Resplandeces bajo la luz de la luna – Epílogo: Palabras del autor

Traducido por Lugiia

Editado por Ayanami


Hola a todos. Este es mi trabajo debut.

Muchas gracias por leerlo.

♦ ♦ ♦

Los personajes de esta novela pueden parecer un poco extraños.

La forma en que el protagonista, Takuya, vive su vida es algo imprudente, y Kayama parece vivir de una forma simple y hedonista, por lo que ambos están muy distorsionados. Los otros personajes también son un poco extraños.

Sin embargo, a mí no me parecen tan raros. No es que estén viviendo sus vidas adrede de esa forma, es solo que viven desesperadamente lo mejor que pueden y a su manera, y como resultado, soportan las cargas de la vida.

♦ ♦ ♦

En mi adolescencia, sentí ese tipo de cargas.

Sentía que no tenía adónde ir, pero las novelas me salvaron. Por eso, antes de darme cuenta, naturalmente, empecé a escribir novelas. Pensé que quería ser novelista, pero al mismo tiempo, me pareció que podría ser imposible.

Al final, me gradué en la universidad y encontré un empleo. Acorralado por mi trabajo, mi motivación para escribir novelas desapareció gradualmente.

«No hay manera de que pueda convertirme en novelista». Esa era mi frase favorita.

Tenía un amigo que me dijo:

—Definitivamente puedes. Así que sé uno.

Él leía las cosas que escribía con gran interés.

Sin embargo, cuando estaba trabajando por la noche en mi empresa, esa persona se suicidó.

Desde entonces, al igual que el protagonista de esta novela, me sentí culpable de vivir. Y, en realidad, durante mucho tiempo, nunca pude entender lo que él estaba pensando.

Incapaz de dormir, a menudo salía a pasear por las noches. Seguí caminando durante horas y horas, y en uno de esos paseos, cuando se hizo de día, decidí escribir novelas.

Y así, dejé mi trabajo y empecé a escribir.

♦ ♦ ♦

Este mundo está lleno de cosas irrazonables, dolorosas y crueles.

Creo que es algo muy natural empezar a querer morir.

Quería escribir una novela que hiciera que sus lectores quisieran seguir viviendo a pesar de eso.

Si mi trabajo logra que alguien se sienta de esa manera, aunque sea un poco, eso me haría extremadamente feliz.

♦ ♦ ♦

Ahora que me he convertido en novelista, cuando miro atrás, me doy cuenta de que las palabras de mi difunto amigo tenían razón. No sé lo que Takuya hará a partir de ahora, pero quiero que él y todas las personas del mundo, que soportan todas las dificultades que la vida conlleva, den lo mejor de sí mismos.

Está bien. Definitivamente puedes hacerlo.

♦ ♦ ♦

Recibí la ayuda de muchas personas para la publicación de este libro. Loundraw, quien dibujó imágenes que superaban con creces lo que yo, el autor, había imaginado. Cuando vi las ilustraciones por primera vez, susurré: «Increíble», sintiéndome conmovido. También, Yamaguchi Kouzaburou, Ayasaki Shun, Aoi Blue, que me proporcionaron maravillosas recomendaciones y comentarios. De todas estas personas a las que admiro, recibí palabras que sentí que casi se desperdiciaban en mí. Los editores a cargo, Yuzawa y Endou, identificaron las direcciones adecuadas que un autor inexperto como yo pudiera tomar. Agradezco sinceramente a todos, incluyendo a aquellos cuyos nombres no he mencionado aquí. En mis años de adolescencia, nunca hubiera imaginado que una obra que yo mismo empecé a escribir recibiera ayuda de tanta gente y lograra salir al mundo.

Puede que haya algunas partes mal escritas, pero he puesto todo lo que poseo hasta ahora en esta novela.

«Escribiré todo lo que pueda escribir ahora mismo en la obra que tengo delante». A menudo pienso en esa frase, y a los tres días de terminar de escribir, empiezo a querer escribir de nuevo. Siempre siento que hay cosas sobre las que no he escrito aún.

Es por eso que seguiré escribiendo novelas hasta que muera.

Espero volver a verlos en mi próxima obra.

Sano Tetsuya.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *