¡No seré un enemigo! – Capítulo 37: Guerra, Asedio en la Frontera Everal (3)

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


[*Las traducciones originales y más actualizadas son de Convallarias Library. Se le da su respectivo crédito a la página de traductor en inglés]

Debido a que el golem estaba hecho de tierra, no era incomodo, aunque tenía partes de roca no se sentía duro.

Al subir al hombro del muñeco de tierra, mi vista se expandió.

—Whoa, desde aquí, la vista es buena…

Involuntariamente, terminé frunciendo el ceño.

De momento, me siento abrumada por la gran cantidad de personas que cubren la colina. A pesar de que no podía ver la mitad, podía adivinar la cantidad de personas en general. Hay alrededor de diez mil de ellos. Tal como Caín y Allan lo predijeron.

No negaré que es un número abrumador. Si intentamos sorprenderlos, al final, no lograríamos nada, nuestra única opción es escapar. Incluso ahora, cuando tenemos la intención de prepararnos para atacarlos, apenas podremos defender el castillo, la situación es similar al juego, por lo que debería estar riendo de los irónico que es esto.

No creo que pueda girar las tornas a nuestro favor, en un corto tiempo. Sin embargo, estoy haciendo todo lo que puedo.

Después de examinar la situación, le agradecí a Caín, quien me sostuvo en sus brazos, y le pedí que me dejara en el hombro del golem.

Gracias a que había tenido un pequeño descanso, no tuve ninguna dificultad para pararme pero, debido al movimiento del golem, entendí que me caería si permanecía así, por lo que me incline un poco en el hombro, mientras creaba una cavidad equipada con una cerca, similar a un ojal, donde Caín y yo podríamos entrar juntos.

Un poco más tarde, comenzaron a disparar flechas contra el golem.

El ejército de Ruain, que estaba en guardia frente a los movimientos de la muñeca de tierra gigante, seguramente entendió que yo, la persona que acababa de subir a su hombro, era el usuario de la técnica. Sin embargo, las flechas no pudieron alcanzarlo…había algunas que parecía que llegarían a donde estábamos, así que estaba un poco asustada, sin embargo, todas se quedaron a medias.

En realidad, comencé a sentirme ansiosa, aunque las flechas pueden llegar a diversos lugares a lo lejos, la razón por la que no pueden acertarnos sea, probablemente, debido a que el golem es de la altura de un gran árbol. En un intento por tranquilizarme, cambié la mirada y medí la distancia al castillo.

El muñeco de tierra tardará unos 20 pasos en llegar. Gracias a Dios, estaba cerca…tal como lo pensé, mis ojos fueron atraídos por la figura de una persona en el parapeto, en la parte superior de la muralla del castillo.

Pensé que era un soldado que llevaba una capa azul. Sin embargo, la longitud de la capa era distinta a las demás.

Cuando pensé en la forma en que su excelente postura atrajo a mis ojos, supe que algo estaba mal. Tenía ganas de gritarle a la figura que llevaba la ropa militar.

— ¡¿Por qué estás ahí?! ¡Espera, detente, alguien por favor, apúrese y tire de él!

Era Reggie.

Lo noté, después haber visto su cabello plateado atado y revoloteando debido al viento que soplaba a gran altura.

La escena del video introductorio del juego cruzó mi mente.

Sentí que mis piernas temblaban. ¿Qué pasaría si fuese golpeado por una flecha? En primer lugar ¿No será ese el lugar más peligroso una vez que el enemigo cruce la puerta del castillo?

— ¡Caín, algo, haz algo! ¡Reggie será golpeado por las flechas!

—Cálmate, Kiara.

Instintivamente, Agarré el cuello de la chaqueta de Caín y lo levanté. Aun así, Caín tomó mi mano, mientras mantenía una expresión seria.

—Todo está bien. El único lugar más alto que la muralla, es la torre principal. Todavía no ha sido invadido y, a juzgar por la dirección del viento, las flechas del enemigo no alcanzarán el lugar donde se encuentra el Príncipe Reginald.

—Pero…

¿Qué debo hacer si las cosas resultan igual que en el juego?

Sin querer, miré a Reggie, pero él, que parecía pequeño desde la distancia, me sonrió casualmente y agitó su mano derecha.

Desde el parapeto, algo similar a una paja empezó a caer. Posteriormente, una especie de líquido llovió desde la muralla.

— ¿Es aceite?

Después de tomar un poco de distancia, los soldados enemigos se detuvieron, tal vez pensaron que era lo mismo que Caín había preguntado. Siempre y cuando fuera cualquier cosa menos petróleo, sería bueno para ellos el disparar flechas de fuego y esperar hasta que este desapareciera.

Al mismo tiempo en que Reggie movió su mano, varias flechas salieron disparadas desde la muralla.

Sin ningún error, las flechas que fueron lanzadas hacia abajo encendieron las pajas, sustituyendo a un encendedor.

—Humo…

Surgió más humo de lo esperado. Además, era ligeramente verdoso.

En ese lugar, el humo se espesó densamente, como para formar una nube, fluyendo hacia el lado enemigo, poco a poco.

Los soldados enemigos bajaron sus posturas, mientras dejaban que el humo pasara junto a ellos pero, en el momento en que el humo los rodeó, dejaron escapar un gemido angustiado y comenzaron a arrastrarse para huir. Los demás soldados enemigos, que presenciaron lo ocurrido, comenzaron a correr a toda velocidad, convirtiendo la línea frontal cerca del castillo en un caos.

— ¿Qué clase de humo es este? ¿Venenoso? Que haya algo así, en el castillo…ah.

Finalmente, entendí lo que estaba sucediendo. Cambio de planes. Trague mi saliva y agité mi mano hacia Allan quien estaba debajo de mí.

— ¡Vamos recto! ¡Directo a la puerta del castillo!

Al parecer, mi voz lo alcanzó, ya que podía verlo asentir Un poco más tarde, Allan y los demás se juntaron, mientras empezaban a correr.

— ¡Vámonos! ¡Por favor agárrate fuerte, Caín!

Me preparé para hacer correr al golem y dirigir a Allan, fueron diez pasos más cortos de lo previsto.

—Allí, rápido, da un giro de 90 grados.

Seguramente, los soldados de Ruain pensaron que el golem se movería junto con los caballeros que se apresuraban hacia el castillo, así que a medida que avanzaban evitaban su ruta.

Apreté mis labios.

Sin ninguna duda, debe haber aplastado a mucha gente bajo mis pies. Sin embargo, no puedo vacilar. No puedo pensar en ello.

Me concentré en mover el golem, mientras me aferraba a la cerca de tierra.

Además, hice que el golem avanzara sin mover demasiado la mitad superior de su cuerpo, pero su mitad inferior, seguramente, se sacudiría sin importar que. Por lo tanto, si no me aferro a algo, podría terminar cayendo.

—Uy…

Inicialmente, ya que no estaba acostumbrado, Caín estaba desconcertado. Sin embargo, se adaptó de inmediato y me agarró de los brazos. Estaba realmente agradecida por su consideración, incluso en un asunto tan trivial. Una vez que regresemos a salvo, me postraré para ofrecer mi gratitud.

Debido al cambio repentino en el rumbo del golem, parece que todo se volvió caótico en el suelo, lo cual se puede entender, no hay nadie que no se asuste al ver una masa de tierra gigante andando. Algunas personas comenzaron a huir para evitar terminar siendo aplastados por sus pies, otros soldados recibieron  instrucciones de disparar flechas, todo se convirtió en un caos total.

En la otra dirección, en los caballos, Allan y los demás, se dirigieron, directamente, hacia el castillo.

Su objetivo era ayudar al Marqués Vayne y los demás. Después de que el marqués y los otros partieron hacia el frente, se encontraron con el ejército de Ruain, así que no deberían haber estado luchando durante mucho tiempo.

Aunque la fuerza militar que vieron en el camino, ni siquiera llegaba a mil hombres, no estaba segura de sí se les unieron más en el camino, pero estaba segura de que su número había disminuido hasta, aproximadamente, la mitad del número inicial, además, se vieron obligados a luchar ferozmente, junto con su fatiga, en una situación tan desesperada, sus corazones se romperán.

Era imposible que el marqués y sus aliados, en el estado en que se encuentran abrieran una salida por su cuenta en dirección al castillo.

Por lo tanto, esta estrategia es indispensable.

Primero, el gigante tenía que fingir que estaba cargando hacia el Castillo Everal. Por lo tanto, una vez que se cree el camino, Allan lo atravesara junto con la compañía del Marqués Vayne.

Afortunadamente, el marqués y su grupo no estaban tan lejos, y la amenaza del golem les abrió un excelente camino.

Además, gracias al humo que Reggie levantó, los soldados enemigos no podían correr rápidamente hacia la puerta del castillo.

Ahora, es nuestra oportunidad de acercarnos a la puerta fácilmente.

Mientras tanto, empecé a atacar al ejército de Ruain.

Gracias a que Caín me apoyó, pude concentrarme en mover al golem.

¿Cuántas personas fueron aplastadas? ¿Cuántas fueron pateadas y enviadas a volar? Justo cuando mi cabeza estaba a punto de entrar en pánico, finalmente, descubrí el lugar de mi destino.

Era un lugar rodeado por diez caballeros.

Después de encontrar a algunos hombres de mediana edad vistiendo capas decoradas magníficamente, en el centro de varios caballeros montados a caballo, cerré mis ojos y corrí a través de ellos sin detenerme.

Una vez que pasamos a través de ellos, la muñeca de tierra dio media vuelta.

Pensé en comprobar lo sucedido.

¿Logre matarlos? Tenía que comprobarlo.

Sin embargo, el pensamiento envió escalofríos por mi espina dorsal. Me sentí con náuseas y la magia que se estaba transmitiendo al golem, casi se interrumpió. El brazo izquierdo del golem se desprendió para convertirse en tierra y cayó.

Al momento siguiente, Caín se movió un paso adelante, ocultando mi campo visual.

—Por favor apúrate. Continúa haciendo que está cosa gigante siga adelante tal como está. .

—Uu…

De acuerdo, es lo que quería decirle, pero las palabras no salieron de mi boca. Sin embargo, de acuerdo con lo que dijo Caín, moví las piernas del golem hacia adelante.

El golem, que se había detenido antes, reanudó su marcha una vez más.

Esta vez, me incline un poco más abajo para no ser golpeada por las flechas. Seguí aferrándome a las fuerza del golem.

De lo contrario, podría terminar cayendo y vomitando en el lugar.

Caín notó mi condición y bloqueó mi vista. Si mirara el paisaje, podría asustarme y este muñeco, que intento mantener, podría derrumbarse.

—Solo diez pasos más.

Al decir eso, levanté la cara y mi corazón se sintió un poco más tranquilo.

El ejército del frente se desorganizó, mientras corrían para tratar de escapar de la muñeca de tierra gigante que empezó a correr de nuevo. Aun así, la lucha continuó cuando llegamos a la puerta del castillo.

Aparentemente, entre los enemigos, había caballeros audaces y soldados capaces, y su número es mayor de lo esperado. Quizás, están tratando de entender la situación, mientras empujan, a un lado, a Allan y los demás, que intentan entrar.

La puerta debía ser abierta con el fin de que el marqués y los otros pudiesen ingresar pero, esa también era una oportunidad para que los enemigos actúen. Si lograran entrar al mismo tiempo que el grupo del marqués, sería la oportunidad que esperaban, más aún, cuando un muñeco gigante de tierra apoya el lado de Faruzia.

Allan y sus aliados los contuvieron, mientras que las demás personas se deslizaban dentro, a través de la puerta apenas abierta para refugiarse.

Planeé ayudar a Allan y los demás.

Sin embargo, a pesar del hecho de que no podía pensar, muy claramente, debido a mi fatiga, intuí que no podría entrar al castillo sin ahuyentar a los enemigos.

Pensé en saltar el baluarte, pero el golem se derrumbaría tan pronto como me alejara de él.

Si las bolsas de arena de las partes del golem se amontonan cerca de la muralla, se crearía una pequeña montaña que los enemigos podrían escalar para entrar en el castillo. Eso sería problemático, por lo que, bajo cualquier circunstancia, debería planear mis ideas de antemano.

Por lo tanto, hice que el golem cayera de rodillas. Sin embargo…

— ¿Hyoeeee?

Mi maestro, que había guardado silencio dentro de la bolsa en mi espalda, gritó de repente.

Cometí un error en la fuerza del movimiento del golem, ya que cayó demasiado rápido. Ante la sensación que era similar a una caída libre en un parque de diversiones, Caín también se quedó sin aliento.

Como no me gustaba la montaña rusa, no me sentí bien con la presión y, finalmente, perdí el control del golem.

El suelo bajo mis pies se derrumbó.

Gracias al hecho de que solo cayeron las partes ligeramente adheridas y el suelo blando, el impacto de ser derribado no fue tan terrible.

Comprendí que había fallado, pero ahora no hay tiempo para arrepentirme.

Traté de levantarme, pero los brazos y las piernas, me temblaban, así que no puedo hacerlo. En cuanto note que no podía moverme, una persona me sostuvo en sus brazos. Con mis ojos apenas abiertos, me las arregle para confirmar quien era. Quien me sostuvo, fue Caín-san.

— ¡Por favor resiste!

Caín decía eso mientras corría.

Sin embargo, el enemigo no dejaría pasar la oportunidad de derrotar al mago.

Justo cuando pensaba que Caín me llevaba en su hombro, sentí que mi estómago se encogía ante el sonido del metal chocando entre sí.

A nuestro alrededor, solo los soldados de Ruain corrían para perseguirnos.

Entonces, Allan vino corriendo, sobre su caballo, para cubrirnos. Estaba empuñando una lanza que había adquirido en otro lugar. Derribó a cuatro soldados de una vez.

Ese, es un poder físico que no podría obtener de la noche a la mañana, con solo ese movimiento, uno podía ver cuán admirable es en medio de la guerra, él no deja en vergüenza el título de protagonista.

Durante ese tiempo, Caín me llevó y corrió.

Aun así, estábamos muy preocupados por el camino que debíamos tomar.

Nuestros aliados, en capas azules, se mezclaron con los enemigos de negro. Entre todos ellos, solo había una persona que se interponía en su camino: esa era yo, solo yo y, por ahora solo soy una niña que es llevada por un caballero.

Al ser una pesada carga, era visible entre los soldados que solo consisten en hombres musculosos. Caín, quien me llevaba, mientras corría, estaba jadeando por aire.

A pesar de eso, no pude decirle que me abandone.

No quiero morir, corrí de un lugar a otro con ese pensamiento. Por eso, no puedo renunciar a mi supervivencia aunque no pueda hacer nada con mis propias fuerzas.

Por lo tanto, más adelante, me disculparé con Caín y Allan.

Cuando me estaba hartando de mí misma por ser así, escuche una voz que me hizo abrir los ojos que tenía fuertemente cerrados.

— ¡Kiara!

La voz llegó a mis oídos, mientras Caín arreglaba mi posición en sus brazos.

Junto con la voz, la puerta principal se abrió ampliamente, los soldados salieron corriendo como si se estuvieran deslizando hacia abajo.

Los soldados armados con lanzas atacaron a los soldados enemigos con los que los subordinados de Allan habían estado luchando.

Aprovechamos la situación y nos movimos a la puerta junto con Allan y los demás, era como si me estuvieran absorbiendo.

Unos instantes después, una valla de hierro descendió en la puerta cerrada.

El ruido se alejó en un instante, y pude suspirar de alivio.

Finalmente, alcancé el límite que podía mantener mi conciencia.

Incapaz de soportarlo más, cerré mis párpados. Cuando la tensión a mí alrededor se aflojó, mi conciencia se desvaneció.

Solo sentí que alguien me tocaba la mejilla.

—Eres tan estúpida…

Sentí la sensación de ser arrebatada de los brazos de Caín y llevada a los brazos de otra persona. Por la fuerza de los brazos y el olor familiar, sabía, vagamente, quién era.

Reggie seguía con vida.

En ese momento, me sentí gratamente aliviada. Sin embargo, como mi conciencia estaba en su límite, todo se volvió negro.


Kiara
¡Reggie ha vuelto! no soy feliz hasta que no lo veo. La tocaya logró ayudar a todos, aun no se acaba la guerra, pero ahora pueden agruparse todos juntos. Buen trabajo tocaya. Nos vemos en el próximo chicos.

Ayanami
Y con esto damos por terminado el primer volumen de esta hermosa novela ❤(っ^▿^) gracias por la paciencia dada, a Covallarians por traducirla de japonés y a mi traductora Kiara por llegar hasta aquí ✨(っ◔︣◡◔᷅)っc(◕︣◡◕᷅c)✨ se siente bien jajaja, nos vemos en el volumen 2

| Índice |

One thought on “¡No seré un enemigo! – Capítulo 37: Guerra, Asedio en la Frontera Everal (3)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *