La poseída hija del Duque – Capítulo 40

Traducido  por Maru

Editado por Tanuki


—Antes de venir aquí, escuché a varias personas hablar de eso. Se hablaba de Su Alteza. El príncipe rompió su compromiso antes, pero ahora parece estar confirmado.

—A-Así parece…

¡Lilia, cálmate! Tu voz está temblando.

Tú eres la que está hablando extrañamente. Entonces, ¿qué, este chico realmente sabía quién soy?

Lilia miró la expresión de Ray indiscretamente. Estaba mirando al libro de texto que tenía en frente, y luego dejó escapar un gemido.

—Ray… ¿por qué… por qué estás trayendo el tema de Lilianne tan de repente?

—¿Eh? Por nada. Para que ella pudiera meterse en una pelea con el príncipe, simplemente me preguntaba qué tipo de persona era. Ahora que lo pienso, también eres parte de la nobleza de clase alta, ¿verdad, señorita Lilia? ¿Has conocido a la señorita Lilianne antes?

Sakura. ¿Qué es esto? ¿Se ha dado cuenta de quién soy o no?

Mmmm… Probablemente no se ha dado cuenta.

Bien. Confiaré en tu juicio, Sakura.

Lilia respiró hondo, y correspondió la mirada de Ray. La sonrisa de él era despreocupada como siempre. Al verlo, Lilia no podía creer que la estuviera engañando.

—Sé de ella. Sin embargo, no he hablado con ella personalmente.

Sip. Eso no es una mentira.

—Ah, eso tiene sentido. Basándome en el hecho de que ella estaba peleando con Su Alteza el príncipe, ella parece ser una persona bastante importante, ¿eh?

—P-Podrías tener razón…

La expresión de Lilia se puso rígida. Sin saber nada de ella, sería fácil verla de esa manera.

Tal vez debería pensar más cuidadosamente sobre la forma en que me comporto… Pensó Lilia para sí misma.

Mmmm, Lilia. Las personas que te conocen bien también piensan que eres importante.

Eso es… Voy a tener más cuidado de ahora en adelante…

—Estoy segura de que tendré la oportunidad de hablar con ella con el tiempo.

Antes de que pudiera decir algo sin tacto o innecesario, Lilia trató de cerrar el tema. Si se dio cuenta o no de lo que Lilia estaba tratando de hacer, Ray dijo con una sonrisa:

—¿Oh, en serio? Lo espero con ansias.

Lilia le devolvió una vaga sonrisa y volvió a mirar su libro.

Después de eso, la vida cotidiana de Lilia continuó durante algún tiempo. A partir del día siguiente, Sera ya no siguió a Lilia. Sin embargo, no era como si hubiera dejado de venir a clase por completo. Ella simplemente se quedó tranquilamente en su escritorio.

Por supuesto, cuando Lilia entró en la habitación, al principio Sera intentó iniciar una conversación con ella. Sin embargo, cuando Lilia la ignoró, se dio por vencida y volvió a su asiento. Después de eso, cada vez que alguien que conocía entraba, Sera intentaba hablar con ellos también, pero nadie quería hablar con ella.

Aun así, el hecho de que Sera no intentara huir de la clase era algo por lo que Lilia la podía alabar honestamente. Lilia no sabía si eso era porque Sera había reflexionado sobre sus acciones o no, pero por el momento, parecía que no iba a hacer un movimiento.

A modo de rumor, Lilia había escuchado que Sera fue convocada por el príncipe después de que terminara la escuela. El príncipe probablemente la empujó implacablemente para obtener respuestas. Lilia esperaba que Sera y el príncipe se llevaran algo del incidente, pero Sakura pensó que eso sería esperar demasiado.

Por cierto, Tina estaba preocupada cuando se enteró de esto. Sin embargo, frente a Lilia, simplemente le daba una sonrisa tensa y le daba las gracias.

Para el fin de semana, nada había cambiado. Será se sentó en su asiento y bajó la mirada en silencio.

Hey, Lilia.

La voz de Sakura hizo eco en su cabeza, y Lilia prestó atención a ello.

¿Estás bien con dejar a esas cinco personas aparte de Sera?

Sakura se refería a las cinco personas restantes que habían enviado esas notas a Tina. Por la investigación de sus agentes, Lilia sabía quiénes eran los culpables. Sin embargo, Lilia no había echado el guante a ninguna de esas personas.

No hay necesidad. Al hacer de Sera un ejemplo. No creo que nadie sea lo suficientemente estúpido como para molestar a Tina. Bueno, probablemente solo servirá como medida temporal, supongo.

Mmmmm… Eso está bien, entonces.

En ese momento de la conversación, el maestro, seguido de príncipe, entró en el aula. Como de costumbre, el maestro se sentó en su escritorio, el príncipe en el suyo y comenzó la case. Y por supuesto Lilia…

La lección de hoy es… ¡Ciencias!

Sí, sí.

Para escuchar la conferencia de Sakura, Lilia desconectó de todo lo demás.

♦ ♦ ♦

Las clases de la mañana habían terminado, al igual que el almuerzo, y así, Lilia pasó su tarde en la biblioteca. Después de que ese día completamente ordinario llegara a su fin, Lilia no regresó a su habitación, sino que se dirigió hacia la clase.

Justo cuando terminaba la lección, el maestro salía del aula. Cuando vio a Lilia, sus ojos se abrieron de par en par.

—Señor, ¿no está siendo un poco irrespetuoso?

—Ah… Lo siento por eso. No pensé que volverías… Pero, señorita Aldis, me doy cuenta de que soy un poco grosero pero, no quiero que me lo diga alguien que ni siquiera presta atención en clase.

—Oh, así que se dio cuenta. Mis más profundas disculpas.

—Es obvio que no tienes intención de cambiar tu actitud. Bueno, aunque tus calificaciones siguen siendo buenas, no diré nada más.

El maestro terminó la conversación allí, y sin decir nada más, desapareció por el pasillo. Lilia lo observó hasta que se perdió de vista, y una ligera sensación de admiración se reflejó en su rostro.

Ese profesor, se dio cuenta, eh. Que no estabas prestando atención en su clase.

No pensé que se percataría… Sorprendentemente, vio directamente a través de mí. Necesito ser más cuidadosa. Lilia se puso a pensar. Si esa clase fuera al menos un poco más significativa, pero comparado con las clases de Sakura…

Lilia suspiró ligeramente y abrió la puerta del aula.

La  clase estaba llena de estudiantes que hacían charlas ociosas, pero tan pronto como Lilia entró, la sala quedó en silencio.

Realmente no es necesario que estén tan conscientes de mí. Pensó Lilia mientras miraba desde un extremo a otro del aula. Nadie la miraba a los ojos.

Aunque sintió que algo estaba mal. Lilia comenzó a buscar a la persona que había venido a ver: Sera. Y la encontró al instante.

Sera todavía estaba sentada en su asiento. Debido a que estaba mirando hacia abajo, Lilia no podía ver la expresión de su cara. Y rodeando a Sera, estaba Kris y su séquito. Lilia también podía ver a sus otras dos seguidoras merodeando por el mismo lugar. Solo con ver eso, Lilia podía imaginar lo que estas chicas estaban haciendo.

¿Simplemente qué hace ese príncipe idiota?

Él no está alrededor, ¿eh? Bueno, es un tipo impredecible que puede desaparecer en cualquier momento, así que supongo que no se puede evitar.

Bueno, todavía es un príncipe, incluso si no actúa como tal. Es posible que haya sido convocado al castillo. Más importante…

Cuando Lilia miró a Kris y a todos lo que estaban alrededor, desviaron la mirada.

Oh, vaya. Pensó Lilia mientras caminaba hacia ellos.

Lilia, ayúdala, ¿de acuerdo?

Lo sé.

Lilia mantuvo su respuesta breve y se movió para pararse frente a Kris y su séquito.

| Índice |

5 thoughts on “La poseída hija del Duque – Capítulo 40

  1. Khrystal MeL says:

    Ese Ray tan despistado!? Yo igual me pregunto si se dio o no cuenta
    Bueno no me esperaba nada más de ese inútil príncipe, no me sorprende
    Bueno ahora es tiempo de lilia de actuar de nuevo
    Gracias por el capítulo

  2. Aurora says:

    Muchas, muchas gracias por la traducción de esta novela, disfruté mucho de cada capítulo.
    La fortaleza de Lilia me encanta. Sobreponerse a algo como una ruptura en esa sociedad, aún con la ayuda de Sakura, no es algo para mirar en menos. Sobre todo, si quien la desprecia es de la realeza. Las apariencias son lo más importante en el círculo de la nobleza. Por suerte, tiene una familia que la quiere (aunque todos sean tan sunderes como ella) Estoy seguro de que ellos movieron los hilos para que su hija, hermana, no cayera en desgracia.
    Con respecto al Príncipe idiota, es bastante inepto si no se da cuenta por si mismo de algo tan obvio. Seguro pensó que como con Lilia no tuvo que hacer ningún trabajo, las cosas con Tina serían igual de sencillas. Pero no consideró que tanto el estatus como su manera de ser, salvaban a Lilia del acoso. Quien, en opinión mía, está pintada para el papel de Reina… ¡Derroquemos a ese Príncipe inútil! Tan inútil, extremadamente inútil.

    De nuevo, gracias por el capítulo 😘😘😘
    Esperaré ansiosa los siguientes.

    • Dany says:

      Gracias por el capitulo, pero la verdad no entiendo el porqué del bullying hacia será, si fuera a la otra chica sería entendíble, plebeya que se robo el amor del príncipe y todo eso pero… A alguien que no se gana nada haciéndole bullying? Bueno veremos cómo acaba eso, talves Kris también envío una carta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *