su trabajo y estar listo para heredar el título de duque Claes. Estaba tan ocupado que no podíamos vernos con tanta frecuencia como de costumbre, y eso me hizo sentir un poco sola.

Cené con mi familia, hablé con ellos sobre mi día en el trabajo y luego volví a mi habitación.

—¡Hmpf! ¡Hmpf! ¡Hmpf!

—Disculpe, señorita… parece que está muy ocupada, pero ¿puedo hacerle una pregunta? —dijo Anne, mi doncella.

—Sí, por supuesto. ¿Qué es? —dije, dejando caer los diccionarios que sostenía en cada mano.

—¿Por qué haces extraños gemidos mientras mueves esos diccionarios hacia arriba y hacia abajo?

—Ah, ¿esto? Solo estoy ejercitando mis brazos. Comenzaré a trabajar mañana, así que pensé que necesitaría tanto músculo como fuera posible.

—Joven señorita, trabaja en… el Ministerio de magia, ¿no es así? ¿Por qué necesitarías músculo para hacer eso? —preguntó, confundida.

—Hay mucho trabajo manual en nuestro departamento, como cargar cosas —expliqué.

—¿Labor manual? ¡¿Llevando cosas ?! S-Señorita, usted es la hija de un duque… Ese tipo de trabajo no…

—¿Ese tipo de trabajo? Prefiero usar mi cuerpo sobre mi cabeza, así que estoy totalmente feliz por eso.

—Ya veo… Eso es muy propio de ti.

¿Hm? ¿Me está alabando? Creo que sí. En ese caso…

—¡Perfecto! ¡Otras 30 repeticiones con las mancuernas! ¡Hmpf! ¡Hmpf!

Empecé a mover los diccionarios hacia arriba y hacia abajo de nuevo.

—¿No se está cansando demasiado, siendo que debe trabajar mañana? Le sugiero que descanse por hoy —dijo Anne.

Concordando con ella, me fui a la cama.

| Índice |

8 thoughts on “Katarina – Volumen 7 – Capítulo 1: Comenzando a trabajar en el Ministerio de magia (1)

  1. Lady Relámpago says:

    ¡Yuju! volumen 7, esto se va a poner bueno, lástima que no dejaron que Katarina se quedara en el dormitorio del ministerio con sus amigos, por lo menos va a poder verlos durante el trabajo.
    Ya quiero ver las situaciones que vivirá en el ministerio.

  2. Carlos says:

    Que hermoso.Es como su hubiera empezado una novela diferente.
    Se siente el aura de la secuela del juego.
    Y lo que mas me gusta es que Bakarina es una adulta oficialmente. Un equivalente en el presente seria como si la primera parte hubiera sido la tipica trama escolar en una escuela de elite como en Kaguya-sama ,y ahora estan en una oficina.No es genial?

  3. Cerberus Auditore says:

    Hiciste algo inapropiado???
    XD jajajaja
    Me recordó a mi madre que apenas querían hablar de mi y lo primero que preguntaba era
    “Ahora que hizo?”
    XD jajajajaja

    • Rachel says:

      Gracias por el capítulo! Pero soy o ¿Katarina quedaría mejor en el ejército? Digo,es atlética fuerte y muchas más cosas que le ayudarían ahí. Pero no sé.

  4. Yinett says:

    Wow… ya comenzó el volumen 7, que rápido pasa el tiempo.
    Al parecer si se nos van a mostrar diferentes departamentos, ya que el de herramientas mágicas anda metido en todo, por decirlo de alguna manera 😅
    UwU que emoción!!
    Muchas gracias por su trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *