¡Vamos a romper este compromiso! – Capítulo 35

Traducido por Kavaalin

Editado por Nemoné


Por ahora, había decidido regresar a la mansión, pero al salir del castillo me encontré con alguien conocido.

¿Ese es el joven Allen?

Y junto a él… había una persona más. Cuando traté de llamar su atención, los dos me vieron.

El joven Allen se acercó a mí con una sonrisa, pero en cuanto a la otra persona…

¿Eh? ¡Se está acercando muy velozmente!

— ¡Lilina!

Después de decir eso, me abrazó. Esta persona probablemente era la señorita Ange. Era un poco diferente de como la había imaginado… Si una persona normal fuera abrazada con tanto vigor como ahora, saldría volando, ¿sabes?

—Finalmente. ¡Finalmente pude volver a reunirme con Lilina! ¡Estoy tan feliz!

La señorita Ange se aferraba a mí con su mirada llorosa. Ah, había hecho llorar a una chica tan adorable, que mal.

¿Eh? ¿Por qué todos nos miraban desde la distancia como si estuvieran observando una escena acogedora? En vez de eso deberían estar tratando de salvarme, ¿saben?

El único que notó que estaba incómoda fue el joven Allen.

— ¡Oye! ¡Ange, suelta a la señorita Lilina! La estás incomodando.

La señorita Ange me miró después de oír eso.

— ¿Estoy incomodando a Lilina? Ah, emm, discúlpeme. Es sólo que, siempre, siempre quise reunirme con usted. Y, bueno, em, ¡lo siento por abrazarla tan repentinamente!

Se disculpó con una expresión triste e insegura. Puede que estuviera incómoda, pero no estaba enojada. Le hablé con el tono más gentil posible para no asustarla.

—No estoy enojada. Es sólo que todo fue tan repentino que no supe cómo reaccionar. Bueno, eres Ange, ¿verdad? La real.

Al escuchar mis palabras, asintió vigorosamente con la cabeza. ¿Eh? Siento como si hubiera visto a alguien más hacer lo mismo… Bueno, como sea.

—Yo también lo siento, señorita Lilina. Ange estaba decidida a reunirse con usted y se negaba a escucharme.

— ¡Eso es porque es injusto que sólo Allen pueda verla! A pesar de saber que yo también quería reunirme con Lilina…

Protestó la señorita Ange mientras inflaba las mejillas. Ah, era como una pequeña ardilla, sentía como su encanto me sanaba. Aun así, desde hace rato había notado que me trataba diferente que el joven Allen.

— ¿Los dos vinieron hasta aquí para reunirse conmigo?

—Ah, ¡sí! Somos parte de la casa del duque, pero con todo el asunto de la revuelta y dado que éramos plebeyos hasta hace no mucho, nos preguntábamos si realmente estaría bien visitarla en su mansión. Por eso la esperamos aquí.

—Ya veo. Me estaban esperando. Muchísimas gracias. Yo también estoy feliz de poder reunirme con usted, señorita Ange.

Mientras lo decía con una sonrisa amable, el joven Allen y la señorita Ange se pusieron completamente rojos. Seguidamente, comenzaron a susurrarse cosas.

—Uwah. El poder destructivo de la sonrisa de la señorita Lilina es increíble.

—Sí, realmente es una diosa. Lilina no sólo es genial, sino que también es increíblemente hermosa.

Los dos inspiraron hondamente, intercambiaron miradas y se voltearon hacia mí.

—Bueno, puede que sea de mala educación preguntar, así que lo lamentamos, pero… ¿la señorita Lilina planea regresar a su feudo después de esto?

El joven Allen preguntó esto como si fuera un tema muy difícil de tratar. Veamos, con la ruptura del compromiso, cualquier razón para que permaneciera en la capital había desaparecido. Sería agradable pasar el tiempo pacíficamente mientras ayudaba a mi madre con el feudo.

—Veamos, puede que no sea de inmediato, pero sí quiero regresar.

Al escuchar mi respuesta, los dos se miraron y asintieron. Seguidamente, el joven Allen habló.

— ¡Señorita Lilina! Tenemos una petición que hacerle. ¿Podría llevarnos con usted?

¿Qué? ¿Llevarme al joven Allen y la señorita Ange al feudo?

—Pero, ¿por qué me pedirían eso? Antes le pregunté al duque y él dijo que los dejaría vivir como quisieran.

—Lilina, siempre hemos querido verla una vez más. Esa vez que la conocimos, su personalidad nos cautivó totalmente. Por favor, ¿consideraría contratarnos? Como sabe, Allen se ha vuelto bueno en el combate. Y yo también he estado entrenando para volverme como Lilina. ¡No seremos una carga para usted! Haremos todo lo posible para serle útil, ¡por favor!

Los dos hicieron una reverencia. Puede que hasta hace poco vivieran como plebeyos, pero desde hace meses eran parte de la casa del duque. ¿Realmente estaría bien contratarlos? Es cierto que con la habilidad del joven Allen, cazar monstruos en el feudo debería resultarle fácil. Pero…

Mientras pensaba sobre esto, mi hermano, quien había desaparecido desde hace bastante rato, apareció de repente.

— ¿No está bien? Probablemente te preguntaron después de haberlo pensado bastante.

—Hermano… apareciendo tan de repente, ¿qué estás…? Además, ¿su madre está de acuerdo con esto? Ella debería estar en la capital, ¿verdad?

—Nuestra madre… Parece que va a quedarse con el idiota de nuestro padre. Nosotros recién nos enteramos ayer, pero… Resulta que Alex, quien pensábamos que era nuestro medio hermano, en realidad es nuestro hermano completo. Nuestra madre lo dio a luz. Bueno, hablar de eso aquí es un poco incómodo, así que le diremos los detalles en otro momento. Pero parece que esos dos se quieren bastante. —dijo el joven Allen algo avergonzado.

Ese duque, a pesar de haber sido confinado a arresto domiciliario en su feudo, parece que se divertirá.

Ahora bien, debería responderles lo antes posible, ¿no? Los dos me miraban expectantes. Ah, ¡entendido! ¡Los acogeré!

—Entiendo. Por si acaso, esperaré a la confirmación de mi padre, pero si tienen la resolución, los llevaré al feudo conmigo.

Al escuchar mis palabras, la señorita Ange estuvo a punto de atacarme de nuevo, pero el joven Allen la detuvo. Como se esperaba de unos mellizos. Hacían un buen equipo.


Kavaalin
Aww, Ange resultó ser completamente adorable. Lilina, olvídate de los demás y quédate con los mellizos, sí, con ambos. O, dámelos a mí, prometo cuidarlos, amarlos y darles muchos mimitos~

Capítulo 36 en la edición 27 de Kovel Times

| Índice |

One thought on “¡Vamos a romper este compromiso! – Capítulo 35

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *