Katarina – Volumen 8 – Capítulo 2: El seminario (3)

Traducido por Shisai

Editado por Sharon


Al día siguiente, nos sentimos aliviados de ver a Mary asistir a las clases luciendo tan bien como siempre.

Por la mañana tendríamos que escuchar la conferencia habitual del antiguo instructor, pero, por la tarde, tendríamos que tomar una lección de baile.

Nunca me gustó bailar, pero estaba tan cansada de sentarme todo el día frente a un escritorio que estaba feliz de poder hacer algo diferente, así que escuché al anciano hablar sobre la política de nuestros países vecinos mientras esperaba con ansias la tarde.

—… y así, el nuevo rey de Ethenell, tras ser entronizado, ha iniciado una serie de reformas. Y esto concluye nuestra conferencia de hoy —dijo el instructor, dejando su libro.

Las lecciones de la mañana finalmente habían terminado, así que era hora de almorzar y luego bailar.

Cuando llegué al salón donde tomaríamos las lecciones de baile, encontré a alguien inesperado.

—¿Príncipe Jared? —dije sorprendida y se acercó a mí con su habitual sonrisa.

—Oh, Katarina.

—¿Por qué estás aquí? —pregunté, tan perpleja al verlo allí que incluso olvidé saludarlo apropiadamente.

—No hace falta decir: actuaré como tu pareja de baile —respondió como si fuera obvio.

Por supuesto que necesitaría un compañero para bailar, pero había mucha gente aquí, así que se sentía extraño que el príncipe, tan ocupado como estaba, tuviera que molestarse.

—Pero, príncipe Jared, estás tan ocupado con el trabajo, así que…

—Esta es también una oportunidad para refrescarme. ¿Seguro que no te importaría?

Una vez que dijo eso, tuve que renunciar a mi plan original de rechazar amablemente su oferta.

—Por supuesto no…

Y así se decidió que estaría bailando con Jared.

Por supuesto, el problema no era que no me gustara bailar con él. Nos comprometimos a los ocho años e, incluso después de crecer, habíamos bailado juntos varias veces en los bailes. Pero últimamente, él…

—Aquí, Katarina, acércate.

Tan pronto como comenzó la lección, me atrajo hacia él.

—Eres tan hermosa como siempre —susurró en mi oído con su voz más dulce.

Eso fue tan intenso que casi me caí, y aprovechó la oportunidad para acercarme aún más, hasta el punto de que básicamente me estaba abrazando.

Podía sentir mi cara calentándose.

Últimamente, aprovechaba todas las oportunidades para acercarse físicamente y decirme dulces palabras románticas.

Por supuesto, como un interés amoroso en un juego otome, su rostro y su voz eran perfectos, así que, en mi vida anterior, chillé de felicidad mientras lo escuchaba decir esas cosas a través de un monitor… Pero ahora que las estaba escuchando en realidad, ni siquiera pude chillar. Empezaba a sentirme débil en las rodillas.

No tuve ninguna experiencia romántica en ninguna de mis dos vidas, lo que me hizo reaccionar con mucha más fuerza a cualquier cosa que hiciera.

A este paso, no voy a aprender nada sobre el baile. ¡No puedo dejar que se salga con la suya!

Mi cara todavía estaba ardiendo, pero traté de recuperar la compostura y miré a Jared a los ojos.

—Príncipe Jared, estoy tratando de aprender a bailar. No hay necesidad de estar tan cerca y, por favor, deja de susurrarme cosas dulces al oído —le dije.

—Katarina, decírmelo con esa expresión en tu rostro no me va a detener. En todo caso, me dará ganas de llevarte a la fuerza a mi habitación —dijo, luciendo extasiado, y me abrazó aún más fuerte.

¿Expresión? ¿Qué expresión? Probablemente me estoy sonrojando un poco… ¿Ese es el problema? Y estamos aún más cerca que antes…

Podía sentir un olor agradable que probablemente pertenecía a Jared. Como era de esperar de un príncipe, incluso su olor era hermoso.

Y sentí que la forma en que me tocaba se había vuelto más audaz.

Mi corazón comenzó a latir más rápido y estaba seriamente preocupada por lo que sucedería a continuación.

—Príncipe Jared —dijo alguien, llamándolo—, la canción casi termina, así que ¿puedo pedirle que baile la próxima conmigo?

Sentí como si el cielo hubiera enviado un ángel para rescatarme.

—Oh, señorita Mary. Disfruto bailar con mi prometida después de tanto tiempo, así que ¿puedo pedirle que busque a alguien más?

—Se supone que esto es una lección —respondió Mary con una sonrisa—, y bailar con varias personas diferentes mejorará la práctica.

Con elegancia (pero con algo de fuerza), tomó la mano de Jared y lo atrajo hacia ella.

—Debes estar cansada. Descansa allí un rato —me dijo luego, confiándome a Sophia.

Con mucho gusto hice lo que me dijo, ya que estaba física y mentalmente agotada por el coqueteo de Jared.

Me senté en un rincón del salón de baile y Sophia, tan considerada como siempre, incluso me trajo algo de beber.

La bebida fría me ayudó a enfriar mi rostro febril y mi corazón volvió lentamente a la normalidad. Después de vaciar mi vaso, suspiré.

—Señorita Katarina, ¿pasa algo? —preguntó Sophia.

—Estoy un poco cansada.

Estaba demasiado avergonzada para decir que los avances de Jared habían sido demasiado fuertes para que yo los aceptara, así que simplemente repetí lo que Mary había dicho.

—Me alegro… no puedo perdonar a ese príncipe hábil pervertido…

—¿Uh? —le pregunté, porque ella había dicho la segunda parte de la oración en un susurro que no pude escuchar.

Ella solo sonrió como si nada hubiera pasado.

De todos modos, estaba muy agradecida con ella y Mary por salvarme. Si no hubiera sido por ellas, podría haberme desmayado en medio del salón de baile.

Extremadamente aliviada, bebí la nueva bebida que me había traído Sophia.

Jared y Mary bailaban juntos y sus movimientos eran perfectos en su elegancia. Se veían muy hermosos.

♦ ♦ ♦

Yo, Sophia Ascart, con la ayuda de la señorita Mary, acabo de salvar a mi amiga la señorita Katarina de las manos de un príncipe desvergonzado y pervertido.

Ella estaba nerviosamente sonrojada por él, pero cuando le ofrecí un trago y un poco de descanso, afortunadamente volvió a la normalidad.

Se suponía que solo los asistentes al seminario tomarían las lecciones de baile en primer lugar, así que me sorprendió mucho cuando vi al príncipe Jared parado casualmente en el medio de la sala, llevando a la señorita Katarina a bailar con él.

Incluso desde la distancia, era fácil darse cuenta de que la tenía demasiado cerca de sí mismo. Observé, como en trance, mientras la conducía a través del baile, pero la señorita Mary no pudo resistirlo.

—¡La señorita Katarina está en problemas! ¡Debemos ayudarla! —dijo, y salí de mi aturdimiento.

Si no hubiera sido por nuestra pronta ayuda, la señorita Katarina ciertamente se habría metido en muchos más problemas. Hacer tales cosas en público, frente a tanta gente… ¡No podría perdonar a ese príncipe pervertido!

Pero, de nuevo, si la señorita Mary no hubiera intervenido, no habría hecho nada más que mirarlos, incapaz de actuar.

Puede que nunca alcance su nivel, pero me gustaría actuar de una manera más fría y decisiva.

—Mary y Jared bailan muy bien. Se ven tan bien uno al lado del otro, un hombre guapo con una mujer hermosa —dijo la señorita Katarina con indiferencia mientras yo reflexionaba sobre mis acciones.

Para mí, parecía que la señorita Mary estaba tratando de pisar con sus talones los pies del príncipe Jared, y él estaba haciendo todo lo posible para esquivar eso, pero… La señorita Katarina siempre es igual.

Para ser honesta, no entendía el romance “real”.

Lo apreciaba mucho en el contexto de las novelas, pero, posiblemente debido a mi peculiar apariencia, nunca me había enamorado de un hombre de verdad. Por eso sospechaba que, en comparación con otras chicas de mi edad, mi comprensión del romance era deficiente.

Sin embargo, había alguien que entendía aún menos… Decenas de veces menos. La señorita Katarina.

Verla siendo cortejada durante años tanto por el príncipe Jared como por el joven Keith sin darse cuenta de las intenciones de ninguno de los dos me dejó asombrada por su lentitud.

Ahora finalmente entendía lo que esos dos sentían por ella, pero… No se podía decir lo mismo de los sentimientos de Alan o Nicol.

El príncipe Jared y el joven Keith tuvieron que hacer una confesión explícita para que la señorita Katarina se diera cuenta de la verdad. Yo sabía que mi hermano mayor nunca podría hacer nada por el estilo, lo que a su vez significaba que su amor de muchos años nunca daría frutos, y que la señorita  Katarina nunca se convertiría en mi cuñada.

Esto me puso triste.

Mi hermano mayor era un joven maravilloso, mucho mejor que el príncipe Jared, ¡pero tendría que darse por vencido solo porque este último se había comprometido primero!

Incluso ahora que nos estábamos quedando en el castillo, por lo que era una oportunidad única para verla después de que comenzó a trabajar en el Ministerio, mi hermano mayor apenas había hablado con ella a pesar de estar aquí también.

El príncipe Jared era implacable en su enfoque, el joven Keith se estaba quedando en la habitación contigua a la de ella, e incluso el príncipe Alan, ayer, estuvo tocándole música.

¡Es tan injusto que todos, excepto Nicol, puedan estar con ella!

Quiero que esta sea una oportunidad para hacer que ambos se vuelvan más cercanos y, posiblemente, que él la encante.

Pero, conociéndolo, era dolorosamente consciente de que nunca se acercaría activamente a ella…

En ese caso, yo, como su hermana, ¡lo ayudaré!

Pensé en un plan y luego comencé a hablar con la señorita Katarina, quien todavía miraba a nuestros amigos bailando juntos.

♦ ♦ ♦

Después de que caí presa del ataque romántico de Jared, Mary de alguna manera se las arregló para hacerlo bailar con las otras damas, así que la lección de baile terminó sin que él se acercara de nuevo.

Estaba agradecida por eso, ya que sabía que, si lo hubiera hecho, me habría desmayado en medio de la pista de baile.

La lección terminó, cenamos y todos volvimos a nuestras habitaciones.

Me encantó el baño compartido y me hubiera gustado volver allí, pero, lamentablemente, las reservas estaban llenas.

Me acosté en mi cama y comencé a hurgar en las novelas románticas que había cogido de casa, y encontré un libro con cuya portada me había vuelto muy familiar recientemente.

Era el Pacto Oscuro, el cual me habían ordenado mantener conmigo en todo momento.

Traté de asegurarme de almacenarlo correctamente, pero de alguna manera terminé poniéndolo con todas las otras novelas.

Cyrus y Lahna se enojarían conmigo si se enteraran de esto…

Intenté leerlo por primera vez en un tiempo, pero, como no había convocado a mi Familiar Oscuro (es decir, Pochi), las letras negras flotantes no aparecían sobre el texto normal del libro, que era un manual de magia básico… O eso había escuchado de María y los demás, ya que yo tampoco podía leer eso. Después de todo, todavía estaba escrito en lenguaje antiguo.

Últimamente, cosas a mi alrededor, como encontrar un Familiar Oscuro y el Pacto Oscuro, habían comenzado a suceder de acuerdo con el guión de AA2, y eso me tenía preocupada, pero como no estaba en el Ministerio, pensé que podía relajarme.

La protagonista, María, no estaba en el castillo, por lo que la Asamblea probablemente no tuvo nada que ver con el juego.

De lo único que tenía que preocuparme era de evitar errores importantes en la propia Asamblea.

Estaba hojeando las páginas del pacto, pensando en eso, cuando escuché un golpe en la puerta. Anne ya se había ido a su habitación, así que dejé el libro y fui a abrir la puerta yo misma.

Encontré a Sophia esperándome allí.

¿Hm? Pensé que no podía encontrar una reserva para el baño hoy, pensé para mí misma, confundida, mientras la invitaba a entrar.

—Lamento haberme entrometido de repente —dijo con una reverencia.

Personalmente, yo era del tipo entrometido, pero era raro que ella apareciera sin decirlo de antemano.

Tengo mucho que aprender de ella, pensé al verla actuar como un ejemplo de buena educación con su respetuosa disculpa. Si me pareciera un poco más a Sophia, tal vez mi madre no me regañaría tanto.

—No te preocupes, solo estaba leyendo para pasar el tiempo —le dije con una sonrisa—. Por cierto, ¿viniste por algún motivo en particular?

—En efecto. Quería invitarte a una fiesta del té de mañana por la mañana.

—¿Una fiesta de té por la mañana? —pregunté confundida. Nunca había escuchado algo así; las fiestas de té generalmente se llevaban a cabo por la tarde.

—Sí. Encontré un lugar maravilloso cerca de la habitación donde me estoy quedando. Cuando el sol de la mañana brilla sobre él, la vegetación que lo rodea brilla y se siente como un lugar perteneciente a un cuento de hadas. Quería tomar el té contigo allí, para que pudieras presenciar esa hermosa vista —dijo con los ojos llenos de emoción. Era el tipo de chica que hacía una invitación así, ya que le gustaban los cuentos de hadas tanto como las novelas románticas. Acepté de inmediato.

Después de todo, yo también era una niña. Tener una fiesta de té en un hermoso lugar parecido a un cuento de hadas también me emocionaba.

El cielo estrellado no tenía una sola nube, por lo que el cielo del día siguiente probablemente también estaría despejado. No hay motivo para retrasar nuestra fiesta. Sophia se encargaría de los preparativos, todo lo que tenía que hacer era levantarme un poco más temprano de lo habitual e ir a su habitación.

Decidimos la hora de nuestra reunión, ella volvió a su habitación y yo no perdí tiempo antes de acostarme en la cama, viendo que tenía que levantarme temprano.

Cuando estaba a punto de quedarme dormida, me pregunté quién más vendría a la fiesta del té.

Debería haberle preguntado a Sophia sobre eso…, pensé, pero solo por un segundo. Muy pronto, todos mis pensamientos desaparecieron, dando lugar a los sueños.

Pedirle a Anne que me ayudara a levantarme valió la pena. Si no hubiera sido por ella, no habría podido salir de la cama tan temprano.

A diferencia de mí, quien todavía estaba somnolienta, ella ya estaba trabajando a toda velocidad, ayudándome a prepararme para llegar a tiempo a la habitación de Sophia. Realmente le debía mucho a mi diligente sirvienta.

Llamé a la puerta de Sophia, y ella abrió, apareciendo sonriente y completamente lista.

—Buenos días, señorita Katarina. Estoy tan feliz de que te hayas unido a mí hoy —dijo con una elegante reverencia.

—Gracias por invitarme —dije, con la misma reverencia.

Entonces, Sophia me mostró el lugar donde tendríamos nuestra fiesta del té.

—Por aquí —dijo, llevándome con un paso inusualmente rápido a un jardín interior cerca de su habitación.

Más que recortadas con esmero, parecía como si hubieran dejado a las plantas crecer como quisieran, y el lugar me recordaba a un bosque.

El sol de la mañana brillaba a través de las hojas, creando la hermosa vista que Sophia me había contado el día anterior.

Lo miré, conmovida por lo mágico que se veía, y Sophia me miró con una sonrisa que parecía decir: “¿Qué te dije?” antes de llevarme más adentro del jardín.

—Tendremos la fiesta del té aquí —dijo, mostrándome una mesa pequeña y un juego de sillas que se habían colocado. La mesa, probablemente traída a pedido de Sophia, ya estaba preparada.

Espera, ¿por qué hay tres sillas?

—¿Seremos tres? —le pregunté.

—En realidad, quería invitar a mi hermano también, como sorpresa. ¿Sería eso un problema? —respondió ella, su voz bajó de repente.

El apego de Sophia a su hermano era tan lindo como siempre.

—¡Por supuesto no! Pero si estás disfrutando el tiempo con Nicol, ¿no sería una molestia?

—¡De ningún modo! Él también lo disfrutaría mucho si estuvieras aquí —dijo, sacudiendo vigorosamente la cabeza.

Ambos fuimos juntas a su habitación.

—Por cierto, ¿por qué querías que fuera una sorpresa? —le pregunté y ella se sonrojó un poco.

—Mi hermano mayor ha estado muy ocupado preparándose para la Asamblea y me gustaría darle una agradable sorpresa para que deje de pensar en el trabajo.

Sophia era una hermana tan buena… ¡Ella preparó una fiesta de té en un lugar tan hermoso solo para complacer a su hermano!

Tal vez debería hacer algo así por Keith, para demostrarle lo agradecida que estoy con él.

Sophia llamó a la puerta de la habitación de su hermano.

—¡Hermano mayor! Soy yo, Sophia —dijo, pero no escuchamos respuesta.

—Por lo general ya está levantado a esta hora… —dijo ella, preocupada, y volvió a llamar.

Esta vez, escuchamos una respuesta lenta.

—Sí, la puerta está abierta…

Esa era, sin ninguna duda, la voz de Nicol, pero nunca lo había escuchado hablar así. ¿Quizás no le gustaban las mañanas?

Ahora que había escuchado su aturdida respuesta, Sophia abrió la puerta. Me quedé allí, sin saber si debería seguirla, pero ella me arrastró dentro.

Esperaba encontrar a Nicol con sueño… Pero estaba más cerca de estar dormido.

Estaba sentado en el sofá con los ojos cerrados, vestido con una camisa de dormir holgada.

—Normalmente, ya estaría levantado. Debe estar muy cansado —comentó Sophia mientras lo miraba con preocupación.

Se estaba quedando en el castillo como nosotros, pero mientras solo teníamos que estudiar, él tenía que trabajar de verdad. Debe haber sido duro para él.

—Oh… no esperaba que estuviera todavía dormido. ¡Quería invitarlo a tomar el té con la señorita Katarina en ese hermoso jardín! ¡Hermano mayor, por favor despierta! —dijo, y alcanzó a Nicol, pero su mano se detuvo a la mitad—. ¡Por supuesto! ¡Señorita Katarina, por favor despiértelo! —dijo con la cara entusiasta de alguien que acaba de tener la mejor idea.

—¿Qué? ¿Por qué?

—¡Él estaría muy feliz si fueras tú quien lo hiciera! No le gustan las mañanas. ¡Por favor! —dijo, colocándome frente a él.

Su rostro sonriente parecía incitarme a actuar. Sus ojos estaban tan llenos de expectativa que no me atreví a negarme.

No es que me hubiera pedido algo particularmente difícil, solo tenía que despertar a una persona que dormía justo frente a mí.

Lo miré durmiendo en el sofá, y pensé que, para no despertar después de que Sophia y yo habíamos hablado tanto, él realmente debía tener problemas para levantarse temprano. Entonces, cuando nos respondió, básicamente estaba hablando en sueños. Descubrir que el Conde Seductor tenía tal debilidad fue un poco divertido.

Esta era la primera vez que lo veía durmiendo… y era realmente guapo. Las personas guapas son incluso guapas cuando duermen.

Sus pestañas son tan largas… Sus labios son tan brillantes… Su piel es tan suave…

Me di cuenta de que, si seguía mirándolo tan de cerca, sería presa de su legendario encanto. Tenía que concentrarme en mi misión y completarla lo antes posible.

Hice lo mejor que pude para no ceder a su encanto e intenté despertarlo.

—¡Nicol, por favor, despierta! (¡Tu adorable hermana tiene una sorpresa para ti!) —dije, inclinándome un poco para sacudir sus hombros.

Cuando lo toqué, finalmente se recuperó y abrió lentamente los ojos.

Sus ojos negros me miraron, luciendo incluso más sexys de lo habitual, tal vez por lo somnoliento que estaba. Pensé que iba a ser absorbida por ellos.

—Nicol… Tu hermana ha preparado un… —traté de decir, pero sus largos brazos de repente agarraron los míos, tirándome hacia abajo—. ¡Eek! —grité de sorpresa y sentí que mi cuerpo se doblaba aún más.

¡Me voy a caer!

Cerré los ojos, preparándome para el impacto con el suelo, pero…

¿Hm? ¿Es este el suelo? No es difícil y también un poco cálido…

Abrí los ojos y vi el hermoso rostro de Nicol muy cerca del mío.

—¡¿Qué?!

Sorprendida, traté de saltar hacia atrás, pero mi cuerpo no se movió ni un centímetro.

Traté de mirar a mi alrededor para encontrar lo que estaba pasando, y me di cuenta de que estaba acostada sobre Nicol, ¡y él me sostenía fuerte con sus brazos!

¡¿Por qué?! ¡¿Cómo pasó esto?!, me pregunté, presa del pánico al ver los rasgos sexys de Nicol tan cerca de mis ojos.

Y luego, todavía con aspecto somnoliento, tocó mi mejilla con su mano.

Me estremecí, pero, sin siquiera darme cuenta, comenzó a acariciar suavemente mi rostro, cuya temperatura podía sentir que aumentaba a cada segundo.

¿Qué está pasando exactamente?, pensé, y lo escuché susurrar como para sí mismo.

—Qué sueño más agradable.

Entonces, pensaba que toda esta situación era solo un sueño.

Me estaba acariciando con tanta amabilidad, con tanto cariño… ¿Podría ser que, en su sueño, me estaba confundiendo con la chica que le gustaba?

Pensé que, en ese caso, solo necesitaba decirle quién era para que todo se detuviera.

—Nicol, soy yo, Katarina. Soy Katarina Claes —dije desesperada mientras lo miraba a los ojos.

¡Pero su expresión se convirtió en una dulce y satisfecha sonrisa cuando se acercó aún más a mí!

¡No me entendió! ¡Esto es malo! ¡Malo, malo, malo! ¡Estoy tan encantada que puedo sentir el vapor saliendo de mi cara!

Incapaz de resistirme más, cerré los ojos y luego sentí algo suave tocar mi mejilla.

Este sentimiento… ¿Es esto…?

—Te amo —susurró en mi oído con una voz tan dulce como la miel…

Y perdí el conocimiento rápidamente.


Shisai
Wooooooooo

Sharon
En términos de confesiones, Nicol definitivamente se lleva todos los puntos. Como se esperaba del Conde Seductor XD

| Índice |

13 thoughts on “Katarina – Volumen 8 – Capítulo 2: El seminario (3)

  1. Carlos says:

    No hay problema,Sora lo hizo antes y tambien lo malinterpreto,ahora pensara que lo confundio con otra persona en sus sueños huhhuehuehuehhuehue

  2. Andy King's says:

    Me siento totalmente identificada con Sophia, ¡Por dios!
    Me encantó que Nicol tuviera su momento, y vaya que se lo tiene bien merecido. ¡Arriba Team Nicol!

  3. Yinett says:

    Jajajaja veo a todos comentando “el conde seductor ataca de nuevo” o “que confesión más linda” y yo tipo “Sofía lo está presenciando todooooo!!!” 🤣🤣🤣
    Que feliz soy de que este momento NicolxKatarina haya sido tan hermoso 😌
    Gracias por el cap!

  4. Ana says:

    A mi también me gustaría que en alguna de las dos series ya en esta o en la que recupera la memoria con 16 años se quede con Nicol. Keith y Jared cambian más en la otra y me gustan menos. Y Alan dudo mucho que en cualquiera de quede con ella. Además tiene a Mary y en el juego en un final se quedan juntos. Nicol tiene la ayuda de su hermana pero Alan su hermano es su rival.

  5. Chowie says:

    Omg no soy mucho de comentar pero sinceramente Nicol se llevo el premio a la confesión mas linda, pero creo que Katarina se va a olvidar porque se desmayo jajajajaa
    Gracias por traducir la novela

  6. Lady Relámpago says:

    Awwwww morí de diabetes por esa hermosura de conde seductor, ¡¡¡LO AMO!!! Lo malo es que Katarina no pudo resistir su belleza, yo quiero que ella se quede con alguno de mis teams, entre ellos Nicol, de quien dudé por no hacer una movida en todos los volúmenes hasta ahora, pero creo que en esta ocasión se puede recuperar, ¡Adelante soldado!

  7. H says:

    Team Nicol por siempre…

    Mi pareja favorita desde que empezó sin duda… <3
    Aunque conociendo a Katarina Sama cuando se despierte de su desmayo lo habrá dado por un sueño y le restará importancia y luego lo olvidará
    :'(

    Ojalá se queden juntos…

    Gracias por la traducción y la novela…
    ;*

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *