La Dama del Señor Lobo – Capítulo 6: El brindis de ti y de mí

Traducido por Maru

Editado por Michi


Había muchas personas entrando y saliendo de la habitación del señor. Eso se sentía fresco por alguna razón.

Una tras otra, la gente pasaba y no había tiempo para que se saludaran. Tenían documentos, y después de que terminaron de revisar algo, más personas entraron. No había mucha gente durante los días de mi padre. Además, dado que todas las reuniones estaban programadas, quién y cuándo vinieron se gestionaron adecuadamente.

Todos estaban acostumbrados, así que iban directamente al grano sin saludar al señor correctamente. Suponía que eran caras familiares. Kaid procesaba la avalancha de problemas en sucesión. A veces, se paraba frente a la enorme estantería y buscaba algunos libros y luego discutía el problema con la persona que lo trajo.

La mañana se pasó así y se hizo mediodía en un abrir y cerrar de ojos.

De alguna manera, un poco después del almuerzo, podríamos tomar un breve descanso.

Kaid había estado firmando y dibujando barras en documentos cientos de veces.

Mientras se recostaba contra la silla, le serví té.

—Gracias.

Él hizo un agradecimiento despreocupado y lo bebió, así que terminé frunciendo el ceño.

¿Y si le hubiera puesto veneno?

Probablemente hacían inspecciones estrictas antes de contratar personas, pero aun así era descuidado. No debería tomar algo de alguien que no hubiera sido contratado por mucho tiempo. Más bien, ni siquiera debería ser la sirvienta de este edificio para empezar.

Incluso si no lo hiciera, si habçia veneno en el té que preparé, me atraparían. No quería ser enmarcada y ejecutada, y si Kaid ya no estaba aquí, todos estarían preocupados.

—¿Quieres decir que soy demasiado descuidado?

Al notar mi mirada, Kaid me sacudió la taza vacía.

—Cuando no tenía nada para comer, comía suelas de cuero y, a veces, incluso plantas ligeramente tóxicas para sustituir los alimentos. Es mejor si lo intento que si las personas sin resistencia lo tienen. Entonces no moriré de un pequeño veneno. Recuerdo haber sido regañado, por parte de un espía preguntándome por qué no me moría. Casi me muero por comer un hongo peor que eso. Él debería haber mezclado eso.

Kaid dijo fríamente algo absurdo. Tragué saliva y agarré mi dedo índice y dedo medio.

Ya era una tierra pobre, pero cuando había fuertes impuestos, la tierra se empobrecía más allá de la preparación. Terminaban teniendo que comer las plántulas para plantar la próxima primavera y tener que desenterrar las raíces de sus árboles frutales para sobrevivir desde el hambre hasta la muerte. Los árboles se marchitaban y la tierra cultivada se volvía más dura, y la tierra, aún más pobre.

No podía imaginar cómo habría sido durante los dos años que había estado conmigo. No cruzaría un puente tan peligroso mientras estuviera infiltrado.

Eso estaba en el pasado. Era cuando tenía catorce años. No… eran dos años antes de eso, entonces era cuando tenía doce años.

—Cuando…

—¿Eh?

Kaid, que entrecerró los ojos ante algo, levantó la cabeza ante mi voz.

—¿Cuándo habías estado cerca de la muerte?

—Incluso si preguntas cuándo… no es una o dos veces… ¿La primera vez fue cuando tenía seis años? Hubo una epidemia, por lo que no había muchos trabajadores disponibles, pero hubo un aumento de los impuestos. Teniendo que enfrentar el invierno sin suficiente comida, casi no lo logré. Sin embargo, gracias a eso comí un hongo que se pensaba que no era comestible. En realidad, el tallo es lo que no se puede comer. El sombrero era inofensivo. Logramos sobrevivir a ese invierno con ello, así que terminó bien. Bueno, sin embargo, me regañaron con bastante dureza.

Terminar con solo un regaño era un milagro. No estar rodeado de sollozos con ropa negra era un milagro.

Era alguien que se infiltró en la mansión del señor que podría atraparlo por cualquier pequeña razón, incluso sin ser descubierto como un espía. Así que fue imprudente desde hacía mucho tiempo.

La fuerza con la que apretaba mis dedos se incrementó.

Kaid se levantó y sirvió un poco de té en otra taza y me lo ofreció.

—Además, no eres un espía, ¿estoy en lo cierto?

—¿Por qué no?

¿De dónde venía esa confianza?

Al ver mi mirada perpleja, Kaid hizo una cara completamente exasperada.

—¿Qué puede hacer un espía si se destaca? Normalmente, los espías se mezclan para no ser notados. No hay espías que digan “no te acerques a mí” desde el principio.

De hecho, era un ex espía. Era muy convincente.

—No tengo idea de decir algo sobre la reencarnación para salir de problemas. Es inaudito. Sin embargo, si te he ofendido, podría llevar a cabo una investigación. Quizás puedas hacer algo en medio de eso.

Después de dudar un poco, tomé la taza que no tenía fuerza para tirar. Ligeramente enfriado, emitía un aroma extraño. Kaid también se preparó una taza de té. El líquido rojo marrón claro se inclinó hacia adelante y hacia atrás.

—Sea lo que sea, no cambia el hecho de que usted es mi sujeto. Deseo que todas las personas sean felices. Incluso si eso pudiera ser un sueño imprudente y un deseo idiota, sigo pensando eso. Si no lo hago, no tiene sentido robarle esta tierra al señor anterior. No deseo que todos tengan suficiente dinero para jugar por el resto de sus vidas. Pero al menos, deseo que nadie se muera de hambre. Deseo que la gente no tenga que preocuparse por sobrevivir al invierno. Desearía que la gente no matara a sus bebés por desesperación. Deseo que no haya necesidad de juzgar a las personas por los crímenes que cometieron para sobrevivir. Luego, después de que no haya más preocupaciones, desearía que las personas puedan vivir mientras sonríen.

Su deseo eran los derechos mínimos. Los derechos que las personas deberían tener al menos.

Lo que antes no existía en Laius.

—Creo que es una idea maravillosa. Por el bien de Laius, serviré a las manos de mi maestro durante un año. Sin embargo, ya he sido bendecida por su deseo en mi vida anterior. Ofrezca su deseo a otra persona que aún no lo haya recibido.

—Eso es lamentable, Shirley. Soy arrogante. Dos en lugar de uno, tres en lugar de dos, cuanto más mejor. Por lo menos, no te perdonaré si mueres de hambre frente a mis ojos. De todos modos, me gustaría comenzar poniéndote un poco de grasa, pero bueno, supongo que haré un brindis por ahora.

—Sobre qué, señor.

—Cierto…

Kaid reflexionó un momento. Me quedé mirándolo. Realmente creció bastante. Era casi increíble que usara tacones bajos para que coincidiera con su altura. Más bien, me dolía el cuello.

Las tazas chocaron.

—Por el feliz futuro de la joven frente a mí.

—Al futuro de nuestro Laius.

Bebí un poco de té con Kaid, que hizo una sonrisa amarga. Era un té que no tenía en aquellos días, pero era fácil de beber, no demasiado amargo y con dulzura.

Al verme parpadear, Kaid se echó a reír.

—¿Esta bien? Se convertirá en el producto especial de un pueblo al este. Parece que esa tierra es pobre para otros cultivos, pero buena para estas hojas de té. El año que viene, se extenderá a otros lugares en Laius. Sería mejor si se extendiera a otros feudos, pero eso podría ser difícil. Hay demasiada lluvia en esas tierras, por lo que el suelo es inestable, lo que dificulta la expansión de las tierras de cultivo.

Me pregunté si alguna vez escuché sobre esas cosas de parte de mi padre o de mi abuelo.

Mi familia solo compró en la capital real y en tiendas famosas. El dinero explotado de Laius no se gastó en Laius.

Podría haber entendido fácilmente lo que sucedería entonces si reflexionara un poco, pensé.

—¿No es lindo, no es lindo? Es un bien de alta calidad.

—Se ve bien en ti. Se ve bien. Es lindo.

Había confiado en las sonrisas de mi familia sin considerar el proceso previo.

Aah… tenía razón.

Al ver a Kaid, quise estallar en carcajadas. No podría decir cuáles fueron estos sentimientos que surgieron después de mucho tiempo.

Agradable, alegre, triste y antiestético. Olvidé el nombre de esta emoción.

Me preguntaba qué tipo de cara estaba haciendo. Los ojos dorados se abrieron y murmuraron algo, pero ni siquiera pude captar eso.

Quince años después de ganar una nueva vida, los sentimientos comenzaron a brotar, estallando. Se arremolinaban alrededor de mi cuerpo y era peor que la sangre. La sangre daba vida pero esto me mataría.

Estábamos libres de maldad, maldad tan pura que casi brillaba. Éramos los parásitos que hacían sangrar a Laius. Éramos los males que justamente tuvieron que ser asesinados.

Su resolución fue sabia y rescató a Laius de la ruina, devolviéndola a la gloria y protegiendo a la gente.

Tienes razón. Eres fuerte, sabio y amable, apto para ser llamado héroe. Realmente eres el salvador de Laius.

Es por eso que cometiste un error.


Maru
Toda una vida de comparación del antes y el ahora... La culpabilidad que nos muestra la prota en cada capítulo se hace palpable... Cuando no dejaba de ser solo una ignorante. Aish... todo me pone triste.

| Índice |

2 thoughts on “La Dama del Señor Lobo – Capítulo 6: El brindis de ti y de mí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *