La Dama del Señor Lobo – Capítulo 11: La despedida, de ti y de mí (1)

Traducido por Maru

Editado por Michi


A medida que el festival se acercaba lo suficiente como para poder escribir todo el programa en una mano, la mayoría de los invitados se reunieron.

El rumoreado señor de Darich también era uno de ellos.

Escuchamos las historias, pero todos estaban abrumados porque él era demasiado asombroso. Según personas que habían estado aquí durante mucho tiempo, esto sucedía todos los años.

Primero, incluso desde lejos, se podía ver que el carruaje estaba inclinado, luego, cuando se acercó, se sintió aún más fuera de lugar. El carruaje era tres veces más grande que los normales y la puerta era demasiado ancha. A partir de ahí, apareció un hombre cuyo rostro y cuello no se podían distinguir.

Siempre fue un gigante de hombre, pero no tanto. Ahora podía entender el peso de las palabras de “cada año crece más”.

—Asombroso.

—En efecto.

—Verdaderamente.

En la cena, las opiniones de todos eran una sola. Como los sirvientes no podían decir algo explícito sobre los invitados de su amo, solo se decían impresiones honestas.

Por cierto, Joblyn tropezó con el umbral bajo de la puerta de la mansión. Como los sirvientes de Darich no eran suficientes para ayudarlo a levantarse, no solo los sirvientes de la mansión lo ayudaron, sino que Kaid también tuvo que ayudar. Fue una gran prueba. Los corazones de todos estaban como uno cuando dijimos que era un alivio que no hubiera sucedido nada grande.

Es un alivio que nuestro maestro sea ligero, pensamos.

No creía que Kaid fuera liviano, pero el joven que crio vacas en casa incluso se quejó de que ayudar a una vaca a levantarse era más fácil.

Hubo esa gran conmoción hoy, pero eso fue todo para que podíamos decir que el día transcurrió sin problemas. Al recibir muchos invitados de otros lugares, el personal de la mansión tuvo que abandonar el ambiente familiar relajado y todos tuvieron que correr para que no hubiera ningún problema.

Durante los últimos días, solo pudimos colapsar sobre nuestras camas. Kaid también estaba en todas partes, recibiendo invitados y preparándose para el banquete, tanto que me pregunté cuándo estaría durmiendo.

Entonces este día llegó en un instante.

Después de una cena normal, rechacé las ofertas de todos y partí. Jasmine, que estaba hablando de algo con Samua y Tim mientras tomaba el postre, entró en pánico y empacó el pastel sobrante.

—Espera, Shirley. Si es bañarse, ¿vamos juntas?

—Un rato después, tengo asuntos… Tengo una reunión.

—¿Una reunión?

—Sí, puede que sea tarde, así que siéntete libre de irte a dormir antes que yo.

Me incliné levemente ante los tres que parecían desconcertados y salí del comedor.

Primero, regresé a mi habitación y me cambié la ropa del uniforme de trabajo a ropa normal. Desaté mi cabello mientras me miraba al espejo. Me pregunté si me lo estaba imaginando. Últimamente, sentía que el color había ido cambiando ligeramente. Antes, tenía un color parecido al forraje, pero ahora… a veces tenía un tinte rubio.

Después de pensar un poco, saqué el collar azul. Mientras lo colgaba alrededor de mi cuello, mis manos temblaban terriblemente. Mientras sonreía con amargura, metí el collar que me esforcé mucho en poner debajo de la ropa y lo apreté con la ropa encima.

Respiré profundamente algunas veces y levanté la cabeza.

En el espejo, tenía una cara muy patética.

Para que nadie me encontrara, fui a la parte trasera de la mansión y desaparecí en el bosque. La superficie era casi plana, sin el arroyo ni los prados.

Sin embargo, todavía quedaban algunos árboles. Aunque el abedul donde hice la promesa con él ya no estaba.

Dado que había una montaña detrás del lugar, así como paredes altas, es posible que no se haya descuidado porque el paisaje no podría ser bueno. Se podía ver desde afuera, pero aun así, un lugar tan remoto como este no se visitaba con frecuencia.

Con la ubicación indicada como mi objetivo, caminé por el bosque oscuro. El equipaje en mi mano hizo ruidos fuertes. No necesitaba un mapa. No tenía el desafío de perderme en este bosque. Además, no era la primera vez que venía aquí. No me dejaban salir a menudo, pero el lugar dentro de los terrenos era mi jardín, literalmente.

Mientras caminaba en silencio, vi una luz más adelante.

Era Kaid con una linterna.

En medio del cabello negro que parecía deslizarse hacia la oscuridad, el tono dorado brillante de sus ojos parecía el de un lobo vigilando a su presa. Sin embargo, debido a que tenía la cabeza gacha, su flequillo bloqueaba sus ojos, haciendo imposible saber qué estaba mirando.

Probablemente se dio cuenta de que llegué. Sin signos de sorpresa, Kaid se arrodilló en silencio. Más que la de un sirviente, se sentía como la de un criado. Miré la cabeza que estaba inclinada con el cuello expuesto.

—Helt… no, ¿debería llamarte Kaid?

—Mi señora es libre de llamarme cuando le plazca.

—Yo… prefiero Helt, después de todo.

—Sí.

El período de tiempo era aquel en el que todavía había personas que no habían cenado.

Era un milagro que pudiera dedicar algo de tiempo en este período… No, no era un milagro. Trabajó duro. Fue él quien decidió la hora y el lugar, pero aun así sentía un poco de pena.

—¿Están enterrados aquí?

—No, por favor, venga por aquí.

Al recibir la frase que no tenía tema sin ninguna dificultad, Kaid se levantó en silencio. Se dirigió más hacia el bosque, y yo lo seguí en silencio. El aroma de la tierra mojada por el rocío de la tarde se mezcló con los árboles y creó un estado de ánimo terriblemente aprensivo.

No creía que hubiera pasado mucho tiempo hasta que llegamos.

Cuando llegamos al destino, silenciosamente salió de mi campo de visión. No pude hacer un seguimiento. En mi visión que solo tenía su cintura, ahora había cinco piedras.

De alguna manera podría decirlo. Tal vez era porque era yo.

Respiré. Nunca pensé que existiera un lugar así en este mundo.

De un vistazo, eran solo piedras. Nada grabado en ellas, solo piedras del mismo tamaño colocadas a intervalos regulares. Parecía antinatural y mostraba que alguien las había colocado allí, pero eso era todo.

Aun así, podría decirlo.

Estas eran nuestras tumbas.

Junto a la piedra más a la derecha, había un paquete grande. Quizá herramientas de limpieza.

Habiendo notado mi mirada, Kaid abrió ese paquete. Luego iluminó su contenido con la luz de la linterna.

—¿Eh? Yo…

Había una sola imagen.

La tonta e ignorante yo de los viejos tiempos sonreía alegremente.

—Estos son obsequios de Carolina, Cecil, así como de docenas más.

Debajo de la imagen, había flores, collares, guantes, pañuelos y mucho más. Solo había luz de la linterna, sin embargo, se sintió como si fuera un día brillante porque la escena era demasiado inesperada.

—Eran los que ya se habían ido o fueron expulsados ​​de la mansión. Sin embargo, después de eso, todos regresaron aquí de todas partes y me pidieron que los dejara trabajar aquí. Que me vigilarán.

—¿Vigilar?

—Que si me vuelvo como el señor anterior, que nunca me perdonarán… después de engañar, traicionar y matar a mi señora, si esa muerte no tuvo sentido, me matarán. Eso es lo que decían todos. “No podemos perdonar al señor anterior. Gracias por salvar a Laius. Sin embargo, incluso si morimos, no podemos perdonarte por engañar a nuestra señora,” dijeron.

—Eres diferente a mi familia.

—Yo también estoy de acuerdo con ellos. Si me volvía como los gobernantes anteriores antes de darme cuenta, ellos me lo dirían. Luego, movería la ubicación de esta tumba y me suicidaría allí.

No pude decir nada. No supe que decir. Entonces, realmente estaba solo.

En medio de las ofrendas, había una carta. Cuando lo levanté y miré hacia atrás, estaba el nombre de Caron.

Lo agarré con ambas manos y lo llevé a mi frente como si estuviera rezando. Ah, Caron, Caron, no, Caron. Una persona amable como tú no puede decir eso. No puedes hacer eso.

Para mí, que no se movía mientras sostenía la carta en mis manos, me habló en voz baja.

—Está en el orden de edad desde la izquierda.

—Gracias… No pensé que habría tumbas.

—Oficialmente, te han abandonado en las llanuras.

—Sí. Eso fue lo que oí.

Desenvolví mi equipaje y coloqué una pequeña botella de alcohol en la tumba de la izquierda.

Aparentemente era amargo, fuerte y delicioso. Dentro de mi presupuesto, solo pude conseguir una botella más pequeña que el tamaño de mi palma, pero la abuela siempre había dicho que el abuelo debería considerar la edad y beber menos, por lo que esta podía ser una buena oportunidad.

En la próxima tumba, hilo de bordar.

Dado que era muy vívido, podía resultar demasiado chillón. Sin embargo, el color era muy bonito, así que estaba segura de que la abuela a la que le gustaba el púrpura podía usarlo bien.

En la próxima tumba, un puro.

Lo siento, padre. Solo sé que se siente lleno de humo e incluso después de las explicaciones no pude entender lo que significaba pesado o ligero. Aun así, la gente de la tienda fue amable y me dijo que este sería bueno para las personas a las que les gustan los gustos pesados ​​y me vendieron uno. Así que por favor perdóname con solo uno. Si hubiera comprado dos, no habría podido comprar el adorno para el cabello de mi madre.

En la próxima tumba, un adorno para el cabello.

Es un adorno de pelo rojo en forma de flor, como te gustaban las flores rojas, mamá. Aparentemente, la forma es la de una flor rara que florece en un país del este. Creo que irá bien con tu hermoso cabello rubio. Puede ser un “accesorio de mal gusto” que a mamá no le gusta, pero lo siento. Si hubiera gastado más, no habría podido comprar un puro para mi padre.

Junté las manos y cerré los ojos.

Eran personas que cometieron actos imperdonables. Sin duda, ni siquiera se permitiría orar por su felicidad en el próximo mundo. Pero me preguntaba…. Me preguntaba si se me permitiría orar como hija, como familia.

—Siento haber llegado tarde…Para ser honesta, nunca planeé venir aquí. Kaina… el lugar donde crecí se llama Kaina y hay un pequeño monasterio en un pueblo vecino. Había estado planeando vivir allí y terminar mi vida allí… Sin embargo, ahora me alegro de poder visitar estas tumbas. Abuelo, abuela, padre, madre. Por favor, no os enfadéis. Por favor, pasad sin rencores, sin maldiciones, sin resentimiento. Si, si no podemos ser perdonados de ninguna manera, por favor, maldecidme por vivir sola. Por favor, maldecidme. Por favor. Entonces, un día, cuando muera, llevadme contigo al infierno. Entonces terminemos con la pesadilla de Laius.

El susurro de las hojas en el viento nocturno se sentía como si estuviera casi gritando. Me preguntaba cuántas personas lloraron por nuestra muerte. Hubo innumerables personas que derramaron lágrimas de alegría por nuestra muerte. Realmente podría no haber habido ninguno. Quizás solo las plantas de esta mansión lloraron por nosotros. O tal vez ellos también se resientan con nosotros por quemarnos.

No lo sabía.

Una vez más, todo este tiempo, no sabía.

La razón por la que estaba aquí, cómo debía seguir.

Todo este tiempo, no sabía.

Qué debo hacer, qué no debo hacer. En primer lugar, ¿puedo siquiera pensar? No hay perdón para mi vida, pero seguir viviendo.

Hubo cosas divertidas.

Pero cuando había pensamientos de felicidad o fortuna, alguien dijo que esa felicidad existía gracias al señor. Alguien dijo que era gracias a la cruel muerte del anterior señor. Que la muerte fue algo bienvenido, que debería haber llegado antes. Eso fue gracias al señor.

Sí, eso era correcto. Laius sufrió por nosotros. Entonces, lo que decían era correcto, no incorrecto en absoluto. Sin embargo, era doloroso. Era imperdonable, pero fue doloroso e insoportable que mi corazón divagara. Desconcertado, siguió vagando durante quince años. Incluso después de quince años, todavía no sabía.

Para seguir viviendo olvidándome de todo, era demasiado pecador.

Para vivir maldiciendo todo, mis crímenes eran demasiado pesados.

Para vivir amando todo, el amor era demasiado duro.

El corazón que aún no encontró su vida ya no podía retenerlo después de llegar finalmente a sus tumbas.

Escondí mi rostro y bajé la cabeza. Una voz temblorosa insoportable penetró a través de la hermosa melodía del viento nocturno. Pero no pude detenerme.

—Lo siento, los amo. Ni yo ni ellos podemos ser perdonados. Pero todavía los amo. Amo a mi familia. No cambiaré, lo siento, no puedo cambiar. Sé que no pueden ser perdonados. Sin embargo, no puedo obligarme a que me desagraden. No puedo odiarlos… Ellos son, mi madre. Mi padre, mi abuelo, mi abuela. Lo siento, perdóname, lo siento. Los amo, lo siento, lo siento…

—Puede que haya personas que critiquen el no amar a su familia, pero no hay nadie que lo denuncie por amar a su familia. No tienes que pedir perdón por eso. Son su familia. Puede amarlos. ¿Qué pecado es amar a la propia familia? No tiene que llorar por eso. ¿Qué hay de malo en amar a la familia? ¿Qué hay que criticar? Está bien, está bien, mi señora.

En medio de no poder llorar por ellos, ¿cómo iba a perdonarme?

No podía sentir tristeza. Para empezar, no había ira. Para empezar, ¿se me perdonaba sentir? ¿Ni siquiera sentir placer, sino sentir cosas que aquellos que murieron por nuestras manos ya no podían tener la oportunidad de sentir?

Eso era lo que pensaba, pero no se detenía. Como si algo se rompiera, las lágrimas se derramaron de las manos que escondían mi rostro.

—Si no le agrada, por favor aléjeme… por favor, discúlpeme.

Antes de que pudiera entender eso, las cortinas de la noche que pensé que ya habían caído volvieron a caer.

Era una noche terriblemente cálida.

Sosteniendo mi cabeza y mi cintura, abrazándome en su pecho, era demasiado vulnerable. ¿Y si le clavaba un cuchillo en el pecho? No había lugar para pensar eso.

El calor de su cuerpo me calentó. Hace mucho tiempo, antes abracé su cabeza, pero ahora, incluso si usaba todo mi cuerpo, no podía abrazarlo. No podía poner mis manos en su ancha espalda, así que apoyé mi frente contra él mientras ocultaba mi rostro.

Me pregunté cuánto tiempo había pasado desde que fui abrazada por alguien así. No lo recordaba. Alejé a todos en esta vida. Las personas que intentaron abrazarme parecían abatidas. Lo siento, y eso fue todo lo que pude decir. No estaban nada mal, pero los lastimé.

No lo sé. No lo sé. Todavía no lo sé.

Cómo debería haber vivido. La forma correcta de vivir. La forma de expiar, cómo debería vivir, cómo podría vivir sin lastimar a nadie de mi vida. Lo que debería haber hecho con esta vida. Lo que debería haber tirado, lo que no debería conseguir. Todo este tiempo, sin saberlo, apenas podía planear vivir obstinadamente.

Ciertamente, no importaba cuántas vidas tuviera, sería una tonta. Más bien, algo podría haber cambiado si hubiera nacido como una persona completamente diferente. Pero nací como yo. Tonta, insensata, vagando y dudando durante quince años, sin conocer la vida, sin crecer y todavía vagando, pero acabando en sus brazos. Envuelto por la calidez, traté desesperadamente de reprimir las emociones que brotaban. Me tragué los sollozos, escondí mis tés y apreté los dientes para dejar de temblar.

No. Esto no era para lo que estaba aquí. No estaba aquí para llorar y consolarme.

Cuando presioné ligeramente su pecho, se apartó suavemente y se arrodilló mientras colgaba la cabeza. Yo también me arrodillé frente a él.

Después de oler y secarme las lágrimas, finalmente pude dejar escapar un sonido decente.

—Helt, lo que hiciste estuvo bien. No hiciste nada malo como el próximo señor. Engañarnos y matarnos a todos para cortarlo.

—Yo…

—Sin embargo, hiciste algo mal.

Levantó la cabeza como si estallara.

—Solo tienes una falta… No confiabas en mí.

Tu culpa me mató.

Y tu culpa salvó a Laius.

Entonces, ciertamente, eso también era correcto.

Cuando vi el tono dorado brillante, una lágrima volvió a caer. Sin embargo, esta vez, no lloré como un niño. No fue una lágrima lo que estremeció el cuerpo de emoción. Era como si todas las emociones en mí se condensaran en un solo grano, cayendo y reventando en el suelo.

—No tenías necesidad de mentir. No lo necesitabas. Una sola frase, una frase hubiera sido suficiente. Eso fue todo. Fui un salvaje que abandonó a su familia… ¿Tú también lo sabías? Mis padres concertaron un matrimonio. Me casaría al cumplir los dieciocho. Sin embargo, dije que quería ir a tu tierra natal… Yo era una mujer que dijo que quería salir de casa contigo. Soy hija de la gente que se llamaba demonios, por eso soy una bestia que abandona a sus padres, a su familia. Los amo, pero no puedo vivir para ellos. No soy más que una chica que solo piensa en sí misma. Entonces, con una frase, te habría ayudado a matar a mi familia… Ya que soy un demonio.

Su boca se abrió levemente y se cerró de nuevo. Está perdido para las palabras.

Hoy, para mí, que busqué las palabras para este día, todas se juntaron.

—Sin embargo, ahora debes saberlo. Si me hubieran dejado vivo de alguna manera, las brasas permanecerían. No importa cuánto luché, nuestras muertes hubieran sido la única forma en que Laius reviviera. Si estuviera vivo, no solo te habría arrastrado hacia abajo, sino que te habría infligido una herida fatal. Así de odiados somos. Éramos una maldad perfecta. Entonces eso hubiera sido inútil. Hiciste lo correcto. Laius no pudo sobrevivir a otro período de caos y confusión. Fuimos nosotros los que convertimos a Laius en un lugar que no se puede reconstruir con riesgo de incendio. Salvaste a Laius de la ruina. Fue mi culpa que solo pudiéramos encontrarnos así. Si fuera más inteligente y conociera el mundo, si lo intentara… seguramente, podríamos habernos conocido de otra manera. Sin embargo, una vez que nos conocimos así… solo quedaba ese final esperándome.

Debía haber sido aterrador.

Sabía mejor que nadie que un pequeño cambio podía llevarlo a perder algo. No me dijo nada. No podía. Eso fue todo culpa mía.

Era tres años más joven que yo, catorce años. Sin embargo, para él que estaba arriesgando su propia vida, cargando todo de Laius, ¿podría haber alguien que lo contara todo, y mucho menos a mí? No había forma de que pidiera ayuda a una chica que no intentaba pensar en nada. Ah, eso también es culpa mía.

—Yo también mentí.

—No lo sé. Te engañé cruelmente y traicioné a todos. Pero no lo hiciste…

Mentí.

Una mentira horrible… Una mentira cruel.

Mantuve lo más importante como una mentira.

—Lo siento, Helt, mentí. Te dije que quería ir a tu tierra natal, pero abandoné ese camino. Soy una mentirosa.

Escuché a los guardias de la prisión.

Ese Helt estaba planeando ponerme en un monasterio en su tierra natal. Los guardianes estaban inquietos por el nuevo joven señor. Embrujados por “la flor del tesoro”, charlaron. La reacción de los guardianes era la reacción del pueblo.

Desconfiados de los señores, no podían creer en nada. Tanto que incluso serían escépticos de sus salvadores.

Estaría mintiendo si dijera que no estaba enfadada. Si dijera que no me sentí triste, depravada, mortificado ni miserable, serían mentiras.

Estaba enfadada por haber sido traicionada. No quería volver a ver su rostro ni volver a oír su voz.

Sin embargo, cuando lo vi, me hizo sentir nostalgia.

Eso fue aún más lamentable. Me sentí tan miserable y avergonzada que quería morir. Así que confié en la muerte para acabar conmigo.

—Fui yo quien creó ese final. Sin embargo, te hice soportar ese final. Lo siento, Helt, no quise hacerte daño durante quince años. No estoy enfadada. Nunca te culpé. Nadie te resiente. Por supuesto que yo tampoco. Entonces, Helt, puedes ser feliz. No, debes estar feliz. Laius también debe convertirse en un lugar feliz. Lo siento. Terminé infligiéndote dolor.

Lo aprendí después de encontrarme con él de nuevo.

Helt no era inexistente. Helt estaba allí. Justo dentro de Kaid.

Le amaba. Era un poco mezquino pero muy cálido. Realmente lo amaba.

—Mi señora, no tiene nada de qué disculparse. La engañé. Soy un criminal espantoso. Usted, la víctima, no necesita disculparse en absoluto. No habértelo dicho fue mi propia debilidad. Debería haberme ahorcado, pero se lo puse. Entonces…

—Hey, Helt, dime una cosa.

Lo corté.

—¿Te gustaba?

Me di cuenta de cómo respiraba. Y por cómo la sombra dorada no se movía.

Eso fue prueba suficiente de la verdad.

—Sé que nuestras posiciones eran demasiado diferentes, pero tienes mi más sincero amor.

Mi cuerpo tembló. Desde lo más profundo de mi corazón, brotó el deleite.

—Lo mismo me ocurre a mí, Helt, te amaba de verdad. Fue la primera vez que me agradó alguien. Ahora, me alegro de que hayas sido tú.

Aunque se lo dije, su expresión seguía siendo pétrea. Probablemente estaba poniendo la misma cara.

—Así que… digamos adiós correctamente.

Fue el amor que empezó con mentiras. Al menos, quería que termine con la verdad.

Estaba a punto de decir algo, pero cerró la boca y bajó la cabeza.

—Entiendo… mi señora.

Hice una sonrisa amarga ante la aparición. Arrodillarse e inclinarse cuando una pareja se está rompiendo, en realidad.

—Helt, levántate. Hablemos en igualdad de condiciones. Puedes hablar como Kaid.

—Hice todo lo posible para hablarle así a mi señora, pero ella dice algo cruel.

—Helt.

—Si es Helt, entonces esto no es problemático.

Bueno, eso es cierto, pero aun así.

Cuando se puso de pie, realmente era alto. Más allá de su cabeza, la sombra dorada, podía ver la luna blanca.

Para nosotros que salíamos en secreto, solo durante el día podíamos estar juntos. Lo más probable era que el momento más romántico fuera ahora. Dado que esa es nuestra despedida, no pude evitar sonreír con amargura.

—¿Qué… vas a hacer después?

—Como estaba planeado, me convertiré en monja. Hasta ahora, había estado orando solo por el futuro de Laius, pero a partir de ahora también oraré por tu felicidad.

—¿Debo mover las tumbas? Estoy seguro de que así serán más felices. Al menos, mejor que mis visitas… Solo rocío alcohol al azar.

Parpadeé ante la propuesta inesperada.

Estaba agradecida por eso, pero me preguntaba si está bien.

—Estaba pensando en trasladarlos cuando dejo mi oficina… Sin embargo, tengo una cosa que me gustaría que perdonaras.

—¿Sí?

—¿Puedes dejarme tu tumba?

Su mirada me pasó por alto y estaba mirando la piedra en el extremo más lejano.

—¿Solo eso?

—¿No estás disgustada? Serás separada de tu familia.

—Eso está bien… esta es una pregunta muy tardía, pero el cuerpo debajo, ¿tiene cabeza?

—Ambas partes fueron enterradas correctamente.

Luego, como si recordara algo, volvió la cabeza. Cuando fisgoneé debajo de él, silenciosamente miró hacia arriba y confesó.

—Me quedé con un mechón de tu cabello.

—Eh, de ninguna manera, entonces no me bañé, ¡sin mencionar que mi cabello estaba carbonizado! ¡Ah, lávalo, lávalo y luego sujétalo!

—¿Ese es el problema?

—Porque…

No conocía a nadie que se alegraría de alguien que le gustaba tener el pelo sucio. Además, eso fue justo después de que me decapitaran, por lo que debe estar empapado de sangre… Considerando eso, me preguntaba si lo habría lavado. Si lo tenía como estaba, realmente lloraría un poco.

Cuando nuestras miradas se encontraron, se sintió incómodo y sonreímos amargamente. Antes, cuando nuestros ojos se encontraron sonreímos felices, pero ahora solo había sonrisas amargas.

—Helt, por todo, muchas gracias.

Iba a pedir perdón, pero si lo decía una vez, se arrastrará a una batalla. Además, pude ver que no habría ningún ganador, así que me lo tragué.

—Sí…  Yo también… mi señora, por favor coma las comidas adecuadas. Nadie se enojará incluso si come hasta estar lleno —dijo volviendo al lenguaje formal.

—Lo… consideraré.

Cuando extendí mi mano, una mano grande la apretó. Ambos estaban temblando, pero lo ignoramos.

—Mi señora.

—¿Sí?

—Si… si también tengo otra vida, entonces una vez más… no, por primera vez, ¿puedo confesarlo?

Parpadeé, pero no parecía una broma.

La fuerza que agarraba mi mano se hizo más fuerte.

—Sin embargo, no puedo responder si la respuesta será “sí”.

Cuando me burlé de él un poco, sonrió levemente.

Fue la primera vez que vi su suave sonrisa en esta vida.

—Daré todo lo que pueda para convencerte.

—Oh, por favor, ten cuidado con…

—No.

—Al menos déjame decir todo.

Dejamos ir las manos de los demás. Nuestros dedos se tocaron hasta el final y formé una sonrisa amarga por cómo aún quedaban sentimientos. Todavía quedaba algo de pesar. Pero no era disgusto.

Sería bueno si pudiéramos separarnos. Qué bonito sería poder sonreír tan alegremente. Para llamarlo pasado, estaba demasiado cerca, y para llamarlo destino, había demasiado amor.

Ambos estábamos molestos. Fuimos demasiado cobardes para hacer nuestras cosas por la fuerza, pero demasiado persistentes para aceptarlo de mala gana. Fue mi primer amor, así que no lo sabía. Era bueno haberlo aprendido antes de convertirme en fantasma.

Cuando nuestras manos se separaron, nuestras uñas chocaron por última vez.

—Adiós, Helt.

—Adiós, mi señora.

En nuestro lugar, solo los árboles lloraban.

Maru
Qué triste... Son dos almas destrozadas por los arrepentimientos y el pasado. Siendo sincera, solo quiero que ella pueda avanzar. Al final, empatizo más con ella que con Kaid y solo quiero que rehaga su vida y pueda avanzar.

| Índice |

One thought on “La Dama del Señor Lobo – Capítulo 11: La despedida, de ti y de mí (1)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *