La Princesa derriba banderas – Capítulo 72: La conversación de la princesa reencarnada

Traducido por Raine

Editado por Sakuya


Pelar las cáscaras de patata y cortarlas por la mitad. Repetí los pasos una y otra vez hasta que levanté la cara y me encontré con los ojos de Paul.

¿Por qué me estás mirando? ¿Hay algo en mi cara? Ladeé la cabeza.

—Estás acostumbrada a esto. Eso es sorprendente —Paul colocó sus manos sobre su barbilla y murmuró con admiración.

Eh… ¿es así? Dije que lo haría. Yo nunca haría una promesa que no pueda cumplir.

Tal vez mi expresión lo mostró porque Paul rápidamente agitó su mano en negación.

— ¡No dudaba de ti! Es solo que pensé que no estarías acostumbrada.

— ¿Es porque soy una niña?

—Nada como eso. Hay muchas chicas de tu edad entrenando para ser novias o ayudar a sus madres. Así que pensé que serías la esposa ideal.

— ¡¡!!

Me sorprendió. Todo mi cuerpo saltó como si la electricidad lo atravesara.

Aunque esa fue una respuesta normal, me reí de mí misma por haberlo entendido mal por un segundo. Paul no se ha dado cuenta en absoluto.

— ¿Por qué… por qué piensas eso?

Mi cabello y mi vestido imitan al de las chicas del mercado. También tengo cuidado de no hablar demasiado cortésmente… sin embargo, dado que la persona ya es bastante tosca, no me preocuparía tanto por eso.

—Tú eres… ¿cómo debo decirlo? Tienes una expresión gentil. Incluso tu actitud es amable.

Esa fue la primera vez que alguien me dijo eso.

¡Sé que estás feliz, pero no te alegres! Me regañé.

—Y también, tus manos son perfectas. Por eso asumí que eras una chica rica de algún lugar que nunca ha hecho trabajo duro en su vida.

¡Manos! ¡Son las manos!

Ciertamente, no hago tareas laborales en absoluto. Cuando estoy de humor, uso la cocina, pero eso es solo una o dos veces al mes como máximo. Regar los invernaderos tampoco te pondrá las manos callosas. Y, además, incluso si se ponen un poco ásperas, las criadas probablemente las pulirán hasta que vuelvan a ser suaves nuevamente.

—Pero no importa cuán de clase alta sean, seguramente no podrán pelar papas.

Paul sonrió con una gran sonrisa mientras mi cara se puso rígida. El sudor frío goteó por mi rostro mientras forzaba una risa seca.

—Es sorprendente pensar que, una damita linda como tú, podría tener una fuerza a tener en cuenta. ¡Mira lo delgada que es la piel de la papa! Es perfecta. —Kurt recogió la piel que peleé recientemente y sus ojos brillaron con un brillo extraño.

Estoy feliz de haber sido alabada, pero me da miedo decir algo a cambio.

Después de eso, Klaus me miró como si reconociera algo y asintió con una sonrisa.

¿Por qué estás actuando como si fueras un abuelo orgulloso de que su nieta fuera elogiada? ¡No es nada de eso! ¡¿Puedes leer el estado de ánimo por una vez en tu vida?!

Mientras miraba a la escolta cuya gruesa cabeza no podía entender, deseé que alguien cambiara el tema ya. Justo en ese momento, las puertas de la cocina se abrieron de golpe y el Sr. Yang regresó, cargando productos en sus manos.

— ¡Chicos, no se desvíen con la damita mientras están de servicio! —El Sr. Yang los regañó y los dos regresaron rápidamente a su trabajo. Aunque Paul es responsable de la cocina, la jerarquía real parece ser un poco diferente.

Bueno, de todos modos, el tema se desvió y me salvé.

— ¡Mary!

— ¿Eh?

Cuando toqué mi pecho con alivio, la voz de una mujer me llamó y mis ojos se abrieron de par en par.

— ¿Estuviste aquí todo este tiempo? ¡No es de extrañar que no pudiera encontrarte!

— ¡Señorita Bianca!

Siguiendo al Sr. Yang, fue la señorita Bianca quien entró en la cocina. Parecían haberse encontrado en medio de regreso del almacén. Había oído que la señorita Bianca me estaba buscando.

—Estaba preocupada ya que de repente desapareciste.

—Lo siento.

—Oh no, no hay necesidad de que te disculpes. Simplemente quería verte, así que te busqué por mi propia cuenta de todos modos. Y me llevó bastante tiempo cambiarme, ya ves. —La señorita Bianca sonrió al decirlo. Ciertamente, su ropa es diferente de cuando estaba abordando el barco.

Hasta hace un tiempo, era un elegante vestido azul oscuro, pero ahora lleva una camisa de cáñamo y un chaleco marrón junto con una combinación de pantalón negro y botas. Su ondulado y rico cabello negro, estaba atado detrás de su cabeza.

—Esa ropa…

No importa cómo lo mires, esa es la ropa de un hombre.

Una mujer hermosa que se viste como hombre. A primera vista puede parecer apagado, pero…

— ¿Me queda bien?

—Sí, mucho.

Más bien, le quedaba tan bien que da miedo.

Nunca he visto a la señorita Bianca vestida de hombre, ni siquiera en el juego. Ella se ve genial y digna. Esto podría activar un interruptor extraño dentro de mí…

Mientras dejaba volar mi imaginación por las escaleras de la degeneración, los brillantes labios de la señorita Bianca se curvaron en un arco.

—Gracias. Estoy feliz de que hayas sido tú quien lo haya dicho.

Una sonrisa terriblemente genial se dirigió a mí y golpeó mi salud mental. Pero pronto, ya no pude apreciar su sonrisa, porque Klaus se interpuso entre la señorita Bianca y yo.

— ¿Qué significa esto? —La voz de la señorita Bianca cambió a un tono bajo y duro.

— ¿Qué quieres decir? —La voz opuesta de Klaus también es áspera.

El aire dentro de la habitación cayó unos pocos grados. Me froté los brazos para mantenerme caliente.

—Te pido que te apartes de mí y de Mary. Estás en el camino.

—Nadie te pidió que vinieras y todavía estás aquí. Eso es bastante egoísta de tu parte. ¿Quién está realmente en el camino aquí?

—Esa es mi línea.

—Esta es una cocina, no es un lugar para alguien que ni siquiera puede ayudar.

Mira quien habla. Quería replicar, pero mi boca no se abrió. Fui yo quien le dijo a Klaus que se quedara quieto después de todo. Sin embargo, eso tampoco es algo que uno deba decir después de solo ver trabajar a otras personas.

—Solo tengo que ayudar, ¿verdad? —Con un resoplido, la señorita Bianca declaró en voz alta.

—Mary está pelando las papas.

La señorita Bianca empujó a Klaus y se acercó a mí. Mirando mi mano, ella tomó una papa y miró a Paul.

—Hola marinero, ¿te importa si te ayudo?

—Ah… claro. Me alegraría que una señora tan bella nos ayudara —Paul, que observaba el intercambio entre Klaus y la señorita Bianca, asintió desesperadamente.

Su sonrisa era hinchada, pero la señorita Bianca no le prestó atención, tomó una silla cercana y se sentó en silencio a mi lado.

—No soy muy buena cocinando, pero haré lo mejor que pueda. ¡Buena suerte, Mary!

Incluso la señorita Bianca, que es capaz de muchas cosas, puede ser tan humilde en momentos como estos.

Hubo un tiempo en que pensé así.

Nos sentamos al lado de una bañera para pelar las papas, y solo tres segundos después, un eco salió de la bañera. Mis ojos estaban muy abiertos: mirando hacia adentro, uno puede ver una papa cortada por la mitad rodando en la parte inferior. Supongo que probablemente se resbaló de su mano y se cayó.

Cuando lo pensé, se arrojó un cuarto de papa en ese momento. Detuve mis manos y recogí el cuarto de papa. Mi mente se puso en blanco.

Eso es raro. ¿No me pidieron pelar las papas? Tal vez escuché mal y se suponía que debía cortarlas. Eso tiene que ser.

Mientras mis pensamientos se dirigían a una tierra lejana, un octavo de papa que cayó en la bañera me trajo de vuelta a la realidad.

— ¿S-señorita Bianca?

— ¿Hm?

A diferencia de mí, que estaba en pánico frenético, la señorita Bianca solo inclinó un poco la cabeza. Se veía muy linda. Sin embargo, lo que tiene en sus manos… mis ojos estaban fijos en un pequeño pedazo de papa.

Está picando la papa en lugar de pelarla.

—Esa papa… —Mientras luchaba por las palabras, la papa se cortó aún más por la mitad.

— ¡La he pelado! —La señorita Bianca declaró con una gran sonrisa mientras sostenía la papa que ahora tiene el tamaño de un dado.

Después de mirarla con una mirada comprensiva, le di una cálida sonrisa.

—Señorita Bianca. Puedes, por favor, ¿dejarme el resto?

— ¿Eh? ¿Pero por qué?

—Me encanta pelar papas, me encanta tanto hacerlo que podría morir. Me encanta pelar tanto que no es una exageración llamarlo un hobby. ¡Anhelo pelar tanto que no podría soportar que otros me roben la oportunidad de pelar!

Así que por favor. Solo quédate ahí.

¿Te ha impactado tanto mi expresión que te hizo forzar una carcajada?

No estaba segura de si realmente lo pensó cuando se puso de pie, pero la señorita Bianca asintió como si supiera que la estaba haciendo a un lado.


Raine
<Mientras dejaba volar mi imaginación por las escaleras de la degeneración>... No sé ustedes, ¡yo no quiero saber qué tantos niveles tiene esa escalera!

| Índice |

One thought on “La Princesa derriba banderas – Capítulo 72: La conversación de la princesa reencarnada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *