La poseída hija del Duque – Capítulo 44

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


—Lilia… ¿eres tú?

¡Sakura! ¿Qué debo hacer? ¡Huir parece ser la mejor opción aquí!

Sip. Cuando ves a una persona en pánico, es más fácil mantener la calma. Bueno, Lilia, ya está convencido, así que no tiene sentido correr ahora.

¡¿Entonces, qué debería hacer?!

La mente de Lilia estaba completamente agitada. Si la noticia de que la hija de un duque compraba en un lugar como este se hiciera pública, traería problemas a su familia. No le importaban las opiniones de extraños, pero cuando se trataba de su familia, le importaba un poco.

Lilia. Cálmate. Sí, respira hondo.

Siguiendo el consejo de Sakura, Lilia respiró hondo. Ray la miraba con curiosidad, pero a ella ya no le importaba.

Lilia, cálmate. Ray no reconoce a Lilia como “Lilliane Aldis”. Así que no hay necesidad de entrar en pánico todavía.

Las palabras de Sakura le hicieron recordar. Aunque no estaba completamente segura, Ray solo reconocía a Lilia como una dama noble de alto rango. Se consoló a sí misma de que el peor de los casos no había sucedido y le preguntó a Sakura qué debía hacer a continuación.

Confiemos en nuestro amigo en lugar de tratar de engañarlo precipitadamente. Ray es un niño inteligente, así que creo que puede adivinar en función de cómo se viste Lilia.

Bien… Lo entiendo.

Lilia se volvió hacia Ray y trató de recuperar el rumbo con una tos. Respondiendo a eso, Ray corrigió su postura. Se preguntó por qué, pero no le hizo caso y continuó hablando.

—Es bueno verte, Ray.

—¡Ah! ¡Pensé que eras Lilia! ¡Me sorprendió porque nunca pensé que me encontraría en un lugar como este!

Ray se adelantó con una amplia sonrisa. Parecía realmente contento de haber conocido a Lilia, y su alegría era honesta y sin pretensiones. Lilia pensó en cómo quería engañarlo antes y se sintió un poco culpable.

—Pero me sorprendió. Lilia es una noble de alto rango, ¿verdad? No pensé que personas como ellas vinieran a estos lugares.

Tan pronto como pronunció las palabras “noble de alto rango”, la gente de los alrededores lo miró con los ojos bien abiertos, así como a la persona con la que estaba hablando, Lilia. Cuando Lilia estaba tirando de su mejilla, las siguientes instrucciones vinieron de Sakura.

Salgamos de aquí, ahora mismo.

Lilia inmediatamente asintió con la cabeza, se dirigió hacia Ray y le tomó la mano. Ignorando al sorprendido Ray, Lilia rápidamente comenzó a caminar.

Apresuradamente, dejó ese lugar y después de que entraron en un callejón oscuro y estrecho entre los edificios, Lilia tomó un respiro.

—Ah, eso…

Le pareció escuchar la voz de Ray. Ahora que lo pensaba, lo arrastró hasta aquí sin decir nada. Cuando se dio vuelta para disculparse, Ray parecía arrepentido.

—Lo siento. Querías ocultar tu identidad…

Reaccionando a las palabras, los ojos de Lilia se abrieron un poco. Parecía haber adivinado firmemente las intenciones detrás de las acciones anteriores de Lilia. Su cabeza parecía estar funcionando bien. Al menos si alguien actuara con Lilia de manera similar, no habría podido calmar su indignación.

No, Ray no habría sido tan grosero como Lilia.

Sin embargo, creo que tus palabras en este momento fueron indudablemente extremadamente groseras para mí.

Lo estás imaginando, lo estás imaginando.

Suspirando a Sakura que se reía alegremente, Lilia se volvió hacia Ray, que miraba a Lilia con cierta ansiedad.

—La próxima vez es mejor estar más atento

Aunque fue un poco contundente, Ray sonrió y dijo que estaba aliviado.

—¿Para qué vino Lilia aquí?

Ante la pregunta de Ray, Lilia se quedó sin palabras. No sintió ninguna malicia por su parte, que estaba inclinando la cabeza con una sonrisa, pero aún se preguntaba si estaba bien responder con honestidad.

Creo que está bien dar una respuesta sincera. Este niño probablemente esté bien.

Siguiendo las instrucciones de Sakura, Lilia abrió la boca.

—Un amigo mío me regaló algunos dulces hace un tiempo. ¿Alguna vez has oído hablar del dorayaki?

—¡Sí! Está delicioso, ¿no? A mí también me gusta

Me pregunto por qué la sonrisa de Ray se ve tan deslumbrante. Se preguntó Lilia, incapaz de enfrentarlo directamente, por lo que apartó la mirada.

Qué sonrisa inofensiva… Mi corazón ligeramente corrupto se siente algo dolorido.

Ligeramente corrupto, te has dado cuenta, eh…

No quiero admitirlo, eh, pero incluso si quiero negarlo, no puedo.

—¡Ah, ya veo! Es por eso que viniste a comprarlo tú misma, ¿verdad? Porque querías comer más. Lillia es sorprendentemente una glotona…

Inmediatamente después de eso, la mano derecha de alguien agarró la cabeza de Ray. Lilia, con una “sonrisa” en su rostro, le preguntó al petrificado Ray:

—Lo siento. No pude escucharlo bien. Me pregunto, ¿qué estabas tratando de decir?

—Mmmm… Eso… ¡Bueno, tiene un sabor que te hace querer volver a comer! ¡Entiendo!

Ray se rio con una sonrisa de pánico, y Lilia se rio con una sonrisa empastada.

Da miedo.

Cállate. ¿De quién es la culpa? Definitivamente fue tu avaricia sin fin, ¿verdad?

Oh… no lo puedo refutar…

Satisfecha con el silencio de Sakura, Lilia soltó la cabeza de Ray. El Ray liberado tropezó dos o tres pasos hacia atrás y miró a Lilia con cautela. Sus ojos parecían estar ligeramente húmedos.

¿Fui demasiado lejos al enseñarle una lección?

—Lo siento. Pero, Ray, recuerda que hay cosas que puedes y no puedes decirle a las mujeres.

No, es Lilia quien se enfada con demasiada facilidad.

No tienes remordimiento…

¡Hiii! ¡Lo siento!

Aunque Lilia frunció el ceño ante las palabras de Sakura, Ray pensó que estaba dirigido hacia él y bajó la cabeza.

—¡Lo siento! Ciertamente no era una palabra adecuada para mujeres. Tendré cuidado.

—Eh, eh, eh… Está bien si lo entiendes.

Pobre cosa. Esto se convertiría en un trauma.

Lo siento. Dijo tras un silencio.

| Índice |

4 thoughts on “La poseída hija del Duque – Capítulo 44

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *