Katarina – Volumen 6 – Capítulo 4: Luchando contra los tanukis (1)

Traducido por Shisai

Editado por Sharon


El clima era perfecto, lo que me hizo sentir optimista sobre el examen.

Keith, quien no iría al Ministerio hoy ya que tenía que ayudar a nuestro padre con su trabajo, vino al jardín a saludarme antes de que me fuera.

—Ten mucho cuidado, hermana —dijo, por centésima vez desde ayer.

—No te preocupes. Es como una pequeña excursión al campo. ¡No hay nada peligroso al respecto! Estás demasiado ansioso, Keith.

—No es que esté demasiado ansioso, pero te metes en problemas con demasiada frecuencia. Asegúrate de no ir a ningún lugar extraño y de no hablar con personas desconocidas. ¡Incluso si te ofrecen bocadillos! ¿Entendido?

Me ofendió un poco que me hablara como si yo fuera una estudiante de primaria, pero sabía que responderle solo haría que todo se alargara más, así que acepté.

—Bueno. Tendré cuidado —le dije.

Salí de la mansión (mientras Keith aún murmuraba “¡Ten cuidado!”), y fui al Ministerio. Cuando llegué allí, los otros en mi equipo ya estaban esperando. Sora parecía distante y despreocupado, como siempre, pero María parecía un poco nerviosa, y Dewey parecía estar tan molesto como ayer.

Los saludé a todos, y luego nuestros examinadores llegaron a la escena.

—¿Están listos, niños y niñas? ¡Nos iremos muy pronto!

Handerson (¿Laura?) estaba actuando como el chico amigable (¿chica?) presentando uno de los espectáculos infantiles de mi vida anterior. Su maquillaje era perfecto a pesar de que era tan temprano en la mañana, y su uniforme se veía diferente al de ayer, con nuevos volantes y cintas.

¿Cuántos posee ella?

Por alguna razón, tenía una soga en la mano, y al otro extremo estaba atado… Nathan Hart.

¿Qué? ¿Por qué están estos dos conectados por una cuerda?, me pregunté a mí misma.

—¡Esto es solo para que Nathan no se pierda! ¡No nos gustan las cosas raras! —explicó Laura al verme observarles.

Realmente no estaba pensando en eso, pero aún así… ¿no consideraba su incorporación como algo extraño, según sus criterios?

Hart, por cierto, solo se quedó allí en silencio con una mirada triste en sus ojos. Después de ver lo fácil que se perdió ayer, estuve de acuerdo en que necesitábamos alguna medida para seguirle la pista, pero la cuerda atada a su cintura solo lo hacía parecer una mascota de gran tamaño.

—Ahora dejemos de perder el tiempo y vámonos —dijo Laura, guiándonos al carruaje que se había preparado para nosotros.

Era mucho más grande que el que habíamos usado para rescatar a Keith. María, Dewey, Laura, Hart y yo podíamos viajar cómodamente en él.

¿Hm?

—Espera, ¿dónde está Sora? —pregunté, dándome cuenta de que no estaba con nosotros.

—Oh, él conducirá. Pedimos un carruaje, ¡pero olvidamos pedir un conductor! ¡Oops! No sabría cómo hacerlo, y si dejamos que Nathan lo haga correriamos el riesgo de perdernos. Afortunadamente, Sora se ofreció a hacerlo —respondió Laura.

Más tarde escuché que ayer por la noche, cuando llegó el carruaje, Laura se dio cuenta de que se había olvidado de pedirle al Ministerio que le preparara un conductor. Dado que estaba allí en el momento adecuado, el pobre Sora no pudo hacer nada más que ofrecer ayuda.

El hecho de que ella olvidaría al conductor fue bastante sorprendente, pero lo que más me sorprendió fue que no pudiera conducir. Además del maquillaje y la ropa, parecía del tipo que era buena en ese tipo de cosas…

¿Y Hart se perdería incluso en un carruaje?, pensé mientras miraba al hombre que bajaba la cabeza en tono de disculpa.

Después de despertar con tan buen clima, me había sentido bien con la misión. Pero ahora, al ver a mis examinadores, estaba teniendo dudas. El carruaje comenzó a moverse y ya no me sentía tan segura.

Al principio todos estábamos en silencio (principalmente porque no sabíamos de qué conversar, dada esta multitud única), pero después de un tiempo, Laura comenzó a hablar.

—María, linda, tu piel se ve tan suave. ¿Utilizas algún tratamiento especial? —preguntó de repente, yendo con un tema femenino de inmediato.

Tanto María como yo estábamos un poco sorprendidas, pero mi amiga de alguna manera logró responder.

—No… nada en particular.

—¡¿Qué?! ¡No es justo! ¡Ojalá pudiera tener esa piel de porcelana sin poner ningún esfuerzo! —dijo haciendo pucheros. Sus modales, y solo esos, eran realmente lindos.

Por otra parte, el hecho de que la piel de María fuera tan hermosa como lo era sin ningún tratamiento también me sorprendió…

Esa es la protagonista del juego para ti.

Todos los días después de terminar mi baño, Anne me cubría la cara con lociones y cremas (ciertamente no lo haría yo misma). Por eso mi piel no era tan mala, aunque no tan lisa y brillante como la de mi amiga.

—Dewey, amor, ¿estás usando algo para que tu cabello sea tan esponjoso? —le preguntó Laura, con una sonrisa al joven, cuya cara estaba tan quieta como tallada en piedra.

¿Acaba de llamarlo “amor”…?

—No estoy usando nada —respondió. La examinadora no pareció ofenderse por la frialdad de su respuesta, solo hizo un puchero.

—¡Eso no es justo! —gritó como lo hizo con María, antes de finalmente mirarme.

Oh, primero piel y luego cabello… ¿Sobre qué me va a preguntar? Ni siquiera sé qué tipo de tratamiento uso, ya que Anne está a cargo de todo eso. O más bien, me obliga a usar todas esas cosas. ¿Cómo voy a responder?

—Katarina, mi querida…

Probablemente debería decirle que le preguntaré a mi criada cuando volvamos a casa.

—¿Qué tipo de dulces te gustan?

Esa pregunta fue tan inesperada que me congelé por un momento. Después de todas mis preocupaciones, su pregunta no tenía nada que ver con los cosméticos.

Pero espera un segundo, ¿por qué soy la única a la que preguntan sobre los dulces? Incluso le preguntó a Dewey, que es un niño, sobre su cabello… ¡No me dejes fuera de eso, vamos! ¡Alaba mi cabello, mi piel o algo así! Por supuesto, esos dos son mucho más bonitos, pero estoy poniendo… ¡Anne está poniendo tanto esfuerzo en mi aspecto! ¿Por qué dulces?

—¿Dulces? ¿Por qué preguntarías eso? —pregunté confundida.

—Hm… Pareces alguien a quien le gustan los dulces —dijo ella, inclinando la cabeza hacia un lado. Una vez más, sus gestos, y solo esos, eran en verdad lindos.

¿Pero qué significaba eso? Me gustan los dulces, eso era cierto. Revisaba periódicamente los bocadillos que los sirvientes de la mansión compraban para asegurarme de que sabían bien, recorrí la ciudad en busca de buenas panaderías y me consideraba una conocedora de todas las cosas azucaradas. ¿Todo eso solo… se mostró en mi cara?

—¿No te gustan los dulces, cariño? —preguntó con otro lindo gesto.

—Me gustan…

—¡Justo como pensé! ¿Tiene alguna recomendación?

—¿Recomendaciones? Bueno… ¿De qué tipo estamos hablando?

—Veamos…

Y así es como comenzó nuestra discusión sobre los dulces, que continuó durante bastante tiempo. No era tan buena hablando de romance o maquillaje u otras cosas similares, pero cuando se trataba de comida, podía seguir haciéndolo durante horas. Lo sabía todo, desde las pastelerías de lujo que servían a la familia real hasta las pequeñas panaderías familiares. Incluso hablamos sobre las golosinas caseras de María, involucrándola en la discusión.

—Y esas bocanadas de crema, ya sabes, las conchas son tan suaves que… —dije, justo antes de que mi estómago gruñiera fuerte. Toda esta charla de cosas deliciosas me había dado hambre.

Al escuchar el sonido embarazoso de mi barriga, Laura se rió y luego sugirió que paremos a almorzar en el pueblo cercano. Estuve de acuerdo de todo corazón y noté que estaba tan cautivada en nuestra conversación que no había notado cuánto tiempo había pasado.

Ya no me sentía ansiosa por la misión, e incluso María ya no tenía la expresión nerviosa del principio. Dewey, sin embargo, parecía tan distante como siempre.

Laura llamó a Sora, quien conducía el carruaje, para decirle que paremos para almorzar.

Como estábamos tan lejos de la capital, la ciudad en la que nos detuvimos era bastante pequeña. Pero pudimos encontrar una pequeña taberna, probablemente de propiedad familiar, que era lo bastante grande como para servirnos a todos. Solo ofrecieron algunos platos, pero sabían bien.

—¡Oh, esto es tan bueno!

El pan era suave, la lechuga fresca y el tocino crujiente. Todas estas texturas, juntas, hicieron un sándwich increíblemente sabroso. Podría ir por otro… o dos… o tres…

Pedí un segundo y Dewey me fulminó con la mirada.

—¿Tú también quieres uno? Aquí, tómalo —le ofrecí, pensando que tenía envidia y quería probar uno por sí mismo.

—N-No, gracias. Señorita Claes… no parece despreciar la cocina de estos lugares… —murmuró.

—¿Qué quieres decir con “estos lugares”? ¡Es delicioso! —dije, insegura de lo que quería decir.

—Ya veo… —respondió, alejando sus ojos de mí.

¿A qué se debió todo eso?

Había pasado casi medio día junto con Dewey, y es probable que este fuera nuestro primer intercambio. Parecía que me odiaba y, si ese fuera el nivel de las conversaciones que íbamos a tener, probablemente nunca sabría la razón. Bueno, en realidad tampoco habla con nadie más.

Como me di cuenta de que era uno de los personajes principales de AA2, quería ser más amigable con él para poder obtener información útil. Pero nuestros ojos no se encontraron durante el almuerzo.

Quería otro emparedado, pero Sora y María me detuvieron porque estábamos llegando tarde. El anciano a cargo del restaurante notó lo triste que me había puesto y envolvió un sándwich para que comiera más tarde, diciendo que estaba feliz de verme disfrutar tanto de la comida que preparó.

Le di las gracias desde el fondo de mi corazón y me fui, lista para volver al carruaje… cuando sucedió algo.

—Volvamos a la carretera ahora —dijo Laura, y comenzamos a seguirla cuando de repente se sobresaltó de terror.

—¿Q-qué pasó? —le pregunté. Ella me miró con sus ojos azules.

—Olvidé agarrarme de la cuerda… Me estaba agarrando de ella cuando entramos al restaurante, pero…

Su voz estaba llena de nada menos que desesperación, y su mano, de hecho, no se aferraba a nada. Todos intentamos mirar alrededor, pero Hart no estaba allí.

Fue como una de esas escenas en el manga donde todo el mundo está tan silencioso que se puede escuchar el viento… Laura, sin embargo, se tranquilizó y comenzó a dar órdenes de manera clara y eficiente.

—No puede haber ido tan lejos. Ustedes dos miran hacia allá, y ustedes dos hacia ese lado. Iré y volveré sobre nuestros pasos. ¡Si nos separamos, deberíamos encontrarlo en poco tiempo!

Todos hicimos lo que nos dijeron, pero… ¿por qué tuvo que emparejarnos así?

Una mirada pasajera a la expresión molesta de mi compañero de equipo fue suficiente para hacerme sentir incómoda. Laura nos había dividido dependiendo de quién estaba más cerca, así que María terminó con Sora y yo con… Dewey.

Ugh… esto va a ser tan malo. Realmente espero que lo encontremos pronto.

¿Cómo logró perderse después de caminar tan poco y en un lugar con tan poca gente? Casi quería elogiarlo por su talento.

¿Está tratando de jugar al escondite? Si es así, podría estar escondido en algún lugar extraño.

Intenté abrir el bote de basura cerca del restaurante, pero él no estaba allí.

—Yo… no creo que esté en un lugar como ese —dijo Dewey, horrorizado, y rápidamente bajé la tapa.

Volvimos a buscar a Hart, en silencio… Pero eso no funcionaría para siempre. Incluso después de encontrar a nuestro examinador perdido, tendríamos que realizar una misión juntos y no podríamos colaborar si seguimos así.

¡Esta era la oportunidad perfecta para descubrir por qué me odiaba tanto!

—D-Dime, Dewey… —pregunté poco antes de darme cuenta de que no había pensado en cómo hacerlo—. ¿Hay algo que odies de mí?

Todo lo que pude hacer fue preguntarle lo que quería saber.

¿Y si él respondió “todo”? Ese sería el final…

Si bien lamenté no haber planeado una mejor manera de obtener información de él antes de abrir mi boca, él me miró, con las cejas juntas en una mirada visiblemente preocupada.

—Eso es… —Se detuvo por un segundo, luego suspiró ruidosamente—. Vengo de una familia indigente y tuve que empezar a trabajar cuando aún era un niño. Pedí que me enviaran a una escuela gratuita cerca de mi casa, y tuve que prometer que seguiría trabajando mientras lo hacía. Puse mi alma en mis estudios para poder superar la pobreza algún día. Mis esfuerzos fueron recompensados, y me gradué mientras me saltaba los grados y por fin logré llegar a un trabajo en la organización más poderosa del reino: el Ministerio.

Por supuesto, ya sabía todo esto al leer esa nota misteriosa, pero escucharlo directamente desde la fuente lo hizo sonar aún más intenso.

—El trabajo era duro y apenas me quedaba tiempo para estudiar durante el día, así que a menudo lo hacía por la noche en lugar de dormir. Quería escapar de ese triste estado, y seguí adelante sin mirar atrás… Por eso estoy aquí en el Ministerio… ¿Pero qué hay de ti, señorita Claes? ¿Cómo llegaste al Ministerio? —me preguntó, sus ojos azules llameantes.

—B-Bueno, yo…

Ingresé al Ministerio porque era dueño de un Familiar de la oscuridad, pero eso era de alto secreto. Y la razón por la que acepté el trabajo fue que estaba demasiado asustada para casarme con Jared en este momento, y esto parecía una buena manera de retrasar el matrimonio… Pero después de escuchar la historia de Dewey, no podría contarle con honestidad. Ahora entiendo sus sentimientos…

Dewey sonrió ante mi falta de respuesta.

—¿Por qué la hija de un duque, sin ninguna habilidad mágica particular ni resultados sobresalientes en una prueba, alguna vez trabajaría en el Ministerio? —dijo, eligiendo sus palabras para que fueran lo más dolorosas posibles.

Por eso me odia…

—He venido aquí para trabajar usando lo mejor de mis habilidades —dijo, y luego comenzó a buscar a Hart una vez más.

He venido a trabajar usando lo mejor de mis habilidades también, pensé… pero no pude decirlo. Después de todo, acababa de elegir el Ministerio como un lugar para escapar y había logrado entrar sin ningún esfuerzo.

Si hubiera derramado sangre y lágrimas para conseguir un trabajo y luego hubiera encontrado allí a alguien que no fuera diligente con respecto a lo que hizo y que obtuvo su puesto sin siquiera intentarlo, eso también me enfurecería. Me volvería agria.

Renací en este mundo como hija de un duque, y disfruté de todos los beneficios que conlleva eso (así como la fatalidad, pero esa es otra historia). Tal vez eso me había hecho demasiado arrogante.

En mi vida anterior era hija de un padre empleado de oficina y una madre ama de casa a tiempo parcial, y no podía dar por sentado el dinero. Recuerdo ir a la tienda de conveniencia cerca de mi casa y ver a un niño rico comprar el helado premium, mientras que yo me conformaba con el helado más barato…

Pero ahora, no solo comí todos los dulces que quería, incluso obteniendo segundos, sino que incluso les pedí a mis criados que me dijeran cuándo la panadería tenía nuevos productos. Tal vez el lujo me había vuelto arrogante… a este ritmo, caería en la ruina como la Katarina en Amante Afortunado.

Nunca había pensado en el consuelo en el que renacer me había puesto. Fue entonces cuando apareció Sora, viniendo a decirnos que habían encontrado a Hart.

Después de encontrarlo, volvimos al carruaje y partimos hacia nuestro destino. Laura siguió hablando con su compañero examinador, presumiblemente regañándolo por perderse, pero estaba tan sorprendida por lo que Dewey había dicho que apenas la escuché.

Tal vez en verdad estaba mimada y tenía derecho… y eso explicaría por qué todavía tenía que lidiar con los malos finales extremos.

Traté de organizar mis pensamientos de la única manera que sabía cómo: celebrar una reunión dentro de mi cabeza.

♦ ♦ ♦

Presidenta de la reunión: Katarina Claes.

Representante de la reunión: Katarina Claes.

Secretaria de la reunión: Katarina Claes.

—Huff… huff… P-Por favor, todos, siéntense.

—Huff… No, señorita Claes, espere, todavía nos falta alguien.

—Huff… Tienes razón… Todavía no estamos listos.

—Estoy de acuerdo. ¡Esta reunión fue tan repentina que no pudimos prepararnos a tiempo!

—También siento que últimamente ha habido demasiadas reuniones. ¡Somos gente ocupada! No podemos pasar todo nuestro tiempo en reuniones. Me temo que no podemos hacer esto hoy. ¡Reunión aplazada!

Y así, la reunión de las Katarinas terminó prematuramente…

—¡Espere! ¡Señorita Claes! ¡Por favor! ¡Eso no se puede hacer! ¡Tengamos una reunión, aunque sea corta! Ah, Sra. Secretaria, ¿a dónde va? ¡Esto es importante para todos nosotros!

—Tiene un punto. Es un lastre, pero supongo que tenemos que hacerlo. Bueno, ¿cuál era la agenda de hoy otra vez? ¿Decidir qué comer para la cena?

—No exactamente… Debemos discutir si Katarina Claes realmente tiene derecho y está malcriada.

—Hm… Últimamente ha estado comiendo dulces todo el día, comiendo incluso la porción de Keith, e incluso pidiéndole a María que cocine más…

—En efecto. Y después de graduarse de la academia, ha estado comiendo tanto que Anne se queja de que sus vestidos se aprietan demasiado. Tenemos que hacer algo al respecto.

—Una glotona malcriada… Así no debería ser una joven noble.

—A este ritmo, se arriesga a una catástrofe independientemente de los malos finales…

—No puede seguir así.

—Realmente tenemos que hacer algo.

—Mm… ¿Y si comiéramos menos dulces?

—¿Eso resolvería el problema?

—No lo creo…

—Si Katarina se arriesga a convertirse realmente en una villana, tiene que arrepentirse y enmendar sus costumbres.

—¡Oh, esa es una idea maravillosa! ¿Pero cómo?

—No lo sé.

—Recuerdo que nuestra abuela en nuestra vida anterior solía decir algo como “Cuando no sabes lo que debes hacer, concéntrate en hacer las cosas que debes hacer, una a la vez. Eventualmente, verás la respuesta”.

—¡Palabras de la sabiduría!

—Por el momento, hagamos lo que sugirió la abuela.

—Suena muy profundo, así que podríamos intentarlo.

—Entonces, lo primero que debemos hacer es… ¡deshacernos del tanuki y terminar este examen!

—Sí. Concentrémonos en el tanuki por ahora.

—Sí.

—Sí.

La reunión de emergencia de las Katarinas así acordó un curso de acción.

—Por cierto, sobre esa abuela… Ella era la que estaba interesada en las telenovelas y siempre hablaba de actores calientes, ¿verdad? ¿Dónde encontraría palabras de sabiduría como esas?

—Creo que lo escuchó, de hecho, de un actor atractivo.

—No pensemos demasiado en eso…

Justo cuando la reunión terminó, y decidimos que nos concentraríamos en deshacernos del tanuki, el carruaje llegó a su destino.

| Índice |

4 thoughts on “Katarina – Volumen 6 – Capítulo 4: Luchando contra los tanukis (1)

  1. Yinett says:

    Jajaja esa abuela de Katarina y sus galanes de telenovela.
    Creo que Dewey va a caer gradualmente, ya por lo menos vio que Katarina no discrimina (aunque estemos hablando de comida :v) y poco a poco se va a dar cuenta de que no es la típica niña rica mimada que el cree que es, aunque no me imagino cómo será ya cuando entre al harem, porque enserio… Es un shota tsundere!!
    Muchas gracias por el cap.
    Pd: Adoro la manera en que habla Laura, en mi mente suena muy tierno :3

    • Yinett says:

      Me pasé mucho tiempo pensando en donde es que había escuchado algo parecido a lo que dice la abuela de Bakarina, y al fi me acordé, es como lo que le dijo Shigure a Tohru, (no sé cómo se escribe) la prota de Fruits Basket, de echo pasó hace poco en el anime y se me hizo muy curioso, no creo que sea una referencia a Furuba, pero weno :v

  2. Carlos says:

    Gracias por el capitulo .
    Bueno,Katarina no tiene que hacer nada. El tipo está resentido nomás, pero Sora tuvo una vida peor y ya fue conquistado por Katarina, así q ese niño sera presa fácil para ella. XD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *