Sentido Común de una Casa Guerrera – Capítulo 35: El juramento de una pequeña chica

Traducido por Lily

Editado por Sakuya


—Ha… ha… ha…

Por primera vez en mi vida, corría con todas mis fuerzas. Tristemente no era por felicidad, si no, para huir. Debía hacerlo incluso si estaba cansada.

Corría teniendo un aspecto desaliñado, el sudor recorría mi frente y mi pelo estaba desordenado. Sin embargo, ahora mismo no me importa eso. En cualquier caso, tenía que correr igualmente.

Pero pronto, mi límite me golpea.

Mi respiración era débil, y mis pies están cansados. Como resultado, aunque estaba a punto de llegar a la calle principal, tropecé en el camino y caí.

Me desesperé por los pasos que se acercaban, podía escucharlos venir detrás de mí.

—Qué molesto, ¿podrías dejar de causarnos tantos problemas? Ojou-chan, por favor sea una buena chica y espere con nosotros hasta que su padre venga a recogerla~

 —No es mi problema si usted puede o no mantenerme segura hasta que mi padre llegue a recogerme, eso no depende de usted.

Continúe retrocediendo para escapar de los hombres vulgares sonrientes que se acercaron.

Tal vez no apreció mis acciones, ya que uno de los hombres parecía irritado, haciendo un “Tks” con su lengua.

—En ese caso, le preguntaré yo mismo, ¿Ojou-chan le parece acompañar a este joven para ir en busca de su padre? No le molestaría ¿verdad?

De repente, escuché la voz de un tercero recién llegado.

A pesar de que su voz es poco fiable, sonaba algo infantil, el hecho de que no perteneciera a uno de esos hombres me hizo sentir aliviada, intenté levantarme, pero se me dificultaba.

Me siento mal.

—Hmm. ¿Estás bien?

La figura de la persona que miraba se veía joven. Aproximadamente de mí misma edad.

Basándome en su cabello y apariencia, pensé que era un niño pequeño. Esa persona no mostró signos de tener miedo, en cambio me miró con una sonrisa.

 —Aquellas personas, ¿son conocidos tuyos?

Sacudí la cabeza varias veces en respuesta a su pregunta.

—Ya, veo… —Esa persona sonrió, actuaba como si hubiera entendido algo.

Actuando de esa manera… instintivamente me hizo querer dejar escapar un gran suspiro.

— ¡¿Quién demonios eres tú?!

—No tenemos ningún asunto que resolver contigo, si no quieres salir herido, vete de aquí y anda a otro lugar.

—No iré a ninguno otro lado, no tengo porqué obedecer tus órdenes. Entonces…. ¿Ojou-chan que piensas? ¿Vendrías conmigo?

De cierta forma, no lograba escuchar las voces de los otros hombres, ese chico tenía toda mi atención.

— ¡Parece que eres un terco que no aprende hasta que sienta dolor!

Los hombres sostuvieron sus respectivas armas y atacaron a esa persona. No quería ver esa horrible escena, por un momento, cerré los ojos esperando lo peor.

…Incluso si es un niño, no existe un método para que gane.

La mayor diferencia es el físico… La forma en la que se desarrolló la situación, ese niño definitivamente terminará recibiendo una buena paliza… o eso pensaba.

Cuando abrí nerviosamente mis ojos, la escena que apareció ante mí fue completamente opuesta a mis pensamientos.

¡Los hombres grandes estaban cubiertos de heridas y sus cuerpos rodaban por el suelo!

Solo pude contemplar ese espectáculo en silencio.

Esto no es un sueño, ¿verdad? Pensando que lo era, instintivamente pellizque mi mejilla. Lo hice con fuerza, mi mejilla tomó un color rojizo.

— ¿Estás bien? —El joven se acercó a mí.

Aunque fue el causante de tal escena, no sentí ningún miedo por él… Más bien, en su lugar, un sentimiento de alivio y alegría me envuelven.

—Sí, estoy bien…

 —Ya veo, eso es genial. Lo malo de estar lesionado es que provocan este tipo de desastres. —El niño con una mano se cepilló suavemente el cabello.

Posiblemente no podría pensar de esa manera, sigo pensando que esto es un sueño del cual aún no despierto. Incluso me pellizqué la mejilla para comprobarlo, está hinchada… siento mucha vergüenza ahora.

—Muchas gracias por salvarme.

—No hay necesidad de agradecerme. Una linda chica como tú no debería pasar por este tipo de situación. Ven, vamos juntos. Te acompañaré a la calle principal. —El niño extendió su mano hacía mí.

No pude evitar tomar su mano, me puse de pie y comencé a caminar a su lado.

Me sentí curiosa sobre lo que le pasó a esos hombres, aún me sentía un poco preocupada por si se levantaban y nos atacaran por detrás, así que miré brevemente atrás.

—Está bien. No te preocupes, me aseguré de que no puedan ponerse de pie nuevamente por un tiempo. —El joven parecía ver a través de mis pensamientos, me dijo eso mostrando una sonrisa irónica mientras hablaba.

— ¡Oh… entiendo!

—Sí, una vez termine de acompañarte, pienso entregarlos al ejército.

—Honestamente me siento agradecida de que me hayas salvado, muchas gracias.

Al escuchar mis palabras de agradecimiento, esta vez el niño sonrió de forma verdadera, no había ningún indicio de impureza.

Fue impactante…

Después de ser bellamente golpeada por esa sonrisa, terminé en silencio por el resto de nuestro viaje juntos.

Cuando salimos a la calle principal y caminamos un poco más, mi vista se dirigió a un grupo de personas con un aura diferente desde la dirección opuesta.

Eran soldados del ejército. No solo eso, sino que eran soldados bajo el control directo del general.

Poseían un aire diferente a los demás, incluso se veían superiores a las otras facciones. Quizás la razón era porque pasaron por un duro entrenamiento, su presencia era digna de fuertes caballeros.

—Ustedes caballeros.

Al verlos, el joven que había estado en silencio al igual que yo hasta ahora, murmuró.

Estaba claramente nervioso.

¿Por qué actúa así? Alguien que pelearía audazmente con esos hombres grandes, no actuaría de tal manera… y aunque esa pregunta se posó en mi mente, pronto llegué a obtener la respuesta a ella.

El hombre que parecía estar liderando a los miembros del ejército, claramente hizo una cara sorprendida cuando vio al joven… y luego gritó.

 — ¡¡Eres una idiota!! —Gritó el hombre enojado.

Mientras me preguntaba qué estaba pasando, el hombre se dirigió hacia el joven y apretó su puño.

— ¿De verdad piensas que no te vería? ¿Qué estás haciendo en un lugar como este? No, espera… generalmente siempre estás en donde no debes. Ahhh… ¡No vayas asomando esa nariz tuya en los asuntos de otros!

—No es como si saliera con la intención de meter mi nariz. Es decir, simplemente estaba caminando por la ciudad, vi la escena, y cuando me acerqué, la encontré.

—Ahhh… bien. Solo déjala aquí y vete, nosotros nos haremos cargo.

—Bien… supongo que no tengo nada más que hacer. —El joven agitó la mano ligeramente y rápidamente se dirigió a la dirección contaría a la nuestra.

—Oye…

Justo cuando estaba a punto de llamarlo… me di cuenta de que no conocía su nombre, y por lo tanto fui incapaz de llamarlo.

—Me disculpo profundamente por este asunto. Mi nombre es Gazelle. Yo me ocuparé de llevarla de regreso a casa.

La entrada de un héroe normalmente se recibiría con aplausos. Sin embargo, en este momento, en lugar de ser el héroe del país, para mi es mi héroe.

Después de eso, durante el camino de regreso, le pregunté al General innumerables veces el nombre del joven, pero… el general continuó respondiendo con puras palabras vagas y absolutamente no llegamos al punto.

Definitivamente, iré a buscarlo. En ese momento, le agradeceré como es debido.

Tomando esa decisión, lo juré en mi corazón.


Lily
Vaya ¿qué tenemos aquí? jaja ¿el nacimiento de un nuevo shipp?

| Índice |

2 thoughts on “Sentido Común de una Casa Guerrera – Capítulo 35: El juramento de una pequeña chica

  1. Ela-san says:

    Jahajajahaaa buenisimo… baia baia baia cuando piensas bueno ya no me sorprenderan zas! . Y me encanto. Gracias por estos trenmendos caps., por su arduo trabajo y por sobretodo no abandonarnos, ejem! por no abandonar la novela~ (^3^)~

    • Lily says:

      Jaja de nada, estos comentarios nos animan mucho 😍 lamentamos mucho la tardanza en publicar, jaja pero la novela ya tiene un puesto en el calendario, así que en un futuro abran muchos capítulos 😘

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *