La Princesa derriba banderas – Capítulo 22: La lucha de los magos (2)


[Theo Eilenberg]

La velocidad de la carreta se había reducido a medida que subía la pendiente, pero ha comenzado a aumentar de nuevo. Parece que hemos cruzado un paso.

Con el sonido de las ruedas como si hubieran sido música siendo sacudida, pensé de nuevo en las palabras del comandante.

Cuando Lutz y yo asentimos con la cabeza en respuesta a la solicitud de ayuda del príncipe, sin un tono de vacilación, el comandante sacó un papel doblado y abrió el viejo pergamino, mostrando un mapa.

Al norte del Reino de Nayvel, había un cinturón de montañas escarpadas, una frontera natural con cuatro reinos agrupados a su alrededor.

La ruta de escape más corta de nuestro reino a Sckellz requiere cruzar una montaña, había dicho.

Cualquiera que sea la ruta tomada por Niklas, era imposible escapar sin la ayuda de un reino vecino, pero si pasaba por los caminos de montaña, él podía reducir los viajes al mínimo

En comparación con las carreteras en la llanura abierta, también había menos peligro de ser descubierto. Sin embargo, debido a que no había medios de escape, la probabilidad de que usara una ruta desconocida no estaba fuera de discusión.

Ahí es donde hago mi aparición, la profesora canalizó.

Dejó caer tres piedras mágicas en las palmas de Lutz. Las cuales le permitieron disparar bolas de fuego, así que después de que él pusiera una muestra adecuada de resistencia y fuera golpeado, él debía apuntar al cielo.

Si estábamos en un camino de montaña, hacerlo después de haber empezado a subir durante una hora. Si estuviéramos en la carretera, entonces cuando pasáramos por una ciudad. Es más probable que la vista se nos obstruya, así que tendríamos que depender de los sonidos del ambiente y la superficie de la tierra para hacer nuestros juicios.

Para hacer que nuestros enemigos bajarán la guardia, nos enseñaron cómo usar armas visibles, de modo que cuando llege el momento de actuar, absolutamente no haríamos uso de la magia.

Por esa razón, a Lutz se le confiaron las piedras mágicas con un atributo al que no tenía ninguna afinidad. Me advirtieron que no me uniera por precaución.

Incluso cuando estábamos restringidos dentro del castillo, la razón por la que no hicimos una gran pelea fue para engañar a nuestros colegas para que creyeran que mientras estuviéramos con el collar, nuestros poderes serían suprimidos.

¿El fruto de nuestros esfuerzos? Se dieron por vencidos de llevar a la princesa junto con nosotros. Si hubiéramos dos de nosotros, creerían que sería fácil  controlarnos mutuamente con el otro.

Con Su Alteza Real pegándose a la princesa, no habría sido posible para ellos llegar a ella en primer lugar. No había lugar más seguro en todo el reino que la habitación de la princesa en este momento.

Su Alteza Real había prometido que nunca dejaría que le sucediera nada.

Por eso haremos todo lo que podamos por nuestro lado. Vamos a luchar. Lucharemos.

Volveremos. A donde ella nos espera.

—…

Un escalofrío.

Algo frío me tocó la muñeca.

Por detrás, Lutz había creado una pequeña espada de hielo y la había deslizado entre mi mano y las cuerdas. Mantuve la hoja en la palma de la mano como estaba, y la deslice hacia arriba y hacia abajo. Fingí cambiar la dirección a la que mi cuerpo estaba mirando y corte las cuerdas en mi pie, luego reuní el calor en mi mano y vaporizó el hielo.

Todo lo que quedaba por hacer era esperar.

Si hubiéramos viajado por la carretera, los caballos habrían sido cambiados por otros nuevos en las ciudades a lo largo del camino. Al optar por ir por la ruta más corta, se habían visto obligados a utilizar los mismos.

Los caballos ya estaban en sus límite, pero ni siquiera se les permitió un respiro. Supuse que pronto íbamos a encontrarnos con otros.

Si los hombres que esperaban cerca de la frontera nacional entre los Reinos de  Sckellz y Vint fueron contratados, entonces podríamos necesitar marchar hasta el castillo.

Yo quería evitar eso. Cuanto más nos acercamos al Capitolio*1, más bajas eran nuestras posibilidades de escapar.

Pero aún no había nada seguro.

Ese rey había hecho grandes esfuerzos con el fin de obtener sus juguetes, nosotros. ¿Realmente nos dejaría en manos de tipos cuya lealtad ni siquiera puede ser asegurada?

Además de eso, después de pasar por dos reinos, podría haber pronosticado que no sería una tarea fácil avanzar con tantos en la retaguardia, por lo que probablemente enviaría a hombres en los que confiar … por ejemplo, una fuerza bajo su control directo.

¿Fueron mis pensamientos demasiado simples?

—No pasará mucho tiempo—susurró Niklas.

—…

Elevando la cubierta, entrecerró los ojos en el paisaje que pasaba.

—Finalmente, lo que he estado esperando comenzará. Puedo decir adiós a la vida de ser avergonzado detrás de mi espalda por mi pobreza y de mi familia sosteniendo el título de conde en nombre solamente.

No vi evidencia de culpa ni remordimiento en la luz que emanaba de sus ojos. Adecuado a la escena de un joven abrazando la esperanza de una vida completamente nueva en sus brillantes ojos; Era bastante extraño de contemplar.

—Desalmado—murmuró Lutz con voz fría.

—¿Qué?

Desafortunadamente, Niklas lo oyó. Pero incluso con el hombre que lo miraba, Lutz no se estremeció, y miró al hombre con los ojos lo suficientemente fríos como para emparejar su voz.

—Eres inhumano.

—Hah. ¿Qué estás tratando de decir? El demonio aquí sería tu, ¿no? Lutz Eilenberg.

—Y tú también. Estás traicionando a todo el mundo y tirando todo lo que has tenido. Su patria, su rey, su familia y amigos. Sin una pizca de remordimiento, ni conciencia digna de mención. Tal persona ya no puede ser llamada “humana”, ¿no?

—…

Silenciosamente, Niklas le dio una patada a Lutz en el hombro.

—¡…!

Lutz gimió de dolor.

Sin emoción, Niklas pisó la cabeza de Lutz.

—Que ridículo. ¿Crees que califican para ser llamados familiares y amigos? Son sólo la basura que me retiene, la basura que no reconoce mi superioridad. Pero…

Él llevó la planta de su pie hacia abajo con aún más fuerza mientras sus quejas entraron en erupción. En el espacio vacío de sus ojos, su expresión se volvió cada vez más errática.

—…¿Qué estabas diciendo? El unico que deberia decir que no tiene un lugar al cual pertenecer eres tú mismo ¿No es así?

Patético, dijo con una sonrisa. ¿Duele? Te mereces elogios por no retroceder, pero ¿quién fue lo que me enfureció?

Su mano se posó sobre la espada que colgaba de su cintura.

Niklas no nos mataría, pero esto se veía muy mal. ¿Qué debo hacer? ¿Cómo puedo detenerlo?

No podía permitirme el lujo de usar magia. ¿Si lo empujara con mi cuerpo, desviará su atención hacia mí?

Intenté desesperadamente levantarme, y ahí es cuando …

*¡CHILLIDO!*

La carreta se sacudió violentamente, deteniéndose.

Parece que llegamos al punto de entrega.

—Has escapado por un pelo—dijo Niklas, irritado, soltando la mano de su espada. Al levantar la cubierta, salió.

Al ver su espalda en retirada, mi fuerza se agotó, y dejé escapar un largo suspiro.

—Lutz. Es necesario que te enfries.

—Me estaba cabreando …

—¿Cuantos años tienes?

Lutz se dio la vuelta, sin intención de reflexionar sobre su acción. Mocoso estúpido

—¡Fuera!

Justo después de terminar nuestra conversación, muchachos vestidos completamente de negro se subieron a bordo y nos maldijeron, aparentemente listos para arrancarnos de la carreta.

El área todavía estaba débilmente iluminada, pero el amanecer debía de estar cerca porque el cielo oriental estaba empezando a brillar. Debíamos de estar cerca del pie de las montañas, ya que estábamos rodeados de árboles, sin una vista despejada.

Después de que confirmé nuestro entorno, los sujetos nos empujaron por detrás.

—Así que estás aquí. Mi rey te ha estado esperando.

Un hombre poderoso estaba esperando.

Era un caballero en un espléndido caballo de batalla, vestido enteramente con armadura. Debe haber habido diez de ellos.

A propósito, es un reino más conocido por su sed de guerra, todo el mundo reunido parecía muy fuerte. Sin embargo, su excelencia no parece haberse extendido a sus cerebros. Parecían del tipo que cortaba la oposición con la fuerza.

Bueno, si sus cabezas funcionaban correctamente, no habrían jurado lealtad a ese chiflado rey, ¿verdad?. La nación y aquellos que hicieron su sustento dentro de ella nunca miraron atrás en sus acciones, sólo eligieron centrarse en expandir su territorio cuando deberían haber reemplazado inmediatamente a un rey tan tonto.

—Ven.

Con los sujetos de pie a ambos lados, me agarraron por los brazos.

Lutz fue igualmente restringido.

En ese segundo.

—¡No se mueva!

Una voz severa resonó en el área.

Al oír esa voz, aparecieron simultáneamente los que habían estado ocultos.

Soldados con espadas y arcos listos rodearon toda la zona. ¡¿Desde cuando?! Y la se extendieron a través de los soldados de Sckellz.

—Este es el dominio de nuestro reino. No se te perdonará la invasión.

—¡¡Absurdo!! ¿Por qué es el Reino de Vint…?—Niklas chisporroteo de sorpresa, con todo el color drenandose de su rostro.

De hecho, la bandera levantada por los soldados circundantes no pertenecía al Reino de Nayvel sino a su vecino, el Reino de Vint.

Además, estos hombres blindados no eran guardias fronterizos, sino caballeros de la propia Orden de la ciudad real.

El hombre quien era probablemente su comandante, volvió su aguda mirada hacia nosotros, pero habló con el niño bajo su guardia que estaba detrás de él.

—Su Alteza, me disculpo profundamente por haberte involucrado en esto.

—No. El único que injustamente te hizo marchar fuera, fui yo.

La apariencia divina del muchacho a quien se refieren como Su Alteza, parecía un ángel pintado que cobró vida de una pintura religiosa. Con el cabello dorado que parecía haber sido hecho hilado fuera de la luz del sol, y los ojos azules, solo por su apariencia este chico y la princesa eran como dos gotas de agua. Sin embargo, los aires que emitieron eran completamente diferentes.

El azul de sus ojos se parecía al mar profundo, y algo terrible y desconocido acechaba en el fondo.

—No puedes pasar por alto las acciones de estos hombres insolentes que se atreverían a pisotear el dominio de otros reinos. No se preocupe, y por favor, cumpla con sus deberes. Parece que los dos chicos están atados. Por favor, cuídalos.

Este joven muchacho que hablaba con tal compostura increíble, había salido a estudiar al reino vecino, el Segundo Príncipe del Reino Nayvel – Johan von Werfald.

—No puede, esto es … ridículo—dijo Niklas con consternación ante la presencia de un personaje que nunca debería haber estado en un lugar como éste.

Con los ojos bien abiertos en estado de shock, una franja de sudor se deslizó por el costado de su cara. La mano que sostenía la empuñadura de su espada temblaba incontrolablemente.

Niklas se retiró con pasos inestables y tropezó con la raíz de un árbol.

Sus ojos se reunieron cuando tropezó, y el Príncipe Johan entrecerró sus ojos mirándolo a él con sospecha. Lo que sea que él estaba pensando, sostuvo su barbilla en sus dedos y los segundos pasaron sin una palabra.

Y luego, después de parpadear varias veces, dijo: Ahh.

—Niklas.

—¡!

—Su Alteza, ¿lo conoces …?

—Niklas von Buelow. Un caballero real de mi reino … Niklas, ¿por qué estás aquí?

—…

Con esos ojos azules que parecían ver a través de todo lo que había en él, Niklas tragó saliva.

Estaba buscando desesperadamente una excusa, ¿pero me pregunto si ya se había dado cuenta?

Que no importaba lo que hiciera, ya estaba en jaque mate.

¿Cómo se estaba llevando a cabo un ejercicio militar con tan perfecta sincronía, y para duplicar el milagro, el Segundo Príncipe de Nayvel estaba incluso en el mismo campamento?

De todas las rutas que él pudo haber tomado, para que Niklas expresamente eligiera esta ruta. Y que los caballeros de Vint tuvieran tiempo de ocultarse en el lugar, incluso antes de la llegada de los soldados de Sckellz. Era como si se hubiera hecho un milagro.

Todo según el plan.

Niklas había interpretado sin saberlo, todo de acuerdo con el guión, manipulado tanto por el príncipe que custodiaba a su hermana pequeña dentro del castillo, como por el príncipe que estaba ante él ahora.

—El color de esos muchachos … Se asemejan a los niños magos que mi hermano escribió en su carta.

—…

—¿Por qué los has atado? ¿Por qué estás con nuestros enemigos? ¡Contéstame, Niklas von Buelow!

Impulsados aún más por los términos de Su Alteza, los hombros de Niklas se sacudieron de sorpresa.

Con los ojos ardiendo de desesperación, los echó abajo.. Temblando como un niño que recibe un regaño, se mordió el labio inferior.

—…arriba.

—¿Así que has sido reducido a convertirse en traidor de tu reino? ¡Tú, el heredero de la familia de un conde con herencia orgullosa!—Dijo el príncipe con desprecio.

—¡Cállate!—gritó Niklas—¡¡Cállate, cállate, cállate!!

Él negó con la cabeza una vez, como para librarse del diablo, y agarró a Lutz que estaba de pie junto a él.

—!

Su espada se liberó con un balanceo salvaje, y presionó la hoja contra el cuello de Lutz.

—¡Bastardo!

¡No te muevas! ¿A menos que estés bien con lo que le pueda pasar a este mocoso?— Niklas gritó, con una respiración áspera.

Gruñendo como un perro amenazador, miró a su alrededor.

—¡Tú también vienes!

Imitando a Niklas, el soldado de Sckellz me agarró del brazo. También presionó su espada contra mi cuello, luego me empujó delante de Su Alteza y de los demás.

—Si no quieres arrepentirte de lo que le pase a estos chicos, ¡no te acerques más!

Qué línea típica de un villano.

Estaba tan disgustado que no pude evitar suspirar, pero sabía lo grave que era la situación, así que mantuve la cara en blanco. Por otro lado, mi amigo no podía percibir el estado de ánimo en absoluto.

—¡Eres tan ruidoso! No necesitas gritar en mis oídos—él con indiferencia dijo mientras se tapaba las orejas, con el rostro retorcido de disgusto.

No pude reprimir una sonrisa irónica con Lutz, que tan suavemente mostraba sus manos desatadas.

—¡Eres …!

—¿No eres un poco estúpido? Obviamente ya no estamos hechos para convertirnos en rehenes.

¡Ay de mí!, él suspiró, encogiéndose de hombros teatralmente con una exageración de decepción, y mirando al suelo.

Me dio un guiño lento. Una vez que su ojo estaba abierto de nuevo, había cambiado de su indigo habitual a un gris plateado.

Un sonido hueco atravesó el aire cuando la espada de Niklas fue enviada volando.

—¿¡Qué…!?

En el momento en que Lutz golpeó fuertemente el suelo, algo parecido a una espesa niebla se extendió desde debajo de él, congelando los pies de Niklas y su grupo en un instante.

—¿¡Cómo puedes usar… !? ¿¡No fue suprimido!?

—¿Oh, esto?—preguntó Lutz, señalando la cosa que le rodeaba el cuello. Utilizando un dedo para liberar el cierre, se deshizo fácilmente y cayó al suelo—Como puedes ver, es una falsificación.

Él sonrió inocentemente, pero con el golpe de su mano, innumerables fragmentos de hielo se materializaron, derrumbándose sobre los sujetos.

—¡¡¡Uwahhhh!!!

Lutz parecía estar actuando en un ataque de violencia para desahogar su ira. Le di una sola mirada, y suspiré largamente.

—No hagas estragos antes sin mi.

Con todas mis fuerzas, arranqué las cuerdas, quemando sus restos con las llamas que había reunido en la palma de mis manos.

—¡EEEEKK!

El hombre que me sostiene me empujó lejos de él para crear cierta distancia entre nosotros.

Refinando el aire circundante, dejé que la llama que había encendido se extendiera. Mirando las llamas azules ardiendo en mis manos, los sujetos gritaron.

—¡¡¡So-son … monstruos … !!!

Al reaccionar ante las palabras de los hombres pálidos y temblorosos, Lutz y yo nos miramos al mismo tiempo.

Con miradas frías, les escupimos nuestras respuestas.

—¿Monstruos? Demasiado tarde para darse cuenta de eso ahora.

—Estos monstruos eran codiciados, ¿no? Por tu Maestro.


Capitolio*1: Edificio monumental, generalmente situado en un lugar elevado, que suele estar destinado a ser sede parlamentaria o administrativa de una nación.

♥ ❤ ♥

                

| Índice |

5 thoughts on “La Princesa derriba banderas – Capítulo 22: La lucha de los magos (2)

  1. rodri says:

    esto esta tan bueno que hasta olvide que la trama principal deberia centrarse o partir mas adelante con la aparicion de la heroina… muchas gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *