La chica que sostiene el anillo – Capítulo 10: Una frontera Blanco y Negro

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


Varios días después, el equipo de Noel recibió su primera misión. Aunque estaba etiquetada como tal, no era nada fuera de las líneas de exploración o maniobras. Sus órdenes eran entregar mensajes y eso era algo que cualquier persona podía llevar a cabo. Rockbell había caído ante el enemigo, muchos equipos estaban dispersos a lo largo de la carretera de Kanan, la cual conectaba el distrito caído con la capital de Madress, las pequeñas aldeas alrededor, también fueron saqueadas. El objetivo de la compañía de Noel era informarles acerca del ejército rebelde y exhortarlos a permanecer vigilantes. Simplemente, era ir para advertir de peligros potenciales, ellos no debían protegerlos, ya que no había suficientes soldados para ser estacionados en los muchos pueblos de la zona.

La administración de Grohl vio que, desde su base en Rockbell, la influencia del ejército rebelde se estaba expandiendo. Desde que comenzó la rebelión, nunca se habían detenido en un lugar por mucho tiempo, recogiendo el descontento del pueblo, mientras se dirigían hacia el sur. Supusieron que los rebeldes habían cesado su avance con la intención de prolongar la rebelión. Al saber que Bahar había apoyado a los rebeldes, hizo que sus motivos fueran obvios. El objetivo era disminuir la opinión pública de Coimbra, al mirar a la provincia en una guerra civil y, eventualmente, investigar al Virrey Grohl por su responsabilidad. Si eso tuviera éxito, Amil aseguraría su posición como el próximo emperador y, enterraría a un oponente político potencial. Era como matar dos pájaros de una sola pedrada. Grohl lo odiaba, pero lo entendía, mientras rechinaba sus dientes, terminó el encuentro con todos los soldados, contempló sus esporádicas condenas. En la batalla decisiva, si podían ganar rápidamente, podían aliviar más o menos el estigma negativo que se había acumulado con el tiempo. Si él fuera errático y perdiera al tomar una posición inferior, podría ser fatal.

—Entonces, ¿dónde está el siguiente?

—Por favor, permítame que le muestre el camino —le dijo el soldado a Noel al abrir un mapa.

—Ja, ja, de alguna manera te has acostumbrado a esto, ¿eh?

—Sí, gradualmente, nos hemos acostumbrado a ello. Sin embargo, ese tipo Mirut no parece estar acostumbrado.

— ¡Cállate! —Mirut lo rechazó, disgustado.

A diferencia de los demás, no estaba de humor para sonreír. Su objetivo era, supuestamente, evitar la propagación de la influencia del enemigo, pero todo lo que podían hacer era demasiado simple. Si el enemigo se está acercando, debes huir en vez de manteneros en peligro o, aunque, en este punto, Coimbra no puede enviar soldados, unirse a la rebelión sigue siendo castigable con la muerte, hicieron todo lo que dijeron de acuerdo con sus órdenes, mientras vagaban de un lugar a otro. No hubo reacciones positivas de la gente, todo lo que la compañía de Noel había oído eran cosas tales como burlas e insultos. A veces, incluso tenían barro colgado en ellos. Era natural que los aldeanos estuvieran enojados cuando se les decía que no habría ayuda, pero que debían ser cuidadosos.

—Aun así, todos están muy enojados, ¿verdad? Ese anciano de antes, incluso salía espuma de su boca, antes de desmayarse.

—Es verdad. Se debe a que las aldeas están en peligro, pero no se les da ninguna protección. Se supone que los soldados de la provincia están para tiempos como estos.

Mirut suspiró. Si los soldados se hubieran movido correctamente, no habrían tenido que ir allí. Todos los ciudadanos de Zoim, probablemente, habría estado a salvo, sin embargo, ahora sólo pueden orar para que así sea.

Noel, que no tenía forma de conocer sus pensamientos, ofreció:

—Pero, ¿no son divertidas las peleas de barro?

—El único que se divirtió fue usted, capitán. Recibimos nuestra armadura. Ah, el barro va a mancharla. Esto es realmente lo peor.

Mirut miró su propia apariencia. Su armadura era nueva, pero la pieza del pecho que lo protegía estaba, trágicamente, manchada de barro. Incluso la ropa que llevaba debajo de ella estaba igual, de tal manera que desprendía un aura pegajosa. Querer irse o tener el orgullo herido eran excusas inaceptables, por lo que ni siquiera podía ir tan lejos como para gritar. Como resultado de todo esto, todos los miembros de la compañía de Noel estaban completamente cubiertos de barro. El optimismo sin precedentes era sostenido por una sola persona, Noel, que era la única que continuaba como siempre.

Sería razonable decir que ella apenas estaba sucia. A menudo esquivaba brillantemente las bolas de barro lanzadas por los aldeanos, devolviendo un duro golpe cuando veía una oportunidad. Por supuesto, ella no respondió con golpes de su lanza o martillo, sino con bolas de barro igual a las suyas. Después de, aproximadamente, una hora, los aldeanos se cansaban y dispersaban, así Noel jugaría felizmente con los niños restantes. Si Cynthia lo oyera, lo más probable es que terminara exasperada, preguntándose en qué estaba pensando como la capitán.

—Por cierto, ¿cómo logras evitarlas, tan bien? Parece que no te han golpeado demasiado.

—Estaba observando cuidadosamente, ya sabes~. Si hago eso es fácil~

—Simplemente evitándolos…mirando…normalmente, eso no es efectivo por tanto tiempo.

— ¿Es así? Yo puedo hacerlo. Alguien puede hacerlo si practica correctamente ¿No?

Noel hizo una cara de desconcierto. Después de todo, no era difícil para ella. Esquivar las bolas de barro no era nada para ella. Quienquiera que fuera y donde quiera que estuvieran apuntando, todo podría ser descubierto al observar sus manos. Con esos fundamentos, las bolas de barro no necesitaban ser vistas para ser esquivadas. Ocasionalmente, alguien astuto mandaba una rápida y no podía evitarla, por lo que esas personas debían ser vigiladas, cuidadosamente.

—Con esa forma de pensar, las flechas o lo que sea que envíen, se puede esquivar, ¿verdad?

—Cierto. Oye, ¿quizás, soy una persona increíble?

—Claro que sí, realmente eres increíble. Como se esperaba de Noel, Líder de Diez

Mirut, se sacudió las manos y continuó caminando, mientras se sacudía el barro, siguiendo a Noel. Cuando Noel luchaba, había momentos en que sus instintos se volvían, inusualmente, agudos. Durante ese tiempo, algo más estaba allí. Tratando de saber que era, se aseguró de mirarla de cerca. Evitaba las bolas viendo o, tal vez, sólo aprendió a hacerles frente. Había logrado sobrevivir haciendo eso hasta este punto. Era obvio que había algo más, pero era difícil de transmitir con palabras. Porque si sólo observaba atentamente, todo estaría bien, esa era la respuesta que ella encontraba.

♦ ♦ ♦

Durante los tres días siguientes, la compañía de Noel continuó con su mismo deber. Siguiendo el mapa, yendo de aldea en aldea, una por una, continuaron examinando. Ignorando las maldiciones, a las que habían dejado de prestar atención, goteando de barro, la alegre Noel continuó cumpliendo su deber. Finalmente, fueron en dirección al último pueblo al que debían informar. Procediendo hacia el este por la carretera Kanan, su destino estaba al otro lado de una colina ligeramente elevada. Sus perspectivas eran buenas, al llegar a la cima podría obtener una visión ininterrumpida. El gran flujo de personas, a lo largo de la carretera se había dispersado, ahora sólo pasaban ocasionalmente carretas locales. Debido a la rebelión que había surgido, el número de comerciantes que se podía ver disminuyó. Detrás de la pendiente se extendían manchas de madera. Aparte de eso, también había campos de trigo. Además, pudieron confirmar que un pequeño asentamiento estaba más allá de él. Estaban a poca distancia de su destino y, sabiendo que Mirut tenía el mapa, soltó su voz indicando que debían avanzar rápidamente.

— ¡Cuidado!

Noel, junto a él, inesperadamente, lo derribó, mientras se limpiaba el sudor. Como había sido muy rápido, Mirut no estaba preparado para ello y su cara hizo un recorrido sobre la tierra. Afortunadamente, el suelo es suave, por lo que sólo se lastimó la nariz.

— ¡¡Eso duele!! ¡¿Por qué tan de repente?!

— ¿Estás bien?, preparen sus armas. El enemigo se acerca.

— ¿¡Enemigo!? ¿¡De dónde!?

Noel preparó su bident y, como un silbido salido de encima de los árboles, alguien aterrizó. Era un hombre con un paño rojo envuelto alrededor de su brazo, era del mismo pueblo que Mirut. Se trataba de Fraser.

—Heh, es impresionante que hayas reaccionado a mi flecha. Seré sincero y te daré crédito por eso, Noel.

— ¡¿Fraser?!

— ¡Oh Mirut! Así que los otros están contigo también. Pensé que eran unos estúpidos soldados provinciales, así que disparé. Incluso llevas el uniforme de Coimbra. ¿Traicionaste al Ejército del Círculo Rojo?

—N…no, h…hay una razón…

—Oye, Fraser. ¿Tenías la intención de matar a Mirut?

Interrumpiendo a Mirut que estaba tratando de explicar, Noel hizo una pregunta. Por primera vez, Mirut notó la flecha que sobresalía de la tierra. Era una flecha afilada que estaba en el lugar en el que Mirut había estado de pie. Si Noel no lo hubiera protegido, ciertamente, no estaría vivo. Finalmente, se dio cuenta que Fraser había intentado matarlo.

—Bueno, es obvio tratar de matar al enemigo. Aún más, si se trata de un traidor —explicó Fraser con calma.

En su mano tenía el arco de sus días como un cazador, realizó unos golpes con la flecha. Detrás de él, aparecieron unos treinta hombres armados. Cada uno de ellos, tenía un paño rojo atado a su brazo. Entre ellos estaba su conocido, Kraft.

—Es cierto, el enemigo debe ser asesinado ¿eh?

Noel puso sus manos en sus caderas, sin una palabra, los soldados sacaron sus espadas.

— ¡Oi, chicos esperen! ¡Tú también, Fraser! Realmente no los traicionamos. Muy bien, vamos a calmarnos y hablar, ¿de acuerdo? ¡La rebelión fue iniciada por la provincia de Bahar!

—Oh, ¿es verdad?

—Así que, el líder del Ejército del Círculo Rojo no está pensando en la gente en absoluto. ¡Después de todo, la rebelión fue levantada por su propio bien!

—Ya veo, ya veo. No me importa que lo grites, pero, ¿y qué?

Fraser inclinó la cabeza con una sonrisa desagradable. Kraft estaba haciendo una expresión similar. Era impensable para él, ser la misma persona que había sido tan cobarde antes. Una espada larga descansaba sobre su hombro, volvió su peligrosa mirada hacia ellos.

— ¿Y qué? ¡La rebelión no tiene sentido! ¡Si ustedes no se van pronto, se les dará la pena de muerte cuando sean capturados!

—Tú no entiendes Mirut, no entiendes nada. Si te hubieras quedado con nosotros, te hubieras divertido mucho.

Kraft asintió un número innumerable de veces a las palabras de Fraser.

— ¿Diversión?

—Sí, la diversión del pillaje. Tomar las posesiones de los demás. Pisotear a los débiles y mostrar su poder tanto como desee. Es muy divertido. Es el verdadero sentimiento de estar vivo y puedes sentirlo desde el fondo de tu corazón.

—Tú, ¿qué eres…?

—Oye, Mirut. ¿Cuántas personas crees que maté en Rockbell? Fueron 30. Aquellos que eran más inteligentes que yo, que parecían tener más dinero que yo, les disparé con flechas y los apuñalé con lanzas, yo los maté.

— ¿F…Fraser?

— ¿Sabías que? Cuando se corta la cabeza de alguien con una espada, se derrama mucha sangre. Después de eso te quedas con la cosas de ese hombre, como su mujer y su propiedad. Ja, ja, una vez que lo has hecho, definitivamente, no puedes parar.

Fraser estaba mirando a Noel con la cara de un lobo hambriento. Babeó levemente, mientras su lujuria crecía.

— ¡Deja de decir mierda estúpida y deja el ejército rebelde! En este momento, todos los soldados de Coimbra se reúnen en Madress, por lo que sus posibilidades de ganar se han ido!

—Entonces, debería enfurecerme hasta el fondo de mi corazón. No puedo volver a esa mierda, a esa miserable vida. No voy a cazar desesperadamente, para que esos retardos puedan quitármelo. No hay manera de que pueda hacer algo como vivir de una suma insignificante en una vida de alegría y preocupación alternas. El que muere está mejor.

—Es así, así que lo siento por todos los que están con Mirut. Pero es lo que creo. Ese lugar es verdaderamente aburrido. Esa clase de vida, viviendo como un pedazo de basura, es algo a lo que no volveré jamás, lo siento.

Kraft continuó, mientras sonreía. El sentimiento de su ingenuidad había desaparecido por completo. Él, no entendía su historia. Frente a los dos que habían cambiado drásticamente, Mirut no podía hacer nada más que quedarse mudo.

—Por cierto, ¿fueron ustedes los que mataron al capitán Ned, mientras conducía la columna voladora? El señor Geb está afligido por él, ¿sabes?

—Sí, así es. Lo maté.

Noel asintió, honestamente.

— ¿Ned, fue asesinado por una mujer? Como un ex-capitán es sorprendente y lamentable. ¿Acaso lo tomaste por sorpresa?

—No, peleamos adecuadamente. Luchamos cara a cara.

—Bueno, realmente no importa cómo fue. El señor Geb sólo tenía curiosidad por saberlo.

—Por cierto, Noel. Te lo preguntaré sólo una vez más, pero ¿todavía te niegas a venir conmigo? Si vienes habrá todo tipo de experiencias divertidas.

—Sin embargo, al parecer será la misma respuesta que antes. ¿No? Después de todo, no parece que pueda ser feliz si voy contigo. Además, en este momento, tengo un montón de compañeros.

Noel, sin expresión, lo rechazó completamente. Fraser parecía, inesperadamente, avergonzado pero, rápidamente, recuperó su aura.

—Heh, así que es así. Bueno, eso está bien. Supongo que llevarte por la fuerza será una buena historia. Voy a pasar por alto el lugar de hoy por la amistad que compartimos una vez. La próxima vez, no te perdonaré, así que prepárate.

Fraser apoyó su arco, mientras Kraft se echó a reír.

—Más tarde, todo ustedes. Si quieren venir a este lado, hagan todo el camino a Rockbell eso sería bueno. Después de todo, siempre les daré la bienvenida.

—Sin embargo, usted podría ser atacado y asesinado accidentalmente.

Desinteresadamente levantando la mano, Fraser se volvió a los hombres armados. Kraft lo siguió a un ritmo perezoso. Frente a sus espaldas, Noel gritó.

—Oye. ¿Ya no hay manera de que Fraser y Kraft sean aliados? ¿No tienes intención de volver a mi lado?

Con la pregunta de Noel, Fraser se detuvo por un instante. Su tono de voz era nivelado, pero en algún lugar de su corazón, estaba pidiendo algo. Eso era lo que sentía Mirut, así que tal vez Fraser y Kraft también lo hicieron.

Fraser frunció las cejas, como irritado y, mirando hacia atrás, dijo, —Así es, ya no somos compañeros. Desde el principio sólo éramos personas del mismo pueblo. De ahora en adelante, somos enemigos mutuos. Estoy en el lado que saquea, y tú estás en el lado que es saqueado. Un ganador y un perdedor, es simple ¿verdad?

—Ya veo. Entonces, está bien. Nos encontraremos de nuevo, supongo.

Habiendo dicho eso, Noel comenzó a caminar desinteresadamente. Fraser y los demás ya no se podían ver ella rápidamente, comenzó a marchar hacia el pueblo que era su destino.

— ¿Está eso bien?

—Está bien. Hasta ahora, pensé que eran aliados. Pero la próxima vez que nos encontremos como serán enemigos, no me reprimiré.

Noel respondió indiferente a la pregunta del soldado. Todos los miembros de la compañía de Noel se pusieron vigilantes contra Fraser y los demás del ejército rebelde, así continuaron. Lo que siguió no fue suerte. No sabían si Fraser realmente los había pasado por alto o si tenía otro objetivo. Mirut se sintió aliviado. Incluso si se había convertido en alguien adecuado para el asesinato, Fraser ni siquiera parecía querer matarlos. Mirut no pensaba que levantaría su espada a un oponente que había conocido desde la infancia, aunque Fraser y Kraft no parecían tener dificultades para superar ese obstáculo.

— ¿Qué han estado haciendo exactamente? ¡Es como si fueran personas diferentes a las que conocíamos en el pueblo!

—Seguramente cambiaron. Dijeron que sabían de la alegría del pillaje, después de todo. Si es así, no se puede evitar.

— ¿No se puede ayudar? ¡No digas eso tan fácilmente! ¡Somos gente del mismo pueblo!

—Entonces, puedes ir a explicarles hasta que entiendan que no está bien. Obviamente, morirías así que no lo recomiendo. Mirut, eres uno de mis compañeros, así que si te matan, estaré triste.

Las palabras de Noel le helaron la piel. Aquellos ojos no tenían nada de la naturaleza humana en ellos. Mirut preparó sus palabras cuando se encontró evitando su mirada.

De su boca vino una pregunta a la que ya sabía la respuesta.

—La próxima vez que encontremos a esos tipos, ¿qué sentirás?

—No creo que vayamos a encontrarnos de nuevo, pero en una de las mil ocasiones en que podamos vernos nuevamente —Noel acarició con suavidad el bident —obviamente los mataré. El enemigo, absolutamente, debe ser asesinado, porque no quiero estar en el lado que es saqueado. Ya dije que no se puede ayudar, y no tenemos ninguna obligación de salvarlos.

—Como era de esperar de una mujer militar. No pude cortarlos tan fácilmente. Para mí sería imposible.

—Creo que eso es bueno, Mirut. Tú modo de vivir, es muy humano, teniendo ese tipo de apego.

—Entonces, ¿no importa que sea un cobarde?

—También podrías llamarlo amabilidad. Si todo el mundo pensara como tú, Mirut, apuesto a que este mundo estaría lleno de felicidad.

El rostro de Noel se torció, mientras su boca se curvaba en una sonrisa cínica. Que una niña tan despreocupada pudiera hacer esa expresión era un shock tan grande que los ojos de Mirut se volvieron.

— ¿N…Noel?

—Bueno, al final del día hay gente de todo tipo, así que está bien vivir como quieras.

—Simplemente vivir como uno quiera, y morir rápidamente, no parece que tenga mucho significado.

—Bueno, eso es verdad.

—Esos idiotas, ¿no entienden eso?

— ¿Quién sabe, si es realmente así? Pero no tiene mucho sentido para mí. Bueno, no importa, de igual manera se trata del enemigo.

Con una risa débil, Noel se encogió de hombros mientras caminaba.

♦ ♦ ♦

Fraser y los otros soldados del Ejército del Círculo Rojo los vieron acercarse al pueblo. Mirando las figuras que retrocedían, Kraft inclinó la cabeza.

—Oye, no es tan bueno, Fraser. Nos pasaron fácilmente. En primer lugar, ¿no hemos venido a aplastar ese pueblo?

—Señor. Geb nos ordenó no ser demasiado violentos en esta área. No es como si hubiera sido un gran problema con un pueblo. Desafortunadamente, esta vez, tendremos que pasarlo por alto —Fraser escupió desinteresadamente.

Fraser, que tenía habilidad con el arco y Kraft, que tenía una gran constitución y, probablemente, una gran fuerza, se habían convertido en los ojos de Geb. Parecía que el experto Geb era el retenedor más fiable de Ristih, por lo que su rostro era útil en una variedad de situaciones. Hubo incluso una conversación de que podrían convertirse en subordinados después de que la lucha termine.

No sé lo sincero que fue esa persona, pero voy a ir a los lugares que pueda. Así puedo sentirme vivo.

Si esos eran los verdaderos sentimientos de Geb, tampoco importaba si los objetivos de Ristih para el Ejército del Círculo Rojo eran nobles. Sólo vivió a su antojo. Estaba desahogando todos los resentimientos que había acumulado a lo largo de su vida.

Además, los seres humanos son el juego definitivo, siendo completamente diferentes de las simples bestias.

A diferencia de cuando apuntaba a los animales, su corazón latía al apuntar a los humanos. No podría saborear esa excitación única, a menos que el blanco fuera un ser humano. Se elimina por completo la sensación de matar, y se obtiene una sensación de logro. Recordaba la prueba donde habían ascendido la escalera a la edad adulta que Geb había preparado para ellos. Kraft era similar. Su especialidad había cambiado de la azada a la espada larga. Deseaba que la guerra se expandiera y prolongara, mientras tuviera vida. Esos eran los verdaderos pensamientos de Fraser. Ya no le importaba lo que le pasara a su madre en Zoim. Ni siquiera sabía si estaba viva o muerta. Lo único que le importa es lo que haría ahora con su vida.

—Hablando de eso, Noel parecía un poco sola, ¿no?

— ¿Es así? Pensé que emitía la misma aura que siempre.

Fraser pensó de nuevo, pero no recordó ninguna soledad en particular. Lo único que sabía era que a ella no le interesaba él en absoluto. Eso era insoportable para Fraser. Todo era  demasiado frustrante y lo empeoraba saber que Mirut era el que estaba a su lado. Por eso le había apuntado con la intención de matar.

—Pero, de alguna manera, ella se veía sola, ¿sabes? No, debe ser mi imaginación.

—Hicimos todo lo posible para que nos siguiera, se lo pedimos, ella misma nos rechazó. ¿Cómo tendría sentido el que se sienta sola?

—Es verdad. Parece que, después de todo, fue mi imaginación.

—Lo que me molesta son los demás, aparte de Mirut. ¿No estaban actuando extraño?

Mientras Fraser hablaba con Mirut y Noel, los otros jóvenes del pueblo los miraban con las espadas en la mano. Estaban esperando órdenes como soldados bien disciplinados. ¿Qué significaba eso? Se preguntó.

—No estaban nerviosos como las personas que conocimos antes,  Fraser. Tal vez porque no teníamos nada parecido a esas espadas.

— ¡Ja!, no importa. La próxima vez que nos encontremos, mataré a los demás y Noel será mía, después de todo. No interfieras, Kraft.

Matara a los demás y a Noel después de tenerla. La deuda de su anterior amistad en la aldea había sido pagada cuando él pasó por alto su encuentro. No necesita misericordia cuando se trataba de ex compañeros que, de repente, habían abandonado el Ejército del Círculo Rojo para formar parte del ejército de Coimbra, especialmente Mirut. El plan era desmembrarlo y mostrar las piezas a su pequeña hermana Cal. Cualquier expresión que ella hiciera sería, ciertamente, agradable.

—Wow, eso es injusto. ¿Entonces, qué debería hacer?

—No lo sé. De todos modos, si tocas a Noel antes que yo, te mataré.

—De alguna manera, tu cara asusta, Fraser.

—Es porque no sabes cómo contenerte.

Escupiendo, Fraser señaló con su mano. Era el momento de volver. Su misión había sido explorar el área. Sólo Fraser sabía de las verdaderas intenciones de Geb. El mirador con vista a la carretera era una posición estratégica importante. Era un lugar que los militares de Coimbra no habían notado, pero para el Ejército del Círculo Rojo era diferente.

El mejor momento para tomar la capital es el festival de la cosecha. Vamos a mostrarle a esos nobles de mierda que la única diferencia entre las personas es el lugar donde nacieron. Eso es correcto Noel. No importa lo compuesta que se vea, solo hay una capa de diferencia, debajo de ella es igual que todos nosotros.

Trató de imaginar la cara de Noel distorsionada por el miedo, al igual que las mujeres de Rockbell, un rostro teñido de agonía y desesperación. Sin embargo, no importaba cuántas veces lo intentara, no podía obtener una imagen clara. No importa cuánto imaginara atormentarla, al final, sólo podía verla mostrando sus dientes en una sonrisa, inesperadamente, escalofríos recorrieron su columna vertebral.

Mirando por encima de su hombro, los rayos del sol le atravesaron la espalda, la vista de la lejana Noel llegó a sus ojos. No podía verla claramente, pero tuvo la sensación de que sus ojos estaban confirmando su presencia. Eran como los ojos de una bestia. Ella no tenía un arco, pero tenía la premonición de que los mataría.

Esos ojos, siento que los he visto antes. ¿Cuándo y dónde?

—Ah, fue esa vez.

Fue en el tiempo en que ella llegó a la aldea. Cuando estaba cazando, sus ojos siempre eran así. ¿La flecha golpearía o perdería? ¿El objetivo moriría, o viviría? Eso era todo lo que ella pensaba. Esta vez, esos ojos se dirigieron a él. Odiaba ese sentimiento desde el fondo de su corazón, aunque había pasado un tiempo desde que había ido a cazar con ella. Se asustó durante el tiempo en que esa mirada lo buscaba. Era la primera vez que sentía la muerte tan cerca. El tiempo en que estaba sin problemas con los demás y en que tenía sentimientos especiales había desaparecido en un instante, hasta que no quedaba nada. No sabía cuándo había empezado, pero Noel lo había reconocido en un momento como un aliado.

De repente, él comprendió. Él mismo había respondido a su última pregunta con un no. Sin error, se había convertido en su enemigo. En su próxima reunión, Noel ciertamente, vendría con la intención de matar. A diferencia de Mirut y los otros, ella no tenía reservas ni piedad hacia los humanos, cuando eran sus objetivos. Debajo de su brillo infantil se alzaba una crueldad simple. Fraser había sido golpeado inicialmente, por esa naturaleza dual y, por lo tanto, no había error. Sus emociones elevadas, rápidamente se desplomaron, se sorprendió por la sensación de haber cometido un increíble error.

— ¿Qué pasa, Fraser?

—N…nada.

Fraser no respondió a Kraft, se alejó caminando rápidamente.

No estoy equivocado. ¿Qué hay de malo en vivir como yo quiero? Era sólo un niño en ese momento. Ahora soy diferente, no hay manera de que me asuste de un oponente.

Fraser escupió y pateó el suelo. Intentó detener su abrumadora imaginación, pero todos sus esfuerzos fueron en vano, la mirada de Noel permanecía en sus pensamientos, sus ojos parecían golpearlo como si un par de rayos penetraran su espalda, era una experiencia desagradable.

♦ ♦ ♦

Noel volvió a la capital en la misma época en que el ejército rebelde abandonó Rockbell. Un gran número de soldados se estaban moviendo hacia la capital, los informes de invasión ya habían llegado. Las fuerzas totales del ejército rebelde que habían tomado el nombre de Ejército del Círculo Rojo contaban con cinco mil hombres fuertes. Aunque Grohl había pensado que sería una guerra de desgaste, rápidamente, ordenó su intercepción. Permanecer en el interior de las paredes y hacer sangrar lentamente al enemigo hasta la muerte, era por lo que la una facción cautelosa había presionado, pero Grohl les había gritado.

Quienquiera que lo viera, defender un castillo contra simples rebeldes parecía algo patético. Además, las defensas de la ciudad del castillo eran mediocres y, por lo tanto, las bajas y la destrucción estaban garantizadas. Esto porque Grohl planeaba salir, tomar el campo y exterminarlos. Ni su juicio, ni su plan eran un engaño. Sin embargo, consideraba a sus oponentes como escoria, si no podía lograr la victoria rápidamente, se pondría impaciente y arrogante, creyendo que podía superarlos con números y equipos de mayor calidad. Esas tres locuras nublaron su visión y amenazaron con apagar su razonamiento. Todavía no se sabía si sería fatal o no.

—Es mi primera vez participando en una operación militar tan grande. Inesperadamente, mi pecho late.

— ¿No es sólo un resfriado común? Oye, ¿tienes fiebre?

—Aunque usted no esté usando sus anteojos, sus palabras siguen siendo pobres. ¿O estás diciendo que estas igual?

—No. He oído esto de un amigo, pero los seres humanos son criaturas complicadas, por lo que no se pueden medir solo por su rostro.

— ¿Qué?

—Si, en este mundo hay muchas personas buenas que han matado a otras personas, también debe haber muchas personas malvadas que han salvado a muchas personas. Los seres humanos son como el sol, cuando lo miras, puede tomar todo tipo de formas. Si no lo observas multilateralmente, nunca verás su verdadera forma.

Noel hablaba como un filósofo. Emitía un sentimiento profundo, no, era algo más. Cynthia estaba sacudiendo la cabeza.

—Lo siento, pero no entiendo el significado de lo que estás diciendo.

—Significa que con o sin anteojos, soy la misma. Oye, ahora mismo, acabo de decir algo bueno, ¿verdad?

—Fui una tonta por escuchar seriamente tu historia. Mira hacia el frente y toca tu trompeta. Lo más tranquilamente posible.

Cynthia llevó la trompeta a la boca de Noel. Noel, en lugar de resistir, la aceptó y sopló un sonido sin sentido.

—Este es el poder de los militares, cuando nos preparamos para la batalla, sin duda vamos a ganar. Los aplastaremos rápidamente y devolveremos la paz a Coimbra.

— ¡Aaaaaaah!

Las tropas reunidas, a las órdenes del comandante, se giraron juntas y comenzaron a salir del castillo. Las banderas militares de Coimbra, con el escudo de armas se izaron con orgullo. El turno de Cynthia estaba por llegar. De esa manera, iban a marchar desde el castillo, a las afueras, en la carretera donde planeaban interceptar al ejército rebelde. Grohl los ordenó en la formación de las alas de la grulla para maximizar la ventaja de sus números superiores. Las alas izquierda y derecha rodearían al enemigo y los exterminarían. Como el número de los rebeldes era inferior, no debían tener forma de contrarrestarlo. Cynthia estaba segura de la victoria y asintió con firmeza.

—Increíble, realmente tienes una cara que confía en la victoria. Me estás dando la sensación de que no hay nada que pueda hacer.

Noel tocó la mejilla de Cynthia con el dedo, ésta se apresuró a objetar.

—No hay nada de eso aquí. ¡Simplemente, me estoy preparando! ¡Tú eres la que debe preocuparse de no ser negligente!

—Oh enserio. Entonces, lo que me estás mostrando realmente es nerviosismo. Mira, tu cuerpo, de alguna manera, está temblando.

— ¡No digas cosas estúpidas!

Cynthia se mordió fuertemente la lengua. Su rostro se distorsionó, mientras soportaba desesperadamente el dolor. Noel, con una sonrisa irónica, le preguntó si realmente estaba bien. Patrullando la parte trasera, con las caras tiesas, Mirut y los otros se pararon rectos en forma similar a los veteranos de Cynthia. No había manera de que fueran así antes de su primera batalla. Noel estaba mirando hacia el cielo. La forma del sol estaba oscurecida por una nube. Si daban una mala impresión, Noel quizás se sentiría decepcionada.

—Bueno, mientras estemos vivos podemos hacer algo. Si hago eso, me pregunto cuántas veces tendré que luchar si gano al final —murmuró Noel.

El punto de inflexión era el juego de blanco y negro que jugarían juntos. No tenían manera de saber si iban a perder en los combates, pero estaría bien siempre y cuando se tornaran las mesas al final. Pensó que eso era lo que Geb quería decir cuando le había dicho que siempre ganara si quería encontrar la felicidad. Por muy difícil que fuera el proceso, conseguir la última risa era algo bueno. En resumen, la derrota para Noel era morir en medio de un sueño o rendirse, sólo los dos. La sumisión al enemigo no era buena, así que podría tener que morir.

—Como he dicho, debes hinchar más el pecho, tal vez, llene algo del espacio allí. Cynthia, Comandante de los Cien.

—Por supuesto. Pero, la parte que protege las vidas de los soldados necesita tener un poco de espacio.

—Ya veo. Entonces, no hay forma de ayudarte. Me doy por vencida.

Noel pensó en molestarla más, pero decidió detenerse. Si continuaba por demasiado tiempo, sintió que le daría un puñetazo. Sintiéndose un poco cansada, abrió la boca y dejó escapar un suspiro.

—Aunque es justo antes de una batalla, estás bostezando. Eres una idiota o un gran disparo perdido.

— ¿Qué pasaría si yo fuera un gran disparo?

—Vamos a ver, que tal, como un elegante general que me llevaría al combate. ¿Qué tal si te etiquetan como el general de las 100 victorias?

Cynthia tenía una sonrisa irónica, mientras se burlaba de ella, Noel asintió obedientemente.

—Entonces, debería ir un paso más allá y convertirme en el comandante en jefe. Eso es un poco más alto que un general regular, y seré mas respetada, ¿verdad?

—Comandante en jefe Noel. Sólo puedo pensar en eso como una broma débil, así que no lo digas dos veces. Te sobreestimas demasiado.

—Pero fuiste tú quien lo dijo primero, o ¿no fue así, Cynthia?

Después de hablar sin honoríficos, reprendió a Cynthia con su mirada, pero se detuvo cuando sintió que sería golpeada.

—Cómo eres, está bien. Aparte de mí, los otros oficiales se preocuparían y te castigarían a golpes.

Mientras decía eso, llegó la hora de que la tropa de Cynthia se fuera. Tomando las riendas de un caballo que un soldado le había traído, Cynthia lo montó. Parecía que a los comandantes de cien se les permitía estar a caballo. Con una lanza en la mano, todo su cuerpo estaba cubierto de una majestuosa armadura. Con la visera del casco hacia abajo, se volvió imposible decir que era una mujer.

— ¡La compañía de Cynthia se va! ¡Todos síganme!

— ¡Sí!

En la vanguardia, Cynthia espoleó cuidadosamente a su caballo hacia adelante. Junto a ella, Noel y los demás la siguieron, el sonido de la trompeta y sus tambores resonó. El esfuerzo de su trabajo había dado frutos, esta vez no hubo quejas sobre su desempeño. Los soldados con lanzas siguieron a Cynthia y marcharon. Sus pasos se mantuvieron en sincronía para no perturbar la formación.

Noel sostuvo su bident y comenzó la marcha, dirigiendo a Mirut y los otros. Por encima de sus uniformes llevaban corazas de hierro y cascos. Los pocos caballos que les habían suministrado estaban espaciados, de modo que nunca se les ocurriera el pensamiento de obstruir el movimiento. Nada de eso se debía interponer en el camino durante una emergencia.

Esta, es mi primera campaña. Tendré que averiguar si lo que he aprendido será de alguna ayuda.

Después de recordar los rostros de sus preciados amigos, Noel recordó los rostros de sus maestros. Sus hermosos recuerdos se hicieron negros. Noel sinceramente, se arrepintió, no es tiempo de recordar esas cosas. Estos tipos son inequívocamente, el enemigo.

—Pues bien, vamos a darlo todo. Esta, es nuestra primera batalla.

— ¡Sí!

Noel sonrió y los jóvenes de la aldea levantaron los brazos, mientras levantaban su ánimo. Mirut, que no hizo nada aparte de seguirla, sólo pudo sacudir la cabeza.


Ayanami
Bueno aunque un poco tarde aquí tienen una nueva actualización de esta interesante novela, la batalla está por comenzar, que le espera a Noel y sus compañeros al final del túnel, bueno lo sabremos más adelante, mientras tanto es el deseo de Kiara (traductora) y una servidora que tengan unas excelentes fiestas y que el año 2019 les sea gratificante, gracias por seguir a la página y seguiremos trabajando duro por traer más títulos que sean de su agrado, así como dar continuidad a los ya existentes, recuerden es de fans para fans, lo amamos ♡(^ε^ )♡

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *