La poseída hija del Duque – Capítulo 46

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


Kris, al enterarse de que eran sus amigas, hizo una expresión de confusión y luego suspiró. Con una expresión comprensiva, susurró:

—Pero recomiendo que al menos se reúnan en otro lugar. Esto es demasiado conspicuo [1]. Esto puede dar lugar a algunos rumores desagradables.

—Oh, no tienes que preocuparte por eso. Es solo una cuestión de aplastar a las personas que difunden esos rumores.

No solo Kris, sino las mejillas de Tina también estaban llenas de felicidad por las palabras de Lilia. Quizás ella sabía que con el tipo de persona que era Lilia, realmente podría tomar medidas. Kris sacudió la cabeza e hizo una reverencia.

—Si eres consciente de eso, no diré nada más. Por favor, discúlpeme mientras me despido.

—Sí. Gracias, Kris.

Al decir eso, Lilia se rio con elegancia, después de lo cual, Kris le devolvió una sonrisa amarga y se alejó. Tina inclinó la cabeza con curiosidad después de despedirla.

—Era un rumor, pero escuché que Lilia y Kristal estaban en malos términos…

—Oh, eso no es cierto. Somos amigas de la infancia.

¿Eh?

¿Por qué estás sorprendida?

No, pensé que las dos no estabais en buenos términos la una con la otra. Asumí que tenías una relación tensa, pero no pensé que sería una amiga de la infancia.

Sakura murmuró esto con un rastro de sorpresa evidente en su tono. Lo que sorprendió no solo a Sakura sino también a Tina. Básicamente, solo podían conocer los asuntos internos de los aristócratas de clase alta a través de rumores. Entre los rumores, los rumores de la separación de Lilia y Kris eran bastante comunes.

Sin embargo, de hecho, su relación no era tensa. En la actualidad, debido a la escuela, tenían menos interacciones, pero antes de esto su relación era una en la que solían tomar té con frecuencia en las mansiones de los demás. A partir de ese momento, estaban acostumbradas a lanzarse palabras duras entre ellas, pero no era por malicia, sino que solo señalaban las deficiencias de los demás.

Sin embargo, debido a que se hablaban entre sí de manera informal y franca, otras personas a menudo pensaban que estaban discutiendo seriamente. Pero Lilia siempre pensó que su relación seguía siendo la misma.

—Oh, sí. Es hora de cenar. ¿Nos vamos?

Lilia, al recordarlo, aplaudió y comenzó a abrir el camino. Tina y las demás aún estaban estupefactas, pero la siguieron en silencio.

—Te diré una cosa.

Mientras caminaba, Lilia abrió la boca. Bajó la voz, pero aún podían escucharla las tres.

—Esta vez, Kris debe haberte reconocido como amiga mía. Si no estoy disponible cuando sucede algo, puedes contar con Kris. Incluso si se ve así, cuida muy bien a su propia gente.

¿Está bien?

Así es. Ella no muestra piedad con nadie que sea hostil, pero es amable con los que no lo son. Por eso la admiro.

Realmente no se puede juzgar a una persona por su apariencia.

Lilia caminó hacia el comedor mientras asentía a Sakura.

Cuando Lilia entró en el comedor, toda la sala se calmó. El ambiente se puso tenso, pero tan pronto como Tina y otras personas entraron, la tensión se disipó y todos volvieron a conversar. Lilia, perpleja, siguió a Tina, que comenzó a abrir el camino.

De repente, la mano se levantó en la esquina del comedor. Tina y otros parecían haberse dado cuenta y se volvieron hacia él. Y, unos seis estudiantes que habían terminado sus comidas dejaban sus asientos.

—Si no te importa, toma este asiento —dijo un estudiante con una sonrisa.

Frente a la aturdida Lilia, Tina se sentó en uno de los asientos vacíos, mientras ella le daba las gracias. Como sería malo demorarse, Aira y los demás que la seguían se sentaron.

—Entonces, señorita Liliane, discúlpenos

Los muchachos se inclinaron sonriendo y se alejaron. Los ojos de Lilia se abrieron con sorpresa ante esta reacción sin precedentes hacia ella.

¿Qué es esto?

Sí. Creo que es gracias a Tina y las demás, si me preguntas.

Sakura parecía tener una idea. Miró a Tina, pero ya había ido al mostrador con Aira a buscar la comida. Cuando miró a Katie, Katie se estremeció y tiró de la silla de manera descuidada.

—Ummmm… Por el momento, vamos a…

—Sí… disculpe.

Cuando tomó mi asiento, estaba al lado del asiento de Tina. Después de eso, cuando miró a Katie, ella frunció las cejas como si estuviera preocupada.

—Sin embargo, la semana pasada… Tina siguió hablando de la señorita Liliane.

—Eso es… Qué…

—Esto… ya ves… Decía cosas como: “La señorita Liliane es en realidad una persona muy amable y es muy buena conmigo. Sería bueno si nos hiciéramos amigas”. Eso es un tipo de cosas.

—Esa chica… decidiendo las cosas de un lado otra vez…

—Es solo porque es Tina, y nadie más. Por el contrario, si cualquier otra persona adopta una actitud similar a la de Tina, definitivamente sería reprendida.

Katie asintió y sonrió con ironía.

—Todos lo saben. Tina es especialmente única en su clase. Es por eso que estábamos tratando de hacer que sea más fácil para ambas pasar tiempo y que ella regrese con comodidad.

Las dos la estáis tratando completamente como una mascota. Bueno, si no está roto, no lo arregles.

Aunque admito que es conveniente así, no puedo decir que me sienta bien por eso. Oh bueno, usémoslo.

Está bien si puedo proteger a Tina y Alisa por ahora. Para ser honesta, no tengo interés en nadie más. Bueno, si estoy siendo honesta, me pregunto si Aira y Katie, quienes afirman que Tina es su mejor amiga, también son personas a las que debo proteger. Pensó Lilia para sí misma.

Cuando ese pensamiento cruzó por su mente, Lilia se congeló. Katie inclinó la cabeza hacia Lilia, que había dejado de moverse repentinamente, pero Lilia simplemente jugó con una sonrisa amistosa.

¿Proteger? ¿Yo, a Tina? Tina no es mi doncella, ¿verdad? ¿Entonces por qué? ¿Porque somos amigas?

Estos pensamientos seguían girando en su mente. Sus propios pensamientos la desconcertaron. Duró hasta que Tina y las demás regresaron, pero Sakura comenzó a hacer un escándalo frente a la comida, por lo que los pensamientos cambiantes se interrumpieron.

♦ ♦ ♦

Mientras Lilia estaba comiendo la comida, Sakura estaba disfrutando el sabor. A diferencia del comedor de la cafetería para aristócratas de alto rango, el comedor de este lado era muy nostálgico porque había muchas cosas similares a la comida de su ciudad natal.

Sakura estaba inmersa en la felicidad, recordando el estado de Lilia antes, y sonreía naturalmente.

Al principio, pensó que no era posible cambiarla, pero parecía haber cambiado poco a poco. Lilia veía a Tina y Alisa como los objetivos a proteger. Alisa, que era su criada y su aliada, y Tina, que fue la primera persona en convertirse en su amiga. Estaba sinceramente feliz con el cambio.

Está bien. Está bien quedarse a este ritmo. Este ritmo está bien.

Jejeje.

Sakura se rio alegremente y lo disfrutó.


[1]: Conspicuo: Notable, distinguido, ilustre

| Índice |

2 thoughts on “La poseída hija del Duque – Capítulo 46

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *