¡Vamos a romper este compromiso! – Capítulo 44: Mi hermano regresa a casa (5)

Traducido por Kavaalin

Editado por Nemoné


Ahora que teníamos la ayuda de Thomas y del joven Allen, los cuatro iniciamos la Operación de Rescate de los Hermanos. Y aunque lo único que pudiéramos hacer fuera matar monstruos, la velocidad con la que lo hacíamos había aumentado.

Thomas y Allen se abalanzaron fieramente contra los monstruos. Sintiéndose aplastados por su espíritu de lucha, los monstruos comenzaron a perder su vigor.

Sin embargo, Sana era aún más increíble. Matando monstruos en completo silencio, la ruta por la que avanzaba era la más corta para llegar hasta mi hermano. Lucía como si la potencia de su látigo hubiera incrementado. Hasta parecía como si los monstruos trataran de distanciarse de ella.

No pasó mucho antes de que los monstruos comenzaran a escapar. Normalmente hubiese tratado de perseguirlos, pero en esta situación su intento de retirada era más que bienvenido.

Cuando por fin fui capaz de acercarme lo suficiente a mi hermano como para comprobar su estado, vi algo que me hizo dudar de mis ojos.

Mi hermano estaba… desmayado.

Era mentira, ¿verdad? Estábamos hablando de la persona que era capaz de soportar los golpes de mi madre.

El joven Alex se estaba enfrentando al monstruo pájaro mientras trataba de proteger a mi hermano. Los dos caballero heridos también se habían puesto a luchar para evitar que los monstruos a su alrededor se les acercaran.

Escuché el llanto de Sana al ver la figura caída de mi hermano.

— ¡Cómo se atreven! ¡¡Cómo se atreven a herirlo…!!

Sana había enloquecido. Corría en dirección de los monstruos que rodeaban a los caballeros. Thomas también se dio cuenta de esto y fue detrás de ella.

El joven Allen y yo aún seguíamos rodeados por monstruos y no podíamos acercarnos. ¡Por dios, ya muéranse!

El joven Allen y yo trabajamos juntos para derrotar a los monstruos a nuestro alrededor, tratando de liberar estrés en el proceso y, cuando por fin pudimos llegar al lado de mi hermano…

El joven Alex estaba tan malherido que ni siquiera podía empuñar su espada. Ahora era Sana quien luchaba contra el monstruo pájaro. Y Thomas era mantenía a raya a los monstruos circundantes en vez de los dos caballeros.

El monstruo pájaro no dejaba de lanzar ataques con su pico a Sana, de la misma forma en que había herido a mi hermano.

Por el momento me dirigí a confirmar el estado de este. Parecía estar inconsciente. Sus heridas lucían… terrible. No obstante, yo había traído conmigo una versión secreta súper concentrada de nuestra medicina herbal. Aunque era una receta que podía resultar venenosa para las personas normales, estaba segura que mi hermano estaría bien. Unté la medicina, especialmente en las heridas más profundas.

Ah, mi hermano se había movido un poco. ¿Qué estaba refunfuñando? ¿Qué? ¿La medicina ya estaba haciendo efecto?

— ¡¡Kueeeck!!

Sorprendida por el repentino graznido del monstruo, me di vuelta para ver justo como Sana le asestaba un golpe crítico al monstruo pájaro. Hubiese sido bueno si con eso terminara la batalla, sin embargo lo que hizo ese golpe fue enfurecer aún más al monstruo. Me apresuré en aplicar la medicina normal en las heridas del joven Alex y de los otros dos caballeros.

— ¡Kkuuu!

El monstruo estaba haciendo retroceder a Sana.

— ¡Sana, enseguida voy a ayudarte!

Cuando terminé con las curaciones e iba a ayudar a Sana, esta fue capturada por el pico del monstruo pájaro.

— ¡Qué crees que le haces a Sana!

En el momento en que intenté ir en su ayuda, algo pasó a gran velocidad a mi lado. Cuando miré para confirmar qué es lo que había sido, no podía creer lo que veía. Mi hermano, quien hasta hace sólo unos segundos se encontraba en el suelo severamente herido, ahora estaba golpeando al monstruo pájaro.

—Hey, pajarraco… ¿Qué te crees que le estás haciendo a Sana? ¡¡Arrepiéntete y muere!!

Mi hermano no empuñaba una espada, estaba golpeando al monstruo con sus puños desnudos. Que temible que sea capaz de derrotarlo a puñetazo limpio. Después de terminar con el monstruo, mi hermano se acercó a la sorprendida Sana.

—Sana, ¿te encuentras bien? Estás llena de heridas… Siento tanto que tuvieras que pasar por esto por mi culpa.

Mi hermano parecía conmocionado al ver el estado en el que se encontraba Sana.

—Joven Ricardo… ¡Estoy bien! Estos rasguños se curarán rápidamente. De hecho, usted se encuentra mucho peor, ¿está seguro que debería moverse tanto después de recibir tan severas heridas?

Sana miraba preocupada las heridas de mi hermano.

—Oh, eso es verdad. No obstante, cuando me di cuenta que Sana estaba siendo atacada por ese monstruo mi cuerpo se movió por sí solo. Me pregunto por qué pasó eso.

Mi hermano inclinó la cabeza profundamente intrigado. Hermano mío, eso es… Parece ser que su relación ha progresado. Pero siendo esos dos de los que hablamos, es seguro que no sean conscientes de ello.

Mientras estábamos ocupados con esto, Thomas y el joven Allen se acercaban a nosotros después de haber terminado con los monstruos a nuestro alrededor. Ambos parecían asombrados de ver a mi hermano actuar tan jovial. El joven Allen lucía feliz de ver que su hermano, el joven Alex, se encontraba a salvo.

—Muchísimas gracias, señorita Lilina. De no ser por su rápido actuar, la orden de caballería hubiese terminado arruinada.

El joven Alex y los otros dos caballeros hicieron una profunda reverencia.

—Lo siento, Lilina. Fue mi error. Nunca imaginé que hubiera tal cantidad de monstruos. Cometí un error como comandante.

Mi hermano se estaba culpando a sí mismo por lo sucedido.

—Sólo hice lo que debía. Fue gracias a la cooperación de todos que esta vez no tuvimos que lamentar ninguna muerte. Hermano, por favor no te culpes tanto. De no ser por ti, todo hubiera sido peor.

Mi hermano parecía haberse animado un poco al escuchar mis palabras.

—Además, no sólo me lo agradezcas a mí, Sana también ayudó. ¿Por qué no le traes un ramo de flores o un regalo como muestra de agradecimiento?

Mi hermano asintió con una expresión seria. Serás capaz de agradecérselo aunque sea una vez, ¿verdad?

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *