Mi hermana, la heroína – Capítulo 99

Traducido por Sharon

Editado por Tanuki


Esto no está bien.

Mientras caminaba por el corredor, mi pecho no podía contener la irritación que aumentaba.

Por los últimos tres años estuve matándome a mí misma cada día.

Paré el contacto con Mishuli, me forcé aunque sólo quería disculparme, contuve mi amor por Mishuli. Todo para vivir esta vida egoístamente.

Puede haber parecido divertida, pero sólo fue una compensación por alejarme de Mishuli.

Y el resultado fue la traición de las personas más cercanas a mí.

No, no fue una traición o algún sinónimo. Objetivamente ellas no deseaban ningún mal, pero una traición es una traición. Establecieron un club de fans y nunca me pidieron permiso. Si hubiera sabido de antemano, nunca lo hubiera permitido.

En primer lugar, ¿por qué las personas se unen a algo como eso? Mi comportamiento debería haber sido, para la hija de un Duque, completamente inaceptable.

¿Fue Catalina? ¿Manipuló mi imagen pública?

—Maldición. ¡No seas tan eficiente en algo tan estúpido, honestamente…!

Ante las preguntas en mi cabeza que circulaban y peleaban, no pude mantenerme tranquila.

Cuando verifiqué, esas dos dejaron la Academia bajo excusas plausibles.

Rona regresó a casa por una repentina cita para un matrimonio, y Catalina dijo que su hermano mayor está en las puertas de la muerte.

Para llegar tan lejos… Especialmente Catalina. Un chico como Geist siempre está lleno de vida. No lo maldigas pretendiendo que está a punto de morir. ¡Aunque no te lleves bien con tu hermano, no intentes matarlo para salir de la escuela!

Sus excusas son completas mentiras, pero no es como si pudiera probárselo a la administración. Consideré volver a casa para verificar pero eso sólo sería una pérdida de tiempo.

Debería abandonarlas. Ellas son las personas más cercanas a un amigo que tengo, pero actuaron detrás de mis espaldas y huyeron al final. Pensando en ello, es tiempo de deshacerme de ellas.

Necesito arreglar esta situación pronto. ¿A dónde fue mi amado Destino a esconderse? Necesito regresar las cosas a como deberían ser.

Mientras mis pensamientos iban en esa dirección, me golpeé con otra persona.

¿No ha crecido demasiado Endo?

Endo Edward de “Laberinto del Destino” era exactamente a como lo conocí hace tantos años. En ese entonces, sólo su cuerpo creció, su cerebro y su estado emocional seguía siendo la de un infante. Al interactuar con Mishuli, se suponía que madurara y aprendiera sobre la vida. ¡Así es como se supone que va la historia!

¿Pero el Endo de estos días? ¡Tiene demasiado sentido común!

Pensé que estaba bien ya que eso significa que no es tan molesto como debería, pero… Ahora que resultó de este modo, no puedo ignorar las diferencias con su personalidad original. ¿Qué causó esto?

Sólo, pero, ¿qué puedo hacer ahora? No creo que pueda hacerlo regresar a como era antes después de todo lo que maduró.

—… No, las cosas funcionarán.

Tan débil como soy ahora, sólo pude darme ánimos.

Soy Christina Noir. Para realizar mi rol en el escenario del destino, me fue regalada una inteligencia superior. Para alguien como yo, nada es imposible.

Deja de vacilar, Christina. Usa todo lo que esté a tu alcance. Al igual que Christina Noir, la villana.

Vamos a pretender que todo lo que sucedió hasta ahora no existe. Todo sigue funcionando como debería. Este no es el momento para ser impaciente y apresurarse. Sólo necesito deshacer lentamente todos mis errores uno por uno.

Y para hacer eso, me dirigí hacia la clase de una cierta persona.

No es mi propia clase, sino que está llena de estudiantes que acaban de entrar a la Academia.

Todo saldrá bien. Ya verifiqué que ni Charles ni Mishuli sean parte de esa clase.

Es una clase pequeña de diez personas. Para darle a cada estudiante la misma calidad educativa, la Academia hace que los profesores enseñen a pocos números. Miré por las bajas cabezas hasta que encontré a la persona que necesito.

—¡Estoy tan feliz de que me haya llamado, Señorita Christina!

—¡¿Eep?!

Seguro, ella gritó en mi oído, pero no puedo creer que yo entre todas las personas haya saltado de la sorpresa.

Estoy estupefacta. Girándome cautelosamente, me encontré de pie detrás mío, sonriendo de oreja a oreja, a Freesia.

—¡Bienvenida, Señorita Christina! Estoy extasiada de que me haya honrado con su presencia. ¿Tiene alguna orden? Después de todo, en lugar que esa Mishuli, tiene una tarea para mí, ¿verdad? Haré lo que sea que me ordene.

A pesar de que esa sonrisa puede rivalizar con mi máscara de dama, no siento ni una pizca de nobleza en ella. Realmente tengo que preguntar, ¿cómo diablos está positivamente llena de optimismo pudo superar la educación para una dama?

Además, ¿por qué cada vez que nos encontramos me siento nostálgica? No puedo entenderlo.

Dejando eso de lado, estoy en una desesperada necesidad de un peón ahora mismo.

—Ya veo. Tengo un favor que pedirte, pero este no es el lugar para hablar. Vamos a cambiar de ubicación.

—¡Sí, aha! ¡Por favor escuche esto, Señorita Christina! ¡Me convertí en un miembro de su club de fans!

—Deja esa desagradable cosa inmediatamente.

—¿Le ruego su-?

Freesia, que no parece entender mis palabras para nada, inclinó su cabeza confundida.

—¿A qué se refiere por…? Ahem, ¡hablando de usted, Señorita Christina!

Esta misteriosa criatura llamada Freesia continuó caminando detrás mío. Ella dejó de lado ese problemático tema, a pesar de que obviamente tenía una pregunta, e intentó elegir una conversación más alegre en su lugar.

—¡En el periódico que dieron en la Ceremonia de Entrada había una fotografía de la Señorita Chris! Decidí que debo llevarlo conmigo a mi cuarto-

—Bien, dámelo. Lo tiraré.

—¡¿Ehhhhhh?!

Tomando el diario de sus manos, lo abollé para tirarlo en el cesto de basura más cercano.

—¡¿P-Por qué hizo eso?!

—Cállate.

Con lágrimas en sus ojos, Freesia me miró con lástima, pero la callé de inmediato. No sé cuántas copias fueron impresas, pero encontraré cada una de ellas personalmente para destruirlas.

No quiero escuchar de el famoso club. Se convirtió en el símbolo principal de mis problemas.

Mis actuales seguidoras ya no son de confianza. Es probable que no planean nada malo para mí, y tampoco dudo de sus capacidades. Mejor dicho, hoy me convenció de la verdad. Ellas no obedecen mis palabras.

Freesia sin embargo no piensa para nada y sólo acepta lo que digo con alegría. Es un peón que obedece todos mis comandos. Es bastante ideal.

Básicamente, siempre y cuando pueda controlarla bien, no debería haber más problemas.

—Freesia. El Destino me confió una gran responsabilidad, y estoy orgullosa de convertirme en la villana que decretaron que sea. Para lograrlo necesito tu ayuda.

—Aunque no entiendo nada de lo que acaba de decir… ¡Haré todo lo que pueda!

No tiene idea pero dará su mayor esfuerzo.

Mirando esa sonrisa pura, aunque debería sentirme culpable por arrastrarla a esto, en su lugar me llena la preocupación. Algo se siente increíblemente mal. ¿Cometí un error en alguna parte?

Para empezar, mi tan llamado club de fans, voy a destruirte. Entonces recuperaré mi orgullo de villana.

Con la despistada Freesia siguiéndome, avancé.

| Índice |

One thought on “Mi hermana, la heroína – Capítulo 99

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *