La chica que sostiene el anillo – Capítulo 42: Un cumpleaños rojo

Traducido por Kiara

Editado por Meli


Antes de la partida a la ciudad de Fresno en Gemb, Barbas había arrastrado a Riglette para despedir a Noel, y después lo había obligado a entrar. Por desgracia, los dos iban a estar en casa.

—Entonces, ¿qué tipo de recuerdo sería bueno? Hay muchas cosas raras en Gemb, ya sabes. ¡Muchas cosas sabrosas también!

—Ja, ja, estoy bien con cualquié cosa. Má que eso, quiero que vuelva a salvo.

—En cuanto a mí, estoy bien con cualquier cosa que no tenga sentido. Bueno, considerando que Madress cayó en gran parte debido a mis esfuerzos, ¿puedo esperar con seguridad una recompensa adecuada?

Riglette estaba tan orgullosa como para ascender a los cielos. Barbas, por otro lado, tenía una expresión bastante disgustada.

—Ummm, el pescado seco a la parrilla está bien ¿verdad? Además, va muy bien con espíritus . Ah, estoy babeando solo de pensarlo… —Noel se limpió la boca mientras Barbas asentía con alegría.

—Je, je, eso sería genial. Ah, y esto es solo si pué, pero me ha gustao ese vino de Gemb, así que si puiera… —Simuló lo que haría con su recompensa alcohólica.

—Entendido. Compraré el más exquisito. Todos hicieron lo mejor que pudieron hasta ahora, después de todo.

—Hmph, no soy una mujer barata que podría ser atraída por comida o bebida. que tonto… —Riglette hizo una mueca con una expresión agria. 

Aunque dijo eso, Noel la vio no dejar comida en su plato cuando habían visitado a Gemb. Incluso se había comprado algunos recuerdos de la isla Willa. Ella trató de ocultarlo, pero todavía estaba tan claro como el día. Por cierto, había una gran diferencia entre los sabores de Gemb y Willa. Mientras que Gemb tenía un sabor suave, Willa usaba muchas especias. Si bien ambos estaban deliciosos, parecía que Riglette había sido absorbida por la cocina Gemb.

—¿Oh? Bueno, supongo que Riglette no recibe nada, entonces. ¡Demasiado!

—Bueno… si vas a insistir, me obligare a recibirlo. Sería un desperdicio tener restos.

— ¿Entonces debería traer de vuelta unos mil?

—Ah ¡¿eres un idiota?! ¡¿Cómo podría comer todo eso?! 

—Ja, ja, ja, nunca dije que sería todo para ti. Voy a traer algunos para los soldados que lucharon tan duro esta vez. Para un comandante, este es el momento de derrochar. ¿No es así, oficial de personal Riglette? 

Noel golpeó con el dedo la nariz de Riglette, cuya cara se puso roja. Una reacción tan divertida como siempre. Gracias a ella, los tres años en la isla no habían sido aburridos en absoluto, y era probable que seguiría siendo así.

—Capitán… no sabía si decir esto, pero ¿su personalidad no ha empeorado un poco en los últimos tres años?

—Hmmm, ¿eso crees?

—Sin duda. Mi nariz no me lleva mal, y puedo oler la traición. Es mejor si lo lavas muy rápido.

—Hmmm, podría ser como cierta persona. ¿Quién podría ser, me pregunto? Estoy un poco preocupado ahora …

— ¡Je, je, no hay que preocuparse! 

—¡Encontraré la causa para usté mientras está fuera, Capitán! —Barbas se unió a Noel que se estaba haciendo la tonta. 

—Bueno, aparte de las bromas, ten mucho cuidado. ¡Todos esperarán a que regreses! —Riglette volvió a Madress con un agudo tono.

—¡Buen viaje, Capitán!

—¡Ve a buscarlos, señorita demonio!

—¡Sí, entonces me iré! ¡Te dejo Coimbra!

Noel saludó a los que la estaban despidiendo, saltó sobre su caballo y fue al lado de Elgar.

La ciudad fortaleza de Fresno estaba a poca distancia al este de la capital Gemb. Era un punto fuerte diseñado para servir como un escudo para la capital en una emergencia, y podría sobrevivir a un asedio prolongado, ya que era autosuficiente hasta cierto punto. La ciudad había sido creada por Siden, que había aprendido de todas las fortalezas que habían caído en la gran guerra anterior en preparación para su próximo día de independencia.

Gemb había tomado el control total de la provincia de Longstorm en solo unos días. Entre las personas prevalecía la cultura de Gemb. El control se tomó con relativa facilidad ya que el ejército de Longstorm tenía traidor tras traidor, y se les había ordenado retirarse a Horn. Siden logró el objetivo que había albergado desde su toma de posesión como virrey: la recuperación del territorio de Gemb. La gente de Gemb estaba eufórica con la victoria, y el sonido de la celebración resonó en cada ciudad y pueblo.

Solo Fresno mantuvo la tensión: guardias especiales formaron una puerta sin aberturas, bloqueando los caminos para que ni siquiera un insecto pudiera entrar al señorío de la mansión del castillo. A la situación inusual se sumaron las interminables patrullas en el perímetro de la ciudad. Se capturaron a varias personas que parecían espías imperiales y estaban siendo torturadas a fondo. Además de eso, estaba la reunión de todos los líderes que renunciarían en su oposición al imperio. Decidirán el curso del continente, ese momento histórico, estaba a punto de comenzar y se convertiría en una espina permanente en el costado del imperio, o en el lugar donde todos fueron capturados a la vez. Para evitar eso, los oficiales de Gemb habían trabajado para instalar y fortalecer una guardia estricta.

Y así, la reunión de príncipes comenzó. En la sala había una mesa redonda revestida de un ambiente pesado. Al lado de cada líder había un oficial de personal con documentos y planes; y un guardia, de pie, que empuñaba su espada mientras inspeccionaba sus alrededores. Cada participante se presentaría por turnos: Siden representaban a Gemb con Haksek como su oficial de personal; Elgar, Noel e Irvan representaron a la Coimbra unificada con Cynthia como guardia; Giv y Karmbeeth también habían suministrado a sus virreyes y sus ayudantes cercanos y; Burns, representó al Frente de Liberación de Bahar. Su piel quemada por el sol era de color rojo oscuro, y destacaba aún más.

Esto es malo. Estoy cansado… pero si me duermo estaré en problemas. ¿Por qué todas sus historias tienen que ser tan largas?

Incluso si era obvio, parecía ser la regla de la reunión que cada cosa tenía que ser confirmada. Siden adelantó el proceso y, aunque fue bueno para llegar al punto principal, los otros fueron verbosos, por lo que la reunión se hizo bastante larga. Noel pudo ver que la tensión en Elgar no era insignificante por la forma en que su espalda estaba recta pero rígida en su silla junto a ella. Irvan ya parecía estar acostumbrado a tales ajustes y en ocasiones ofreció una explicación fácil de entender a Elgar. Parecían maestros y aprendices.

Se enojarían si saliera a caminar, ¿eh?

Noel se aburría poco a poco, y cuando se movió para dar un gran bostezo, recibió un golpe de Cynthia en su espalda. Noel había olvidado por completo al demonio terrible que estaba detrás de ella, se enderezó rápido y fingió escuchar con atención. Treinta segundos fue todo lo que tomó para volverla somnolienta una vez más.

El desahogo de los asuntos, se desarrolló a paso de tortuga frente al pandemonio. Todos compartían la animosidad y el odio hacia el imperio. Ni una sola persona en la sala deseaba arrastrar las cosas, pero tenían que confirmar de forma puntual que no serían colocadas en una posición desventajosa en el futuro. Por lo tanto, tomaban mucho más tiempo del necesario. Incluso Siden quería hacer una mueca, pero no lo mostró en su rostro.

—Entonces, ¿sería aceptable que cada provincia, no, cada reino forme un frente unificado en solidaridad y vincule nuestros destinos para formar una Comunidad Libelikan en oposición a nuestro enemigo jurado, el Imperio Horsheido? —preguntó Siden.

—¡Sin objeciones! —contestaron al unísono.

Gemb, Coimbra y otras provincias habían declarado su independencia y ahora eran reinos independientes. Los reinos del área en común proporcionarían defensa mutua incondicional, creando un deber para todos los estados miembros de operar como uno solo para defender a quien fue atacado. En resumen: el establecimiento de un frente común es una declaración simultánea de guerra contra Horsheido. Cada reino se uniría a la Mancomunidad de Libelikan, pero su liderazgo seguiría siendo el mismo; la diferencia es un cambio de título de virrey a rey. La cuestión de mayor importancia era que la reunión de príncipes los había llevado a una opinión unificada. Si hubiera desacuerdo, se resolvería por mayoría de votos. Lo que los reinos no habían hecho antes de la unificación de Horsheido era considerar operar como uno.

El simple hecho de cambiar sus títulos no cambió nada, pero existía la posibilidad de que un hombre al que se hace referencia como Su Majestad causara una sensación de satisfacción. La prueba estaba en el hecho de que no habían descartado la noción como una mera tontería. Gemb y Giv tenían una historia de irrumpir en guerras por trivialidades inútiles, y Coimbra no tenía ninguna relación.

—Bueno, entonces, utilizaremos una pancarta roja y blanca para nuestra Comunidad que representa el sol y la gente. De esta forma podemos implementarlo de inmediato sin trabajo adicional. ¿Hay alguna objeción?

—Eso debería estar bien. La falta de fondos es bastante común. Mientras podamos distinguir a un amigo de un enemigo, debería estar bien por el momento.

—No veo problema tampoco.

—T-tampoco yo —declaró Elgar con nerviosismo.

La bandera adoptada era simple: dividida de forma vertical entre rojo y blanco. El blanco simbolizaba a la gente, el rojo al sol. Proclamó que el sol no brillaba para los caprichos del emperador, sino para todas las personas por igual. Si bien sonaba noble, la motivación principal había sido la reducción de costos. Cada reino había estado financiando sus propios esfuerzos hasta hace poco, y la economía estaba sufriendo debido a la guerra, no quedaba nada que dedicar al diseño.

—En lo que respecta al continente, enviaremos un embajador para hacerse amigo de la iglesia de la estrella para informarnos de los detalles allí. Según el señor Irvan, tampoco están en una posición con mucha libertad de acción. Cómo compartimos un enemigo común, las conversaciones pueden proceder favorables. Incluso se podría aceptar repatriar a todos los obligados a venir aquí.

Después del informe de Irvan, todos, por el momento, llegaron a la conclusión de que la amistad debería ser perseguida. Incluso si las cosas iban bien y se lograba la paz con el imperio, sería malo si estuvieran aislados. La situación de Libelikan debía explicarse con claridad, para luchar juntos contra el violento imperio. En el peor de los casos, el ejército continental estaría poseído por la venganza e invadiría la comunidad. Esto tenía que ser evitado a toda costa.

—La situación será favorable en muchos sentidos si podemos agotar a nuestro enemigo haciendo que Amil continúe su expedición. Puede ser mejor para nosotros hostigar a la armada imperial para ganar la confianza de los líderes continentales. Aunque amenazante, la armada imperial no es imparable de ninguna manera.

—Ese es un muy buen pensamiento.

—Puede haber muchas más cosas que podríamos hacer, pero es nuestra forma de triunfar en Karmbeeth con la menor resistencia posible.

A medida que los diversos líderes expresaron sus opiniones sobre el continente, se alzaron varias voces, ya que algunas habían alcanzado sus límites con la lenta progresión de la reunión.

—¡Perdón! Lo lamento muchísimo, ¡pero agradecería si llegamos pronto al problema principal! ¿Puedo ser sincero al afirmar que la bandera y algún otro continente no importan?

—Por favor, tenga calma, señor Burns.

—¡¿Cómo si pudiera?! ¡Incluso ahora, nuestro Frente de Liberación está siendo atacado sin piedad por el imperio! ¡Me gustaría solicitar a estos reinos del frente común, refuerzos militares! ¡Es por eso que me escabullí de la lucha para venir aquí! —Burns, golpeó la mesa redonda mientras respondía.

Incapaz de soportar sus sentimientos de frustración por el lento y progresivo encuentro, incluso parecía a punto de estallar en violencia, pero sin ese ardiente fervor, ya habría sido superado en su lucha con el ejército numeroso de Bahar. Había levantado un ejército en el oeste de Bahar y ocupó la ciudad de Laldo porque la muerte de Bartheck en la batalla proporcionó una buena oportunidad. La mayoría de Bahar había jurado lealtad a Amil, pero todavía había quienes no estaban satisfechos. Había tomado una cantidad considerable de tiempo reunir a todos esos disidentes, esconder sus espadas y esperar una oportunidad. A veces, incluso habían acatado los trucos de Amil. El levantamiento había podido obtener el control total en la tierra que rodeaba a Laldo, pero no habían tomado la ciudad capital de Vesta. Los refuerzos enemigos no lograron retomar a Laldo, pero la influencia y los números del Frente de Liberación se reducían ante sus propios ojos. Si no se recuperaban de esto, serían aniquilados. Burns apostó su destino en esta reunión, por lo que era natural que estuviera tan desesperado.

—Entiendo su premura, Señor Burns. Yo también sostengo el ideal de ayudar a nuestros hermanos en el frente común; sin embargo, quisiera que esperara un poco más por el tema de los refuerzos. Me gustaría que nuestro Giv reciba prioridad para la asistencia. Hemos estado más allá de nuestros límites, así que ¿no sería mejor reforzarnos para evitar la pérdida de territorio?

—¡¿Qué estás diciendo?! ¿Nos abandonarás? 

—No estoy sugiriendo eso en absoluto. Solo que se nos priorice.

—¡Giv es bueno bromeando, ya veo! ¡Bebería ser Karmbeeth la prioridad! ¡Somos los que nos enfrentamos a la Caballería del Sol Negro de Falid! ¿Entiendes cuánto daño causan? 

—Eso es absurdo. Giv está tratando con soldados bajo la órdenes del mismo Falid. ¡No pienses que eres el único que lucha!

—¿Con quién estás hablando, bastardo? ¡Solías ser nuestro vasallo! ¿No conoces tu lugar?

—Por el momento, somos hermanos en el frente común. El pasado es el pasado y el presente es el presente, ¿no es así?

Los reyes de Giv y Karmbeeth se miraron el uno al otro. Antes de su absorción en el imperio, eran soberanos y vasallos. Como resultado, se separaron el uno del otro, pero sus sentimientos por el imperio que los había obligado a realizar trabajos forzados e impuestos pesados ​​eran los mismos. Por eso dejaron de lado sus diferencias y vinieron a cooperar en Horn; sin embargo, ninguno de ellos había experimentado la guerra; por tanto, no habían podido derrotar las defensas preparadas y bien protegidas de su enemigo. El imperio incluso llegó a asignar a una de sus élites: Falid, el general del ejército, y su Caballería del Sol Negro para combatirlos. Después de una pérdida significativa en el campo abierto, sus ejércitos fueron derrotados, y ahora ellos eran los invadidos.

Los que habían ganado victorias en su levantamiento unificado contra el imperio fueron Gemb y Coimbra. Los otros habían caído en un estado de desorden. El propósito de esta reunión de príncipes en la mente de cada rey era influir en el liderazgo y obtener el apoyo de los demás para prolongar el conflicto.

—En primer lugar, les pediría que se calmen. Si odiamos a nuestros aliados, conducirá a la victoria del imperio. ¿Has olvidado que nuestros problemas actuales se deben a que nuestros predecesores una vez perdieron ante el imperio del sol por esa misma razón?

Con el rugido de Siden, la sala quedó en silencio. Contempló la situación, respiró hondo y comenzó de nuevo.

—Yo, Siden, comprendo sus dificultades, caballeros. Antes de ver esto como una oportunidad, recuerde su deber. Ahora bien, esto es algo que mencioné mucho antes, pero me gustaría considerar a alguien para dirigir el ejército unificado del frente común.

—Señor Siden, ¿en verdad tiene la intención de crear tal cosa?

Los reyes intercambiaron miradas. Es cierto que lo había mencionado antes, pero nadie lo había tomado en serio. En primer lugar, la fundación del frente común solo había sido un sueño en ese momento. Era probable que Siden era el único en considerarlo, dado que él había sido quien había organizado todo el levantamiento; en especial porque Giv y Karmbeeth tenían las manos llenas, y Coimbra y los demás tenían que recuperar el control de sus propios países.

—Por supuesto. Lo he estado considerando de forma seria. Somos los encargados de formar una línea de frente contra el imperio. Tenemos que reunir la élite de cada reino.

—Bueno… eso está bien, pero como mencioné antes, no tenemos la capacidad en este momento. El número de hombres que podemos enviar es muy limitado. Además, ¿quién estaría calificado para ser confiado con esas tropas? —preguntó el rey de Giv—. No puedo enviar un solo soldado hasta que responda.

Parecía contento de enviar algunas tropas propias si se le ayudaba primero, pero se negaría si solo era cuestión de enviar hombres para ayudar a otro reino. Lo mismo ocurrió con Karmbeeth y el Frente de Liberación. Elgar era el único otro rey que entendía la línea de razonamiento de Siden y había fruncido el ceño.

—Eso es natural. Ahora explicaré todo. Primero, nuestro Gemb, que no ha sufrido mucho daño, constituirá la fuerza principal, y tengo la intención de trabajar para establecer un gobernador general. Quien se basará en Laldo y apoyará el Frente de Liberación de Señor Burns. Creo que es muy importante para nosotros establecer el oeste de Bahar como su propio reino..

—¡E-espere, señor Siden! ¿Va a abandonar a sus hermanos y enviar tropas lejos de las tierras que aún tenemos que solidificar nuestra influencia? ¿Qué estás pensando…?

—¡Escuchen todo lo que tengo que decir primero!

Siden señaló al rey indignado de Giv, que se sentó en silencio cuando notó un brillo asesino en los ojos de Siden.

—Soy muy consciente de la amenaza que representa la Caballería del Sol Negro. Sabiendo esto, ¿por qué enfocaría la fuerza en Bahar? Ubicado en el centro del continente, si podemos presionar a Bahar, el enemigo se verá obligado a girar el foco de la Caballería del Sol Negro allí. Eso está asegurado.

—¿Podría informarnos por qué está seguro de eso? Nosotros somos los amenazados, por lo que si no tiene evidencia, no podemos consentir.

—Si lo piensas con calma, es un asunto muy simple. Bahar es el hogar del actual emperador Amil. Sus tropas imperiales más confiables provenían de Bahar. Incluso solo mirando un mapa revelará que si Bahar cae, abrirá una brecha en el imperio. Por lo tanto, es de suma importancia estratégica para el imperio. En resumen, si podemos cortarlos allí, la presión disminuirá tanto en Giv como en Karmbeeth.

—Ya veo…

—Es correcto… es como dijiste. Pido disculpas por dejar que la sangre corriera por mi cabeza y no considerarlo.

La mansa disculpa del rey de Giv fue seguida por la del rey de Karmbeeth 

—Tampoco estoy acostumbrado a la guerra, por lo que no pude pensar tan lejos. Señor Siden, caballeros, me disculpo por alzar la voz.

—Somos hermanos de armas en nuestra lucha contra el imperio. No te preocupes por esas cosas.

—Gracias por su consideración. Entonces, señor Siden, a quien, tiene la intención de otorgar el cargo de gobernador general. Debemos designar a un hombre de gran valor si se va a oponer a Falid.

Todos los presentes contuvieron la respiración mientras inspeccionaban la habitación. Quienquiera que fuera el gobernador general tomaría la iniciativa y se convertiría en la cara de la Mancomunidad de Libelikan. Aunque carecería de un control político total, reflejaba el estado del emperador en el imperio. En realidad, todos los líderes aprovecharían la oportunidad como era natural de uno con ambición, pero mantuvieron la boca cerrada y nadie se movió.

—Preguntaré por si acaso, pero ¿hay alguno entre nosotros así? Por supuesto, tanto la valentía como el valor son necesarios. Si bien el gobernador general perderá su voto en la asamblea federal, se le dará una gran responsabilidad.

Aprovechar la iniciativa valió mucho más que renunciar al derecho de voto en una reunión decidida por mayoría de votos, pero el que lo hizo no solo se convertiría en la cara del frente común, sino también en su espada y escudo. Entonces, tendría que enfrentarse a Falid, en lo que sin duda, sería una pelea difícil. En caso de derrota, no solo se vería obligado a asumir toda la responsabilidad, sino que también perdería la vida. Era una publicación a la sombra de la ruina, y sería demasiado duro para los nervios.

Siden miró por encima de la habitación para confirmar, y habló. 

—Parece que no hay ninguno.

Todos habían determinado que Siden tomaría el puesto por sí mismo. No era un problema, considerando que la mayoría de los soldados enviados serían de Gemb. Sobre todo, cuando habían tomado Longstorm en un corto período de tiempo, y no se presentaban objeciones a la influencia política que habían organizado hasta ese momento. Los gobernantes tenían una expresión de resignación. No hubo discusión si no se logró la victoria.

—Entonces, si bien esto es bastante avanzado, me gustaría expresar mi opinión. Creo que el personaje más adecuado es uno que todos ustedes conocen, un líder militar valiente y muy efectivo al que Bahar teme.

Con sus palabras, la sala se llenó de voces tranquilas que preguntaban “¿No es Siden?” y, “¿Se lo va a confiar a alguien más?”

—¿Solo quién?

—Presentó a la señorita Noel Bosheit, quien creo que es la persona más adecuada. Gemb recomienda a esta mujer.

—Ja… ja, ja, ja, Señor Siden, basta de bromas…

—E-eso es correcto. No puedes decir nada como…

Los reyes de Karmbeeth y Giv comenzaron a burlarse, pero cerraron la boca cuando consideraron sus calificaciones.

—Si bien estoy seguro de que todos ustedes saben muy bien por qué ella es adecuada para la tarea, explicaré. Una vez designada para su puesto como gobernador general, ella será la más temida por el poder de Bahar. Participó en la guerra anterior de Coimbra-Bahar y tiene experiencia en la lucha contra la Caballería del Sol Negro. Además, se levantó y tomó el castillo a Evear en el norte de Coimbra junto con Madress en el sur de Coimbra; sin mencionar que tomó la cabeza de Bartheck, virrey y mayor general de Bahar. Nadie puede objetar su valentía o habilidad de liderazgo, o incluso la popularidad entre los plebeyos. No creo que exista un individuo de igual calificación vivo hoy.

Expresiones complicadas aparecieron en los rostros de todos en la habitación. Si bien puede haber sido valiente, no podían aceptar a un simple caballero y una niña plebeya en un puesto de tal magnitud y alcanzando el mismo estatus que ellos, pero este no era el lugar apropiado para mencionar eso.

—Claro… entiendo tu razonamiento, señor Siden, ella es una mujer. ¿Puede ella liderar un gran ejército?

—Eso es irrelevante. La edad o el sexo no importan. Lo importante sobre todo es obtener resultados, y ella tiene logros espléndidos.

—E-eso es cierto, pero…

—Aún así, entiendo tu vacilación. Por esta razón, enviemos observadores de cada reino para vigilarla.

—H-hmmm… Cuando lo pones de esa manera, no tengo objeciones, pero…

—Nosotros en el Frente de Liberación no tenemos ningún problema con esto. Los rumores de la señorita Noel el Demonio se han extendido a todos los rincones de Bahar. Nuestros enemigos temblarán de miedo. Ella será muy confiable como refuerzo de hecho.

El señor Burns asintió con fuerza. Sabía lo temible que era Demonio, habiendo participado en la guerra anterior y presenciando por sí mismo cómo luchaba.

—Has estado callado desde antes, pero agradecería tu aporte, señor Elgar. La señorita Noel es un soldado de Coimbra. Si no está de acuerdo, no podemos obligarlo a hacerlo.

Elgar estaba preocupado, descubrió el verdadero significado de la pregunta de Siden.

—B-bueno, yo…

Sus verdaderos deseos se opusieron con firmeza. Si hubiera podido, quería gritar su negativa en voz alta. ¿Por qué Coimbra tenía que entregar a su mejor oficial? Ella era una sirviente de Coimbra sin duda. Elgar quería que ella trabajara con él como mayor general para que Coimbra volviera a ponerse de pie. Juntos, traerán riqueza al reino, lo que Elgar pensó que al menos estaba relacionado con la felicidad; sin embargo, pudo ver el punto de Siden. Si sus hermanos en el frente común cayeran en la ruina, las llamas poco a poco se extenderían a Coimbra. Había una posibilidad de que solo terminará en su encuentro con su destino rodeado de enemigos como lo había hecho su padre: el peor escenario posible.

¿Qué tengo que hacer? ¿Es correcto enviar a Noel lejos ahora? Puede que ella nunca vuelva…

No era solo por el bien de Coimbra que quería quedarse con ella. Elgar sabía que sus propios sentimientos estaban mezclados con su juicio. También sabía que esos sentimientos eran en vano. Él ya tenía una novia en Illum. Nada iba a suceder. Noel ya le había servido lo suficiente. Ella había vuelto a tomar Coimbra para él según su palabra. Todo lo que quedaba era su cooperación en la búsqueda de la felicidad: una tarea realizable si ambos trabajaban para el frente común. Eso fue todo, se obligó a consentir para contener las emociones que hervían en su interior.

Es claro que le estoy dando a Noel un trato especial. Lo sé, pero no puedo parar. Es imposible.

Elgar sabía que en su designación, se le daba a Noel un alto estatus que enviaba ondas de odio a través de su base de retención. Perius vigiló la situación y resolvió los problemas de forma gentil. Nada había sucedido hasta ahora debido a la estricta aplicación, pero Elgar sabía que continuaría ocurriendo. Si cruzaba la línea, la balanza se inclinaría. Si eso ocurriera, tenía la premonición de que causaría infelicidad a Noel. Por eso Elgar se obligó a consentir. Tenía que decidir renunciar a un tesoro que nunca debería venderse, un tesoro que quería conservar, y confiarle al frente común. Sabía que lo lamentaría lo suficiente como para querer morir.

—Noel…

—Señor. —Noel habló con suavidad y somnolencia mientras se frotaba los ojos enrojecidos.

La expresión de Noel era la misma de siempre. Las propias emociones de Elgar estaban a punto de desbordarse, pero las contuvo con desesperación. Era el gobernante de Coimbra. Debía dejar de lado sus deseos personales. Tenía que sobrevivir y trabajar por el bien de la gente.

—Si eres tú, creo que esta tarea se puede lograr de manera brillante, ¿qué te parece?

—Pero … ¿qué pasará con la promesa de servirle, joven maestro?

—Servir al frente común es servir a Coimbra, y por lo tanto a mí también. Somos personas de la Mancomunidad de Libelikan, después de todo. Incluso si usted es el gobernador general, eso no cambiará.

—Si pero…

Elgar la interrumpió con fuerza. 

—Has servido a Coimbra lo suficiente: una vez debajo de mi padre muerto, dos veces debajo de mí. Si todavía quieres alcanzar la felicidad, creo que deberías ocupar este gran puesto.

Ella asintió levemente.

—Está bien, lo entiendo. Entonces aceptaré el cargo de gobernador general.

Su respuesta casual hizo que Elgar se encontrara sonriendo. Ella realmente no sentía ninguna tensión. Le hizo sentir como un tonto por haber estado tan nervioso. Ella no cambiaría sin importar a qué estado se elevará, y eso lo puso un poco celoso.

—Por favor espere, un momento, señorita Noel. Me gustaría que nos lo prometieras antes de aceptar el puesto. Promete que trabajarás por el bien de la Mancomunidad de Libelikan y por el bien de su gente. Me gustaría que protejas a los plebeyos como si fueran tus compañeros.

—Está bien, lo entiendo.

Noel asintió, pero Siden no lo aceptó. Él ya había visto a través de sus equivocaciones. Siempre cumpliría sus promesas, pero cuando no quería, o no le importaba, solía decir: “Sí, lo entiendo”. Kai lo había investigado, y parecía significar que entendía lo que se decía, pero no le importaba hacer nada al respecto. En esencia, su declaración significaba: te escuché. Con eso en mente Siden preguntó una vez más con un poco de dolor de cabeza. 

—Eso no es suficiente. Me gustaría solicitar una promesa establecida. Este es un asunto muy importante y no podemos darnos el lujo de equivocarnos.

—Señor Siden, ¿hay necesidad de ir tan lejos?

—No, esto debe hacerse. Es un ritual importante para ella. Me gustaría llevar a casa el punto y evitar que surjan problemas futuros.

Siden quería asegurarse de lo que iba a suceder, ya que había experimentado muchos recuerdos dolorosos en sus interacciones anteriores con Noel. Ella hizo su anuncio a regañadientes después de unos tres minutos de agonía por ello.

—Mientras actúe en mi posición como gobernadora general, trabajaré por el bien de la gente del frente común; de nuevo, prometo esforzarme por protegerlos.

Noel hizo su promesa en un tono monótono mientras levantaba una mano. Su discurso hizo que todos se sintieran incómodos, pero no había nada que hacer al respecto. Si Siden quisiera recuperar el control de la situación, tendría que disminuir ese sentimiento.

Y así, habiendo tomado medio día, la reunión de príncipes de Fresno llegó a su fin. Se hizo una gran proclamación en los tablones de anuncios de los reinos del frente común. 

—Los cuatro reinos anuncian una valiente alianza, una unión de destinos, el establecimiento del frente común de Libelikan. Declaramos la guerra al imperio que ha arruinado el continente en interés propio. Además, anunciamos el establecimiento de Noel Bosheit como la primera gobernadora general del ejército del frente común.

Las noticias llegaron rápido a las provincias del imperio, junto con el propio emperador Amil. La Mancomunidad de Libelikan se había formado y declaró la guerra al Imperio Horsheido, pero la noticia más discutida fue el nombramiento de una niña de origen común, Noel Bosheit, para el cargo de primera gobernadora. Los ciudadanos del frente común celebraron con alegría el nacimiento de un héroe de nacimiento humilde, y los ciudadanos del imperio recordaron el temor del Demonio que había vuelto para perseguirlos.

Noel estaba de buen humor porque pudo usar la capa y la armadura que Siden había preparado para la gobernadora general. La armadura elegante era roja simbolizando la comunidad, y su capa blanca tenía el emblema de martillo gemelo, además de múltiples adornos. Noel se alegró de presenciar el nacimiento de otro tesoro. Con esa energía, corrió sobre las murallas y aceptó la adoración y celebración de la gente de Fresno con las manos levantadas.

—Soy la gobernadora general del frente común de Libelikan, ¿eh? ¿No es una posición super alta? Entonces, ¿es mejor ser comandante en jefe o gobernadora general?

Ella no tenía un feudo, pero todavía era un gran estado. Si fallaba de alguna manera, parecía que su posición sería despojada con prisa, pero estaría bien si trabajaba duro para asegurarse de que eso no sucediera. Noel lo pensó positivamente.

—E-eres… la primera gobernadora general del ejército del frente común… ¿estoy soñando?

—¿Quieres confirmarlo, entonces?

Noel cerró el puño con una sonrisa, y Cynthia lo rechazó. Tal vez no sería fuerte, pero existía la posibilidad de que fuera una venganza por todos los golpes anteriores que había recibido.

—No, está bien. Estoy un poco abrumado. Mn, estoy bien.

—Apuesto a que todos se sorprenderán. ¡No puedo esperar a regresar!

—¿Esto está … bien de verdad?

—Estará bien. Mira al cielo, mira. ¡Qué hermosa puesta de sol!

Noel señaló la vista. El brillante sol rojo estaba bajando detrás de montañas distantes, pero la mirada de Cynthia fue capturada por otra cosa: la cara fría de Noel mientras miraba el sol poniente. Tenía una posición triunfante y heroica; la pierna arriba sobre la muralla y su mano en la cadera, parecía una persona diferente de lo habitual. Su cuerpo completo estaba bañado en rojo, su cabello brillante ondeaba como una llama en el viento, y casi parecía ser una heroína de un cuento de hadas.


Nota del autor:

Es el 12 de febrero, así que… ¿Feliz cumpleaños?


Kiara
Excelente capítulo, pero me quedó la duda ¿es el cumpleaños del autor o es el cumpleaños de Noel? recuerdo que dijeron que Noel no conocía su fecha de nacimiento, ¿el autor nombró un capítulo por su cumpleaños? qué tipo o tipa tan alegre. Nos vemos en el próximo y que todo marche bien para nuestra nueva gobernadora.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *