No quiero hacer trampa – Vol 1 – Capítulo 8

Traducido por Rencov

Editado por Yusuke


[Mira]

En el instante en que sonó el repiqueteo de la primera campana matutina de la Sociedad Central del Espíritu, tocaron la puerta.

—¿Entre? —respondí medio dormida, y escuche pasos de varias personas entrando a la habitación.

¡¿Qué pasa?!

Salté del pánico levantándome, mientras las doncellas se ponían en fila.

—Buenos días, señorita Mira.

—Buenos días —respondí a Carla Giralda [1], la doncella principal, luego incliné mi cabeza confundida.

Las doncellas estaban paradas en orden con cinco paquetes de ropa colorida tales como: azul pastel, rosa caramelo o verde perla. También tenían adornos para el cabello hechos de la más fina artesanía.

—Buenos días, señorita Mira. Hoy es la preparación para el Festival del Año Nuevo, si bien es posible que aún desee dormir, debe levantarse pronto —dijo sin tapujos Emel Sheeda [2]. Ella al igual que Carla son mis doncellas asignadas.

Estas chicas son hijas de nobles sin tierras, mejor conocidos como nobles de bajo rango, y fueron enviadas a trabajar como doncellas al Palacio Real para aprender buenos modales a través de la observación. Por cierto, las dos tienen 17 años, edad donde buscarían un esposo. Si tuviere que decir una diferencia entre ambas, es que Emel tiene un cuerpo de reloj de arena [3]. Pero eso no significaba que Carla poseía un cuerpo delgado, ella tenía una apariencia promedio. Es solo que Emel era más llamativa.

En cualquier caso, ¿qué está pasando? ¿Preparación para el Festival de Año Nuevo? Eso me recuerda, hoy es el Séptimo Día de la Cuarta Semana del Duodécimo Mes, es decir, Víspera de Año Nuevo. 

Teniendo en cuenta que incluso una aldea celebra este festival, naturalmente en la capital celebrarían un festival similar. Sin embargo, la escala sería diferente al de un pueblo pequeño.

Visto que podría haber puestos que no existen en la aldea, pensé en visitarlos junto con Gai, pero…

¿Por qué estoy siendo asaltada por las doncellas? Además, ¿no son Carla y Emel las únicas doncellas que me asignaron?

—Ahora bien, ya que no nos queda tiempo, primero reciba la magia de limpieza del agua.

Dejamos a Emel haciendo la cama mientras Carla me llevaba, a mí, que me acababa de despertar y estaba confundida por el desarrollo de los acontecimientos, al centro de la habitación. Entonces, de repente, me rodearon por todos lados cuatro doncellas cuyas caras no reconocía. Luego giraron sus palmas hacia mí.

Esto da un poco de miedo.

—Consuma nuestro maná, oh, Espíritu del Agua, y purifícala. Aqua Munda (Agua Pura) [4].

En cuanto se recitó el hechizo, apareció un espíritu con la apariencia de un niño de 3 años. Inmediatamente se produjo una luz azul a partir del maná de ellas y me envolvió.

De pronto escuché un chapoteo y sentí como si estuviera sumergida en el agua, sin embargo, mi cuerpo no se mojó. En el momento en que la luz se tornaba más tenue, la sensación acuosa desapareció. Así mis sudores nocturnos fueron limpiados por completo.

A pesar que durante el viaje también lo recibí en lugar de un baño del señor Guze o del recién llegado señor caballero, sigue sintiéndose extraño, no importaba cuántas veces lo experimentara. Me hacía preguntar por qué no siento la humedad.

Lo que me recuerda, no he visto a Guno ni a los demás desde esta mañana. ¿Tal vez se sintieron intimidados por la estricta apariencia de las doncellas?

—Lo siguiente es la sesión de prueba de ropa. La princesa Filseria ha prestado sus vestidos, pero dado que tiene una complexión más pequeña que ella, es posible que debamos reducirlo un poco. Así que, ¿cuál vestido le gusta?  —preguntó Carla.

Las doncellas a su lado desplegaron cinco vestidos con diseños diferentes, pero sin darme cuenta, di un paso atrás.

—Umm, ¿por qué necesito elegir un vestido?

—Naturalmente, es porque asistirá a la fiesta de hoy.

—¿A dónde?

—¿No es la fiesta patrocinada por la familia real?

—¡Nunca escuché sobre esto!

—¿Es verdad? Pero recibimos la orden de nuestro superior. Señorita Mira si no la preparamos para la fiesta, entonces recibiremos una reprimenda.

Au… Eso es astuto, ¿sabes? Ya que ha dicho algo así, no puedo escapar de esta situación, que me vistan con las mejores ropas o que salgamos a la ciudad.

—Les dejaré la elección del vestido.

Renuncié y permití conformarme con ser una muñeca para vestir.

Me probé los cinco vestidos en sucesión y, al final, el que combinaba con el color de mis ojos era el que mejor me quedaba, como resultado me puse el vestido de color verde perla. Justo cuando pensaba que finalmente había sido liberada, me di cuenta que todavía tenía que elegir adornos para el cabello.

Por favor, que esto termine ya.

—¿Qué tal este?

—Creo que el que está lleno de encaje es más bonito, ¿no estás de acuerdo?

Con la mirada perdida, escuchaba la conversación de las doncellas que lo estaban pasando bien al decorarme.

En cualquier caso, como era de esperarse de la realeza, las prendas no solo estaban confeccionadas con telas de la más alta calidad, además permitían que mostrase la silueta de su portador, por otra parte, estas no usaban cinturón, más bien se abrochaba o pinchaba [5] para ajustarse a la medida. Asimismo usaban muchos materiales, sin olvidar que había una cortina masiva como falda.

Por cierto, descubrí esto cuando llegué a la capital y caminaba por la ciudad. Incluso las sirvientas que salían de compras usaban vestidos ajustados de una pieza, por lo que esta podría ser la moda. Como en el pueblo priorizábamos la practicidad, me sorprendí mucho al verlas por primera vez.

Además, el vestido que llevaba ahora no solo tenía encajes y volantes, sino que también estaba adornado con gemas preciosas.

¿No significa esto que el vestido cuesta una fortuna?

—Muy bien, está terminado —dijo una de las doncellas.

En el espejo que era mucho más grande que el espejo de mi casa, mi reflejo se veía tan bien vestido que podrían confundirme con una señorita noble de algún lado.

—Las plumas finas, hacen pájaros finos… [6].

—Para empezar, le queda bien —agregó la doncella.

Sobre el vestido verde perla, tenía puesto un delgado chal blanco. Mi cabello, que solo me llegaba a los hombros, fue bellamente arreglado. El adorno para el pelo era blanco con un organdí verde perla [7] y con un pétalo de flor adherido. En medio de esta flor había gemas preciosas como diamantes y zafiros.

¿¡Eh!? ¡¿Esto es real?!, pensé mientras me miraba frente al espejo. 

—Esto, la cosa en el centro del adorno para el cabello…

—Sí, son joyas.

¿¡Por qué dices eso sin el menor titubeo, Emel!? ¡El vestido de por sí ya tenía gemas, ¿por que incluirlas en el adorno?! ¡¿Este atuendo es siquiera algo que los niños deberían usar?!

—No pasa nada, se ve encantadora.

Las otras doncellas asintieron con satisfacción, sin embargo, el problema no era ese.

Una fortuna andante. No soy de la realeza, pero soy una fortuna andante. Solo pensar en lo que sucedería si los perdiera me hace temblar de miedo. 

♦ ♦ ♦

La fiesta tendrá comida tipo buffet, así que el desayuno fue más ligero de lo habitual, pero, para ser sincera, no tenía apetito. La razón era que tenía miedo de manchar el vestido.

Si querían convertirme en una muñeca, ¿por qué no lo hicieron después del desayuno?, pensé, aunque si ellas lo hicieran, temo que me sentiría peor por el estrés.

—Te ves encantadora, Mira.

Lo primero que hizo el príncipe fue halagarme, pero apenas pude expresar mi agradecimiento.

—Se te ve muy bien. ¿Crees que deba ordenarles que hagan un traje a juego con el tuyo para el Festival del Solsticio de Verano?

—¡Eeeeh! ¡Eso es algo demasiado bueno para ser desperdiciado en mí!

—¿Odias la idea de usar un atuendo que haga juego conmigo?

—Uugh —me queje.

Porque fue inesperado que me negara, me miró con ojos húmedos y me quedé sin palabras.

—Dado que recibes el patrocinio de la familia real, es posible que debas asistir a grandes fiestas. Solo piensa que es el bien de la familia real, ¿podrías aceptar el vestido? Ya que podría ser necesario en el futuro.

El príncipe estaba respaldando sus palabras, así que no pude evitar mirarlo con un sentimiento de reproche.

¿Puedo no ir a la fiesta de hoy? ¿Qué tipo de futuro tengo donde un vestido de está clase se convertirá en una necesidad? Si tuviera dificultades, ¿podría empeñarlo? No quiero llegar a experimentar ese tipo de cosas en el futuro, pero creo que al menos lo tendré como un fondo de emergencia. 

Mientras estábamos teniendo esta conversación, Gai, quien vestía la ropa del príncipe cuando era niño, lo miró de manera inusual y tampoco dijo nada.

—¡Las plumas finas, hacen pájaros finos! —dijo con una expresión de que había alcanzado algún tipo de comprensión.

¡Qué grosero! Sé que lo dije yo misma, pero escuchar a otro decirlo, todavía me enoja. 

—Gai, no puedes decirle eso a una chica que conoces.

El caballeroso príncipe comenzó seriamente a sermonearlo. Puede que le entre por un oído y le salga por el otro, pero por favor, haz lo mejor que puedas.

♦ ♦ ♦

Entramos en el salón de fiestas innecesariamente grande y, después de sentarnos en los asientos para las personas que recibieron el patrocinio de la familia real, comenzó la fiesta.

Los nobles entraron uno tras otro, y luego se arrodillaron frente al rey para saludarlo. Se veía tediosamente aburrido. Gai estaba sentado a mi lado y quedó cautivado por la montaña de banquetes estilo buffet que fueron preparados en línea. Parece que para él, el desayuno fue muy ligero e insuficiente.

Envidio a Gai que no sabe lo qué es estar preocupado. 

—Gracias a su apoyo, este año también, nuestro país ha pasado en paz. Quiero mostrarles mi gratitud mientras nos acercamos hacia el siguiente año. ¡Quiero que disfruten hoy a su gusto y recarguen su espíritu para el año nuevo! —exclamó el rey. Al finalizar su discurso de apertura levantó su copa de vino y dijo: —¡Salud!

—¡Salud!  —dijeron todos los nobles en coro, y la fiesta comenzó.

—Mira, Mira, ya podemos comer ¿verdad? ¿Qué quieres comer?

Él era igual a un cachorro liberado de la orden de “espera”, agarré su brazo y evité que atacara la mesa del buffet.

—Sí, sí, no necesitas apurarte ya que no se irán a ningún lado.

—Pero las cosas deliciosas se acabarán rápidamente, ¿sabes?

—Si se acaban, se repondrán rápidamente —dijo el príncipe riendo. Él está escoltando a su hermana, la princesa—. En realidad quería escoltarte Mira, pero seríamos rodeados por los nobles. Aún no estamos en el nivel de relación donde podría presentarte personalmente a ellos.

Gracias por la consideración, pero no creo que quiera una relación en la que pueda estar rodeada, definitivamente. 

—Mira, Gai, hoy no puedo estar con ustedes, pero por favor disfruten de la fiesta. Si les gusta el pastel, entonces les recomiendo absolutamente el de nueces —dijo la princesa y después, junto con su hermano, se dirigieron hacia donde estaban los nobles reunidos para hacer saludos de cortesía.

Ser de la realeza es realmente difícil. 

Tras despedir a la princesa, Gai se dirigió hacia la mesa donde estaban alineados todos los platillos de carne de sus sueños. Como estaban a la altura en que los niños no podrían alcanzarlos, los pedimos a las personas al lado de cada mesa, que tenían la tarea de servir. Los elegantes platillos que se pusieron en nuestro plato personal eran bastantes agradables a la vista.

—¿Solo esto?

—Es porque hay mucha comida que esta cantidad está bien. Si comemos mucho de lo mismo, entonces no podremos comer lo demás, ¿verdad?

—Eso es verdad.

Gai asintió fácilmente a mi consejo, y se comió un bocado con los ojos brillantes.

—¡Delicioso! ¡Mira, esto es delicioso!

Al escuchar nuestra conversación, el personal de la mesa sonrió, era un poco embarazoso. Pero entonces en ese momento, al margen de mi vista, vi a un hombre en su plenitud que estaba caminando hacia mi dirección.

Tal vez quiere algo de esta mesa o tal vez quiere saludar a las personas que recibieron el patrocinio de la familia real. 

Teniendo cuidado para que nuestros ojos no se encontraran, pretendí mirar alrededor del salón de fiestas. Pero en eso, sentí que su mirada estaba dirigida hacia mí.

De acuerdo, escapemos por ahora. Si solo es mi imaginación, no me seguirá. 

—Gai, vayamos por unas bebidas.

Rápidamente acabé mi comida y jalé del brazo a mi amigo de la infancia que estaba pensando en qué platillo comería después.

Es de mala educación moverse mientras sostienes tu plato, pero creo que estará bien si tenemos bebidas en su lugar. 

Pude haberlo dejado que siguiera comiendo, y moverme sola, pero solo para asegurarme de que no causara ninguna situación que pudiera usarse para criticar a la familia real, decidí traerlo conmigo.

Si bien, ciertamente éramos las personas que recibieron el patrocinio de la realeza, eso no cambia el hecho de que todavía éramos campesinos. Si pasa algún accidente, como ser descortés con un noble, la familia real podría pasar vergüenza. Dentro de la academia no habrá ningún tratamiento especial según la posición social y no sería un problema allí, pero en este lugar, sería malo.

Nos movimos, y el caballero en cuestión también se movió.

Como esperaba, ¿somos su objetivo? Sí es así, necesito perderlo. Pero, ¿cómo debo hacerlo? No es buena idea ir a un lugar sin presencia humana, ya que probablemente me capture en un instante. Necesito ir a un lugar con muchos niños y enfrascarme en una conversación, de esta manera le será difícil llamarme. 

Busque a mi alrededor, todos los niños que eran similares a mi edad rodeaban a la princesa. Aah, pese a que tuviera oportunidad de acercarme a ellos, no habría espacio para integrarme.

Entonces, como última medida. Me acerque a la mesa principal donde servían bebidas alcohólicas y los adultos tenían pláticas ociosas. Creía que existía una gran posibilidad de que haya conocidos de ese caballero que nos perseguía, y sí es así, entonces los invitados seguramente lo llamarán.

—¿Hay jugo de naranja? —pregunté al personal, aun cuando supuse que no habría otros tipos de bebidas que no sean alcohólicas.

—Lo siento mucho señorita, pero cada bebida en esta mesa contiene alcohol. Los jugos se sirven en aquella mesa.

Mientras estaba recibiendo las instrucciones del personal, el caballero se acercó. Entonces, justo como predije, hubo una persona que lo saludó.

—¡Cuánto tiempo sin verte!

—Ah… Sí, ha pasado un tiempo.

¡Bien! 

¡Asumiendo la pose de celebración [8] en mi mente, agradecí al personal y me dirigí hacia la mesa de jugos junto con Gai.

—¿Tienes algún negocio con esos niños?

—Ah, no, pensé que sería útil conocerlos porque son los aspirantes que han recibido el patrocinio de la familia real.

—Como siempre, tus prospecciones no cambian.

—Es un deber de los nobles invertir en los jóvenes, ¿verdad?

Si podía confiar en esa conversación casual que escuché, entonces ese caballero no tenía ninguna mala intención hacia mí. Sin embargo, en el futuro es mejor que me mantenga vigilante.

♦ ♦ ♦

En tanto que escuchaba la música en vivo, comía los deliciosos platillos. Traté de probar el pastel que la princesa me recomendó sin dejar de vigilar los alrededores a la vez que me movía de un lugar a otro. Puesto que pasé el tiempo así, y como originalmente no tenía mucha fuerza física, me cansé.

—Mira, ¿quieres salir de la fiesta por un rato?

—Sí, sí hablo con la princesa, creo que me dejará salir.

Después de disculparnos por ser descorteses al dejar nuestro asiento, nos refugiamos en la sala de espera que había sido preparada cerca del salón de fiestas, donde no seríamos molestados por nadie.

—Gai, ¿también te sientes cansado?

Cuando llegamos a la habitación, inmediatamente se sentó en el sofá.

—No, pero mi estómago se ha llenado tanto y no puedo dejarte sola, ¿verdad? Ya que te ves muy nerviosa.

Nunca se me pasó por la cabeza que él lo notaría, así que mostré una expresión de sorpresa. Pero en ese momento, llamaron a la puerta. Todavía afectada por el nerviosismo miré con cautela hacia la puerta, pero quien entró fue Emel.

—Disculpe, señorita Mira. Me han dicho que se encuentra terriblemente cansada. ¿Quiere quitarse el vestido y descansar un poco?

—¡Sí, por favor! —respondí a la pregunta sin dudarlo.

Si pudiera tomar un respiro y quitarme el vestido con el que no estoy acostumbrada, ¿no sería eso una ocasión feliz?

—Entonces, hay una habitación interior que es un dormitorio, vayamos allí. Es por este camino.

Me moví de acuerdo a su dirección, y después de cambiarme a la ropa de dormir preparada para niños, me acosté y descansé en la cama.

♦ ♦ ♦

Tenía la intención de descansar solo por un rato, pero parece que estaba más cansada de lo que esperaba. El fuerte sonido de las campanas me despertó. Sobresaltada, me paré y fui hacia la ventana que daba al exterior para examinar la situación.

Ese sonido provenía de las campanas de la Sociedad del Espíritu. Su volumen era semejante a como si todas las campanas de las cinco Sociedades Espirituales sonarán juntas. Además, afuera estaba totalmente oscuro.

¿Cuánto tiempo había estado durmiendo? Mientras me ponía un abrigo, traté de comprender lo que me rodeaba.

Por lo general, las campanas no suenan de noche. Pero luego recordé el Festival de Año Nuevo en mi aldea. Lo que sonaba era la cuenta regresiva para el Año Nuevo.

Con un zumbido, numerosas magias de fuego se lanzaron y atravesaron la oscuridad de la noche. No estaban especialmente dirigidas hacia algo y desaparecieron gradualmente en el cielo nocturno. No causaron ninguna explosión en el aire, pero eran como los fuegos artificiales rojos.

El sonido de las campanas se calmó y fue reemplazado por los sonidos de la música llevada por el viento.

¿Este es el sonido de la música orquestal del salón de fiestas? 

Según parecía, la música era transmitida a los barrios cercanos del castillo usando la magia de viento. Escuché gritos de alegría de la gente de abajo. Aquí y allá, pequeños puntos de luz comenzaban a bailar en círculos. Por lo visto, la gente bailaba con linternas en sus manos.

La aldea también hacía sonar una campana, pero no tenía el mismo impacto que estas.

Después de todo, es solo una pequeña aldea. 

No habían orquestas, era solo el sonido de los aldeano cantando mientras golpeteaban las ollas con el toqueteo de los instrumentos musicales de cuerda improvisados, todo esto mientras bailaban al son de la música. Por supuesto, ellos no usaban la magia de viento, no era necesario, ya que si el sonido se podía escuchar en toda la plaza, entonces era suficiente.

Los niños, que usualmente serían regañados si no dormían temprano, podían quedarse descaradamente despiertos hasta altas horas de la noche, por lo que este era un festival que les encantaba.

La fiesta de hace un rato era agotadora, pero la comida era deliciosa y también pude comer un pastel.

—¡Whoa! ¡También me quedé dormido!

Con una voz ruidosa, los sonidos de fuertes pasos se acercaban a mí.

Al recordar el festival de Año Nuevo de mi aldea me hizo extrañarla un poco, pero no estoy triste. Después de todo, mi ruidoso amigo de la infancia está junto a mí. 

—Mira, ¡comenzó el año nuevo! ¡Hagamos un festín y celebremos en el salón de fiestas!

—Ama, ¡feliz año nuevo!

Los espíritus que no se mostraron durante todo el día de hoy, más bien de ayer, de repente aparecieron y se veían animados.

En serio, ellos no se mostrarían sin hacer un desorden. 

Hice una sonrisa irónica y, pedí a Gai que llamara a Carla y Emel.

—¿Celebramos una fiesta de pijamas aquí?

Déjame ver, ¿los espíritus podrían ser obedientes en el salón de fiestas? 

Normalmente, a los espíritus les gustaban las cosas divertidas, por lo que también gustaban de jugar bromas. Así que sin duda solo causarían un alboroto y caos en el salón de fiesta.


[1] Kaara Hiraruda = Carla Giralda (sabes, es el nombre del campanario de la Catedral de Sevilla).

[2] Emeru Shiida = Emel Sheeda (nombre probablemente turco).

[3] Cuerpo con muchas curvas y cintura bien definida.

[4] Seijounaru Mizu (Pyua Wootaa).

[5] Las Pinzas son pliegues (pliegues que llegan a un punto) y son cosidos en tela para que se relajen y den forma a la prenda, especialmente para el busto de una mujer.

[6] Significa que cualquiera podría verse bien sí la ropa es buena.

[7] El organdí es una tela fina y delgada de algodón que generalmente tiene un acabado definido, duradero, blanco, teñido o estampado y se usa para blusas, vestidos, cortinas, adornos, etc.

[8] Es la pose de ganar, celebración o éxito, en inglés la pose se llama “the hell yeah”.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *