Mi hermana, la heroína – Capítulo 79

Traducido por Sharon

Editado por Tanuki


Abrí mis ojos.

Tan pronto como lo hice me volví consciente de mis alrededores. Abrí mis ojos desde mi sueño hacia el mundo real. Con eso, ya olvidé lo que estaba soñando.

Mirando el techo de mi cama, parpadeé varias veces somnolienta.

La luz del Sol entrando por la ventana era radiante. Es de mañana. Soy de levantarme temprano, pero mi cabeza siempre está confundida en los primeros momentos. Con mis pensamientos poniéndose en orden, puedo relajarme en la cama sin mi usual impaciencia.

Sólo yací allí, sin estar completamente en la realidad por varios segundos, para finalmente despertarme del todo.

—El Sol está arriba…

Murmurando mientras salía de la cama, me estiré. Se siente bien mover el cuerpo que se volvió pesado después de dormir, pero no se deshace de toda la somnolencia.

Una vez terminé con mis preparativos matutino, la sirvienta me llamó para asegurarse que estuviera despierta.

—Buenos días, Señorita. Déjeme ayudarle a vestirse.

—Mmm… Buenos días.

Usando el agua preparada en una jarra con agua, lavé mi rostro con un pañuelo. Aunque me siento refrescada, el sueño sigue aferrándose a mí. El último rastro de somnolencia no me abandona.

Esta persistencia es molesta, pero siempre fue así. Ya sé lo que necesito hacer.

—Cabello… Primero necesito… Arreglar mi cabello…

—Sí, sí, estoy en ello.

La sirvienta me sentó en una silla para cepillar mi cabello. Un poco más y estaré lista para despertar por completo.

—Tu cabello de recién levantada es igual al de siempre. Tiene una mente por su cuenta, todos los días es un desafío arreglarlo.

—¿En serio?

—Sí… Ahaha, eres una verdadera señorita.

—Mmm, ¿lo soy?

Cepillando mi pelo, la sirvienta tenía una pequeña sonrisa en su rostro mientras parecía disfrutar de mis respuestas medio dormida.

Mi cabello es salvaje. Especialmente a la primera hora de la mañana. La sirvienta que hace esto todos los días es mucho mejor que yo en esto.

Se siente bien que me estén peinando. Disfrutando en secreto de este lujo, me saqué la somnolencia restante al hablar con la sirvienta.

—¿Qué planes tengo para hoy?

—Sí. Me pidieron llevarle al estudio del Maestro antes del desayuno.

—¿Padre? Me pregunto por qué.

—No me dijeron nada más que eso… Ah, Señorita, ¿qué vestido debería usar hoy?

—Hmm, dame un segundo para elegir.

Mientras verificaba mi horario mi cerebro comenzó a acelerar. Todos los pensamientos dispersos en mi mente se volvieron claros. Para el tiempo en que terminé de cambiarme, ya soy mi yo perfecto de siempre.

—Muy bien, ¡primero vamos a despertar a Mishuli!

—Por supuesto.

Ante mi anuncio usual, la sirvienta mostró una sonrisa amarga mientras se inclinaba.

Despertar a Mishuli es parte de mi rutina diaria.

O mejor dicho, me despierto un poco más temprano sólo para poder despertarla. Entré a su cuarto en silencio para poder ver su rostro mientras duerme.

Su cara durmiendo es exactamente igual a un ángel. Su cabello dorado está esparcido en ondas, y sus mejillas lucen tan suaves que quiero tocarlas.

Este pequeño momento donde puedo monopolizarla es mi privilegio como su hermana.

—¡Mi hermana menor es la más linda!

—… Mm.

Nunca me cansaré de ver el rostro de mi angelical hermana.

Como sigue durmiendo, es obvio que no puede oírme, pero aun así reacciona a mis palabras. Bueno, por lo menos esos son mis vergonzosos pensamientos.

Aunque ella es muy linda de esta forma, es tiempo de despertarla. Sacudí su hombro ligeramente.

—Mishuli, es de mañana.

—… Mmm.

El brillo en sus ojos cuando se despierta es lo más hermoso del mundo.

Mirándome con esos ojos, Mishuli me abrazó con una risa feliz.

—… Es mi hermana.

—Sip. Soy yo.

—Ehehe…

Pretendiendo estar dormida, Mishuli se cuelga de mí como una niña mimada. Aunque está creciendo, en las mañanas siempre actúa así. Lo entiendo porque yo también actúo diferente en las mañanas. Así que sólo en estos momentos no me preocupo sobre mantener la distancia y sólo la mimo tanto como pueda.

De esta forma, el tiempo que paso con ella antes de que se despierte no es mucho.

—Buenos días, hermana…

—Mm. Buenos días, Mishuli.

Ella me saludó con una sonrisa desde mis brazos.

—Vamos a levantarte y alistarte, ¿sí?

—¿Harás mi cabello?

—Por supuesto. Bueno, con algo de ayuda de la sirvienta. Después de todo, es divertido jugar con tu cabello suave.

—Ehehe, yo también disfruto cuando lo haces… Un día espero poder cepillar tu cabello, hermana.

—Creo que podrías estar exagerando, pero… ¿por qué no lo intentas hoy?

—¡¿Puedo?!

—U-Uh, bueno, por supuesto. No necesitas asombrarte tanto.

Mientras cepillo con cuidado el cabello de Mishuli, me sentí confundida por su entusiasmo. ¿Qué listón debería usar hoy?

Pensando cosas como esta, intenté imaginarme un peinado que le quede bien a esta linda hermana menor mía.

No tengo mucho tiempo antes de entrar a la Academia, después de todo.

De esta forma, como siempre, nosotras nos mimamos entre sí.

Y el día pasa como siempre.

Despierte a mi amada hermana, desayunamos pacíficamente, y entonces recordé la convocatoria de Padre, así que me dirigí a su estudio.

Probablemente está relacionada con el momento en que iré a la Academia. Si es así, no es nada importante, así que no necesito preparame para enfrentarlo demasiado.

—Una vez que se gradúe de la Academia, Mishuli entrará a un Monasterio.

Padre mostró sus colmillos.


Sharon
¡¿QUÉ?!
Tanuki
¡¿KHE?!

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *