¡Vamos a romper este compromiso! – Capítulo 6


Me desperté con un fuerte bostezo.
Posiblemente acabo de experimentar el mejor sueño que he tenido en años. Además, ha pasado bastante tiempo desde que soñé con el pasado
En ese entonces, solía escabullirme de mis clases de etiqueta prefiriendo ir a cazar monstruos. Mis traviesas escapadas llegaron a su fin una vez llegué a la Capital Real. Fue un intercambio injusto -mi espada por el “entrenamiento de la reina”- pero más que flaquear en mis estudios, hice mi esfuerzo más asiduo como si estuviera en el campo de batalla. Más rápido de lo que pude comprender, rumores sobre la “bien distinguida prometida” del Príncipe florecieron entre la población general.
Y yo…estaba en completa incredulidad. Si no fuera por mis lecciones, me hubiera doblado en exasperación.
Esa no era mi intención. Para. Nada.

Pero no tiene caso pensar en eso ahora -debería cambiarme-. Antes de que pudiera llegar a una decisión, un oportuno golpe a la puerta hizo eco a través de la habitación.

—Discúlpeme, ¿Lady Lilyna?
—Estoy despierta, así que está bien entrar.
Sana me saludó mientras entraba a la habitación.
—Buenos días, Lady Lilyna.
—Buenos días a ti también, Sana. Hoy es un agradable día para caminar.

Miré por la ventana mientras ella corría las cortinas. El clima era absolutamente perfecto para excursiones, así que nuestro viaje de regreso a casa debe salir sin problemas.

Como de costumbre, Sana preparó mis ropas para el día, hasta el último botón.
Salimos para desayunar.
Padre estaba sentado a la mesa. Era raro verlo aquí, ya que su trabajo siempre lo atraía mucho antes de esta hora.
—Buenos días, Padre.
—Igualmente, Lilyna.

Estaba esperando que yo llegara. Tomé mi lugar en la mesa y su comida fue puesta frente a él.

—¿Te irás de vuelta al territorio antes de que termine el día?
—Sí, creo que es mejor salir tan pronto como sea posible.
Padre hizo un ruido evasivo.
—Has estado concentrada en tu viaje de vuelta a casa, ¿pero está bien que dejes que las cosas continúen de esta manera? ¿No estás olvidando algo de gran importancia?

El deliberado énfasis que hizo en sus últimas dos palabras hizo que me congelará.

“¿A qué podría estarse refiriendo Padre?”

Le he ofrecido mis “despedidas” a todos mis amigos en la Capital Real. Es inconcebible que el Príncipe Leon pudiera querer intercambiar despedidas con su prometida anterior -ni Padre asumiría que yo haría tal cosa-.

Incliné la cabeza pensativa, pero Padre suspiró profundamente y dijo:
—Lilyna. ¿Al menos le ofreciste tus saludos a la Reina Rachel?
Mis dientes se cerraron para atrapar el chillido de sorpresa que casi escapa de mi boca.

“¡Por supuesto! ¿No es ella a quien debí decírselo desde el principio? ¿Cómo pude olvidarlo?”

Aunque recapitulando, más que olvidarlo, tal vez inconscientemente escogí evitarlo totalmente. Hablar con la madre de tu ex prometido es una…cuestión difícil de soportar. Sólo se vuelve peor cuando la “madre” también resulta ser la Reina.

Su nombre es Rachel y es la madre del Príncipe Leon.
Durante el transcurso del entrenamiento para ser reina, la Reina Rachel venía periódicamente a monitorear mi progreso. No había muchas oportunidades de encontrarme con ella debido a su puesto y a los deberes que venían con este, pero ella encontraba el tiempo. Ella pudo encontrar un brillo en mí.
Y aún así, elegí apoyar la anulación. Si fuéramos a encontrarnos cara a cara, no tendría el valor para mirarla a los ojos.

No tengo arrepentimientos respecto a la anulación, ¡Es todo lo contrario! Pero, mi corazón está lleno de culpa, sabiendo que la noticia sin duda la decepcionará.

“¿Sería aceptable pedir una audiencia privada con la Reina?”

Padre vio que estaba perdida en mis pensamientos y me trajo de vuelta a la realidad con una idea. 
—Lilyna. Antes de que vuelvas a casa, debes reunirte con la Reina Rachel. Le debes al menos una visita por todas las veces que ella te cuidó.
No podía discutir con esa lógica. Padre tenía razón; debía pagar mis deudas. Sería terriblemente grosero no verla. Mi entrenamiento para ser reina no habrá significado nada si no tengo la decencia de informarle sobre mi partida.
Decidí encontrarme con la Reina Rachel. Sin embargo, ¿no estará ella demasiado angustiada como para verme? Le expresé mi preocupación a Padre.

—No hay necesidad de preocuparse. Ella dijo que quería reunirse contigo de inmediato. Creo que ella incluso hizo un espacio en su horario para ti.

“Tú dices eso Padre, pero no creo que fuera necesario para ella ir tan lejos…”

Por el momento, necesito escribirle una carta para confirmar esto. Tal parece que mi regreso a nuestro territorio ha sido pospuesto. Otra vez.
Fui de regreso a mi habitación y escribí la carta. Era breve y concisa. La Reina Rachel tenía poco tiempo que perder y yo no quería desperdiciarlo con una prosa florida.
Le entregué la carta terminada a Sebastian.
Padre me instó a reunirme con la Reina de inmediato, pero nuestros esfuerzos tal vez sean en vano. ¿Lo sabe la Reina Rachel? El Príncipe Leon fue quien propuso la anulación con un juicio claro.

Ayer, yo fui capaz de razonar mi caso con el Rey y con Padre, pero con la Reina Rachel como oponente, no estoy tan segura de que pueda obtener el mismo resultado.

Durante el entrenamiento para ser reina, yo anhelaba palabras de aliento. Hubo momentos en los que mi resolución -no, mi espíritu- se derrumbó bajo el severo plan de estudios. La reina Rachel vendría en mi auxilio con gentiles y amables palabras que me sanaban.
Y en estos tiempos estresantes, recuerdo al Príncipe Leon vagando sin rumbo cerca de donde las lecciones tuvieron lugar. Todo lo que hacía era observarme desde la distancia. Pensé que el Príncipe Leon tal vez tendría algunos asuntos conmigo debido a su repentino deambular. Me encontré de frente con su mirada, pero él se escabulló como si tuviera miedo. Yo no sabía sus razones detrás de esto, y aún no tengo ni idea.

Mi primera impresión fue que él lo hizo por resentimiento, pero cuando lo discutí con Padre y Ricardo, ellos me dijeron que este no era el caso.

Alguien tocó a mi puerta y pude escuchar la voz de Sebastian.
—Lady Lilyna, por favor discúlpeme.
—Adelante y entra.
Sebastián caminó a pasos largos hasta mí y me entregó una carta.

—Le presentó la respuesta de la Reina.

—¿Qué? ¿Tan pronto?!
—Como usted dice Lady Lilyna. Una vez leyó su carta, ella se apresuró con su respuesta.

“¿Cómo puede la Reina Rachel ser tan rápida? Aún no ha pasado ni una hora, ¿cierto?”


Empecé a leer su carta y me quedé atónita mientras mis ojos se alejaban más allá de la página.

“¡¿Hay tiempo disponible ahora mismo para ir al Palacio Real?!”

Yo aún estaba tambaleándome por las noticias, pero eso no impidió que Sebastian se pusiera en acción. Llamó a Sana para comenzar los preparativos para mi visita al Palacio Real. Sus uniformes pasaban a toda velocidad a través de la habitación mientras los dos se apresuraban a enviarme a ver a la Reina. El shock aún no había desaparecido y pronto, estaba en camino al Palacio Real con nuestra residencia muy atrás de mí.


[Tetsuko: ¡Lilyna se dirige a ver a su ex-suegra! (;A;)7 ¿Qué se decidirá en este encuentro? ¿Lilyna podrá volver a su territorio algún día? ¿La reina le prohibirá marcharse? ¿El Príncipe Leon por fin aparecerá en todo este embrollo? ¡El casino está abierto! ¡Todos hagan sus apuestas! ~(OvO~) ]

♥ ❤ ♥

               

| Índice |

4 thoughts on “¡Vamos a romper este compromiso! – Capítulo 6

  1. Ruki V01 says:

    Será la reina por la que todos están sacudidos?
    Al menos sé por la lectura que hay monstruos en esta historia, y si hay monstruos, hay seres míticos o anormales.
    Quizás la reina o la propia madre de la protagonistas son alguna de clase de entidad peligrosa de las que todos temen. Es solo una idea, ya que de lo contrario no me imagino la sobreactuación de todos.
    Espero que la razón de todo esto tenga una válida razón para esto, porque ya voy leyendo varios capítulos y ya empieza a molestarme tanto misterio si después termina decepcionándome la causa.

  2. Lirio Alicia says:

    Ahhhhh príncipe idiota como pretendes q Lilyna se enamore de ti si ni siquiera se lo dijiste, hasta donde ella sabe es un compromiso político y nada más 😒😒😒
    Gracias por la droga 😆😆😆

  3. akirx says:

    Normalmente, si se fuera a ver con la ex-suegra de su ex-prometido, estaría asustada :v but creo que la ex-suegris va a ser comprensiva, eso espero (?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *