La chica que sostiene el anillo – Capítulo 8: El sueño de Ícaro

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


La capital de Coimbra, Castillo Madress.

Los gritos de Grohl resonaron por la habitación durante la audiencia. El hombre de mediana edad, de rostro sonrojado que se arrodillaba ante él, no era otro que el comandante de la fuerza punitiva, Gaddis. Su estatus social era igual al de Wilm y era un hombre confiable por a sus logros, debido la efectividad de sus estrategias.

— ¡Tonto! ¿Por qué crees que te envié primero? ¿Acaso no era para que pudieras proteger a Rockbell de los rebeldes?

—Con todo respeto, Virrey. Tuvimos que despejar un camino para la marcha de cada día. Con el poco tiempo que tuvimos, nadie podría haberlo hecho antes de que Rockbell cayera.

Gaddis parecía a punto de explotar debido a la ira, pero, desesperadamente, se contuvo, mientras explicaba sus acciones. Fue insultado por un mandatario joven que nunca antes había liderado tropas, con el rostro tenso y el orgullo herido,  el comandante inclinó la cabeza.

— ¿Es así como habla un comandante a cargo de diez mil hombres? Lo que estoy preguntando es ¿por qué no recapturó Rockbell? ¡Eres un fracaso, deja de sacudir tu lengua con excusas!

—Entonces se lo diré. El Conde Barel ya estaba muerto, y la población estaba completamente suprimida, sin embargo,  aún tuvimos éxito con la recuperación de Lady Sarah y el joven príncipe. Nuestra mejor opción era una retirada rápida y prepararse para el próximo ataque de los rebeldes. Si la marcha se hubiera prolongado, los hombres solo se agotarían y tendríamos un ataque que no podrían sostener.

Gaddis sólo había tenido el control de tres mil hombres y el Ejército del Círculo Rojo tenía alrededor de cinco mil. Podrían obtener refuerzos de otras partes de la provincia, pero también era necesario considerar la fatiga de los soldados y, el enemigo se encontraba fortificado. Sus oponentes también, habían probado ser mucho más efectivos en la batalla que la turba desorganizada que había previsto. Grohl lo reconoció. Todo lo que quería, era ver a las fuerzas rebeldes retirarse. No sabía cuán lejos de la realidad estaban sus pensamientos. Causar una rebelión era la mayor vergüenza, y el muy engreído Virrey Grohl, no podía soportarlo.

—Qué razonamiento tan patético. Los militares de Coimbra que están bajo su mando ganaron una reputación de debilidad. ¡Oye bien, Elgar, no se debe tolerar nunca está senilidad cobarde! —declaró con firmeza para el consuelo de Elgar, quien no se sentía bien a su lado.

Aunque aún tiene doce años de edad, un día tendrá que convertirse en el Virrey, por lo que a veces, se le permitía participar en las reuniones. Para no dañar las relaciones con Gaddis, porque aún no lo conocía, y sin saber qué decir, Elgar respondió ambiguamente. Por otra parte, Gaddis ya había sido insultado, y aunque había dado sus explicaciones. Su enfoque cauteloso, había sido tomado como un interés propio.

—Virrey, por favor espere ¡No me he comportado como alguien que ha perdido su coraje! Para asegurar nuestra victoria yo…

— ¡Siguiente soldado! ¡No necesito un comandante que vacile como un cobarde! ¡Usted debe retirarse!

—Virrey, eso no es…

— ¡Qué hablador!

—Sí, mi señor.

Gruñó Grohl, interrumpiendo las palabras de Gaddis, devolviéndole al final de la fila de retenedores que se habían alineado. Todo el mundo podía ver que estaba temblando de rabia y vergüenza, mientras caminaba rápidamente hacia su lugar. Después de mirar a Gaddis con una mirada de soslayo, Wilm dio un paso adelante y dio su informe.

—Virrey, aquí está el guardia responsable de traer a lady Sarah con seguridad, Comandante de Cien, Cynthia Edrich. Este es el informe de la situación antes mencionada. ¿Sería aceptable llamarla?

—Sí, no me importa. Apúrate y tráela.

Grohl asintió con la cabeza y los guardias abrieron la solemne puerta para Cynthia, quien entraba tensamente con Noel a su lado. En la reunión, sólo se le permitía participar a los funcionarios de más alto rango de la provincia, para Cynthia quien no tenía experiencia en asuntos tan importantes, eran una gran oportunidad.

Era el rango más bajo entre ellos, todos eran altos comandantes a cargo de mil, por lo tanto, proponer algo estaba absolutamente prohibido. Estaban presentes los dos primeros comandantes del ejército, que aconsejaban directamente al virrey, Gaddis y Wilm. Incluso podría haber funcionarios capaces de acelerar las promociones. En primer lugar, todos los que tenían acceso directo a Grohl habían recibido grandes premios en el pasado. Lo que arruinó el estado de ánimo de Cynthia fue, que cualquiera de ellos podía quitarla, sin esfuerzo, de su posición.

Ellos estaban ahí con el pretexto de explicar la situación, pero seguro cuestionarán su capacidad como guardia para proteger a la mujer y al niño. Se sintió tan nerviosa, como la primera vez que estuvo acompañando a la tranquila Sarah. Para el hijo mayor de la gran casa de Waldek, el que una vez fue el primero en la línea sucesoria para el trono, preocupándose de si iba a responder positiva o negativamente causó que Cynthia se sintiera rígida. Consciente de las miradas de la línea de los retenedores, Cynthia caminó ante Grohl y cayó sobre una rodilla en señal de respeto. Noel también, adoptó una actitud similar a su lado pero un poco más atrás que ella. Había una vaga sensación de que se estaba divirtiendo, pero por el momento era mejor ignorarla.

—C…Cynthia E…Edrich, Co…Comandante de Cien. E…encargada del importante deber de proteger a Lady Sarah y al joven príncipe, dis…culpe la torpe gestión de…

Las bruscas palabras de Cynthia fueron interrumpidas por la risa sarcástica de Grohl.

—Espera, espera. No estamos aquí para cuestionar la responsabilidad de sus guardias. Aunque Sarah sufrió una herida, fue devuelta con seguridad, y mi hijo Elgar regresó sin heridas graves. No se avergüence de su casa, comandante de cien Edrich, ya que he oído que usted hizo un trabajo digno de elogio. Has hecho justicia al término guardia.

— ¡A…a, ah, yo…yo, acepto muy humildemente sus honorables palabras!

Ella expresó su gratitud, desesperadamente. Ahora que el miedo de ser responsable de cualquier fracaso había pasado, Cynthia tomó una respiración profunda para calmarse.

—Ahora bien, parece que tienes algo que informar directamente. No te detengas, dímelo.

—Sí, la verdad es…que…um…es decir…en el fuerte…la llamada N…Noel…es decir…um…ah…ell-ella…

Las palabras que había reunido para resumir los acontecimientos se convirtieron en mariposas intracraneales, fluyeron de su boca de manera ininteligible. Ella sabía que los retenedores estaban sonriendo, además no tenía ni idea de por qué le estaba pasando esto. Por alguna razón, su entorno comenzó a girar, y la rodilla sobre la que se sostenía su cuerpo comenzó a temblar. Comprobando de nuevo, abrió su boca pero aún no funcionaba correctamente. La figura de Grohl, alzando una ceja en su campo de visión, hizo que el mundo a su alrededor se expirara aún más rápido, mientras la desesperación llenaba su ser.

Viendo esto, con una mirada severa, Wilm advirtió:

—Cynthia, Comandante de Cien, no hay nada por lo que estar tan nervioso. Se trata de contar los acontecimientos que ocurrieron, ahora es el momento de informar al virrey. Usted es un miembro honorable de los militares de Coimbra, se enorgullece de ser una persona de rango caballeresco. ¡Independientemente de la situación, es impropio perder la compostura!

—Sí, señor, por supuesto.

Aunque ella había respondido con vigor, su mente estaba en blanco. Exactamente, había olvidado lo que debía decir o lo que iba a hacer. Normalmente, habría preparado cuidadosamente su informe antes de presentarse ante el Virrey o cualquier otro oficial de mayor rango, pero conseguir que Noel estuviera presentable, había tomado todo su tiempo disponible. Con las cosas resultando de esta manera, se arrepintió de no escribir lo que necesitaba decir antes de entrar. Su cabeza estaba hirviendo mientras intentaba, desesperadamente, formular oraciones, pero nada dio resultado.

Varios, no, unas decenas de segundos más tarde, mientras el temido silencio fluía por la habitación, alguien le dio unas palmaditas en el hombro izquierdo a Cynthia. Volviéndose a mirar sin pensar, vio a Noel, con gafas, guiñando un ojo.

—Con su permiso, me encuentro preocupada por la capacidad de Sir Cynthia para informar, sin embargo, hay algunas cosas que deben ser dichas. ¿Sería aceptable, por lo tanto, recibir el honor de continuar?

— ¿Quién puede ser usted?

Noel respondió a la pregunta de Wilm después de saludar.

—Señor, fui promovido a soldado voluntario por Sir Cynthia, soy Noel de la aldea de Zoim. Para que el virrey nos recompense por nuestras acciones, tomé el mando de los otros aldeanos y nos apresuramos a unirnos a las fuerzas de Coimbra. Por conveniencia, he tomado prestado temporalmente el uniforme de un oficial a cargo de diez. Por favor, perdone esta falta.

Noel declaró una versión muy embellecida de la verdad. Cynthia sólo pudo ensanchar los ojos, cuando se preguntó de qué boca procedía esa declaración. Elgar, que entendía la situación, se encontró en estado de shock, con su boca entreabierta como un pez. Era inevitable no sorprenderse, parecía una persona completamente diferente. Al principio, no había reconocido que fuera Noel. Con su característico pelo rojo y sus expresiones faciales, no cabía duda de que era ella. Era la verdadera Noel, pero eso sólo, lo confundía aún más.

—No hay ningún problema con eso, pero esto significa que ahora tenemos refuerzos voluntarios si ese es el caso. Es difícil de creerlo así tan de repente. ¿Es esto verdad Cynthia?

El virrey tenía una expresión dudosa. Era consciente de lo impopular que era con la gente. No era sólo Grohl, sino todos los funcionarios alineados y los funcionarios civiles, también tenían semblantes similares, era un hecho bien conocido que Grohl no disfrutaba de la confianza de su pueblo.

—Y…o es…um…bueno, sin ninguna duda señor, es verdad.

Debía ser cierto, dada la nerviosidad de Cynthia, probablemente, habría confesado que era falsa. No podía decir que una vez, habían sido parte de los rebeldes, pero debido a las circunstancias, habían cambiado de lado. Además, aunque se sentía a punto de estallar, su boca no diría que había perdido en combate uno a uno contra la chica del norte. Si se daba la noticia de que un comandante de cien perdía una pelea con un plebeyo, la pobre reputación de los militares de Coimbra se desplomaría aún más, así que, con pensamientos desgarradores del corazón, Cynthia continuó en su gran mentira. Para ella, que no era una persona que decía mentiras tan a la ligera, una expresión de dolor se formó en su rostro, pero afortunadamente, nadie se dio cuenta.

—Qué cosa escuchan mis oídos. ¿En la provincia, no todas las personas son ingratas? ¿Has oído eso Wilm?

Ante las noticias de refuerzos inesperados, la expresión de Grohl se relajó inesperadamente. Sabía que la mayoría de la gente lo odiaba. Se había agotado tratando de revertir la situación, pues todos sus esfuerzos habían sido en vano. El temperamento de Grohl era desafortunado, pero no era un tirano. Sin embargo, les gustara o no, él era su gobernante.

—Sí, su continua benevolencia y buen gobierno han llegado al corazón de algunas personas. Wilm está muy impresionado. Esta es, seguramente, la prueba de que hemos estado en el camino correcto.

—Yo seguía luchando contra los rumores de que el Dios de Sol no nos había bendecido, pero parece haber cambiado un poco. Ahora, Noel, ¿exactamente qué era por lo que Cynthia estaba demasiado nerviosa para informar? No me importa, dímelo sin reservas.

—Señor, este es un informe sobre la alta probabilidad de que los baharenses estén participando en la actual rebelión.

— ¿Qué estás diciendo?

Por eso, sir Cynthia había vacilado. Pase lo que pase, es un asunto importante.

Ante las palabras de Noel, en un momento, la habitación se llenó de alboroto. Por un instante, el rostro de Grohl se puso pálido, luego su expresión cambió y se puso de pie.

— ¡Baharans! Así que los Baharans, no ¡¿Amil está detrás de esta rebelión?!

— ¡No debe decir nada de manera precipitada! Nuestras relaciones con Bahar pueden ser frías, ¡pero todavía somos hermanos que sirven al gran imperio de Horsheido! Entonces, ¿por qué no pueden ayudar e intentar engañarnos? ¡Noel, es mejor que no mientas!

Cuando un oficial alzó la voz, al instante, los funcionarios civiles refutaron.

—Pero si repensamos nuestras relaciones, ¡no tenemos nada que ganar! ¡No es ninguna mentira que hemos puesto grandes esfuerzos en las relaciones antes!

— ¡¿Puedes callarte?! Virrey, por favor, cálmese, ¡Noel, declara los motivos de lo que has dicho! Este es un lugar donde el Virrey y los altos funcionarios del estado están presentes, no se permiten mentiras o bromas, si alguien se atreve a hacer algo así ¡sería inexcusable!

Después de volverse hacia la habitación y alzar la voz, Wilm le dirigió a Noel una mirada severa.

— ¡Es mi turno de informar!

Cynthia se levantó y se puso de pie. Después de todo el ruido se había levantado, le fue posible pensar con calma. Nerviosa, pero sin error, explicó lo que había sucedido hasta ese momento. Aunque ella fue empujada al límite, los rebeldes habían avanzado en la fortaleza desconocida de Sepdef. Entre ellos estaba Neddicas, que había estado a cargo de diez en Coimbra, pero había huido a Bahar y varios de ellos tenían acento Baharan. También, que no sólo había intentado matar a Cynthia para mantenerlo en secreto, sino también a algunos de sus propios subordinados.

— ¿Cómo pudieron? Como yo pensaba, de cualquier manera que lo mires, ¡esto es obra de Amil! ¡Qué vulgar de él intentar engañar a su hermano mayor en su propio favor! Traer la vergüenza a la gran casa de Waldek.

— ¡Por favor, Virrey, espere! Es peligroso confiar en lo que han dicho. Es mera especulación que Bahar está detrás de todo esto, ¡no tenemos ninguna prueba definitiva!

Wilm arriesgó su vida para aliviar la tensión. Lo que Noel y Cynthia estaban diciendo era completamente cierto, pero no podía permitirse dejarlo afirmar la verdad tan fácilmente. Normalmente, esa clase de información no es creída al instante, pero Grohl es diferente.

— ¿Una prueba definitiva dices? Hasta ahora ha habido suficientes razones para creerlo. ¿Qué crees que han estado haciendo hasta ahora?

Amil, su hermano menor había tomado el comercio con las islas del sur de Coimbra en conjunto con Ribeldam. Por encima de todo eso, había rumores de que su padre Befnam lo registró como su primogénito, debido a eso, había perdido su lugar como el siguiente en la fila para el trono, ganando a cambio la infamia. A pesar de que él era su hermano menor, tenía un odio hacia él, que no podía ser saciado, incluso había deseado matarlo, muchas veces.

—Virrey, no necesitamos una acción imprudente. No entiendo de dónde has oído hablar de esto.

— ¡Soy el hijo del emperador Befnam, su primogénito Grohl Wardka! ¿Por qué tengo que aguantar por mi hermano?

—Perdóneme Señor. Si simplemente quiere una prueba definitiva, ¿sería aceptable capturar al líder rebelde Ristih? Debería tener, sin duda alguna, información. Incluso puede ser un caballero de Bahar.

A esas sencillas palabras, la boca de Noel se curvó en diversión. Su expresión, rebosante de confianza, no parecía la de un soldado voluntario, sino la de un estratega que mira una trampa bien elaborada. Sus gafas brillaban en la luz, reflejando un resplandor sutil. Tenía un aire intimidante, que no era parecido al de una niña de su edad.

Wilm, sin embargo, respondió, inesperadamente, bajo la presión:

— ¡Ni un soldado, mucho menos un plebeyo debería hablar así! La provincia de Bahar es famosa, vigorosa y tiene una gran fortaleza, su ejército incluso tiene un valor incalculable. ¡Ese respeto es imposible de alcanzar a través de la mentira! ¡No hables tan mal del gobernante de Bahar, el virrey Amil!

—Quienquiera que sea nuestro oponente, evidentemente, tendrá que asumir la responsabilidad por ello. Vamos a capturar a Ristih y torturarlo hasta que la verdad sea sacada a la luz. No habría problemas, porque él será juzgado por sus pecados —hablando de esta manera, Noel volvió a inclinarse.

—Es lo que Noel ha dicho. Una vez capturado Ristih, todo quedará aclarado. Si lo que dice es verdad, ella será recompensada.

— ¡V-virrey!

— Wilm, en primer lugar, Rockbell debe ser recapturado. También puedes venir conmigo si estas tan preocupado ¿Se han reunido las tropas?

— ¡Sí, señor!

— ¡Gaddis, te encomiendo la defensa de la capital Madress! Un segundo fracaso, no será tolerado, ¡Cumple con cuidado tu deber!

— ¡Entendido, señor!

Gaddis expresó su comprensión y salió de la habitación.

—Cynthia, gracias por tu buen trabajo. Seguro te recompensare más tarde. A partir de ahora, espero que trabajes duro por el bien de Coimbra.

— ¡Me disculpo por mi manera anterior de hablar!

Cynthia se inclinó, profundamente. Estaba aliviada, porque su audiencia llegó a su fin. Nada podía compararse a la alegría que sintió ahora.

—Ahora, Noel, por lo que he visto, eres un individuo que se respeta bastante. Si estás de acuerdo con ello, ¿te gustaría ser un líder de diez en el ejército de Coimbra? Por supuesto, no hay problemas con querer volver a su vieja vida en el pueblo. Te compensaremos con una recompensa diferente si esa es tu elección.

—Me encantaría, muchas gracias.

—Entonces usted puede retirarse por el día de hoy. Ha hecho un gran servicio.

—Sí señor. Entonces vamos a hacer turismo, señor Cynthia.

Al retirar las gafas, su expresión cambió, Noel alcanzó la mano de Cynthia, con un movimiento elegante como si le ofreciera un baile. Cynthia frunció el ceño mientras tomaba su mano y se levantaba, las dos salieron juntas de la habitación. Al verlas marcharse, Grohl olvidó su ira anterior e, inesperadamente, se encontró riendo.

—Este mundo de seguro tiene algunas chicas extrañas. ¿No estás de acuerdo, Wilm?

—Sí. Nunca he visto a alguien actuar así antes, debe ser la naturaleza humana innovadora, al parecer, he vivido una larga vida, ¿eh?

—Coincido, sería una digna gran general, es valiente. ¿Acaso ella no parecía capaz e inteligente? Es una chica verdaderamente interesante.

—Recuerde que como no conocemos sus orígenes, no debemos bajar la guardia. No puedo pensar que sea una chica sencilla de pueblo. Por el momento, cualquier tipo de precaución es necesaria.

—Lo entiendo, lo entiendo, pero estás demasiado ansioso, ¿no crees?

Mientras respondía vagamente a la conversación, los pensamientos íntimos de Wilm mantenían una fuerte vigilancia. Sería fácil subestimarla por ser una joven sencilla de pueblo, pero al verla más detenidamente sintió una desagradable premonición. Sus ojos que tiene un sentido que ve más allá, gracias a la experiencia de sus años.

Hubo un momento en el que Wilm tendría que cambiar su opinión sobre ella. Después de cincuenta años de vida, se había vuelto perceptivo y trabajador, su mayor orgullo eran sus ojos, que había cultivado para identificar a las personas a su alrededor. Era ese sexto sentido el que sonaba violentamente, como las alarmas, cuando presentía algo extraño. Debía asegurarse de nunca ser engañado por la apariencia. Nunca se sabe lo que realmente hay en el interior de una persona.

En este momento Wilm no podía dejar de pensar, ¿cuánto del plan descubrió, y qué podría hacer un mero líder de diez? Sin traer consigo un estatus social, en ese trabajo no podría lograr mucho.

Como para vomitar su malestar, respiró profundamente para calmarse. Si pudiera encontrar algún modo de llevarla a su lado sería bueno. Por lo que vio, era del tipo que entendería lo que tenía que decir. Ella parecía ser del tipo de persona que se aprovecha de cualquier cosa que le proporcione beneficios. Ese tipo de persona, nunca abordaría un barco que se está hundiendo. No parecía de las personas que valoran la moral, la justicia u otras cosas semejantes.

Para Wilm, las personas más inquietantes, eran los que estaban obsesionados con el odio. Ese tipo, no escuchaba las palabras y podía, en cualquier momento, hacer algo innecesario, entrando, a menudo, en situaciones agravantes. El mejor ejemplo que se le ocurrió fue el virrey Grohl. Mientras pensaba para sí mismo, dirigió su fría mirada hacia el.

—Parece que la reunión ha terminado. Todos, no tenemos mucho tiempo, debemos darnos  prisa y prepararnos para el día que tomemos el campo. Nuestra próxima batalla no debe terminar en una pérdida, en absoluto.

Los retenedores se fueron en silencio.

—Padre, tengo una petición, una solicitud de una vez en la vida.

— ¿Por qué eres tan formal Elgar? Además, ¿es raro que intentes convencerme de algo? No necesito decir esto, pero dime con toda confianza. Si está dentro de mis capacidades, concederé tu solicitud.

El virrey, con la expresión de un padre, se inclinó hacia su hijo, felizmente.

—Si Noel va a servir a Coimbra, ¿podría convertirse en mi subordinada?

— ¿Quieres que Noel sea tu subordinado?

—Sí, aparte de eso, no necesito nada. Sólo quiero que sea mi subordinada. Este es un deseo de una vez en la vida, y no haré otro igual, padre —imploró Elgar con cara seria.

Era lo que él quería, más que cualquier otra cosa. Pensó en el martillo que había tomado y luego utilizado, como rápidamente se convirtió en un señuelo, pero aun así sobrevivió y regresó. Más tarde, se presentó como un oficial de Estado Mayor, confundiéndolo aún más. Se preguntó quién era la verdadera Noel, quería saberlo, no importa qué. Sin darse cuenta, estaba fascinado por ella y su actitud despreocupada, que a veces estaba enmascarada de una forma antinatural.

—Si es eso, ni siquiera tienes que pedirlo. ¿Es realmente un deseo adecuado?

— ¿Qué quieres decir?

—Tú eres el hombre que heredará a Coimbra, no, si es posible, el imperio. En ese momento, todos los retenedores te servirán incluida Noel.

—Está bien.

—No tienes que apresurarte. Entrénate y conviértete en un hombre que no pierda ante nadie. Antes de que llegue ese día, daré lo mejor de mí para despejar todo los obstáculos que se te opongan, para que puedas construir una base sólida en el futuro, acabaré con toda la ira de la gente, el que cambiará Coimbra, serás tú, Elgar.

Con esas palabras, Grohl alisó fuertemente el cabello de Elgar, una mezcla de resolución y resignación se presentó en su rostro. Elgar afirmó sus palabras y aceptó la silenciosa mano de su padre.

♦ ♦ ♦

Estando fuera del salon, Cynthia arrastró a Noe, la arrastró lejos como si quisiera lanzarla en la prisión. Su frente estaba arrugada, y una vena se abultó en su frente.

— ¿Qué estabas pensando? ¡Dijiste solo mentiras y nada más que al Virrey! ¡Por cometer un pecado tan horrible deberías ser lanzada en la cárcel! ¡Pero delante de Sir Wilm, quien usaría ese tipo de lenguaje! ¡¿Quién crees que eres?!

—Realmente no estaba pensando…

— ¡Habla en serio, tonta!

¡En serio es una mujer increíble! ¡Frente al virrey, incluso el polvo debería estar nervioso!

Ella se había estado preocupando por cómo presentar a Noel, pero descartó las mentiras. Con su habla clara y su aire confidente, no había una persona que hubiera dudado de ella. Parecía como si acabara de pensar en algo, y rápidamente después, de que una sonrisa traviesa flotara en su cara, ella lo sofocó con una expresión seria.

—C…Cynthia Edrich, Comandante de Cien aquí…e…este viaje con la señorita Sarah y el joven príncipe que no está…

Noel repitió, imitando a Cynthia, mientras permanecía tiesa. Incluso los espasmos musculares menores fueron recreados y ella, magníficamente, reencarno los eventos anteriores.

— ¡¿Q…qué es esta imitación de mí?! ¡Qué abominación!

Con la cara completamente roja, agarrándola del uniforme, justo por encima del estómago, la expresión de Noel palideció lentamente en respuesta. Había estado demasiado absorta en bromas y se había olvidado de conseguir una puerta de escape.

—E-esto es incómodo. C-Cynthia, yo, de repente pensé en ayudarte con algunas cosas problemáticas, es todo — Noel usó las palabras de un estafador.

— ¡Silencio, no “sólo de repente”!

—Me duele…

Noel se rindió con ambas manos, y la ira de Cynthia se dispersó. Se sintió tonta por haber expresado su ira a través de la fuerza física.

—Ahora, ¿qué vas a hacer?

— ¿Qué voy a hacer, sobre qué?

—Como estaba diciendo, ¿sabes?, lo que dijo el virrey sobre entrar en el ejército o regresar a tu aldea ¿que decidirás?

Noel tomó un momento para respirar y calmarse. Desde el principio, su condición de soldado voluntario había sido sólo un título, y sólo era provisional hasta que los guardias hubieran completado su misión. Noel y los demás habían sido, técnicamente, liberados del servicio. Para Noel, quien había declarado sus intenciones, parecía que deseaba unirse al ejército. Ella era la clase de persona que causaba todo tipo de problemas con su desenfrenada actitud despreocupada pero, su destreza en la batalla era innegable, y su cabeza parecía funcionar correctamente.

Si ella le preguntaba a la persona en cuestión, Cynthia pensó que obtendría una respuesta como: “porque tenía mis gafas curiosas” ese estilo de respuesta. En pocas palabras, Noel era una persona a quien no lograba entender. Ambas eran mujeres, y parecían no tener más de cuatro años de diferencia en edad. Por supuesto, su capacidad de coincidir, dentro de la misma longitud de onda de vez en cuando, era inhibida debido a sus personalidades incompatibles. En todo caso, ella sentía que estaría bien, si las cosas seguían así.

—Sí, me pregunto qué haré.

— ¿Te preguntas qué harás, acaso no estás bien con lo que sea?

—Si quiero ser feliz, realmente no importa dónde esté ni qué hago, ¿sabes?

— ¿Ah? Piensa con más seriedad en tus propios asuntos.

Cynthia estaba asombrada. Unirse al ejército venía con todo tipo de restricciones, pero la comida no sería un problema. Una vez que la rebelión estuviera controlada se convertiría en una vida relativamente estable, aunque su vida estaría en peligro.

—Hmmm

Si volvía a la aldea, no tendría que contenerse. Conocía las dificultades de tomar la espada como mujer, mejor que nadie. Preguntando más, descubrió que Noel no había vivido, originalmente, en el pueblo, y se había establecido en medio de un viaje. Ella realmente no entendía, pero trabajaba de todos modos. De cualquier manera, era posible para Noel vivir una buena vida. Ella parecía el tipo de chica despreocupada, que podía sonreír en cualquier circunstancia.

—Oye, Cynthia, ¿conoces algún método para alcanzar la felicidad?

Noel le había preguntado de manera repentina, y aunque se burló de ella al principio, su expresión seria la atrajo.

— ¿La forma para llegar a ser feliz? Eso es tan vago que es difícil contestar.

—Lo que he oído hasta ahora es: comer bien, dormir bien, ser hábil, ganar muchos amigos y compañeros, acumular tesoros y seguir ganando. Tengo muchos otros también, pero muchos de ellos resultaron ser malos. No estoy segura de todos, porque había mucha gente.

Sacó un cuaderno del bolsillo del pecho para confirmarlo.

—Hmm, para mí, no he pensado mucho en eso, así que realmente no lo entiendo.

—Entonces, ¿por qué entraste en el ejército, Cynthia? ¿Te gusta luchar?

—No es que disfrute, especialmente, de la batalla. Es porque heredé mi apellido y quería proteger mi estatus de caballero.

Ella no tenía el deseo de proteger a la gente o la provincia. En ese momento, era por su propio bien, pero le había dado muchas patadas fuera de su corazón. Era el deber del caballero servir a la provincia y a su pueblo.

—Si hago eso, ¿lograré la felicidad?

—No, no es por esa razón.

Ella fue vista como estúpida por los forasteros, aguantó el desprecio, y entrenó frenéticamente. Podía defender su orgullo y su honor, pero eso y la felicidad eran dos cosas diferentes. En primer lugar, no podía entender bien lo que era la felicidad. ¿Era para encontrar una familia amorosa, y criar a los niños en un ambiente cálido? Si ese fuera el caso, ¿no sería un hecho negativo convertirse en un caballero? ¿Por qué había tomado la espada? Ella acumuló la fuerza, para preguntarse a sí misma.

— ¿Es posible que no lo sepas, Cynthia?

—Sí. ¿Qué es la felicidad? Es una pregunta complicada y difícil. Lo siento, pero en realidad no lo sé.

—Ya veo. ¿Entonces, buscamos juntas? Si buscamos juntas, seguramente la encontraremos, —diciendo esto, Noel extendió su mano.

—P-pero, apenas te conocí.

—La longitud del tiempo no importa, ya sabes. Lo importante es la oportunidad, que se llega a presentar. Siempre ha sido así desde el principio.

Noel le instó a estrecharle la mano, Cynthia pensó mientras la miraba.

— Lo importante es la oportunidad, ¿eh?

—Si. Ah, pero no puedo hacer todo sola, así que cuídame también. Eso es todo, convertir una vulnerabilidad en invencible y cosas por el estilo. La meta no es grande después de todo.

—Entonces, de esa vulnerabilidad invencible, un grande vendrá, ¿eh? Dijiste que seguirás ganando, pero eso no es algo sencillo. En primer lugar, esta invulnerabilidad invencible, no creo que ninguna de las dos esté capacitada para hablar de ello tan a la ligera…

—Como he dicho, solo nos quedaremos juntas. Vamos, capitán Cynthia.

Parecía muy ligera mientras pronunciaba palabras. Realmente, es un individuo despreocupado. Como era de esperar, este era su yo original, y la otra fachada había sido actuando. Deben haber sido las gafas, tal y como ella lo pensaba.

—Junto con usted, ¿eh?

—Está bien. Juntas vamos a apuntar a una invulnerabilidad invencible. Primero, las cien victorias del gran general. Haremos que coincidan y lograremos las doscientas victorias de un cuerpo.

Noel sonrió, mostrando sus dientes blancos. Mientras ella pensaba que era solo una tontería, había llegado a descubrir que no era del todo malo. Después de todo no había nada que le impedía tomar su mano. Era cierto que el aumento del número de personas aumentaba la probabilidad de conseguir el objetivo. Cuanto podían lograr, ella no lo sabía, pero el punto era, que estaban reconociendo su amistad. Cynthia asintió una vez y agarró la mano derecha de Noel. Ella decidió que estaba bien ignorar los pequeños detalles, esperar a ver cómo funcionan las cosas en una amistad entre un oficial superior y un subordinado. Noel era ese tipo de persona después de todo.

—Yo, voy a contar con usted.

— ¡Si, juntas vamos a seguir para ganar y lograr la felicidad!

Al escuchar la frase, que era similar a las palabras de la historia del asesino antes, Cynthia hizo una sonrisa irónica, entonces, ella recordó lo que tenía que hacer. Si ella tenía que decir algo, ese era el mejor momento para hacerlo.

—Hay una cosa que olvidé decir.

— ¿Qué es?

—El hecho de que usted me ayudó a permanecer. Es decir, que…tentativamente, tienes mi agradecimiento. Sí.

—Ah, no tienes por qué preocuparte.

—  ¡No hay manera de que eso suceda! En serio…

—Ya veo. Entonces, está bien tener siempre cuidado. No me molesta después de todo. —Noel, con una sonrisa, agarró sus gafas y salió de la habitación.


Nota del autor:

Los tesoros de Noel:

Libro de fotos golpeado, bident, martillo de guerra de hierro con sangre y suciedad, las gafas que recibió de Cynthia, gafas que la hacen más inteligente.

Retenedor: un partidario o dependiente de una persona de rango, ejemplo: un soldado, un sirviente, alguien que ha estado con una familia por mucho tiempo.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *