Princesa Bibliófila – Volumen 4 – Arco 1 – Capítulo 5: Entrenamiento de princesas en el camino

Traducido por Maru

Editado por Sakuya

La risa resonó dentro del carruaje.

—Exactamente, eso es cierto. —La mujer que hablaba era de mediana edad, con una presencia tan imponente que sobrepasaba a todos los demás. En la alta sociedad de Sauslind, su influencia fue superada solo por la reina Henrietta. Su nombre completo era Rosalia Strasser, pero era más conocida como duquesa Strasser, la madre de Lord Alexei y la señorita Therese.

Tenía el cabello rubio salpicado de mechas blancas y ojos como un lago en invierno, lo que la hacía parecer fría y distante. Lord Alexei se parecía a ella en la cara, ya que tenía facciones hermosas y cinceladas. Hace mucho tiempo le habían otorgado el honorable título de “la rosa helada”. Incluso después de su mejor momento, aún conservaba su belleza.

Actualmente, mi séquito y yo estábamos a medio camino de nuestro destino, con la intención de visitar al enfermizo Lord Bernard. El interior de nuestro carruaje era tan lujoso y cálido que era difícil creer que viajáramos en medio del invierno, rodeados por un grupo de guardias para mantenernos a salvo.

La que animó la conversación fue la mencionada mujer, la duquesa Rosalía. Aquellos que la conocían no habrían encontrado nada extraño en la conversación. Como ex princesa del reino, era increíblemente elegante y refinada, por lo que era tan conocida por parecer distante y difícil de abordar. Sin embargo, aquellos que se hicieron amigos de ella descubrirían que disfrutaba entablar una conversación inmodesta.

—Las náuseas matutinas de Therese eran tan graves que durante un tiempo no pudo comer nada, ¿sabes? Cuando finalmente mejoró, casi como por reflejo, comenzó a atiborrarse de sus comidas favoritas. Para sorpresa de nadie, como resultado ha estado experimentando regularmente dolores de estómago.

Recordando la confusión de unos días antes, me reí en voz baja, con cuidado de no hacer que mi alegría fuera demasiado evidente para no ofender a la duquesa.

La joven en el centro de nuestra conversación actual era la señorita Therese Ardolino, quien había estado ahí para despedirnos cuando partimos de la capital. Tenía muy pocos amigos, pero la contaba entre ellos. Estaba embarazada y debía dar a luz a principios de verano. Dado que esta era su primera vez, había estado causando un sinfín de problemas a quienes la rodeaban.

En respuesta al comentario casual de la duquesa Rosalía, Lilia, que me acompañaba como una de mis sirvientas, dijo:

—Oh, sí. El otro día, el conde Ardolino se veía blanco como una sábana cuando irrumpió en el palacio y arrastró a algunos de los médicos con él. Me preguntaba por qué tanto alboroto. —Hablaba con facilidad, sin sentirse intimidada por la duquesa a pesar de haberla visto un par de veces antes.

La sonrisa de la duquesa Rosalía se amplió.

—Uno de los sirvientes aterrorizados de su casa envió un mensajero al palacio para informar al conde. Mi esposo y yo nos reuníamos con la reina Henrietta cuando me enteré y me pregunté qué podría estar mal. Mi esposo, siempre preocupado, comenzó a gritarles que llamaran a una partera, a pesar de que ella no iba a dar a luz hasta dentro de varios meses. Honestamente, los hombres siempre pierden la calma cuando realmente los necesitas. Son absolutamente inútiles. —Ella pronunció las palabras sin piedad ni remordimiento, como si declarara un hecho sin pensarlo. Me sentí un poco incómoda al escuchar.

Sus dos doncellas se limitaron a reír, como si estuvieran acostumbradas a sus comentarios contundentes. Sus modales eran tan refinados como los de cualquier doncella del palacio. Mientras me impresionaba lo bien que se comportan, la duquesa Rosalía volvió su sonrisa hacia mí.

—He oído que también te ha causado algunos problemas, señorita Elianna. Te estabas reuniendo con mi hijo cuando entró el conde Ardolino, ¿no? Me dijeron que te presionó para que respondieras sobre cómo una mujer que experimenta su primer embarazo podría sobrellevar el dolor de estómago. No eres médico, por el amor de Dios. Me sentí tan avergonzada que casi me sonrojé en su nombre cuando alguien me contó el incidente más tarde.

Antes de que pudiera negar con la cabeza y tranquilizarla, Lilia se echó a reír.

—Las sirvientas todavía están chismorreando sobre eso. El conde Ardolino tiene el ceño fruncido permanentemente grabado en su rostro, y, sin embargo, en el momento en que escuchó sobre su esposa, ¡parecía que había visto un fantasma! Realmente debe amar a la señorita Therese.

—¿Oh? —La duquesa tenía una sonrisa traviesa, rebosante de curiosidad mientras se burlaba de mi joven doncella. —Creo que se podría decir lo mismo de la señorita Elianna, ¿no? El príncipe Christopher llamó al general conocido como Dios de la batalla para defenderla en su viaje, e incluso envió a mi hijo, su preciosa mano derecha, junto con nosotros también. La que está realmente amada y protegida aquí es la señorita Elianna, más que mi hija.

Escuchar cómo se veía nuestra relación con los forasteros me hizo sonrojarme de vergüenza. Hace solo unas horas, Su Alteza había dudado en liberarme de su abrazo a pesar de que tanta gente nos había estado mirando. Al final, el abuelo Teddy nos había gritado que lo rompiéramos.

Ese tema se convirtió en el foco central de los siguientes minutos de conversación. Temía que siguieran repitiéndolo cuando una de las doncellas mayores de la duquesa agregó:

—La gente ha estado hablando sobre el momento perfecto para que la señorita Therese quede embarazada. Es el mejor momento para dar a luz si te preocupa el futuro, al menos según los rumores.

Incliné la cabeza, confundida en cuanto a lo que estaba infiriendo.

Ella se rió de mi reacción y sonrió cálidamente cuando dijo:

—Tú y el príncipe Christopher seguramente tendrán sus propios hijos pronto. Otros nobles esperan que, si sus descendientes tienen una edad cercana, podrán hacerse amigos de los tuyos.

—¿Qué…? —Me quedé boquiabierta. La conversación me tomó completamente por sorpresa. Incluso me olvidé de sonrojarme.

Aunque nuestra boda oficial tendría lugar en la primavera, todavía teníamos algo de tiempo entre ahora y entonces. Los niños estaban aún más lejos que eso. Además, estaba hablando como si la gente ya estuviera anticipando un hijo del que yo ni siquiera estaba embarazada todavía. Quizás eso era natural para la nobleza, pero mi mente no había asimilado la realidad de lo que estaba sucediendo a mi alrededor.

Frente a mí, Lilia suspiró exasperada.

—No entiendo cómo puedes ser tan ajena a las cosas que se relacionan directamente contigo, señorita Elianna. La razón por la que tantos nobles han estado anunciando sus compromisos desde el Banquete de la Noche Santa es porque están anticipando su matrimonio con el príncipe. Todos se han dado cuenta de lo sólida que es su relación y ahora están planificando el futuro.

Asentí con la cabeza, sintiéndome un poco entumecida por la conmoción en este punto.

La voz de la duquesa Rosalía sonó relajada cuando dijo:

—La señorita Lilia tiene razón. Desde el año nuevo, la conversación ha pasado de los compromisos al embarazo y el nacimiento. En esa nota… espero que lo compartas. ¿Cómo van las cosas con ustedes dos?

—¿Progresando? ¿No estoy segura de lo que quieres decir? —Le fruncí el ceño, sin saber a dónde se dirigía esto.

—Bueno. —La duquesa Rosalía se parecía tanto a su hija por la forma en que sus ojos se iluminaron con curiosidad—. Vaya, me refiero a la posibilidad de un hijo entre su alteza y tú, por supuesto.

La educada sonrisa de dama en mi rostro se congeló en su lugar. Debería haber dado la respuesta formal de: “Espero que concibamos en algún momento después de la ceremonia”. Pero las palabras no salieron. Vi el entusiasmo en sus ojos, y mi naturaleza tímida se apoderó de mí.

Ahora que lo pensaba, desde que me acerqué a la señorita Therese, la duquesa había estado apareciendo en nuestras fiestas de té para unirse a su hija y burlarse de mí.

—¿Bien? —preguntó, incitándome a responderle. Ella estaba siendo incluso más persistente de lo habitual—. Esto es solo entre nosotras, chicas. Sé lo enamorado que está Chris de ti. No sería indignante para mí pensar que los dos ya habéis cruzado esa línea, ¿verdad?

—Um, ¿supongo…? —Prácticamente pronuncié las palabras como un ratón, por vergonzoso que fuera admitirlo.

Casi quería colapsar ahí mismo, como lo había hecho unos días antes cuando el príncipe me sostenía en sus brazos, pero traté de concentrarme en trabajar mi cerebro en su lugar… ¿Por qué la duquesa Rosalía mencionó esto de repente?

Mientras estaba sentada con aspecto preocupado, Lilia y la doncella más joven de la duquesa se pusieron de un rojo brillante mientras esperaban ansiosamente que yo diera una respuesta precisa. Honestamente, mi prima no estaba ayudando en absoluto.

La otra sirvienta mayor soltó una carcajada antes de intervenir en mi rescate.

—Has hecho que la señorita Elianna se sienta incómoda.

La duquesa Rosalía exhaló un suspiro, ahora aburrida de la conversación. Nos miró a Lilia y a mí con decepción.

—Cuando yo tenía tu edad, muchas chicas se casaban y daban a luz. Debería estar rodeada de nietos ahora. Cuánto deben haber cambiado los tiempos… —Su voz tenía una nota sombría mientras hablaba.

—Uh, um —balbuceó Lilia, tratando de mostrar algo de consideración al cambiar el tema—. Escuché que Lord Alexei no tiene escasez de propuestas de matrimonio de las damas, no muy diferente de Lord Glen. Sin duda, habría tenido sentido para él tener un hijo antes que la señorita Therese.

En ese instante, el aire en el carruaje pareció congelarse.

Aunque logré mantener una sonrisa en mi rostro, estaba entrando en pánico por dentro cuando dije:

—La gente compara a Lord Alexei con Alepatos, el dios de la inteligencia que apoya a la todopoderosa Dora. Alepatos era conocido por su búsqueda del conocimiento por encima de todo. Quizás Lord Alexei se case en el futuro, pero por el momento sospecho que está disfrutando de su trabajo.

En el momento en que se dio cuenta de que estaba encubriendo su comentario descortés, Lilia palideció. Le di una sonrisa comprensiva.

—De hecho —respondió suavemente la doncella mayor de la duquesa—. Lord Alexei es conocido por ser muy estricto e involucrado en su trabajo. Aunque no ha habido escasez de conversaciones sobre el matrimonio a su alrededor, las jóvenes nobles le han dado un amplio margen constantemente. La edad media para contraer matrimonio está aumentando en la actualidad. La señora de la casa Odin que nos despidió en la capital fue un ejemplo de eso. —Hizo una pausa y luego dijo—: Me pregunto si parte de eso es su apoyo a las mujeres y las parteras para que se conviertan en trabajadoras médicas, señorita Elianna.

—Oh, sí —dijo la sirvienta más joven, que tenía una amplia sonrisa en su rostro—. Dar a luz es extremadamente importante y puede poner en peligro la vida de la madre y del niño. Sin embargo, las parteras que ayudan con esto siempre son despreciadas en la comunidad médica. Los médicos con un conocimiento íntimo sobre enfermedades y lesiones son más respetados, lo que les da esta extraña sensación de superioridad. Pero cada vida es tan preciosa como cualquier otra.

Sus palabras, aunque inesperadas, me dejaron una profunda impresión. Le sonreí y, a su vez, la joven doncella me devolvió la sonrisa tímidamente.

—Por eso estaba tan feliz con la política que ayudó a apoyar —dijo—. Vengo de una familia de parteras. Mi madre también es una empleada de la señorita Therese. Puede que no sean médicos, pero son indispensables cuando llega el momento de que una mujer dé a luz. Siempre me irritó verlos discriminados.

Aunque tenían experiencia médica, su conocimiento se inclinaba únicamente hacia el parto, por lo que las parteras no eran reconocidas como doctoras reales. En el pasado, hubo incluso un período en el que a esas mujeres se las llamaba brujas, tanto atemorizadas como temidas. Pero esta joven había dicho la verdad: cada vida era igualmente preciosa.

—Tienes razón —murmuré para mí misma, recordando con cariño cómo había comenzado a patrocinar esa política el verano pasado—. Incluso en medicina, hay especializaciones: aquellas que se enfocan en medicamentos para curar enfermedades y aquellas que se enfocan en los mejores tratamientos para las lesiones. Si hay tantos caminos diferentes disponibles, entonces es natural que tengamos profesionales versados ​​en áreas específicas. Los médicos que atienden el palacio sin duda tienen conocimientos sobre el parto, pero la realidad en las ciudades y pueblos es diferente. Muchos todavía dependen de las parteras.

Esto también se debía probablemente a que el nacimiento involucra la privacidad de la madre, por lo que históricamente muchos hombres fueron excluidos de asistir o presenciarlo. Las mujeres con conocimientos comparables se consideraban una molestia en el mundo médico dominado por los hombres.

Como en el caso de la familia de esta joven sirvienta, muchas parteras transmitieron su carrera y sus conocimientos a sus hijas, manteniéndolo en la línea familiar generación tras generación. Pero ¿por qué no usaron lo que sabían para difundir la conciencia? Es necesario para ser compartida. Antes de ser hombres o mujeres, éramos ante todo personas y había vidas en juego.

—He escuchado que en algunas aldeas remotas donde no hay otros médicos, la gente recurre a las parteras en busca de ayuda médica —dije—. Pensé que era de suma importancia que les abriéramos la puerta de la ciencia médica. Normalmente, la respuesta correcta sería aumentar el número de médicos en el país, pero nuestra única opción en este momento es contar con quienes ya poseen algún conocimiento. Aquellos que se enorgullecen de su trabajo como parteras pueden ver lo que he hecho como imprudente. Sin embargo, creo que aquellos que hacen malabares con la vida en sus manos solo pueden beneficiarse cuando están equipados con más información.

Desde el inicio de la Pesadilla Cenicienta hace dieciséis años, había deseado fuertemente una cosa: que el conocimiento médico se compartiera lo más ampliamente posible.

—Jojo. —La duquesa Rosalía se rió al recordar algo—. Escuché que hubo quienes se opusieron a su medida y dijeron que las parteras que no tienen conocimientos médicos no tienen derecho a llamarse doctoras. Nitwits, muchos de ellos. Tan atrapados en el mantenimiento de las regulaciones actuales que ni siquiera pueden considerar la idea de que un curso de acción diferente podría ser mejor. Me dijeron que el príncipe los silenció diciendo que entonces, ¿por qué no se convierten todos en médicos y se ubican en esos pueblos remotos donde solo tienen parteras para atenderlos? Estoy de acuerdo con él. Aquellos que están demasiado ebrios de su propio poder para ejercer cierta empatía por los demás harían bien en experimentar esa situación por sí mismos.

Sonreí amargamente. La medicina era una carrera profesional que involucra la vida de otras personas, y se necesitaba una gran cantidad de tiempo y esfuerzo para lograr la experiencia necesaria para ser médico. Aquellos que lo hicieron estaban orgullosos de su profesión, y no era de extrañar que encontraran mi medida difícil de soportar. No obstante, eso no cambió el hecho de que las parteras ya estaban siendo convocadas para desempeñar el papel de médicos en todo el país.

Había una fuerte convicción en la voz de la joven doncella cuando dijo:

—Estoy de acuerdo con su política, señorita Elianna. Hay quienes se quejan de que las mujeres son más adecuadas para roles secundarios, como ser enfermera, pero honestamente, mi abuela estaba exactamente en la esquina opuesta. Dijo que no tenía sentido que intentáramos competir con los hombres para estar en el campo de la medicina. Pero tenía médicos novatos suplicándole que les impartiera sus conocimientos. En ese caso, creo que las mujeres deberían irrumpir en el campo médico dominado por los hombres con su propio conocimiento especializado y hacerse un lugar ahí. Los hombres deberían sentirse intimidados por nosotras. Es porque somos mujeres que hemos heredado conocimientos que no poseen.

Maru
Bueno, yo misma como médico puedo decir que, actualmente, la mayor parte de la rama sanitaria se está volviendo campo de las mujeres. Ahora que podemos formarnos sin restricciones, pues... Se giran las tornas xD.

Sus palabras fueron tan conmovedoras que mis ojos se abrieron con sorpresa. A mi lado, Lilia se echó a reír.

La criada principal sonrió mientras volvía el tema a su punto original.

—Mientras más mujeres tengan oportunidades de convertirse en doctoras y ejercer, mayor será la edad promedio para contraer matrimonio. Escuché que la señorita Pharmia de la casa Odin también está interesada en convertirse en doctora.

—De hecho —dijo la duquesa Rosalía con un pequeño suspiro. Ella me miró brevemente—. Esa chica es naturalmente una persona diligente. Si no me equivoco, señorita Elianna, la presentaste a un centro médico en la capital. Desde entonces, ha estado frecuentando el lugar y han comenzado los rumores entre la gente. Seguramente no necesitabas salir de tu camino para darle al duque Odin aún más motivos para resentirte.

Sus palabras me hicieron retroceder, pero me apresuré a explicar:

—He oído que el hermano menor de la señorita Pharmia no goza de buena salud. Ella ha estado interesada en la medicina desde hace algún tiempo. Y entonces yo… —No pensé que había cometido un error al hacer lo que había hecho, pero mi voz se fue apagando de todos modos.

La duquesa suspiró una vez más, pero esta vez había casi algo de simpatía y dulzura.

—Realmente eres demasiado blanda. En la superficie, el duque Odin te está dando a ti y al príncipe su bendición, pero seguramente la reina Henrietta ya te ha dicho que solo está esperando la oportunidad perfecta para sacarte la alfombra debajo de ti.

Hice una mueca.

La reina Henrietta originalmente provenía de la casa Odin. Eran una casa noble antigua y honorable, una que podía rastrear sus raíces directamente hasta la familia real. El duque actual era el hermano mayor de la reina Henrietta (lo que lo convertía en el tío del príncipe Christopher). Su casa una vez había disfrutado de un aumento en la influencia debido a su conexión con la familia real, pero cuando Su majestad se enfermó con la Pesadilla Cenicienta, su mala salud afectó negativamente su control del poder. Actualmente, la casa Odin presidía la región occidental donde se encontraba Kelk Harbour y mantenía buenas relaciones con el ducado Miseral debido a los lazos familiares ahí.

La casa Odin era muy conservadora y valoraba mucho los linajes antiguos, como el de la familia real. Cuando Su Alteza y yo nos comprometimos por primera vez, la Casa Odin fue la que protestó más fuerte, o eso había oído.

Después de la forma en que la habían tratado en el pasado, la reina Henrietta había puesto cierta distancia entre ella y su familia, pero la influencia que mantenía la casa Odin no era algo que pudiera ignorarse tan fácilmente, incluso tan disminuida como ahora. Escuchar que había pisado directamente los dedos de los pies del señor al interferir con su hija, me hizo pensar. Sin embargo…

—La señorita Pharmia también es una de mis amigas —dije.

Hace cuatro años, cuando fui seleccionada para ser la prometida del príncipe, La señorita Therese fue la primera persona con la que me hice amiga. Su naturaleza franca y honesta me hizo tambalear, y cuando las dos nos acercábamos, me presentó a otra de las primas del príncipe Christopher: la señorita Pharmia.

Como la señorita Therese, también tenía diecinueve años. Su cabello rubio era tan oscuro que rayaba en un marrón rojizo y, como Lilia, tenía los ojos color avellana. La parte más notable de la apariencia de la señorita Pharmia para mí, era el lunar justo debajo de su ojo, pero por lo demás era una persona muy reservada y tranquila. A diferencia de mí, ella era experta en el bordado y amaba la música. También era muy femenina y considerada, lo que la convertía en una persona reconfortante.

—La señorita Pharmia tiene un ojo tan agudo que pensé que podría señalar las áreas en las que nuestro centro médico podría mejorar —continué—. Lo más importante es que fue muy proactiva al querer involucrarse.

En secreto, me pregunté si la señorita Pharmia no tenía su propio camino que quería seguir, similar a la señorita Anna. Aunque yo no estaba tan cerca de ella como de la señorita Therese, las dos seguíamos siendo buenas amigas. Cuando estaba completamente perdida en los eventos de la alta sociedad, la señorita Pharmia siempre intervenía casualmente para cuidarme.

Quizás mis acciones habían creado una oportunidad para que una noble dama de una casa estimada como ella pasara más tiempo en la ciudad con la gente en lugar de casarse. Si eso fue motivo suficiente para que el duque Odin se resintiera conmigo, entonces no me arrepentía.

La duquesa Rosalía tenía una mirada pensativa en sus ojos mientras exhaló suavemente.

—Sí, supongo que debe haber tenido sus razones para hacer eso. No tengo ningún derecho a criticarte si ese es el caso. Desafortunadamente, a veces las mejores intenciones de las personas no siempre resultan de la manera que esperaban.

Incliné la cabeza, insegura de a quién se refería, pero suspiró de nuevo y pareció recuperarse. Sus ojos se habían vuelto serios una vez más. Tenía el aire digno que cabría esperar de una mujer noble que opera en la alta sociedad.

—Señorita Lilia —dijo—, sé que estás disfrutando de su trabajo como sirvienta en este momento, pero si no tienes cuidado, terminarás igual que mi hijo. Bueno, quizás no sea exactamente lo mismo. Alexei se comprometió una vez antes, solo las cosas se fueron al sur.

—¿Qué…? —La mandíbula de Lilia cayó.

Aparentemente ella no lo sabía. A decir verdad, solo me había enterado de esto recientemente en relación con mis deberes oficiales.

La duquesa Rosalía permaneció indiferente, asintiendo con la cabeza mientras explicaba:

—Mi hijo tiene una historia oscura con la región de Ralshen. La chica con la que estaba comprometido era originaria de aquí. Esa parece ser la razón por la que se niega a establecerse con nadie. —Había algún matiz tácito ahí, como si estuviera decidida a moderar la obstinación de Lord Alexei.

Me eché hacia atrás, sintiendo un sudor frío en mi frente, aunque ya estaba acostumbrada a ese comportamiento de ella en este punto.

—Eso me recuerda, señorita Elianna. La reina estaba preocupada por dejarte este recado durante un período tan crucial. Se supone que estás en medio del entrenamiento de princesa en este momento —dijo la duquesa.

—Oh no, está bien —dije rápidamente. A pesar de lo densa que era, todavía tenía un mal presentimiento sobre hacia dónde iba esto. El carruaje me dejaba poco espacio para correr, pero estaba desesperada por escapar.

Una sonrisa se arrastró lentamente por los labios de la duquesa Rosalía. La mirada escalofriante en sus ojos, mientras me miraba hacia abajo, hizo que el epíteto “la Rosa Congelada” le quedara perfectamente.

—Por lo tanto —continuó, ignorando lo que había dicho—, la reina Henrietta me ha dejado la tarea a mí. Revisaremos con cuidado y meticulosidad su entrenamiento durante todo nuestro viaje. Pero por ahora, hay una cosa en particular en la que me gustaría enfocarme. —Hizo una pausa, sus palabras eran muy sugerentes mientras sus ojos se iluminaban con diversión—. Aprendamos cómo tener más intimidad con tu pareja. De esa manera podemos sorprender al príncipe una vez que terminen sus deberes. Sabes, su majestad y el rey están ansiosos por ver a sus nietos lo más rápido posible.

Si su repentina proclamación fue algo por lo que pasar, este viaje seguramente sería arduo para mí.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *