La hija de la Casa Albert – Capítulo 21

Mientras observaba de nuevo calmadamente, viendo como sus rostros aterrorizados se tornaban más trágicos, Mary guardó sus vejaciones en su corazón para evitar asustarlos más que esto.
Ciertamente ella es extraña; sus payasadas caprichosas, excéntricas e impropias de una señorita eran hechos innegables. Sin embargo ella nunca había blandido su poder y de ninguna manera le había causado ningún problema a la escuela, como otros estudiantes.

Sus hombros habían chocado accidentalmente con ella o se habían olvidado de saludarla, esas triviales razones nunca la llevarían a despedir ningún empleado injustificadamente.
Sus deseos egoístas solo iban tan lejos como para pedir a la cafetería que proveyeran platos en bol en su menú.
Aún así, eso era parte de su transacción con su padre por el bien de la expansión del negocio, ella había obtenido permiso legítimo del director de la escuela, los administradores de la cafetería y todo el staff.
Era una batalla cuesta arriba conseguir que aceptaran la propuesta; en consecuencia, ella adquirió el satisfactorio y definitivo comedor…… Bueno, añadió con perspicacia “croqueta” en el menú, pero en su defensa era muchísimo mejor que esos estudiantes que traían chefs de fuera.
……….¿Otro capricho que ella tenía sería ir en bicicleta a la escuela? Siempre había manejado de forma segura y con precaución así que no debería causar problemas para nadie.
No he hecho nada merecedor de halagos; al mismo tiempo mis maneras eran escrupulosas, considerándolo todo.
Esa era la suma de las evaluaciones de Mary sobre sí misma.
Por supuesto ella no había participado en ninguna fechoría para ser condenada de esta manera, de todas formas en su memoria no recordaba ninguna de sus acciones que podría resultar en ellos mostrándose tan aterrorizados. Por encima de todo, ella está siendo acusada falsamente.
…………Ahh qué dolor en el cuello, ¿debería aplastar estas pestes por completo?
Tal y como me han denunciado, como la “Villana Lady Mary”, ¿debería usar la influencia de mis padres para acosarlos brutalmente y borrarlos por completo?
——Puesto que su objetivo era conseguir el final de destrucción, en algún punto ella debía aceptar la derrota, sin embargo a la luz de estas circunstancias su orgullo como Mary Albert no le permitía retirarse——
Ergo, Mary se debatía por dentro.
Ellos ciertamente provenían de prominentes familias, pero las Casa Albert y Dice eran montañas insuperables. Sus lamentables casas no sobrevivirían otro mañana si Mary fuera a divulgar que la hija de la Casa Albert ha sido rechazada en público.
No es necesario ser un genio para adivinar qué destino les esperaría en el futuro.
En cualquier caso han engendrado resentimiento por parte de la Casa Albert, para preservar el estatus de su familia cortar lazos con uno o dos hijos parecía lo suficientemente plausible. Indignante como sonaba, los nobles a veces necesitaban tomar medidas drásticas por el bien de defender su posición.
En definitiva, ella podía deshacerse eficazmente de sus objetivos deseados.
Incluso suponiendo que hubieran algunos padres que tuvieran el coraje de cargar con los pecados de su descendencia, entonces podían estirar la pata juntos también. No era como si ella estuviera diciendo a los padres que recogieran lo que sus hijos sembraban…. objetivamente hablando, si ellos poseían una resolución tan fuerte, debían seguirla a toda costa.
Para el empleado, ella podía organizar una gran recepción. No, de acuerdo con el plan de destrucción de la Casa Albert, debía aprovechar muy bien esta recepción.
[Nota Nina: Párrafo un tanto confuso. No sabía muy bien como traducirlo.]
—Oh, esto es pan comido—,los labios de Mary se curvaron hacia arriba.
Por supuesto, su sonrisa provocó temblores en los hombros de todas las almas presentes, cada uno de ellos ansiosamente -prácticamente en una oración- esperó sus siguientes palabras.
Sin embargo Mary no tenía intención de entretener sus miradas al igual que retractar su previo enunciado “análogo a una sentencia de muerte”.
Por el contrario, deliberadamente dijo como esas farsas la agotaban y que quería dejar rápidamente este lugar.
—Parece ser que nuestra conversación concluye aquí. Me excusaré.
—Ah, espera…… nosotros………….
—Por dios, ¿tienes algo que discutir?
Cuando Mary giró sobre sus talones, los Miembros del Consejo Estudiantil la llamaron.
Su anterior gran presencia ya no estaba en ningún lado; incluso su usual carisma había sido reducido a cenizas. Sus voces eran apenas audibles, cuando Mary se detuvo y los miró a los ojos, el silencio parecía haber caído pesadamente sobre ellos.
Los Miembros del Consejo Estudiantil de St. Karelia no eran más que simples niños pequeños ante la furia de la Casa Albert. Con lo contrastante que eran sus estatus, después de tratar a Mary como una criminal, tenían unos nervios de acero considerables para ser capaces de mantenerse en pie a pesar de estar tan pálidos.
Sin embargo Mary suspiró exasperada sin ninguna preocupación sobre su bienestar. Era un largo suspiro lleno de repugnancia que no reflejaba su posición como una señorita noble o su excéntrica persona.
—Estoy extremadamente complacida de haber tenido la oportunidad de escuchar tal magnífica y atractiva historia. Me pregunto qué tipo de espectáculo realizaréis próximamente.
Fueron detenidos por el discurso lunático de Mary, no era necesario decir que el drama que habían orquestado estaba respaldado por testimonios fraudulentos.
“Addie quien visitaba los suburbios después de la escuela cada día era la herramienta que había hecho las fechorías.” Tal superficial y escamoso razonamiento no era merecedor de su atención.
“Más aún, aquella que fue abusada era Alicia. La chica que había estado, sin falta, visitando a la enferma Mary, trayendo flores y bebiendo té juntas, había estado en realidad siendo acosada por la pareja.”
Qué absurdo, completamente equivocado en todas partes.
¿Qué mortificante es aceptar tal incredulidad sin decir nada en respuesta?
Mary afirmó valientemente y se excusó de forma educada por segunda vez con una reverencia.
Su postura ostensiblemente los advertía de que no la molestaran otra vez. Como se esperaba del Consejo Estudiantil de St. Karelia, comprendiendo sus intenciones, se apartaron con horribles semblantes.
Esta era su sentencia de muerte a su debido tiempo. Por lo menos, hoy era el final de los “Miembros del Consejo Estudiantil de St. Karelia”.
Además, siendo testigos de la actitud real y digna de Mary, una semilla de duda empezó a crecer en el interior de sus consciencias, “que ella era de hecho inocente”. Olvida eso, ellos estaban convencidos de su inocencia ahora.
Por lo tanto no surgió ni una sola réplica.
Es lo mismo para los observadores, cada uno de ellos estaba estupefacto, y como si estuvieran ocupados con alguna otra cosa apartaron las miradas.
El silencio engulló el área y un tipo diferente de helor moraba en el ambiente.
En esta espinosa situación, alguien se acercó a Mary quien estaba dejando el lugar enérgicamente -mientras bufaba-…..
¡CLAP!
Addie aplaudió.
—¡Como se esperaba de Mary-sama! ¡Brillante!
Tan alegre que ella cesó sus pasos para observarlo con una mueca.
………….
……………………………..La atmósfera se derrumbó por una acción imprevista.
—Por el amor de dios Addie, acabas de romper el delicado ambiente con un movimiento de mano. ¿Qué harás ahora que ellos están completamente asombrados?
—Oh es algo que no puedo hacer Ojou-sama, debes derretir el iceberg con aproximaciones feroces.
—………….Si, gracias a ti estoy calmada ahora.”
—Bebamos un poco de té caliente en la cafetería. La señora de la cafetería estaba preguntando preocupada “¿Dónde está la señorita que come en un boll? ¿Está ella bien?” así, por eso deberíamos aparecer y borrar toda su inquietud lo más pronto posible.
—Espera un momento, ¡hay algo francamente inaceptable en tu oración!
Ese ambiente estancado desapareció en un abrir y cerrar de ojos.
Mary fue rápida en regresar a su usual apariencia de señorita excéntrica. Esos espectadores podían solo observar su broma en un estado anonadado.
………….Patrick, que estaba en su límite, estalló en carcajadas y quebró el ambiente bizarro todavía más.
Él -un individuo con una terriblemente equilibrada compostura, imperturbable en todo momento, combinado con su bella figura, su distanciamiento a veces dejaba la ilusión de una marioneta llevando ropa-.
Sin embargo ahora estaba carcajeándose como lo haría alguien de su edad, esto sorprendió a todo el mundo más todavía.
—Mary, eres realmente algo.
—¿Por qué estás riendo despreocupadamente ahí? Hacer que una chica que acaba de recuperarse se vea envuelta en estos embrollos sin gusto; tu insolencia es realmente imperdonable.
—Estoy absolutamente de acuerdo, ¡Patrick-sama es malvado! ¡Cómo puedes arrastrar a Mary-sama a este espanto!
—Alicia-san, me alegra tu feroz ánimo, pero me temo que si sigues mostrando tus mejillas hinchadas, tu grosería será verdaderamente insalvable.
—Pero, después de que Mary-sama se viera afectada por la “fiebre intelectual”, finalmente se ha recuperado y regresado a la escuela, ¡¿y sin embargo a qué se debe este irrazonable trato?!
[Nota Nina: Como adoro a este hombre.]
—Addie, ¡¿no solo has divulgado ese término en la mansión sino que en la escuela también?! ¡No importa cómo lo vea quien debería ser condenado eres tú!
—V-vamos Ojou, ¡vayamos rápido a la cafetería! ¡De otra forma no seremos capaces de llegar a tiempo para la tutoría!
—¡Nadie en su sano juicio se uniría a la tutoría en este tipo de situación!
Mary indignada siguió a Addie quien movía enérgicamente sus piernas como si estuviera huyendo.
Sin embargo, ella insatisfecha admitió que sería interminable perseguirlo y le dirigió una mirada aguda.
Olvidando su privilegio de proporcionarle un castigo era la Mary de siempre, deja una brecha extraña entre “ella” y su comportamiento de señorita.
Análogamente hablando, es como si hubiera un interruptor jugando entre sus personalidades que es capaz de hacer que la gente baje la guardia inconscientemente. Bien conocida por su peculiar característica, Patrick llamó a Mary en alegría.
—Mary, me disculpo. Simplemente hay algo que definitivamente debo probar.
—¿Probar? ¿Qué puede ser probado en esta odiosa bufonería?
—No lo tomes a la ligera por favor, había mucha gente en las sombras que creían que nuestro compromiso fue anulado porque mi afecto por ti desapareció. Ese es el por qué quiero corregir su erróneo punto de vista.
Patrick se acercó a Mary mientras los Miembros del Consejo Estudiantil permanecían petrificados.
Su distancia se redujo significativamente; su firme mano acarició afectivamente los rizos plateados de Mary.
[Nota Nina: ¡No la toques! ¡Ella es de Addie!]
Qué mano más hermosa, pensó Mary. Sus manos eran delgadas y flexibles, varoniles pero exquisitas. Ella no podía recordar cuántas veces esas manos habían acompañado las suyas.
A pesar de que su mano estaba peinando amorosamente sus mechones, como siempre su corazón no se aceleró. El golpeteo no ocurrió; por lo tanto ella no podía nombrarlo como felicidad.
——Si fuera a describirlo, ella temía que él arruinara su peinado…… aunque pensándolo mejor, por muy deprimente que sonara, esos taladros de aleación no se desharían tan fácilmente tampoco——
De esa manera Mary le dirigió la mirada, los ojos de Patrick se estrecharon, y su boca vaciló mientras hablaba.
—Suponiendo que no hubiera conocido a Alicia, tú habrías sido sin duda la mejor pareja de matrimonio para mí.
—Oh querido, estoy muy agradecida por tu halago. Me complace saber que te has percatado del prominente pez que dejaste escapar.
La sorprendente alabanza de Patrick obligó a Mary a reír suavemente en respuesta.
Por supuesto su agudo intercambio ha asombrado a todos los individuos en las proximidades, sin embargo para Alicia y Addie quienes sabían sobre el mutuo respeto que se tenían esos dos, se enfrentaron y simultáneamente mostraron una sonrisa amarga.
Mientras Mary se alejaba de verdad,
—Encontrémonos en el descanso de la tarde—, apeló Patrick, que era ostensiblemente su forma de penitencia.
—Si ofreces una disculpa, lo consideraré—, contrarrestó Mary.
Confrontados con sus burlas difíciles de descifrar, Addie y Alicia intercambiaron miradas de comprensión y se encogieron de hombros derrotados; Patrick sonrió con ironía y asintió.

♥ ❤ ♥

                

| Índice |

10 thoughts on “La hija de la Casa Albert – Capítulo 21

  1. LukaMegurine says:

    Nooooooooooooooo!!! ლ( ಥ◞ ウ ◟ಥ ლ)
    Me lei toda la novela en un dia…….pq no hay mas capitulos???
    Ahora yo quiero llorar……o(╥﹏╥)o

  2. ALEXIS A.C. says:

    Mataron el momento y lo peor de todo toco o estuvo apunto de tocar su cabello!!! Qué tal si descomponía su peinado !! Se tarda horas en arreglarlo >:v !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *