Princesa Bibliófila – Volumen 3 – Arco 2 – Capítulo 1: El herbolario Jefe

Traducido por Maru

Editado por Sakuya


—Jejeje, tengo lombrices de tierra secas en este frasco de aquí, perfecto para bajar la fiebre y curar veneno. Éste tiene conchas de cigarra vacías. También es bueno para reducir la fiebre y ayuda a reducir la picazón de la urticaria. ¡Oh, sí, este! Recibí un reabastecimiento de esto ayer. Es un tipo de serpiente llamada Serpiente de las Cien Flores. Se abre así y se deja secar. Funciona de maravilla en el dolor de articulaciones de personas mayores como yo —explicó el anciano.

Cualquier otra dama noble que escuchara un detalle tan minucioso y grotesco, se desmayaría en el acto, pero la chica que estaba ahí, en cambio, parecía pensativa mientras examinaba cada frasco con gran intriga.

—¿Este es la bilis de un oso?

—¡Chica inteligente! Tienes buen ojo. Así es, esta es la vesícula biliar de un oso. Muy valioso. Ayuda a fortalecer el corazón.

—Leí un libro antes, “Primavera en el Norte”, que mencionaba la bilis de oso en una historia sobre el desarrollo de la región —dijo la joven noble—. Entró en gran detalle sobre la caza y mencionó que, al diseccionar un oso, uno debe asegurarse de no pasar por alto la vesícula biliar debido al alto precio que podría alcanzar.

—Jojo, bastante diligente con tus estudios, ¿eh? Ah, esto es de un león marino, proporcionado por el Ducado Miseral. Una joven como tú no tiene que preocuparse de que tu pareja necesite los efectos de eso en corto plazo. —El anciano rió disimuladamente.

La joven ladeó la cabeza, desconcertada, y su cabello esponjoso se extendió hacia un lado.

—No tengo pareja.

—¿Oh? —Él sonrió divertido.

Tuve que apretar la mandíbula para evitar estallar en carcajadas mientras veía su intercambio.

Estábamos en una parte remota del palacio interior. La luz del sol raramente llegaba a esta área y la gente se mantenía alejada del departamento ubicado aquí. 

El anciano tenía varios suministros medicinales en su estante, guardados de manera segura para mantenerlos ocultos de la luz. Los frascos estaban repletos de insectos muertos y varias partes de animales. Agregando a la atmósfera siniestra, había una sombra colgando del techo, algo que probablemente alguna vez había sido una criatura viviente.

Un humo extraño se derramó de una olla cercana mientras algo hervía a fuego lento dentro de ella. Combinado con el olor rancio que golpea tu nariz en el momento en que entras, solo sirvió para consolidar la mala impresión de este lugar.

La única persona que entró a la habitación sin escrúpulos y tímidamente solicitó conocimientos sobre la medicina herbal, fue la noble dama antes mencionada. Había llegado al palacio recientemente, como prometida del príncipe heredero de Sauslind. El nombre de esta chica de catorce años era Elianna Bernstein. Tenía el cabello esponjoso de color platino y ojos gris ceniciento que brillaban con inocencia. Sus rasgos faciales de muñeca eran adorables, pero generalmente carecían de emoción.

La señorita Elianna no mostró disgusto ni aprobación por lo que vio o escuchó en esta habitación. De hecho, la curiosidad ardía en sus ojos mientras escuchaba atentamente las palabras del anciano. Se podría decir con solo una mirada que era de una raza diferente a las otras damas nobles que habían sido mimadas desde su nacimiento.

Tenía una idea general de qué tipo de persona era de todos los informes que el príncipe había recibido sobre ella, pero era incluso más entretenida de lo que había imaginado. Me costó un gran esfuerzo sofocar mi diversión.

El anciano pareció compartir mis sentimientos. Era famoso, una figura destacada de la medicina herbal y el principal herbolario de este departamento de investigación. 

Mientras miraba a la señorita Elianna, se rió entre dientes.

—Es usted muy dura, mi señorita. Ese potro dorado nuestro puede parecer impecable, pero es un niño torpe. Disfrutaré viendo si puede conquistarte o no.

Ella ladeó la cabeza, desconcertada por sus murmullos.

Mientras continuaba con su conferencia sobre medicina herbal, el anciano mantuvo sus ojos en ella, observándola como si fuera una muestra de laboratorio muy intrigante.

Tarareé en voz baja, fascinado. Actualmente me disfracé de investigador humilde de este departamento para poder vigilarla.

Mi patrón, el príncipe, era conocido no solo en todo Sauslind, sino también en los países vecinos. Era noble y sabio, con un futuro prometedor por delante. Era guapo, carismático y un perfecto caballero con las damas. Todas las mujeres de la corte lo miraban con nostalgia, con afecto en el corazón. Se condujo con gracia, todos sus movimientos pulidos a la perfección. Para colmo, era lo suficientemente fuerte con la espada para vencer a Lord Glen de la guardia imperial en una ronda de tres en un combate de entrenamiento. El príncipe heredero, el orgullo y la alegría de Sauslind, realmente estaba más allá de todo reproche.

Excepto… eso era solo una fachada que usaba para el público. Solo los de su círculo íntimo conocían su verdadero rostro debajo de esa máscara.

A pesar de los pocos que conocían íntimamente al príncipe, este anciano había visto con precisión el engaño, llamándolo torpe. Así como esta extraña joven había captado el interés del príncipe y había demostrado ser divertida por derecho propio, tenía la sensación de que este anciano de mirada aguda también resultaría entretenido. Mi intuición en cosas como esta, al igual que mi capacidad para sentir y evitar el peligro, era muy precisa.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *